¿Cómo hablar con los niños acerca de la guerra? En 9 consejos

La guerra es un evento que afecta especialmente a la población infantil. Hablar con los niños sobre ella es necesario para romper la incertidumbre, aunque requiere adaptar la información a su grado de madurez.

hablar-con-niños-guerra

Las guerras constituyen conflictos sociales de enorme envergadura, en los cuales dos o más grupos humanos entran en confrontación empleando las armas y la violencia. Es por ello que cuando se producen arrasan a su paso con la vida, produciendo daños humanos y materiales que en muchos casos son irreparables. Una guerra siempre resulta perjudicial para las comunidades afectadas, especialmente en la actualidad, donde los medios utilizados para dañar al bando oponente son mucho más sofisticados que antaño.

Así, en nombre de causas ideológicas, religiosas o políticas, se crea una ola de destrucción que cambia para siempre la vida de militares y civiles. Aunque el mundo en el que vivimos está en continuo desarrollo y progreso, eso no ha impedido que continúen existiendo conflictos bélicos en diferentes puntos del planeta. Sin embargo, en los países occidentales esta realidad parecía relativamente lejana hasta hace tan solo unos meses.

La llegada del conflicto ruso-ucraniano ha cambiado por completo el panorama geopolítico y ha transformado la realidad social en la que nos encontramos. El impacto psicológico es brutal para los que están sufriendo esta masacre en primera persona. No obstante, los ciudadanos de los demás países no son ajenos a este escenario, pues reciben continua información al respecto a través de los medios de comunicación.

Es en este punto cuando muchos padres se plantean de qué manera es adecuado hablar a sus hijos acerca de esta guerra tan brutal. Surgen dudas sobre la pertinencia de decirles la verdad por temor a cómo esta les puede afectar, al mismo tiempo que se plantea si es beneficioso ocultarles una realidad que está ocurriendo en el mundo donde viven. Por todo ello, en este artículo vamos a plantear algunas pautas útiles para hablar de forma adecuada de la guerra a los más pequeños.

Los niños como espectadores de la guerra ruso-ucraniana

Sobra decir que los niños que están viviendo en primera persona el horror de esta guerra se encuentran en una situación máxima de vulnerabilidad, incluso cuando han logrado escapar del epicentro del conflicto. El impacto psicológico de un evento traumático como este no se limita al presente, sino que probablemente dejará secuelas que se observarán en los adultos del mañana.

La repercusión de la guerra es tal que no se limita a los países directamente involucrados. Como venimos comentando, la población de los demás países no es ajena a lo que sucede, sino que recibe información de lo que ocurre continuamente a través de los medios. Esto incluye también a los niños, que a diferencia de lo que se suele creer, son plenamente conscientes de lo que cuentan los adultos.

Es por ello por lo que resulta esencial que se comunique a los más pequeños que está pasando de forma ajustada a su edad y grado de madurez. Por norma general, lo ideal es que sean los familiares cercanos del niño los encargados de darle una explicación calmada.

En este sentido, es importante medir la información que se les brinda, no sólo de manera verbal, sino también visual. Las historias y las imágenes pueden llegar a ser tan traumáticas como los hechos si desbordan la capacidad de asimilación del niño que las recibe.

guerra-ucrania-niños

Consejos para hablar con los niños de la guerra

El miedo es una emoción natural que nos permite detectar el peligro y reaccionar ante él. Se trata de una respuesta universal que está presente tanto en niños como en adultos, aunque la manera de manifestarla varía entre unos y otros.

Los más pequeños carecen de las herramientas propias de los adultos para entender y manejar su temor. Por ello, su apariencia muchas veces puede confundirnos y hacernos creer que están irritables, desobedientes o apagados cuando en realidad lo que sienten es mucho miedo. Así, es esencial que los mayores tengan presente que los niños sí se enteran de lo que ocurre y sí sienten un profundo miedo al igual que los adultos.

Hablar de lo que sucede y dar salida a las emociones y pensamientos puede ser una forma de brindar calma a los niños, por lo que será necesario que sus padres y otros adultos se comuniquen con ellos con mucha sensibilidad y tacto, respetando su edad y grado de madurez.

Aunque a menudo se subestima su dolor, lo cierto es que la situación de los más pequeños es de desventaja, pues dependen de los mayores. Saben y hacen lo que los adultos dicen, y es por ello por lo que restar incertidumbre y confusión (en la medida de lo posible) es una buena forma de ponerles las cosas más fáciles. A continuación, vamos a ver algunas pautas que pueden ser de ayuda para hablar con los niños acerca de la guerra.

1. Averigua qué sabe y qué no

Un buen primer paso para abordar el tema consiste en aclarar qué información le ha llegado. Una vez aclarado, debes preguntarle si querría saber más o no al respecto. Esto dependerá de cada niño, pues algunos prefieren que se les cuente todo, pero otros se sienten más cómodos en la ignorancia. En cualquier caso, se debe crear un espacio con él para que pueda hablar de lo que le preocupa acerca de la guerra, de manera que pueda ventilar sus emociones y sacar fuera sus pensamientos.

2. Ajústate a su edad y nivel de madurez

No debemos subestimar la capacidad de los niños a la hora de detectar que algo no va bien a su alrededor. Sin embargo, eso no significa que tengan la misma madurez que un adulto a la hora de asimilar la información. Es por ello por lo que resulta importante ajustar el lenguaje a su edad y no perdernos en detalles técnicos o demasiado complejos que ellos no pueden entender. La clave reside en transmitir un mensaje claro y sencillo de lo que ocurre, sin sobre informar más allá de su capacidad de comprensión.

como-hablar-con-niños-sobre-guerra

3. Encuentra el momento y el lugar

Como siempre debe hacerse cuando se comunica información importante, es crucial encontrar un momento y lugar tranquilos en los que se pueda hablar sin prisas ni interrupciones sobre la cuestión. De esta manera, el niño se sentirá cómodo para extenderse y hablar de lo que le preocupa sin presiones y sintiéndose escuchado.

Evita distraerte durante la conversación y mírale a los ojos mientras te habla. También puedes ayudarte de muestras de afecto como cogerle la mano para que la conversación sea cálida. Es esencial que utilices un tono de voz sereno y que hables de forma pausada, pues no sólo importa lo que dices sino cómo lo dices. Si un niño percibe nerviosismo en el adulto, el mensaje no verbal predominará con creces sobre el verbal.

4. Evita el contenido visual

Si los adultos pueden ver herida su sensibilidad al visualizar imágenes, sobra decir que en los niños estos contenidos pueden ser demasiado. La exposición a imágenes violentas no les aporta nada productivo, de manera que solo se conseguirá aumentar sus niveles de ansiedad. En lugar de utilizar contenidos visuales reales, es mejor optar por imágenes o dibujos aptos para niños que ilustren la guerra de manera ajustada a su grado de madurez.

7. Canaliza tus propias emociones

Como venimos comentando, los niños son muy hábiles a la hora de detectar el estado emocional de sus adultos de referencia. Por ello, es esencial que como adulto tú también te ocupes de gestionar y canalizar tu propio temor. De nada sirve transmitir un mensaje de calma si nosotros mismos no somos capaces de encontrarla.

8. Aprovecha la situación para cultivar valores positivos

Desde luego ninguna guerra tiene un lado positivo, pero este tipo de eventos pueden servir como ejemplo de lo que nunca se debe hacer. Es importante explicar a los niños que una forma de evitar guerras como la actual en el futuro es la de aprender a resolver conflictos sin pegarse o hacerse daño.

Se trata de enviar a los más pequeños un mensaje positivo en medio de tanta angustia, de forma que se pueda transmitir un aprendizaje constructivo. Un acontecimiento como este también puede ser la excusa perfecta para implicar a los pequeños en actividades altruistas como donar alimentos y ropa para los que están sufriendo el conflicto en primera persona.

9. Resuelve todas sus dudas

Como adulto no tienes la obligación de saberlo todo, pero es importante que siempre te muestres disponible para despejar cualquier duda que le pueda surgir, siempre y cuando tengas una respuesta. Este punto es importante, pues es común que los niños rellenen los vacíos en la historia con su propia imaginación. Por ello, es recomendable finalizar la conversación preguntándole si todo le ha quedado claro, para evitar que algunos puntos estén sin aclarar.

comunicar-niños-guerra

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de cómo hablar con los niños sobre la guerra. El conflicto ruso-ucraniano no sólo afecta gravemente a las víctimas de los países implicados, sino también a las naciones vecinas que conocen lo que sucede y reciben continuas novedades al respecto. Los niños de dichos países deben tener una explicación de lo que sucede, pero esta debe ser ajustada a su edad y grado de madurez, evitando detalles o imágenes que pueden ser traumáticas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies