7 estrategias para gestionar (y superar) la Hipocondría

La hipocondría implica un temor irracional y preocupación excesiva ante la posibilidad de padecer enfermedades graves. Quienes sufren este fenómeno suelen interpretar de manera catastrófica cualquier signo que aparece en su cuerpo.

estrategias-gestionar-hipocondria

Nuestro cuerpo siempre nos está enviando señales que, a veces, pueden resultar ambiguas. En estos casos, la duda acerca de lo que puede estar pasando en el organismo puede hacernos activar nuestras alarmas y llevarnos a pensar que hemos enfermado. Sin embargo, hay quienes se muestran permanentemente alerta sobre su estado de salud. Viven pendientes de los posibles síntomas que sufren y los asocian con hipotéticas enfermedades graves.

Los individuos que pasan por esta situación suelen sufrir lo que comúnmente se conoce como hipocondría, que formalmente está asociada con el Trastorno de Síntomas Somáticos y el Trastorno de Ansiedad por Enfermedad, ambos recogidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su quinta edición (DSM-5). En este artículo vamos a hablar acerca de qué es la hipocondría y cómo esta puede ser adecuadamente gestionada para reducir el sufrimiento y mejorar la calidad de vida.

¿Qué es la hipocondría?

La hipocondría se puede definir como un temor irracional y preocupación excesiva ante la posibilidad de padecer enfermedades graves. Quienes sufren este fenómeno suelen interpretar de manera catastrófica cualquier signo que aparece en su cuerpo (manchas, heridas, dolores…), asumiendo que estos son síntomas claros de patologías severas.

Generalmente, la hipocondría implica un círculo vicioso que se mantiene en base a dos aspectos. Por un lado, la persona tiende a interpretar cualquier mínima anomalía o cambio de su cuerpo como un síntoma de enfermedad. Por otro lado, muestra una marcada obsesión acerca de esta cuestión, lo que lleva a pensar una y otra vez en hipotéticas situaciones pesimistas relacionadas con el estado de salud. Esto conduce a realizar frecuentes chequeos del cuerpo y visitas médicas, a pesar de que los sanitarios no logran identificar nunca causas orgánicas que justifiquen el malestar del paciente.

Toda esta espiral produce elevados niveles de ansiedad, llevando a la persona a experimentar sintomatología física causada por la misma tensión y desgaste más que por una enfermedad real. Entre los síntomas más característicos de la hipocondría se encuentran los siguientes:

  • Preocupación excesiva y frecuente acerca de la posibilidad de padecer o desarrollar una enfermedad grave.
  • Análisis constante de las propias funciones del organismo, buscando detectar indicios de enfermedad.
  • Visitas continuas al médico o búsquedas de información que tratan de confirmar las sospechas, lo que hace perder grandes cantidades de tiempo, dinero y recursos.
  • Síntomas de ansiedad y estado de ánimo bajo.
  • Evitación de situaciones en las que la supuesta enfermedad puede llegar a agravarse.
  • En los casos más severos pueden verse deterioradas las relaciones sociales, el desempeño laboral y personal.
hipocondria-definicion

Factores que favorecen el desarrollo de hipocondría

Ciertas variables pueden jugar un papel relevante en el desarrollo de la hipocondría. Entre ellas destacan:

  • Historia familiar: Este fenómeno es más probable en quienes pertenecen a familias excesivamente preocupadas por la salud y las enfermedades. Se vive en un clima de enorme temor a la posibilidad de enfermar y la muerte.

  • Experiencias traumáticas relacionadas con la enfermedad: Las personas que han atravesado situaciones traumáticas relacionadas con la enfermedad o la muerte pueden desarrollar hipocondría, ya sea porque han vivido en primera persona una patología grave o porque un familiar cercano lo ha hecho.

  • Tendencia a la sugestión: Las personas hipocondríacas tienden a interpretar síntomas o cambios menores en su organismo como una prueba irrefutable de que padecen una enfermedad grave. En definitiva, se da una clara tendencia a la hipervigilancia sobre la salud.

  • Rasgos ansiosos: Las personas hipocondríacas suelen mostrar rasgos ansiosos y muestran una baja tolerancia al estrés.

  • Necesidad de cuidados y atención: Aunque suene paradójico, la hipocondría puede proporcionar beneficios secundarios a las personas. Cuando enfermamos nos sentimos cuidados por los demás, algo que muchas personas echan en falta en su vida cotidiana. Así, ocupar el rol de enfermo puede brindar esa sensación de sentirse querido y arropado.

7 estrategias para gestionar la hipocondría

Ahora que ya hemos visto en qué consiste la hipocondría y cómo puede afectar a la vida de una persona, vamos a comentar algunas estrategias útiles para gestionarla.

1. No dudes en pedir ayuda

Si sientes que la hipocondría está impidiéndote hacer una vida normal, debes saber que es importante saber pedir ayuda. Acudir a un profesional de la psicología o la psiquiatría puede ser de gran ayuda para frenar tu sufrimiento y recuperar la vida normal. Acorde a tu situación, el psicólogo o psiquiatra podrá valorar qué es exactamente lo que sucede y cuál es la intervención más adecuada en tu caso. Lo ideal es que se trate de un psicólogo especializado en esta cuestión, que cuente con formación y experiencia en la materia y sepa exactamente cómo actuar.

2. Trabaja con tus pensamientos irracionales

Uno de los motores de la hipocondría son los pensamientos irracionales. La persona tiende a interpretar la realidad a través de sesgos cognitivos. Por ejemplo, magnifica las señales de su cuerpo o analiza el funcionamiento de su organismo con una abstracción selectiva, centrando la atención sólo en esas señales que pueden señalar la presencia de una enfermedad grave.

Todo ello conduce a pensamientos totalmente alejados de la realidad, que se viven como auténticos hechos objetivos y despiertan una elevada respuesta de ansiedad. Identificar estos pensamientos y modificarlos es una tarea difícil, pero no imposible. En este sentido, recuerda que el acompañamiento de un profesional es lo ideal.

3. Lleva a cabo un estilo de vida saludable

Es importante que mantengas un estilo de vida saludable (alimentación, ejercicio, gestión del estrés…). De esta manera, tu mente y cuerpo estarán en la mejor disposición y esto te hará sentir más fuerte y relajado. Es importante llevar una rutina activa, ya que esto nos ayuda a desviar la atención de nuestros pensamientos y preocupaciones constantes.

Particularmente, hacer deporte y socializar es clave para tener espacios de desahogo y rebajar los niveles de ansiedad. Permanecer en casa con un estilo de vida sedentario suele contribuir a alimentar los pensamientos obsesivos acerca de la enfermedad. Recuerda que no es necesario hacer complejos entrenamientos para cuidar tu salud. Puede ser suficiente con realizar movimiento acorde a tus gustos o preferencias. Prueba a salir a caminar por una zona que te guste o a apuntarte a clases de baile si esto te hace disfrutar.

4. Que algo sea posible no significa que necesariamente vaya a suceder

Los pacientes que sufren hipocondría suelen asumir que todo lo malo que pueda suceder, sucederá. Sin embargo, esta creencia no es ajustada a la realidad. Hay eventos que, aunque posibles, son altamente improbables. Cuando valores la posibilidad de estar sufriendo una grave enfermedad, piensa en que se trata de un evento poco probable. Recuerda cuántas veces creíste estar sufriendo infinidad de patologías que en realidad nunca llegaron a suceder. Es imposible que todas ellas se produzcan en tu persona.

5. Identifica tus emociones y la forma en la que estas se expresan en tu cuerpo

Para cualquier persona es importante saber identificar, comprender y manejar las propias emociones. Esto ayuda a disfrutar de una mejor salud mental, es clave para el bienestar psicológico. Muchas veces, las emociones tienen un correlato fisiológico. Es recomendable trabajar con un profesional esta cuestión, pues muchas veces las manifestaciones físicas de una emoción pueden vivirse como síntomas de una enfermedad. Por ejemplo, la ansiedad suele producir malestar en el pecho, lo que se puede interpretar erróneamente como un ataque cardíaco.

6. Pon en práctica técnicas de relajación

Las técnicas de relajación son grandes aliadas para combatir la ansiedad. Mantener la calma y recuperar el equilibrio es esencial para gestionar la hipocondría y todos los miedos y pensamientos que la configuran. Por ello, es recomendable aprender técnicas como la respiración diafragmática, o la relajación muscular progresiva. El mindfulness también puede ser de gran ayuda para aprender a concentrarte en el momento presente y ver tus pensamientos desde una perspectiva de aceptación.

7. La enfermedad y la muerte son algo natural y parte de la vida

La hipocondría suele encontrar su raíz en el miedo a la muerte. En este sentido, la cultura ejerce un papel importante. Vivimos en una sociedad que ha desnaturalizado la muerte, de forma que esta se vive como algo anecdótico y no como un evento natural propio de la vida misma. El hecho de habernos distanciado tanto de la muerte y la enfermedad ha hecho que las vivamos con una ansiedad y temor desmedidos, ya que los avances han permitido vivir más y mejor y ya no convivimos con ella como antes.

Todo ello nos hace tener escasa tolerancia a la incertidumbre. Nos da pánico no poder controlarlo todo. Nos guste o no, la salud y la enfermedad no se pueden controlar. Podemos trabajar para prevenirlas en cierta medida, pero no erradicarlas. Por ello, adoptar una postura de aceptación de esta realidad y dejar de luchar contra lo que escapa a nuestro control puede brindarnos mucha tranquilidad.

consejos-evitar-hipocondria

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la hipocondría y algunas estrategias que pueden ayudar a gestionarla. Las personas hipocondríacas viven gran ansiedad debido a que interpretan cualquier mínimo cambio en su cuerpo como una señal de enfermedad. Esto produce un enorme desgaste e interferencia en la vida normal.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies