¿Es normal llorar a menudo? La ciencia nos da la respuesta

El llanto es una reacción psicológica y fisiológica que se activa cuando experimentamos ciertas emociones. Cuando este es habitual, es recomendable acudir a un profesional para valorar la existencia de algún trastorno psicopatológico.

es-normal-llorar-a-menudo

Todos atravesamos momentos difíciles de decaimiento emocional, en el que nos sentimos particularmente tristes. La tristeza es una emoción que, a pesar de su mala fama, resulta necesaria. Gracias a ella, reflexionamos sobre lo que nos sucede, reparamos nuestras heridas en soledad y atraemos la atención de los demás, que pueden acudir para apoyarnos en el proceso de salir hacia adelante. En la mayoría de la gente, la tristeza suele acompañarse del acto fisiológico de llorar.

Cuando la tristeza y el consiguiente llanto dejan de ser un estado transitorio y pasan a convertirse en la norma, es posible que te preguntes si esto entra dentro de la normalidad. Lo cierto es que la respuesta a esta cuestión es: depende. Entender la tristeza y por qué ha podido aparecer es esencial para determinar si el llanto frecuente es una respuesta emocional esperable y adaptativa en una persona. La tristeza y el llanto persistentes son naturales en ciertos procesos, mientras que en algunos casos pueden ser indicador de que existe un trastorno psicopatológico. En este artículo vamos a hablar sobre el llanto y si este puede considerarse normal cuando sucede a menudo.

La función social del llanto

Llorar es un fenómeno de carácter fisiológico y psicológico que se asocia al procesamiento de nuestras emociones. Generalmente, mostramos nuestras lágrimas cuando sufrimos afecto negativo, aunque a veces también podemos llorar de felicidad o diversión. El llanto como consecuencia del dolor emocional es una respuesta automática y programada en nuestra genética. Gracias a ella, los demás pueden conocer que estamos sufriendo y brindarnos la ayuda que necesitamos.

En otras palabras, la reacción de llanto existe porque tiene un sentido adaptativo. Esto no debería sorprendernos, pues los seres humanos somos individuos de naturaleza social. Vivimos formando grupos y comunidades debido a que necesitamos de los otros para poder sobrevivir, por lo que tiene sentido contar con estrategias innatas que fomenten la comunicación emocional.

Por todo ello, a pesar de la connotación negativa que se le suele dar, llorar es una respuesta muchas veces necesaria y saludable. A veces, dependiendo del grado de intensidad del evento que desencadene nuestra tristeza, es posible que el llanto se prolongue durante un lapso de tiempo. Por ejemplo, este puede ser el caso de un proceso de duelo tras el fallecimiento de alguien a quien queremos.

funcion-social-llanto

Los motivos más comunes que desencadenan el llanto

El llanto es una respuesta emocional útil y necesaria en muchas ocasiones. Reconocer si llorar con frecuencia es una reacción dentro de lo normal depende de cada persona y su situación, pues sería preciso que un profesional entrase a valorar la severidad del evento que ha desencadenado la tristeza, determinar en qué medida el estado emocional interfiere en el funcionamiento cotidiano y el tiempo que este persiste.

Aunque el llanto habitual siempre suele relacionarse con el desarrollo de cuadros depresivos, lo cierto es que podemos llorar por otras muchas más razones. En algunos casos puede existir un trastorno psicopatológico que deba ser tratado, pero no siempre. A continuación, vamos a conocer algunos motivos que pueden llevarnos a llorar de manera habitual.

1. Experiencias traumáticas

A lo largo de la vida todos sufrimos experiencias emocionales negativas. El dolor y el sufrimiento es parte de la vida, aunque no todas las situaciones de este tipo tienen la misma intensidad. Algunos eventos son tan impactantes que pueden desbordar nuestros recursos de afrontamiento, dando lugar a lo que se conoce como trauma psicológico.

En estos casos, es posible experimentar el llamado Trastorno por Estrés Postraumático, que entre sus síntomas más comunes incluye el llanto frecuente. En esta tesitura, es esencial que la persona afectada pueda contar con la ayuda de un profesional de salud mental, pues se trata de un trastorno psicológico que puede agravarse con el tiempo son el tratamiento pertinente.

2. Dolor físico

El llanto no tiene por qué aparecer únicamente como reacción al dolor emocional. A veces, el dolor puramente físico puede ser tan insoportable que nos produce ganas de llorar. Al hilo de lo que comentamos anteriormente, esta respuesta fisiológica tiene un sentido adaptativo. Al llorar atraemos la atención de quienes nos rodean, de manera que podemos ser auxiliados.

3. Depresión

Como comentamos anteriormente, la depresión es una de las primeras razones en las que se piensa cuando una persona llora con mucha frecuencia. En efecto, los episodios depresivos pueden manifestarse con síntomas como este. Generalmente, las personas que sufren depresión no logran identificar una razón concreta que las lleve a sentirse así. Así, experimentan un estado persistente de tristeza, desánimo, desesperanza y ausencia de motivación por las cosas.

Si bien llorar puede vincularse con un posible cuadro depresivo, lo cierto es que no todas las personas con este problema de salud mental manifiestan llanto. En algunos casos graves, la persona puede afirmar no sentir nada y mostrar ausencia de emoción. A veces, las depresiones también pueden adoptar una expresión atípica, de forma que la persona no aparenta sentirse triste y desesperanzada de cara a los demás.

depresion-llorar

4. Ansiedad

La ansiedad es otra de las razones que pueden conducir a una persona a mostrar llanto frecuente. Esta respuesta aparece cuando percibimos un peligro inminente, que puede ser real o no. La ansiedad produce una hiperactivación del organismo, que se prepara para afrontar esa amenaza en cuestión. Con el tiempo, un estado de alerta persistente provoca un gran desgaste, que puede dar lugar a reacciones de llanto. La persona puede sentirse vulnerable y sobrepasada por la situación, pues percibe que no dispone de los suficientes recursos para lidiar con las demandas del entorno.

5. Rabia

Como comentamos al principio, el llanto frecuente no siempre tiene que ir vinculado a un trastorno psicopatológico. A veces, emociones como la rabia pueden llevarlos a sentir ganas de llorar. La rabia aparece cuando vivimos una injusticia ante la que nos sentimos impotentes. Sentimos una enorme frustración que exteriorizamos, muchas veces, de esta forma. De hecho, en algunas personas con escaso conocimiento de sus emociones puede suceder que la rabia y la tristeza se confundan entre sí.

6. Empatía

La empatía es un sentimiento que nos permite conectar con los demás y comprender cómo pueden pensar y sentir. Sin embargo, cuando esta es muy intensa puede convertirse en un arma de doble filo y perjudicarnos. Así, conectar con el sufrimiento ajeno sin medida puede hacernos sentir su dolor como si fuera nuestro y provocarnos tristeza y llanto.

Este fenómeno puede ocurrir cuando vemos a otra persona pasarlo mal en la vida real, pero también cuando visualizamos películas o imágenes en las que se reflejan situaciones emocionalmente duras. En algunas profesiones de carácter asistencial, la empatía puede llegar a producir desgaste y dar lugar al fenómeno de la “fatiga por compasión”. Así, quien ayuda y es testigo del sufrimiento ajeno con frecuencia puede llegar a ver perjudicada su propia salud mental.

7. Apreciación de lo bello

Aunque todos los motivos que hemos comentado hasta ahora han sido negativos, lo cierto es que el llanto también puede surgir ante experiencias emocionales agradables. Así, hay quienes lloran de emoción cuando presencian algo que les conmueve por su belleza. Una película, un cuadro, un libro o una canción pueden removernos y emocionarnos, provocando el llanto. Hay individuos con una particular sensibilidad hacia la belleza en sus diversas formas, lo que les hace tener mayor predisposición a llorar con frecuencia por este motivo.

8. Alegría

Siguiendo con las razones positivas, el llanto puede aparecer con frecuencia como consecuencia de un estado de alegría intensa. El llanto en estos casos parece servir como estrategia de regulación de nuestro organismo ante una sobreactivación brusca. Llorar nos ayuda a volver a nuestro estado basal poco a poco, de manera que se compense el subidón experimentado.

llorar-por-alegria

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de si es normal llorar a menudo. El llanto es una reacción de carácter fisiológico y psicológico que se produce a raíz de experimentar emociones. Si bien llorar es una respuesta comúnmente tachada como negativa, lo cierto es que es útil y necesaria en muchos momentos y situaciones. Llorar es natural cuando nos sentimos tristes, pero también es habitual sentir llanto cuando experimentamos otros estados emocionales como la rabia o alegría intensas.

No existen criterios universales que permitan determinar cuándo llorar frecuentemente es algo dentro de lo normal. Generalmente, esto dependerá del tiempo que la persona venga experimentando llanto habitual, la experiencia que lo ha desencadenado y la interferencia que produzca en su funcionamiento normal. Llorar es una reacción esperable en personas con trastornos psicopatológicos como la depresión, el estrés postraumático o la ansiedad, en cuyo caso es necesario el apoyo de un profesional de salud mental.

Sin embargo, hay quienes lloran habitualmente sin sufrir ningún trastorno mental. Este es el caso de las personas especialmente empáticas, sensibles a la belleza o que están experimentando un dolor físico muy intenso. Ante cualquier duda, lo ideal es siempre acudir a un profesional de salud mental, de forma que se pueda realizar una valoración exhaustiva de la situación que permita concluir si existe o no algún problema.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies