¿Cómo ayudar a una amiga en una relación tóxica? 6 consejos

Las relaciones tóxicas generan un enorme sufrimiento emocional. Reconocer que se está en una puede ser difícil, pero el papel de los amigos puede ser esencial para identificar el problema y resolverlo.

como-ayudar-amiga-en-relacion-toxica

Las relaciones de pareja son, a veces, complejas. Más allá del amor, para que un vínculo sentimental funcione se necesitan otros ingredientes que no siempre se dan. Aspectos como la comunicación, las familias de origen, los valores, el estilo de vida… tienen mucho que ver en la satisfacción general que dos personas sienten al estar juntas.

Aunque hay parejas que saben manejar sus diferencias para encontrar un equilibrio sólido, a veces esto no se consigue. En algunos casos esto conduce a la ruptura, pero en otros la relación puede convertirse en una de carácter tóxico. Esto suele suceder porque, a pesar de no ser felices juntos, los dos integrantes de la pareja se encuentran profundamente apegados y sienten dependencia emocional mutua.

¿Qué es una relación tóxica?

Las relaciones de pareja tóxicas pueden constituir una seria amenaza para el bienestar emocional de los dos integrantes. Sin embargo, suele suceder que quienes se encuentran en esta situación a menudo no son capaces de reconocer que existe un problema. Por ello, es habitual que las personas del entorno cercano tengan un papel importante a la hora de ayudarles a salir de esa difícil tesitura.

Es posible que hayas observado que últimamente alguna de tus amigas se comporta diferente. Si sospechas que sus cambios pueden deberse a que está sufriendo las consecuencias de una relación tóxica, es natural que desees ayudarla. Sin embargo, es importante saber cómo actuar para evitar que, intentando acercarte a ella, sólo consigas que se ponga a la defensiva.

Por este motivo, en este artículo hablaremos acerca de cómo puedes ayudar a una amiga que se encuentra inmersa en una relación tóxica. En primer lugar, es importante aclarar qué entendemos por relación tóxica. En general, este tipo de vínculos se caracterizan porque uno o ambos miembros adoptan comportamientos y actitudes inadecuadas que merman el equilibrio emocional del otro.

El problema de este tipo de vínculos románticos es que el amor existente entre las dos personas a menudo eclipsa los problemas. Así, los sentimientos se utilizan para justificar y normalizar conductas inadmisibles. De esta forma, la pareja entra en una dinámica repetitiva, por la cual los conflictos y ataques (por muy graves que sean) se perdonan, retomando de nuevo la normalidad hasta el siguiente nuevo episodio.

Esto hace que poco a poco el umbral de tolerancia se sitúe cada vez más lejos, agravando cada vez más el estado de la relación y la salud mental. Salir de una relación tóxica puede ser verdaderamente difícil, pues ni siquiera las advertencias y consejos de los seres queridos suelen hacer efecto. Cuando alguien se encuentra atrapado en una pareja de estas características, parece como si estuviera ciego ante una realidad que a los demás se les presenta como evidente.

Paradójicamente, cuanto mayor es la insistencia de los allegados porque se abandone la relación, mayor es la resistencia de esa persona a dejar a su pareja. Los demás son percibidos como individuos ajenos a su realidad, que hablan sin conocer realmente el amor que existe entre ellos. Por ello, una intromisión inadecuada por parte de los amigos o familiares (aunque sea bienintencionada) puede destruir las pocas probabilidades de que esa persona salga de la espiral de toxicidad en la que se encuentra.

que-es-relacion-toxica

Señales de que tu amiga está en una relación tóxica

A veces, podemos desconocer que alguien se encuentra en una relación tóxica. Esa persona puede simplemente ocultar el conflicto y trasladar una imagen diferente de su pareja a los demás. Sin embargo, cuando el conflicto comienza a escalar, cada vez es más complicado mantener la situación en la sombra. Así, si sospechas que tu amiga puede estar atrapada en una relación tóxica, puede que detectes algunas señales como las siguientes:

  • Notas que se encuentra más desconectada de las personas cercanas. Ha dejado de involucrarse en otras relaciones ajenas a la pareja, descuidando amistades o vínculos familiares.
  • Percibes que ha abandonado aquellas actividades que le solían hacer disfrutar: tomar algo con sus amigos, hacer deporte, pintar, estudiar, etc.
  • Observas que su estado de ánimo se ha vuelto mucho más irritable. Siempre parece malhumorada y cualquier cosa le hace saltar a la defensiva.
  • Padece problemas psicológicos como ansiedad o depresión.
  • En general, notas que tu amiga se muestra desganada, apática y sin motivación. Parece que ha perdido sus ganas de disfrutar la vida y que ya no brilla como antes. Seguramente te sorprenda saber que hasta las personas con el carácter más fuerte pueden acabar atrapadas en una relación tóxica. Por ello, con independencia de la personalidad y carácter de tu amiga, recuerda que tus alarmas deben estar activadas ante estas señales.

¿Cómo ayudar a una amiga en una relación tóxica?

Como venimos comentando, ayudar a una amiga que se encuentra en una relación tóxica puede ser una tarea difícil. A veces, aunque nuestros intentos sean bienintencionados, puede que los efectos que consigamos sean los contrarios a los esperados. Por ello, es importante seguir algunas pautas para poder ayudar a esa persona que está sufriendo de la mejor forma posible.

1. No juzgues

Es muy fácil analizar una situación desde fuera de manera objetiva y considerar fácil su resolución. Sin embargo, adoptar esta postura no te permitirá ayudar a tu amiga adecuadamente. No juzgar y empatizar con ella es un primer paso esencial para que seas un apoyo real. De esta manera, es fundamental que cuando te dirijas a ella no la juzgues por estar en una relación tóxica.

Todos somos susceptibles de vernos en una situación como esa, pero sólo quienes realmente atraviesan esta experiencia conocen lo verdaderamente duro que es. Si tu amiga siente que tú la criticas o la miras por encima del hombro por vivir lo que está viviendo eso supondrá una interferencia enorme para que ella pueda y quiera recibir tu ayuda. Por ello, muéstrale tu amor y comprensión desde una postura empática, cercana y cálida. Hazle saber que lo que sucede no es su culpa y que tú le ayudarás a salir de esta situación aunque sea difícil.

2. Cuida tus formas

Ver a una amiga sufrir por una relación tóxica puede ser muy duro y frustrante, especialmente cuando ella no parece mostrar disposición a salir de ella. Sin embargo, para dirigirte a ella siempre debes mantener una conversación calmada y tranquila, de forma que le hables con cariño en lugar de echarle una reprimenda.

Recuerda que ella es la que más está sufriendo, por lo que lo que necesita no es que le regañen, sino que le den palabras de aliento. Utilizar formas bruscas y demasiado agresivas solo servirá para distanciarse de ella y que crea que eres una enemiga más que un apoyo en los momentos difíciles.

3. Fortalece su autoestima

Muchas personas que se encuentran atrapadas en relaciones tóxicas sufren una autoestima baja, hasta el punto de no creerse merecedoras de amor. Por ello, toleran numerosos comportamientos que son incompatibles con una relación de pareja saludable.

Tu papel como amiga puede ser importante, pues desde tu lugar puedes ayudar a que la autoestima de tu amiga se vea reforzada. Hazle saber que es una persona valiosa y capaz, con infinidad de cualidades y, sobre todo, merecedora de todo el amor del mundo. Recuérdale que nadie tiene derecho a tratarla mal y que merece sentirse bien y tranquila con su compañero/a sentimental.

ayudar-amiga-relacion-toxica

4. Háblale de ti

Es importante que cuando ella exponga cómo se siente te enfoques en su malestar y no desvíes la conversación hacia ti. Sin embargo, a veces puede ser de ayuda que tú puedas compartir puntualmente experiencias dolorosas que hayas atravesado en tus relaciones.

Rara vez una persona transita por el terreno del amor sin alguna que otra herida, así que trasladar tus vivencias a tu amiga puede ser reconfortante para ella. De esta manera, dejará de sentir que lo que le sucede es algo que solo le ocurre a ella y verá que todo el mundo, en mayor o menor medida, sufre momentos difíciles a nivel sentimental.

5. Muéstrate disponible

Tu amiga no siempre mostrará una buena disposición para hablar y es importante que respetes sus ritmos. No obstante, es clave que le hagas saber que siempre estás ahí para ella, dispuesta a escucharla y ayudarla cuando lo necesite. Aunque parezca una obviedad, el hecho de que ella sepa claramente que estás disponible le dará tranquilidad.

6. Plantéale la posibilidad de ir a terapia

Dejar una relación tóxica puede ser una tarea realmente difícil. Por eso, a veces es posible que la propia persona no sea capaz de lograrlo sin el apoyo de un profesional. Si crees que tu amiga puede estar receptiva a esta opción y que esto puede ser útil para ella, plantéaselo con tacto. Indícale que las relaciones pueden ser muy difíciles y que un psicólogo puede ser de ayuda para ordenar sus ideas y valorar cómo abordar su situación.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de cómo ayudar a una amiga que se encuentra en una relación tóxica. Habitualmente, las personas que están inmersas en una relación de estas características encuentran dificultad para reconocer que existe un problema. Por ello, el papel de los amigos puede ser especialmente importante. Sin embargo, es fundamental que para poder ayudar a una amiga en esta situación se sigan algunas pautas, pues de lo contrario se puede conseguir el efecto contrario al deseado.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies