6 pautas para mejorar la toma de decisiones (que funcionan)

Tomar decisiones es fundamental, aunque muchas personas encuentran dificultades a la hora de elegir entre varias alternativas. Aprender a decidir es clave para ser responsables con nuestras acciones y dar pasos en la dirección que queremos para nuestra vida.

pautas-mejorar-toma-decisiones

La vida nos obliga a tomar decisiones continuamente. Algunas son anodinas, pero otras tienen una gran repercusión sobre nosotros mismos y los demás. Aunque hay quienes se desenvuelven bien en esta tesitura, muchas personas muestran enorme dificultad para lidiar con el proceso de toma de decisiones. Se ven incapaces de decantarse por una u otra opción, dudan de su criterio, temen equivocarse, etc. No lograr decidir puede ser un auténtico problema que nos impide avanzar, aprovechar oportunidades y crecer como personas. Por ello, dominar este aspecto es una cuestión esencial.

La mayoría de las veces no existe una decisión universalmente correcta. La idoneidad de cada alternativa depende de la situación en cuestión, la persona y sus circunstancias. Por ello, saber tomar decisiones no tiene que ver con hacer lo que supuestamente se considera correcto, sino aprender a sopesar las opciones disponibles confiando en el propio criterio, sin caer en bloqueos o en el error de depositar en otras personas el peso de la decisión.

Las personas que son capaces de tomar decisiones de forma eficiente se amoldan mejor a la adversidad, pues no se desmoronan cada vez que la vida les obliga a elegir. Aprender a tomar decisiones puede ser una forma de sentirte mejor emocionalmente, reducir el desgaste cognitivo y ser más práctico en la vida cotidiana.

¿Por qué es importante saber tomar decisiones?

Como venimos comentando, a lo largo de la vida debemos tomar miles de decisiones de importancia variable. Aunque hay elecciones fáciles de asumir, en ocasiones decantarnos por una u otra alternativa puede suponer todo un reto, ya que la opción que elijamos puede cambiar nuestra vida. Así, saber tomar decisiones es importante por diferentes motivos.

En primer lugar, ser capaces de tomar decisiones de manera autónoma impedirá que caigamos en el error de elegir utilizando como guía el criterio de otras personas. Cuando decidimos ignorar nuestra propia intuición dejamos de hacer aquello que nos hace sentir bien. Dado que hay decisiones muy importantes, depositar en terceros el peso de elegir puede traer como consecuencia que vivamos una vida con la que no nos identificamos.

Con el tiempo, te puedes dar cuenta de que no has seguido tu propio camino por depender de los demás y esto puede mermar tu autoestima y tu sentimiento de competencia. En segundo lugar, saber llevar un proceso de toma de decisiones adecuado reducirá el riesgo de fracaso. Aunque no debes temer al error, es evidente que lo preferible es aumentar al máximo las probabilidades de éxito.

Cuando decidimos guiados por impulsos pasajeros, lo esperable es que la decisión tomada no sea la más acertada, pues no hemos dedicado suficiente tiempo a valorar las ventajas e inconvenientes de cada opción. En tercer lugar, adoptar una postura pasiva cuando llega el momento de tomar decisiones puede impedirnos afrontar con madurez los reveses de la vida y asumir de manera responsable las consecuencias de nuestros actos.

Cuando elegir se nos queda grande es fácil que aparezcan problemas de ansiedad, pues perdemos el sentido de control y depositamos el locus de control de los acontecimientos fuera de nosotros. Simplemente, nos dejamos llevar por la corriente, lo que puede tener unos resultados negativos. En definitiva, tomar decisiones implica aprender a tener un pensamiento crítico y analítico, de manera que podamos elegir desde una postura consciente y responsable con las consecuencias.

El aspecto positivo de todo esto es que la capacidad de tomar decisiones es susceptible de ser entrenada. No todo el mundo parte de una misma facilidad para afrontar las decisiones de la vida, pues esta habilidad es adquirida desde nuestra infancia. Progresivamente, los padres deberían permitir a sus hijos adquirir un grado creciente de autonomía para forjar su propio criterio.

Sin embargo, esto no siempre se cumple y muchas veces el entorno de origen impide poder encontrar el propio camino y afrontar la responsabilidad de decidir. Todo viene dado y otros son los que deciden, así que es lógico que en este caso la capacidad para tomar decisiones no esté bien desarrollada. Afortunadamente, nunca es tarde para reaprender y algunas pautas pueden ser de ayuda para conseguirlo.

tomar-decisiones

¿Cómo mejorar la toma de decisiones?

A continuación, vamos a comentar algunas estrategias que pueden ser de ayuda para aprender a tomar decisiones.

1. Concreta tus alternativas

Algo que suele suceder con frecuencia a las personas con dificultades para decidir es que no definen bien sus opciones. Es decir, se encuentran en un estado de bloqueo en el no queda del todo claro cuáles son las posibilidades. En lugar de emplear términos operativos, se definen las alternativas con mucha ambigüedad, lo que impide que se puedan valorar los pros y contras de cada una.

2. No tengas miedo al error

Tal y como comentamos anteriormente, saber tomar decisiones no tiene que ver con lograr un cero por ciento de fracaso. Más bien, aprender a decidir requiere desarrollar un criterio propio, capacidad analítica y responsabilidad, de manera que se contemplen las distintas alternativas de forma consciente valorando las repercusiones de cada una.

De hecho, esperar que todo salga bien a la primera es un pensamiento alejado de la realidad que puede generar frustración y más de un dolor de cabeza. Precisamente, este tipo de pensamiento puede bloquearte e impedirte elegir un camino. Por eso, es esencial que aceptes que siempre habrá un cierto riesgo de error y que no puedes controlarlo todo.

3. Conócete y sé realista

A veces tomamos decisiones desde una visión sesgada e idealizada de la realidad. Esto contribuye a que tomemos una alternativa como la mejor para nosotros cuando quizá no sea así. Una forma de hacer un análisis de uno mismo y de la situación es plasmar en papel una matriz DAFO. En ella puedes reflejar tus puntos fuertes y débiles y también las oportunidades y riesgos que implica cada opción.

A veces, en la teoría podemos creer que estamos capacitados para asumir una opción que quizá luego en la realidad nos puede desbordar. Ser honestos con nosotros mismos y reconocer nuestras limitaciones es tan importante como identificar nuestras cualidades, ya que así es más probable que la decisión se realice de forma adecuada.

como-mejorar-toma-decisiones

4. Zona de desarrollo próximo

Además de las debilidades y fortalezas actuales, todos tenemos un margen de mejora y aprendizaje. Este aspecto también es importante a tener en cuenta, pues dependiendo del tiempo que tengamos es posible que podamos desarrollar una nueva fortaleza o capacidad que ahora mismo no tenemos. Por ejemplo, si estamos decidiendo si irnos o no a trabajar al extranjero, es esencial valorar si dominamos el idioma de ese país.

Si pretendemos irnos en unos meses, puede que tengamos tiempo para aprenderlo aunque ahora no lo dominemos, por lo que esto sería un punto a favor de aceptar ese trabajo. En cambio, si tenemos que incorporarnos rápidamente, no tiene sentido aceptar una oferta laboral para la que no estamos preparados.

5. Cuidado con las emociones

Es importante que cuando nos enfrentamos al momento de tomar una decisión importante, lo hagamos en un momento de estabilidad emocional. Siempre que sea posible, debemos dar este tipo de pasos desde la templanza, pues de lo contrario nuestras emociones pueden distorsionar nuestro análisis de la situación y llevarnos a tomar una decisión poco acertada.

6. Parálisis del análisis

Aunque tomar decisiones de forma meditada es adecuado, a veces llevar esto al extremo puede ser contraproducente. Un ejemplo de ello es el fenómeno de la parálisis por análisis, un error por el que podemos estancarnos en la fase analítica buscando la perfección sin llegar nunca a tomar acción. Aunque valorar nuestras alternativas y reflexionar es de gran ayuda para decidir bien, quedarnos atrapados en este punto no es en absoluto productivo.

La dificultad para tomar decisiones puede hacerse notable en este punto, pues la persona se desenvuelve bien en la teoría pero le asusta iniciarse en la práctica. Los miedos y las dudas se enquistan, de manera que la reflexión previa deja de ser un paso previo para decidir y se convierte en una excusa para evitar pronunciarse y actuar.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre algunas pautas que pueden ser de ayuda para aprender a tomar mejores decisiones. El proceso de toma de decisiones es muy importante, pues continuamente tenemos que elegir. A veces la vida nos plantea tesituras más o menos difíciles, pero en cualquier caso es fundamental aprender a decidir desde una posición consciente y responsable.

Muchas personas encuentran dificultad para decidir y caen en el error de dejarse llevar o depositar en los demás el peso de sus decisiones. Esto es un problema, pues nos impide llevar la vida que queremos, satisfacer nuestras necesidades y sentirnos competentes y capaces de actuar y cambiar las circunstancias que nos rodean.

Para realizar un buen proceso de toma de decisiones es importante concretar nuestras alternativas, aceptar que siempre existirá cierto margen de error, conocer nuestros puntos fuertes y débiles, no dejarnos llevar por las emociones y evitar atascarse en un análisis exhaustivo de la situación sin llegar nunca a tomar acción. Aprender a decidir siguiendo estas pautas no nos garantiza el éxito, pero si nos ayuda a decidir acorde a nuestras necesidades de manera responsable.

mejorar-toma-decisiones
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies