¿Cómo perder el miedo a hablar en público? En 9 claves

El miedo a hablar en público es especialmente común en la población. Sin embargo, puede producir mucho sufrimiento y limitaciones en el plano académico o profesional. Algunas pautas pueden ayudar a manejarlo.

como-perder-miedo-hablar-publico

Hablar en público no es una tarea exclusiva de políticos o celebridades. Todos en algún momento de nuestra vida académica o laboral podemos encontrarnos en esta situación. En estos casos, es fundamental disponer de habilidades que nos permitan mostrar una buena capacidad comunicativa y transmitir así lo que deseamos al público.

Muchas veces, la calidad de nuestra exposición puede ser decisiva, ya que podemos abrirnos camino hacia nuevas oportunidades de trabajo, ascensos o logros académicos clave para el futuro. Es cierto que muchas personas parecen tener un talento natural para desenvolverse a la hora de hablar en público. Sin embargo, esta capacidad es susceptible de ser entrenada. Así, cualquiera puede convertirse en un buen orador si trabaja para conseguirlo.

El problema aparece cuando alguien sufre el llamado miedo o fobia a hablar en público. Este fenómeno es bastante común, y es que mucha gente experimenta auténtico pánico ante la posibilidad de tener que exponerse ante una audiencia y ser el foco de atención. En estos casos, hablar en público se vuelve un objetivo mucho más ambicioso, pues se vive un terror paralizante. En este artículo vamos a hablar acerca del miedo a hablar en público, en qué consiste y de qué manera es posible empezar a superarlo.

¿Qué es el miedo a hablar en público?

El miedo a hablar en público es una emoción que aparece en algunas personas cuando deben hablar delante de varias personas. Este temor hace que el sufrimiento no se dé únicamente durante la exposición en sí misma, sino que además aparece una intensa ansiedad anticipatoria. Este problema afecta tanto a quienes están en su etapa escolar como a profesionales adultos. Somos seres sociales y este tipo de actos forman parte de la cotidianidad, por lo que se trata de un miedo que puede llegar a ser muy incapacitante.

La base de este temor reside en que la persona percibe que se encuentra en una situación de peligro al exponerse. Los motivos pueden ser muchos, pues se puede temer hacer el ridículo o equivocarse, que los demás juzguen o quedarse en blanco. Muchas veces estos miedos se sobredimensionan y magnifican, ya que la persona imagina escenarios imaginarios que no tienen por qué ocurrir y desarrolla pensamientos polarizados y desajustados a la realidad.

El problema de este miedo es que puede acarrear consecuencias negativas en las diferentes áreas vitales de la persona. Es frecuente que el temor conduzca a la evitación, lo que puede conllevar pérdidas significativas en los estudios y el trabajo, por no hablar de lo desgastante que esta fobia puede ser para la salud mental.

¿Por qué algunas personas sufren miedo a hablar en público?

Como comentamos al inicio, no todo el mundo parte de la misma facilidad para enfrentarse al hecho de hablar en público. Lo cierto es que, mientras que para unos esto es algo sencillo, para otros supone toda una fuente de miedo y ansiedad. En este sentido, hay algunas variables que pueden influir en estas diferencias:

  • Experiencias negativas del pasado: Muchas personas adultas que sufren miedo a exponerse en público han vivido experiencias negativas en su infancia. Por ejemplo, pueden haber sufrido acoso escolar o haber visto cómo los demás se reían de la persona que estaba hablando delante de todos. Ya sea por experiencias propias o por pura observación, la persona puede interiorizar que exponerse así es peligroso, por lo que su respuesta de ansiedad se dispara cuando debe salir a hablar ante una audiencia.

  • Timidez: No todo el mundo se siente cómodo siendo el foco de atención. Esto puede estar influido por la personalidad de cada uno. Hay quienes son tímidos por naturaleza y esto les hace difícil poder expresarse con normalidad ante un público.

  • Falta de confianza: Por diversas razones, hay personas que sufren problemas de seguridad y confianza en sí mismas. Al dudar de sus capacidades, es posible que exponerse suponga una enorme fuente de ansiedad, pues se asume que los demás juzgarán o criticarán.

consejos-perder-miedo-hablar-publico

¿Cómo superar el miedo a hablar en público?

Afortunadamente, el miedo a hablar en público puede ser superado. Aunque al principio no es fácil, algunas pautas pueden favorecer a superar este temor poco a poco. Si consideras que tu miedo es incapacitante y condiciona gravemente tu vida, es importante que sepas que puedes acudir a un profesional de la psicología para recibir ayuda. Este podrá brindarte herramientas y estrategias para gestionar el miedo y exponerte progresivamente a las situaciones que temes.

1. Prepara bien tu exposición

Exponer ante un público se hace más fácil cuando se poseen conocimientos amplios y exhaustivos sobre el contenido de la ponencia. Esto te permitirá sentir que tienes un mayor control de la situación, te dará seguridad y reducirá tus probabilidades de cometer errores o quedarte en blanco. Por ello, trata de preparar minuciosamente tu presentación para sentirte más cómodo contigo mismo.

2. Mantén un orden adecuado

El orden es una excelente forma de hacer que tu presentación sea más sencilla, intuitiva y fácil de presentar. Trata de ordenar los contenidos de manera que te sientas más seguro. Procura no saturar la presentación con mucho texto, pues esto puede contribuir a confundirte más. En su lugar, apuesta por una ponencia sencilla pero bien gestionada.

3. Ensaya tu presentación

Practicar previamente la exposición te ayudará a mejorar, detectar y corregir posibles errores y sentirte más seguro cuando llegue el momento. Pide a tus amigos o familiares que escuchen la presentación como si fuesen tu audiencia y pídeles consejos para mejorar.

4. Analiza tus miedos y pensamientos irracionales

Muchas veces, el miedo se deriva de pensamientos irracionales que invaden nuestra mente y sesgan nuestra visión de la realidad. Analiza estos pensamientos y plantéate si tienen respaldo objetivo con hechos reales. Por ejemplo, si temes quedarte en blanco, piensa en todas las veces que expusiste una presentación y esto realmente te sucedió. A veces, estos pensamientos nos hacen anticiparnos al evento real y temer sucesos que ni siquiera nos han pasado. En su lugar, es preferible que te anticipes positivamente y pienses en cómo sería la situación si tu exposición resulta exitosa.

5. Aprende a respirar correctamente

Muchas veces, la ansiedad nos lleva a hiperventilar y entrar en un círculo vicioso por el que, cuánto más nerviosos estamos, peor respiramos. En estos casos puede aparecer un ataque de ansiedad con sensación de estar quedándose sin aire. Para prevenir esto, es importante entre otras cosas aprender a respirar de forma abdominal, de manera que el aire entre lentamente en nuestros pulmones. Inhala el aire por la nariz y trata de inflar tu abdomen a medida que este entra en tu cuerpo. Mantén unos segundos y suelta ese aire por la boca lentamente. Trata de hacer esto cuando te sientas nervioso en tu día a día. También puedes hacerlo minutos antes de salir a exponer.

6. Concéntrate en el contenido

Un error a la hora de exponer es el de centrarse en el público y en su reacción. Esto solo servirá para distraerte y extraer conjeturas que pueden ser erróneas. Por ello, lo mejor es que puedas concentrarte únicamente en el contenido que estás presentando sin mayores distracciones.

7. No temas los silencios

Muchas veces, existe un gran temor a que se produzcan instantes de silencio en la presentación. Los nervios pueden llevarnos a vivir esos momentos como un silencio eterno, pero lo cierto es que no hay nada de malo en hacer algunas pausas. De hecho, es recomendable que te tomes unos segundos para retomar el hilo si te pierdes o si te quedas en blanco en lugar de intentar rellenar el silencio. De esta manera, es más fácil que los errores pasen desapercibidos y que el curso de la presentación siga con naturalidad.

8. Rebaja la autoexigencia

En ocasiones, la ansiedad y el miedo a exponer vienen dados por una intensa autoexigencia. Esto puede hacer que, incluso cuando la exposición sale bien, no se pueda disfrutar del éxito. Es importante que te permitas cometer pequeños errores y que, aún con todo, te reconozcas el mérito por haber superado esta prueba.

9. Pide ayuda si lo necesitas

El miedo a hablar en público puede llegar a ser muy incapacitante. Por eso, es importante que pidas ayuda si lo necesitas. Puedes solicitar ayuda de un profesional de la psicología o tratar de compartir tus experiencias con alguien que haya superado ese miedo.

tecnicas-perder-miedo-hablar-publico

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre algunas pautas que pueden ayudar a reducir el miedo a hablar en público. Este temor es muy habitual, pero puede resultar especialmente incapacitante en el plano académico y laboral. Somos seres sociales y hablar en público es algo común en muchas situaciones, por lo que es clave aprender a superar el miedo a ello. En este sentido, es recomendable no caer en la evitación de la situación y exponerse progresivamente, pues de lo contrario el temor puede agravarse. También es recomendable ensayar y preparar una presentación ordenada, ser menos exigentes con nosotros mismos, aprender a respirar correctamente, concentrarse en el contenido y no en el público y, si es necesario, pedir ayuda a un profesional.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies