Los 7 tipos de inteligencia emocional (y sus características)

La inteligencia emocional es la habilidad que nos permite analizar los sentimientos tanto de nosotros mismos como de los demás. Veamos de qué formas se manifiesta.
Tipos inteligencia emocional

Los seres humanos, como integrantes de una sociedad, necesitamos muchas habilidades para convivir de forma equilibrada con otras personas. Y es que es esencial que nuestra forma de pensar y nuestros actos no atenten contra la integridad de la comunidad de la que formamos parte.

Las habilidades socioemocionales son el conjunto de conductas que desarrollamos fruto de la experiencia y de la interacción con otras personas y que, en esencia, nos permiten interrelacionar la comunicación con la expresión de sentimientos y emociones.

Empatía, autocontrol, resiliencia, autoconocimiento, perseverancia, compasión, liderazgo, sensibilidad cultural... Hay infinidad de habilidades socioemocionales que debemos trabajar, aunque una de las más importantes en cualquier ámbito de nuestra vida es, sin duda, la inteligencia emocional.

Hoy hablaremos de esta habilidad que nos permite analizar y procesar los sentimientos y emociones tanto de nosotros mismos como de las personas con las que nos relacionamos, viendo en qué consiste y qué tipos existen. Vamos allá.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es una habilidad socioemocional que nos permite analizar los sentimientos y emociones tanto de nosotros mismos como de los demás. Se trata, pues, del conjunto de habilidades psicológicas que nos permiten procesar los sentimientos propios y ajenos a través del entendimiento, control y modificación de las emociones.

El concepto se popularizó a finales del siglo pasado cuando, en 1995, Daniel Goleman, psicólogo, periodista y escritor estadounidense, publicó el libro Emotional Intelligence, el cual nacía de las Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner.

La Psicología ha demostrado que la inteligencia va mucho más allá del cociente intelectual (IQ) y que ser inteligente en lo que a conocimientos se refiere no es suficiente para garantizar éxito en las relaciones laborales y personales. No es de extrañar, pues, que la inteligencia emocional sea la cualidad más buscada por el personal de recursos humanos de las empresas.

Somos seres emocionales y, como tal, el manejo de dichas emociones juega un papel fundamental en nuestra vida diaria. Por ello, los elementos que conforman la inteligencia emocional (autoconocimiento emocional, autocontrol emocional, automotivación, habilidades de sociabilidad y empatía, es decir, reconocer los sentimientos de los demás) es fundamental para ser personas que viven en sintonía en una sociedad cada vez más globalizada.

En resumen, la inteligencia emocional es un constructo psicológico que hace referencia al conjunto de habilidades socioemocionales de una persona que le permiten reconocer sus propias emociones y las ajenas, actuando en consecuencia a ello. Es decir, detectando emociones y utilizando la información para guiar nuestra conducta de forma que logremos nuestros objetivos sin atentar contra la integridad de otras personas con las que convivimos.

Inteligencia emocional

¿Cómo se clasifica la inteligencia emocional?

Después de entender en qué consiste la compleja pero fascinante habilidad de la inteligencia emocional, podemos ver ya cómo se clasifica. Veamos, pues, qué tipos de inteligencia emocional existen y de qué formas puede presentarse. Hay dos grandes grupos: la intrapersonal y la interpersonal. Analicémolas una por una.

1. Inteligencia emocional intrapersonal

Conocida también simplemente como inteligencia emocional personal, es aquella forma de inteligencia emocional que aplicamos sobre nosotros mismos. Es el tipo de inteligencia emocional que se basa en el conjunto de habilidades necesarias no para procesar los sentimientos de los demás, sino para comprender nuestras propias emociones.

Hay personas que tienen más potenciada esta forma intrapersonal y otras que tienen una mayor inteligencia emocional hacia los demás. Sea como sea, dentro de la inteligencia emocional intrapersonal hay algunos subtipos que comentamos a continuación:

1.1. Autoconocimiento emocional

El autoconocimiento emocional es la habilidad socioemocional intrapersonal que nos permite conocernos en profundidad. Es la forma de inteligencia emocional que nos ayuda a saber qué estamos sintiendo en cada momento, analizando nuestras emociones de forma plena y comprendiendo el origen de cada una de ellas y las situaciones que nos hacen experimentarlas. Este subtipo de inteligencia emocional intrapersonal nos impulsa a conocer nuestras fortalezas y debilidades en el campo de las emociones.

1.2. Autocontrol emocional

El autocontrol emocional es la habilidad socioemocional intrapersonal que requiere del autoconocimiento que hemos comentado y que consiste en la capacidad para tener el control de nuestras emociones en cualquier (o prácticamente cualquier) situación. No podemos controlar que surjan o no determinados sentimientos, pero sí regular la forma en la que nos afectan. Una persona con autocontrol emocional no deja que sus emociones, tanto positivas como negativas, determinen su comportamiento; por lo que en lugar de actuar con impulsividad, lo hace de forma racional.

1.3. Automotivación

La automotivación es la habilidad socioemocional intrapersonal que nos permite enfocar nuestras emociones hacia objetivos concretos. En este sentido, es el conjunto de habilidades de inteligencia emocional que nos ayuda a mantener nuestra motivación estable a lo largo del tiempo y pese a las dificultades, haciendo que pongamos el foco en nuestras metas y no en los obstáculos.

Una persona con automotivación tiene, en el manejo de sus emociones, todo lo que necesita para motivarse a sí misma, haciendo uso del optimismo, la proactividad, la resiliencia y la iniciativa. No deja que las satisfacciones a corto plazo eclipsen a las metas de largo plazo, que son las verdaderamente importantes.

Inteligencia emocional intrapersonal

2. Inteligencia emocional interpersonal

La inteligencia emocional interpersonal es aquella que está enfocada en los demás. En este caso, pese a que las habilidades propias de la inteligencia intrapersonal son esenciales para su desarrollo, no nos enfocamos en nosotros mismos, sino que el procesamiento y análisis emocional se realiza en sentimientos ajenos.

Mientras que la inteligencia emocional intrapersonal es esencial para nuestro crecimiento personal y la obtención de nuestras metas, la interpersonal es la más importante a la hora de relacionarnos de forma plena con las otras personas y establecer fuertes vínculos en el ámbito tanto personal como profesional.

Es la forma de inteligencia emocional más valorada en los procesos de selección de personal en las empresas, pues una persona inteligente a nivel de emociones en otras personas es alguien que será capaz de formar relaciones sanas, encontrando el equilibrio entre la persecución de objetivos personales y los objetivos globales de grupo. De nuevo, esta forma de inteligencia emocional se divide en dos subtipos que comentaremos a continuación:

2.1. Habilidades de sociabilidad

Las habilidades de sociabilidad o habilidades sociales son el conjunto de aptitudes que hacen de una persona alguien con quien sea sencillo comunicarse. Una persona sociable tiene unos rasgos de personalidad que le permiten resultar simpáticas, cercanas y de trato fácil, algo imprescindible para establecer vínculos emocionales fuertes.

Estas habilidades sociales son el pilar de las relaciones interpersonales y determinan el modo en el que nos comunicamos con las personas de nuestro alrededor, solapándose así con la inteligencia verbal (saber qué decir) y con la inteligencia no verbal (saber cómo decirlo).

Las habilidades de sociabilidad, pues, son el conjunto de aptitudes que, si bien no tienen un claro componente de reconocimiento de emociones ajenas, sí que nos dan las facilidades para comunicarnos y relacionarnos de tal modo que generemos sentimientos positivos en las personas de nuestro círculo personal o profesional.

El carisma, el sentido del humor, la simpatía, la cercanía, la resolución de problemas, la confianza, la lealtad, la adecuación al contexto (adaptarnos a la situación comunicativa para favorecer la comodidad de las personas con las que estamos), la colaboración, la iniciativa, la conciencia social (comprender que no estamos solos en el mundo), la responsabilidad, la compasión, el liderazgo, la gestión del tiempo (no alterar la planificación temporal de las personas con las que convivimos), la adaptabilidad ante el cambio (ser flexibles), la organización, el pensamiento crítico, la sensibilidad cultural (no cerrarnos a lo que conocemos y abrir los ojos al mundo)...

Son muchas las habilidades en las relaciones interpersonales que debemos trabajar para vivir en armonía y conseguir no solo que las personas sean más proclives a mostrar sus emociones cuando están con nosotros (algo esencial para el último subtipo de inteligencia emocional que veremos), sino para favorecer que vinculen nuestra presencia con sentimientos positivos.

2.2. Empatía

Llegamos al final del viaje y, como habrás visto, más que tipos independientes de inteligencia emocional, lo que hemos visto son ramas de habilidades socioemocionales muy relacionadas entre ellas que, en conjunto, constituyen una personalidad de alguien inteligente emocionalmente tanto sobre sí mismo como hacia los demás.

Y en lo que a inteligencia emocional interpersonal se refiere, la empatía es uno de los pilares más importantes. Sin empatía, no hay inteligencia emocional enfocada a los demás. De hecho, es la base sobre la que dicha inteligencia emocional reposa.

Pero, ¿qué es la empatía? La empatía es la habilidad socioemocional que nos permite ponernos en la piel de los demás. Una persona empática es aquella capaz de experimentar las emociones y sentimientos que otra persona puede estar sintiendo (lo que sería inteligencia emocional) y va un paso más allá, obrando de tal modo que los sentimientos sigan siendo buenos o que los malos dejen de serlo y pasen a ser buenos.

Es decir, la empatía es la forma de inteligencia emocional que no solo se basa en reconocer y entender las emociones que otra persona está sintiendo, sino que realmente somos capaces de ponernos en su piel (absorbemos parte de sus emociones) y modificamos nuestra conducta con el objetivo de favorecer el estado emocional de esa persona. Es, sin duda, una de las habilidades socioemocionales más importantes que existen y uno de los rasgos que nos hace humanos.

Inteligencia emocional interpersonal
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies