Los 10 beneficios de la risa para la salud

A todos nos encanta reír, pero sus beneficios van mucho más allá de hacernos sentir bien. La risa mejora la salud de todo nuestro cuerpo.
Beneficios risa

Dicen que por cada 10 minutos de conversación, las personas reímos unas 7 veces. Y es que la risa es una estrategia evolutiva que permite establecer conexiones sociales más profundas, una manera que tenemos los humanos de demostrar buenas intenciones a las otras personas.

Pero la risa no es algo exclusivo de los humanos. De hecho, los chimpancés también producen unos sonidos que, si bien son distintos a los nuestros, cumplen con la misma función social. A todos los primates, la risa nos hace sentir parte de un grupo y nos sirve para demostrar que nos sentimos a gusto en un entorno concreto.

Reímos a todas horas. A veces por historias, chistes, cosquillas e incluso como estrategia de protección ante situaciones tensas o por sucesos que en teoría no son “graciosos” pero que activan nuestro sentido del humor.

Pero es que además del claro componente social de las risas y las carcajadas, ¿sabías que reír tiene múltiples beneficios tanto para la salud física como la mental? Y repasar sus efectos en el organismo será la tarea en el artículo de hoy.

¿Por qué reímos?

Los humanos reímos por absolutamente cualquier cosa. A cada persona le hacen reír unas situaciones determinadas porque la risa va muy ligada al cerebro, y cada uno de nosotros pasa por un desarrollo cerebral distinto a lo largo de la vida. De igual modo, el cerebro también determina con qué frecuencia e intensidad reímos.

Pero, ¿qué es lo que hace que riamos? Reímos porque a el cerebro dispara una cascada de reacciones hormonales que terminan con una sensación de bienestar en nuestro cuerpo y que activan una serie de músculos de la caja torácica.

Veámoslo por partes. Cuando estamos en nuestro día a día o escuchamos una historia, el cerebro hace suposiciones de lo que va a ocurrir después. Si todo va según lo previsto, no ocurrirá nada “raro” en nuestro interior. Pero en el momento en el que ocurre algo que percibimos como una incongruencia, algo fuera de lo normal y que, ya sea de forma racional o irracional interpretamos como “gracioso”, el cerebro se auto-recompensa produciendo dopamina.

La dopamina es una hormona que, una vez liberada por orden del cerebro, recorre nuestros vasos sanguíneos. Su producción se da no solo por momentos graciosos, sino también al comer, tener sexo, hacer deporte y, en definitiva, todo aquello que nos resulta “placentero”. Sea como sea, una vez que la dopamina está circulando por nuestro cuerpo, empieza a cambiar nuestra fisiología para que nos sintamos bien. Por ello, es conocida como la “hormona de la felicidad”.

Y uno de los efectos que tiene la dopamina es que modula la actividad de los músculos de la caja torácica. Literalmente, la dopamina hace que la musculatura del pecho se contraiga, lo que se traduce en una presión en los pulmones que termina con los jadeos, chillidos, ahogos o ronquidos propios de la risa de cada uno.

La risa nace de la presión en la musculatura del pecho que provoca la dopamina fluyendo por nuestro cuerpo. El sonido de la risa no viene de la boca ni de la garganta. Solo hace falta parar y darse cuenta de que cuando reímos, no hay movimiento de la lengua ni de los labios como sí pasa con el resto de sonidos que emitimos. Todo pasa en la caja torácica.

¿Qué beneficios para la salud tiene reírse?

Ya hemos visto el significado social que tiene reírse y qué reacciones ocurren en nuestro cuerpo que conducen a emitir los sonidos propios de la risa. Pero quizás uno de los factores más importantes y a la vez infravalorados de la risa son los beneficios que tiene para nuestra salud.

Y es que no solo mejora nuestro estado de ánimo, sino que también tiene efectos positivos en la salud física en muchos aspectos diferentes. A continuación veremos los principales beneficios que tiene reírse para el cuerpo.

De hecho, desde hace unos años se ha instaurado el término de “risoterapia”, que consiste en utilizar la risa como una herramienta que busca mejorar la salud mental y emocional de las personas mediante actividades y ejercicios que les incitan a reírse.

1. Reduce la presión arterial

La risa tiene efectos positivos para todo el sistema cardiovascular ya que es capaz de rebajar nuestra presión arterial. Y es que a pesar de que mientras reímos aumenta nuestra frecuencia cardíaca y, por lo tanto, se incrementa nuestra presión arterial, cuando nos relajamos se produce el efecto contrario.

Y es que al parar de reír, las paredes de los vasos sanguíneos se “destensan”, lo que lleva a una mejoría en la circulación sanguínea y, consecuentemente, a una reducción de la presión arterial. Por lo tanto, reírse es una buena estrategia para prevenir la hipertensión y reducir el riesgo de padecer todo tipo de enfermedades cardiovasculares, las cuales representan la principal causa de muerte en el mundo.

2. Oxigena el cuerpo

Como hemos dicho, la risa ocurre en el interior de la caja torácica. Y es que reírse hace que los músculos de los pulmones trabajen mucho más rápido durante el tiempo que dura la risa en sí. Con cada inhalación se absorbe más oxígeno y, además, como la frecuencia cardíaca es más alta, se consigue que los órganos y tejidos reciban más oxígeno del normal. Por lo tanto, la risa potencia la capacidad respiratoria y mejora la oxigenación de nuestro organismo, incluidos los órganos vitales.

3. Quema calorías

Cuando reímos, ponemos en funcionamiento hasta 400 músculos distintos. Y es que la risa es, casi, una forma de deporte más. De hecho, se calcula que con unas 100 carcajadas, se queman las mismas calorías que haciendo 15 minutos de bicicleta. Esto, además, va ligado a una posterior relajación muscular que contribuye al bienestar que reír nos otorga. Reírnos nos puede ayudar a mantenernos en forma y, además, se trabajan músculos que normalmente están más inactivos.

4. Potencia el sistema inmune

Los cambios hormonales que se producen en nuestro organismo mientras reímos podrían tener un efecto de estimulación del sistema inmunitario. Y es que recientes estudios demuestran que la risa podría potenciar la producción de anticuerpos y la actividad general de las células del sistema inmunitario, es decir, nos puede hacer más resistentes al ataque de patógenos.

La risa puede hacer que nuestro cuerpo sea más efectivo tanto al detectar bacterias, virus, hongos, parásitos, etc, como al iniciar los procesos enfocados a neutralizarlos y eliminarlos del organismo. Esto haría que fuéramos menos sensibles a enfermar.

5. Reduce el estrés

Cuando reímos, el cuerpo deja de generar tanto cortisol, una hormona que está relacionada tanto con el estrés como con otros estados anímicos bajos. Y es que la risa puede hacer que reduzcamos nuestros niveles de estrés. De hecho, llega a tener incluso propiedades analgésicas, cosa que significa que nos hace más resistentes al dolor.

6. Mejora la memoria

Reírnos puede mejorar nuestra memoria en el sentido que, los hechos que suceden mientras estamos felices y especialmente cuando está involucrada la risa, nuestro cerebro tiene más vínculos emocionales que potencian que recordemos mejor aquello que hemos vivido. La risa y el humor en general aumenta el número de conexiones que nuestro cerebro realiza mientras este “aprende”.

7. Potencia la creatividad

Debido tanto a los efectos en la oxigenación de órganos (incluido el cerebro) como a la reducción de hormonas del estrés, así como los procesos químicos y hormonales que ocurren en nuestro interior, las personas que ríen con más frecuencia suelen tener, según distintos estudios, las propiedades ligadas a la creatividad más activas en el cerebro. La risa mejora la salud del cerebro, haciendo que este sea más activo.

8. Reduce los niveles de colesterol

Cuando reímos, nuestro organismo estimula la producción de lipoproteínas, unas moléculas que circulan por la sangre y que contribuyen a rebajar las niveles del colesterol “malo”. Esto, junto con la reducción de la presión arterial, contribuye a una correcta salud cardiovascular y reduce el riesgo de padecer todo tipo de patologías ligadas a la obstrucción de vasos sanguíneos.

9. Produce endorfinas

Cuando reímos, nuestro cerebro estimula la producción de endorfinas, que son las hormonas ligadas a la sensación de bienestar. La risa hace que seamos más felices y cuanto más riamos, más se potenciará nuestro estado de ánimo. Esto, junto con la reducción de las hormonas del estrés, hace que la risa refuerce nuestra salud mental, haciendo que nos sintamos más llenos de vitalidad y que afrontemos el porvenir de forma más optimista. Los efectos en las hormonas de este tipo duran incluso hasta una hora después de haber reído.

10. Incrementa la producción de colágeno

El colágeno es una proteína esencial para el organismo que está presente en muchos órganos y tejidos distintos, pues otorga resistencia, flexibilidad y elasticidad. Cuando reímos, se estimula su producción. Y esto está directamente ligado a una reducción de los signos del envejecimiento, pues se promueve la salud de la piel. Además, ayuda a reducir el estreñimiento ya que potencia la correcta funcionalidad de los intestinos.

Referencias bibliográficas

  • Louie, D., Brooks, K., Frates, E. (2016) “The Laughter Prescription: A Tool for Lifestyle Medicine”. American Journal of Lifestyle Medicine, 10(4).
  • Robinson, L., Smith, M., Segal, J. (2019) “Laughter is the Best Medicine”. HelpGuide.
  • Yim, J. (2016) “Therapeutic Benefits of Laughter in Mental Health: A Theoretical Review”. The Tohoku Journal of Experimental Medicine, 239(3), 243-249.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.