Las 5 diferencias entre dislexia y discalculia (explicadas)

La dislexia y la discalculia son dos de los trastornos del aprendizaje más comunes, pero cada uno de ellos se basa en problemas en un área del conocimiento específica. Veamos sus diferencias.

Diferencias dislexia discalculia

Los trastornos del aprendizaje, es decir, todos aquellos problemas con mayor impacto en la infancia que se basan en dificultades en el procesamiento de la información, tienen una elevada incidencia en la población infantil. Hacen que los niños tengan problemas para adquirir habilidades asociadas al entorno educativo, con todo el impacto académico, personal e incluso, ya en la vida adulta, profesional, que esto puede tener.

Pero de entre todos los trastornos del aprendizaje que existen, hay dos que, por su frecuencia, son especialmente relevantes a nivel clínico. Estamos hablando de la dislexia y de la discalculia. Dos trastornos con una incidencia del 10-15% y del 3-7% en la población, respectivamente. Dos trastornos que, pese a que solemos confundirlos, son muy distintos.

Estamos ante dos dificultades en el aprendizaje que, en caso de presentarse, nos obligan a vivir con ellas toda la vida. Pero como los tratamientos y terapias actuales permiten obtener, en muchos casos, mejorías, lo más importante es comprender cómo se manifiestan y, sobre todo, en qué se diferencian.

La dislexia consiste en dificultades en la lectura; la discalculia, en problemas en las matemáticas. Este es el resumen, pero hay mucha más tela que cortar. Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, veremos en qué consisten exactamente ambos trastornos del aprendizaje y veremos, en forma de puntos clave, las principales diferencias entre la dislexia y la discalculia.

¿Qué es la dislexia? ¿Y la discalculia?

Antes de entrar en profundidad y presentar las diferencias entre ambos términos en forma de puntos clave, es interesante (y también importante) que nos pongamos un poco en contexto. Y para ello, vamos a definir individualmente las bases clínicas de los dos trastornos del aprendizaje. Veamos, pues, en qué consiste la dislexia y en qué consiste la discalculia.

Dislexia: ¿qué es?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que consiste en una alteración de la capacidad de leer a causa de la confusión o alteración del orden de las letras, sílabas o palabras. En esencia, se trata de una dificultad en la lectura como consecuencia de problemas en el modo de comprender cómo se relacionan las letras y las palabras o de dificultades para identificar los sonidos del habla.

Estamos ante un trastorno que afecta a regiones del cerebro vinculadas al procesamiento del lenguaje (con o sin lesión identificada) pero que no alteran la inteligencia de la persona. Con el apoyo necesario, pese a esta más o menos grave dificultad para leer correctamente, el niño puede tener perfectamente éxito académico.

Los síntomas de la dislexia se hacen especialmente notorios en la etapa escolar (aunque empiezan en la preescolar), siendo generalmente detectados en primer lugar por el profesor y consistiendo en que el niño tendrá un nivel de lectura muy por debajo del considerado normal para la edad, le costará procesar y comprender aquello que escucha, tendrá problemas para recordar secuencias, evitará tareas que impliquen leer, mostrará dificultades para pronunciar palabras que no conoce, le costará encontrar diferencias y similitudes entre palabras, etc.

Se trata de un trastorno que afecta a entre el 10% y el 15% de la población y, aunque conocemos algunos factores de riesgo para su desarrollo (componente hereditario, parto prematuro, bajo peso al nacer, diferencias físicas en el cerebro y exposición a la nicotina y otras drogas durante el embarazo), las causas exactas detrás de la dislexia son, en gran parte, desconocidas.

Además, la dislexia no tiene cura. Es un problema que dura de por vida, con unos síntomas y manifestaciones en la vida adulta muy similares a los de la infancia, pero ahora aplicados a la vida personal y, por supuesto, profesional. Por ello, para conseguir que esta dificultad en la lectura tenga un impacto demasiado negativo en la vida, es importante dar apoyo al niño desde que se manifiesta.

Dislexia

Discalculia: ¿qué es?

La discalculia es una dificultad de aprendizaje específica de las matemáticas. Conocida también como “la dislexia de los números”, es un trastorno de origen biológico que se expresa con problemas de moderados a extremos en el desarrollo de las capacidades aritméticas, causando serias dificultades en la comprensión de las matemáticas.

Se trata de un trastorno que, de forma similar a cómo la dislexia lo hace con las palabras, afecta al correcto procesamiento de los números y de los cálculos matemáticos. Pero esto va mucho más allá de no poder resolver operaciones algebraicas. En algunos casos, teniendo en cuenta que gran parte de nuestras actividades diarias requieren de pensamiento matemático, la discalculia puede tener un profundo impacto en nuestra vida.

Además, pese a que no sea un trastorno tan conocido como la dislexia, tiene una incidencia bastante elevada. Y aunque sea difícil estimarla con exactitud, se cree que su prevalencia podría situarse entre el 3% y el 7%. Es decir, hasta 7 de cada 100 personas podrían sufrir este trastorno específico en la comprensión de las matemáticas.

La discalculia se manifiesta en la infancia (normalmente entre los 6 y los 8 años) y hace, a causa de las disfunciones en las conexiones neuronales que procesan el lenguaje numérico, que el niño confunda los números, no pueda realizar cálculos mentales con normalidad, tenga serias dificultades para resolver problemas matemáticos, le cueste escribir números dictados, tenga problemas para manejar cifras grandes, utilice los dedos para contar y muestre ansiedad ante las matemáticas a causa de la frustración que siente.

Aun así, de nuevo, es independiente de la inteligencia y no afecta al modo cómo se desenvuelve en otras materias y disciplinas. Así pues, muchas personas que creen que simplemente “son malas con los números”, pueden sufrir este trastorno que, para evitar la frustración en el niño, debe ser diagnosticado y ofrecerle programas de enseñanza personalizada e individual para mitigar los efectos de la discalculia.

Discalculia definición

¿En qué se diferencian la discalculia y la dislexia?

Tras haber analizado las bases clínicas de ambos trastornos del aprendizaje, seguro que las diferencias entre ellos han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información con un carácter más visual, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre dislexia y discalculia en forma de puntos clave.

1. La dislexia se basa en las palabras; la discalculia, en los números

Seguramente, la diferencia más importante. La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta a las capacidades para leer. Es decir, es una dificultad más o menos grave para la lectura debido a alteraciones del orden de las letras, sílabas o palabras o a la confusión que se genera en el proceso de leer. La dislexia, pues, se basa en las palabras.

La discalculia, en cambio, se conoce como “la dislexia de los números” ya que no hay una alteración en las habilidades de lectura, pero sí en las capacidades aritméticas y algebraicas. Es decir, la discalculia se basa en problemas con los números, no con las palabras. De ahí que se un trastorno que afecta a la comprensión de las matemáticas.

2. La dislexia afecta a todas las áreas que involucran la lectura; la discalculia, solo a las matemáticas

Ambas habilidades (de lectura y matemáticas) son esenciales para la vida académica, personal y profesional, pero estaremos de acuerdo en que la dislexia, un trastorno que afecta a nuestra capacidad de leer, tiene un radio de impacto mayor que la discalculia. Y es que la dislexia no afecta solo a una disciplina, sino a todas aquellas que impliquen un proceso de lectura.

En cambio, la discalculia es exclusiva del área de las matemáticas. Por tanto, pese a que los números nos acompañan en muchas disciplinas, no afecta a tantas disciplinas como puede hacerlo la dislexia, que interfiere en cualquier ámbito de la vida.

3. La dislexia se manifiesta a edades más tempranas que la discalculia

Ambos trastornos del aprendizaje se manifiestan en la infancia, pero la dislexia suele hacerlo a edades más tempranas. Y es que mientras que la discalculia tiende a mostrar sus primeros síntomas a los 6-8 años, que es cuando empieza la formación en matemáticas, la dislexia ya muestra las primeras señales en etapa preescolar, es decir, entre los 2-5 años, viendo que el niño aprende palabras nuevas a un ritmo más lento, le cuesta aprender canciones, confunde palabras y tiene problemas para recordar el nombre de, por ejemplo, los colores.

4. La dislexia es más común que la discalculia

Los dos trastornos del aprendizaje son muy comunes, pero dentro de esta elevada frecuencia para ambos, la dislexia presenta una incidencia mayor que la discalculia. Y es que mientras que se estima que entre el 3% y el 7% de la población podría sufrir discalculia, la prevalencia de la dislexia se sitúa entre el 10% y el 15%. De hecho, entre un 5% y un 8% de los niños en edad escolar presentan este problema.

5. Las áreas del cerebro afectadas son distintas

Ambos trastornos son, en gran parte y pese a que se conozcan algunos factores de riesgo, de causa desconocida. Aun así, sí que sabemos que las áreas cerebrales afectadas son distintas. La dislexia afecta a regiones del cerebro vinculadas al procesamiento del lenguaje, con o sin lesión identificada. La discalculia, en cambio, se debe a disfunciones en las conexiones neuronales que, a nivel cerebral, procesan el lenguaje numérico.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies