¿Merece la pena hacer el PIR? (7 ventajas y 4 inconvenientes)

El PIR (Psicólogo Interno Residente) es un examen-oposición que permite a los graduados en psicología acceder a un sistema de formación de cuatro años de duración. Aunque afrontar esta prueba es una alternativa con múltiples ventajas, también posee inconvenientes.
merece la pena hacer pir

Hoy en día la situación del mercado laboral puede presentarse bastante desalentadora. El momento en el que se finaliza un grado universitario es tremendamente gratificante, pero también es un punto crítico en el que es habitual que aparezcan numerosas dudas. Decidir qué camino tomar en nuestra vida profesional es un paso complicado y es importante que tomemos nuestra decisión definitiva con toda la información disponible sobre la mesa.

En el caso de que hayas finalizado tu grado en Psicología, es común que te encuentres en un estado de confusión, pues son varias las posibilidades que tienes frente a ti. La psicología consta de diversas ramas o ámbitos, por lo que es importante que valores qué área se ajusta más a tus intereses. Si tras meditar esto decides decantarte por la psicología clínica, verás que hay esencialmente dos caminos posibles para ejercer tu profesión.

Por un lado, puedes matricularte en el Máster de Psicología General Sanitaria de alguna universidad. Esta formación de posgrado es habilitante, lo que significa que, legalmente, te capacita para trabajar como psicólogo sanitario en centros y organismos del sector privado.

Por otro lado, puedes valorar presentarte a un examen-oposición denominado PIR (Psicólogo Interno Residente). Para poder examinarte, sólo tendrás que cumplir el requisito de haber finalizado tu grado o licenciatura de Psicología. Este sistema va orientado a la consecución de un título de Especialista en Psicología Clínica. Esta alternativa te permitirá acceder a una formación práctica con ciertos complementos teóricos que dura cuatro años y se lleva a cabo en el marco de los Servicios Públicos.

Además de llevarte un amplio bagaje de aprendizajes, al finalizar tu residencia podrás ejercer la psicología en el sector privado, pero también en el público, donde se convocan algunas oposiciones de Facultativos Especialistas en Psicología Clínica por comunidades autónomas. El PIR es la única vía que permite a los psicólogos obtener el título de Especialista en Psicología Clínica. Sin embargo, es una prueba de gran dureza que requiere una preparación exhaustiva, duradera y completa.

Muchos psicólogos recién graduados suelen tener muchas dudas respecto a qué alternativa escoger. No cabe duda de que el PIR ofrece un aprendizaje indiscutible, pero también es una prueba compleja con plazas limitadas. Si te encuentras en pleno proceso de toma de decisiones y necesitas aclarar un poco tus ideas, en este artículo vamos a reflexionar acerca de los pros y contras de enfrentarte al PIR.

¿Cuáles son las ventajas de hacer el PIR?

Como venimos comentando, en primer lugar vamos a analizar las ventajas que puede reportarte hacer el PIR.

1. Es un trabajo remunerado

El aspecto económico es, sin duda, una parte fundamental a valorar cuando se trata de encaminar nuestra vida profesional. En este sentido, ocupar una plaza como PIR puede ser muy interesante, pues podrás disfrutar de unas condiciones propias de un trabajo, como son el salario asegurado cada mes, los permisos de vacaciones, los horarios fijos, etc. Aunque se trata de un proceso formativo, la residencia es una inversión que el gobierno lleva a cabo para que los psicólogos puedan estar formados de la mejor forma desde una perspectiva práctica. Por lo tanto, estarás trabajando y aprendiendo al mismo tiempo.

psicologo-trabajo

2. Contrato asegurado durante 4 años

Al hilo de lo anterior, convertirte en PIR implica que disfrutarás de estabilidad laboral durante los cuatro años que dura la residencia. Aunque es cierto que los contratos se van renovando anualmente, lo habitual es que todos los psicólogos que han logrado plaza permanezcan formándose durante todo ese tiempo sin contratiempos.

3. Movilidad

Si eres de los que se aburre rápidamente cuando se establece en un mismo lugar, eso no significa que el PIR no sea para ti. Aunque conseguirás una plaza para un centro hospitalario concreto, esta vía permite llevar a cabo estancias como residente en el extranjero.

4. Supervisión

Empezar a rodar en la práctica psicológica puede ser muy desafiante. Los comienzos son duros, por ello ser PIR puede ser una buena alternativa. En este programa formativo contarás con un supervisor que te guiará y asesorará, dejándote una autonomía cada vez mayor en tu desempeño como profesional.

Aunque en la práctica privada puedes contratar servicios de supervisión de pago, en el sistema público la supervisión no sólo es un servicio gratuito, sino que es un derecho de todos los residentes. Contar con la garantía de la supervisión podrá darte mucha tranquilidad, pues sentirás que no estás solo y podrás ir cogiendo tablas de forma segura.

estudiar-pir

5. Aprendizaje real

Aunque la teoría es necesaria, la realidad clínica que se observa en la práctica es mucho más amplia y compleja. Una experiencia de residencia durante 4 años te permitirá abrirte a esa realidad de lleno, conocer pacientes de perfiles muy diferentes y, en definitiva, aprender todas esas cosas que no se enseñan en el papel.

6. Visión más rica de la psicología

Lograr una plaza como PIR puede ser un buen camino para adoptar una visión de la psicología mucho más diversa. Más allá del enfoque cognitivo-conductual, podrás conocer numerosas perspectivas y abrir tu mente a posibilidades que ni te habías planteado.

7. Trabajo interdisciplinar

Otro punto positivo del PIR es que, si bien ejercerás como psicólogo, lo harás en un entorno compartido con otros profesionales, como médicos o enfermeros. Esto te ayudará a mirar más allá de tu campo, aprender de otros sanitarios y realizar tu labor de una forma mucho más coordinada con el resto de compañeros.

¿Cuáles son los inconvenientes de hacer el PIR?

A continuación, vamos a repasar los principales inconvenientes que implica hacer el PIR.

1. Escasez de plazas

Aunque como hemos visto el PIR puede reportar numerosas ventajas, uno de sus grandes inconvenientes es la escasez de plazas. Lograr acceder a este sistema se hace, por ello, muy difícil, pues el número de candidatos supera con creces al de vacantes. Esto conduce a que muchos psicólogos dediquen años de preparación y se presenten a varias convocatorias hasta lograr su objetivo. Aunque por supuesto no es imposible y hay quienes lo logran, también hay otros que deciden optar por otros caminos profesionales ante lo desalentador de la situación.

2. Tu plaza dependerá de la nota que obtengas

Obtener una plaza es un objetivo ambicioso y que, si lo consigues, te impulsará enormemente en tu carrera profesional. Sin embargo, el hospital donde realices tu residencia dependerá de la nota que obtengas en tu examen. Por tanto, es más que probable que debas desplazarte a otra ciudad. Si entre tus planes no está abandonar, aunque sea durante unos años, tu lugar de origen, debes plantearte esta alternativa.

3. El examen no siempre es justo

Al igual que sucede con otros exámenes de este tipo, los conocimientos que verdaderamente posees no siempre quedan reflejados de manera fiel en el papel. Esto hace que, tras muchos meses de esfuerzo, te sientas muy frustrado si no has logrado la plaza que tanto deseabas.

Aunque por supuesto es fundamental preparar esta prueba de manera exhaustiva, no podemos olvidar que los nervios, el tipo de preguntas, la calidad de su redacción y la dificultad del examen son aspectos que influyen y que muchas veces no se pueden controlar. Por ello, afrontar un examen tipo oposición requiere hacer un importante trabajo psicológico que permita lidiar con estas cuestiones y ser justos con nosotros mismos.

examen-pir

4. La preparación exige tiempo, preferiblemente con dedicación completa a la oposición

Como venimos comentando, preparar un examen de estas características entraña mucha dificultad, por lo que requiere una dedicación exhaustiva. Esto se traduce en que, en condiciones ideales, deberías dedicarte por completo al estudio. Aunque es posible compaginar el empleo con la oposición, sin duda esto hará que tu proceso sea más lento y agotador.

El problema de la dedicación total a este objetivo es que no podrás disponer de ingresos propios, con todo lo que esto conlleva. Además, tampoco se puede determinar a priori el tiempo que te dedicarás al PIR, pues como hemos comentado cada persona es diferente y no todo el mundo lo consigue en el mismo plazo.

Conclusiones

En este artículo hemos valorado ventajas e inconvenientes de preparar el PIR. Valorar si este camino merece o no la pena es una cuestión muy personal, pero para ponerte las cosas algo más fáciles aquí hemos intentado sopesar ambos lados de la balanza. No cabe duda de que el PIR es una vía formativa de excelente calidad, que te ofrecerá estabilidad y un salario durante los años de residencia. Además, cuando finalices lo harás con un excelente conocimiento del ejercicio de la psicología y podrás arrancar tu andadura de una forma mucho más segura.

Además, si te gusta viajar y conocer otros lugares puedes optar por una estancia en el extranjero para exprimir más aún esta experiencia. Añadido a todo esto, cabe señalar que el proceso de aprendizaje como PIR te permitirá adquirir un conocimiento más diverso de la psicología y trabajar en coordinación con profesionales de otras disciplinas.

A pesar de todo lo mencionado, este examen ofrece un número de plazas muy limitado, por lo que son muchos más los aspirantes que se quedan fuera que aquellos que lo consiguen. Aunque no es imposible lograrlo, preparar esta prueba requiere una dedicación absoluta y exhaustiva, y a veces ni siquiera con todo el trabajo realizado tenemos la garantía de lograr el objetivo que deseamos. Esto se debe a que entran en juego factores como los nervios o la dificultad del examen.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies