Las 8 pautas (y consejos psicológicos) para fomentar la Autoaceptación

La autoaceptación es la actitud por la que una persona se trata a sí misma desde el respeto, sin juicios o reproches, acogiendo el conjunto de sus defectos y virtudes como un todo.

pautas-fomentar-autoaceptacion

Actualmente vivimos en una sociedad en la que cada vez resulta más difícil aceptarse a uno mismo de forma natural. Muchas veces, el ritmo de vida que llevamos, las elevadas exigencias a las que nos vemos sometidos y la acusada competitividad pueden hacer mella en nuestra salud mental. Añadido a esto, la llegada de las redes sociales ha favorecido las odiosas comparaciones, lo que supone una importante amenaza para nuestro equilibrio psicológico, especialmente en aquello que concierne a nuestra autoestima y autoaceptación.

Forjar una relación saludable con nosotros mismos basada en el cariño y la compasión es clave para sentirnos bien. Autoaceptarse implica tratarnos como seres humanos valiosos y dignos de ser queridos y respetados a pesar de no ser perfectos. Si te interesa aprender a quererte y apreciarte tal y como eres, sigue leyendo, porque a continuación comentaremos algunas pautas interesantes para empezar el complejo camino de la autoaceptación.

¿Qué entendemos por autoaceptación?

En términos generales, la autoaceptación es la actitud por la que una persona se trata a sí misma desde el respeto, sin juicios o reproches, acogiendo el conjunto de sus defectos y virtudes como un todo. Las personas que se aceptan son aquellas que toman consciencia de sí mismas en clave positiva y reconocen sus defectos con amor y compasión. Cuando un individuo consigue desarrollar esta forma de relacionarse con su persona, esto brinda una enorme paz mental que se traduce no solo en el bienestar individual, sino también en la calidad de las relaciones que se establecen con los demás.

Lo cierto es que la autoaceptación y la autoestima se encuentran estrechamente relacionadas. Así, quienes disfrutan de una buena autoestima encontrarán más fácil aceptarse, pues aprecian la totalidad de su persona a pesar de poseer, como todo el mundo, algunos defectos. Aunque en la teoría parece sencillo el lograr aceptarse a uno mismo, lo cierto es que conseguir esto puede ser complicado y requiere un profundo esfuerzo por parte de la persona.

Muchas veces, la sociedad y el entorno en el que vivimos nos han enseñado que no merecemos ser queridos o valorados a no ser que seamos perfectos. Cambiar estos esquemas tan afianzados no es algo que se consiga de la noche a la mañana, sino que implica un proceso de reeducación y un ejercicio de introspección.

Cómo aprender a aceptarnos

Como venimos comentando, la autoaceptación es clave para poder disfrutar de bienestar emocional. Cuando mantenemos una mala relación con nosotros mismos y nos juzgamos y tratamos mal, esto constituye un importante obstáculo para disfrutar de la vida y sobreponernos a los desafíos que se nos presentan. Por ello, trabajar la autoaceptación se hace necesario. A continuación, vamos a comentar algunas pautas que pueden ser útiles para empezar este proceso y dejar, poco a poco, de ser nuestro peor enemigo.

1. Saca fuera los pensamientos que te atormentan y cambia tu relación con ellos

Todos podemos caer en el error de juzgarnos duramente y atormentarnos por errores que hemos cometido en algún momento de la vida. Sin embargo, enredarnos en este tipo de pensamientos resulta destructivo y nos impide avanzar en nuestra vida con serenidad. Por ello, es importante que puedas sacar fuera ese tipo de contenido que ocupa tu mente con frecuencia y te impide aceptarte con totalidad. Una forma de hacerlo puede ser escribir esos pensamientos en un papel. Una vez hecho esto, puedes hacer una especie de trato contigo mismo por el cual te comprometes a perdonarte y a dejar de juzgarte duramente por eso que sucedió.

como-fomentar-autoaceptacion

2. Valida tus emociones

La autovalidación emocional implica aceptar los sentimientos que experimentamos sin tratar de ocultarlos, reprimirlos o cambiarlos. Validar cómo nos sentimos es fundamental para poder identificar, comprender y expresar nuestras emociones desde una disposición de aceptación libre de críticas y juicios. Aceptarnos a nosotros mismos implica acoger nuestros estados internos sin sentirnos mal por ello. Muchas veces, creencias y prejuicios que tenemos nos impiden mirar hacia dentro sin sentirnos incómodos, por lo que trabajar esta cuestión es clave para reconciliarte con tu persona.

3. No temas al fracaso, inténtalo y ponte a prueba

Muchas veces, la inseguridad nos puede y nosotros mismos somos los que restamos valor a nuestra capacidad para hacer cosas y superar retos. En lugar de autolimitarte en una zona “cómoda”, es importante que hagas el esfuerzo de salir de ella aunque cueste esfuerzo. Exponerte a situaciones en las que crees que no serás capaz de desenvolverte te ayudará a comprobar dos cosas. Por un lado, que eres mucho más capaz de lo que creías, y por otro, que el fracaso no es el fin del mundo y forma parte del proceso de aprender. Cometer errores, caerse y levantarse…nos hacen humanos y no te restan valor como persona.

4. Las comparaciones son odiosas

Todos podemos caer en el error de compararnos con los demás. Esto no es sorprendente si tenemos en cuenta la sociedad tan competitiva en la que vivimos. En un mundo de apariencias en el que la imagen que transmitimos a los demás parece más importante que las experiencias reales, no es fácil mantenerse firma sin envidiar al de al lado.

La próxima vez que vuelvas a caer en esta trampa, recuerda que estás comparando aquello que los demás muestran (que siempre es lo positivo, dejando oculto lo negativo) con tu persona, cuyos matices y defectos conoces a la perfección. Pensándolo así, veras que la comparación no es justa, pues no dispones de toda la información sobre los demás y estás destinado a salir perdiendo siempre. Por ello, lo más productivo que puedes hacer es pensar en ti y centrarte en tu propio desarrollo com persona al margen de los demás.

5. La perfección no existe

Muchas veces podemos pensar que, si no tuvieramos ciertos defectos, seríamos más felices. Sin embargo, aspirar a la perfección es una meta prácticamente inalcanzable, por lo que castigarte por no conseguirla será una fuente continua de frustración. En cambio, si te reconcilias con tus imperfecciones y aceptas que están ahí, comenzarás a sentirte mucho más liberado y dejarás de desperdiciar energía mental en pensamientos destructivos.

6. Mindfulness

Con frecuencia, creemos tener el control sobre nuestra atención, pero muchas veces sucede que no estamos enfocados en lo que sucede en el presente. A veces nos perdemos en pensamientos acerca del futuro o el pasado o bien, solo reconocemos una pequeña parte de lo que estamos viviendo en el momento actual. Por ejemplo, podemos enfocarnos en que deseamos que algo termine o nunca se acabe, y eso hace que perdamos la atención real sobre el evento que estamos experimentando.

Así, el mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando que la experiencia fluya tal cual, sin añadir pensamientos ni otros ingredientes a la vivencia. Gracias al mindfulness, las personas pueden reconciliarse con su esencia y trabajar la autoaceptación y la compasión hacia si mismas. Al poner el foco en el aquí y el ahora, la persona puede ver con otra perspectiva sus pensamientos negativos sobre sí misma, con cierta distancia y sin que estos se asuman como una verdad absoluta.

7. Perdónate

Siempre que hablamos de perdón lo hacemos en referencia a otras personas. Aceptamos que en ocasiones es necesario perdonar al otro cuando se ha equivocado y que vivir en el rencor es dañino. Sin embargo, cuando se trata de perdonarnos a nosotros mismos encontramos mucha mayor dificultad. Cuando te encuentres en esta tesitura, recuerda cómo actuarías si el error que tú has cometido lo hubiera hecho otra persona ¿Reaccionarías con la misma dureza? Es importante que aprendas a aceptarte como eres y a perdonarte los errores que hayas podido tener en el pasado, pues de lo contrario vivirás continuamente atormentado por el castigo que tú mismo te impones.

8. Cambia tu diálogo interno

Muchas veces, la forma en la que nos hablamos es dura y cruel, y eso merma progresivamente nuestro bienestar psicológico. A veces, tenemos tan automatizado este tipo de discurso que ni siquiera somos conscientes de él. Por eso, es importante que puedas identificar cómo te hablas y qué palabras utilizas para dirigirte a ti, y trates de cambiarlas por otras más amables y compasivas.

como-aceptarse-a-uno-mismo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre algunas pautas que pueden ser de ayuda para trabajar la autoaceptación. En un mundo tan competitivo como el que vivimos, cada vez se hace más difícil aceptarse de manera plena. Muchas veces, nosotros mismos nos convertimos en nuestro peor enemigo al imponernos metas y estándares imposibles de alcanzar, sin permitirnos fallar en ningún momento. Sin embargo, trabajar la aceptación es clave para poder disfrutar de una adecuada salud mental y algunas pautas pueden ser claves para conseguirlo.

Es fundamental aprender a perdonarse por los errores, adoptando un diálogo mucho más compasivo y amoroso. Igualmente importante es evitar caer en continuas comparaciones con los demás, así como reconocer que la perfección no existe y no debe ser nuestro objetivo vital. Es necesario exponerse a situaciones de fracaso y naturalizar el error como parte del aprendizaje, así como validar tus emociones sin reprimirlas ni intentar cambiarlas. Finalmente, también puede ser interesante la práctica del mindfulness, que permite entrenar la atención plena en el momento presente.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies