Pensamientos Intrusivos: ¿qué son y cómo combatirlos?

Los pensamientos intrusivos son contenidos mentales egodistónicos, que aparecen de manera involuntaria y generan malestar en el individuo. Algunas estrategias pueden ayudar a gestionarlos y reducir su interferencia en el funcionamiento de la persona.

pensamientos-intrusivos

Seguramente en alguna ocasión te haya sucedido que has tenido ciertos pensamientos indeseados pululando por tu mente. Esto te hace sentir incomodidad y nerviosismo, aparece un malestar como consecuencia de esas ideas que percibes como intrusas. Lo cierto es que todos en algún momento podemos sufrir este fenómeno, que se conoce con el nombre de pensamientos intrusivos. Sin embargo, hay muchas personas que sufren debido a que los pensamientos de este tipo son una constante en su día a día, lo que puede provocar una gran interferencia en el funcionamiento normal del individuo.

Los pensamientos intrusivos suelen estar estrechamente relacionados con la ansiedad. Estos suelen hacer acto de presencia de forma involuntaria, dejando a la persona con una sensación intensa de malestar. Así, esta siente que carece de control sobre los contenidos que rondan su cabeza. En este artículo vamos a profundizar acerca de qué son los pensamientos intrusivos, en qué casos suelen aparecer y cómo es posible manejarlos para que no supongan una interferencia en la vida cotidiana.

¿Qué son los pensamientos intrusivos?

Los pensamientos intrusivos son aquellos que aparecen en nuestra mente de forma involuntaria. Estos constituyen eventos y contenidos mentales como imágenes, pensamientos, emociones o sensaciones, que al aparecer generan un intenso malestar en la persona. Por ello, se suele decir que los pensamientos intrusivos constituyen un fenómeno egodistónico, pues la persona los percibe como una interferencia y una amenaza para su bienestar y equilibrio emocional.

Los pensamientos intrusivos suelen aparecer de forma más incisiva en momentos de elevados niveles de estrés, cambios, etc. No obstante, cuando este tipo de contenidos mentales se vuelven una constante, suele ser preciso tomar medidas para gestionarlos. Las personas que conviven con pensamientos intrusivos suelen vivirlos como algo que atenta contra sus valores esenciales, sus creencias o concepto de sí mismas. En otras palabras, suelen tener forma de contenidos desagradables.

Hay quienes definen sus pensamientos intrusivos como imágenes o recuerdos muy nítidos, mientras que en otros casos se viven como verdades absolutas y objetivas. Es decir, la persona puede encontrar dificultad para ver sus pensamientos con cierta distancia y separar lo que estos le dicen de la realidad.

que-son-pensamientos-intrusivos

¿Qué tipos de pensamientos intrusivos existen?

Lo cierto es que existen distintos tipos de pensamientos intrusivos. Estos suelen diferenciarse de acuerdo al contenido sobre el que tratan:

  • Pensamientos agresivos: En este caso hablamos de pensamientos que están relacionados con la posibilidad de dañar a otras personas o a uno mismo. El individuo puede tener contenidos mentales relacionados con la posibilidad de autolesionarse o agredir a alguien sin un motivo aparente. Esto genera mucho miedo en la persona, que siempre vive temiendo volverse loca y cometer un acto de este tipo.

  • Pensamientos contrarios a los propios valores: Esto hace referencia a pensamientos que van en la dirección opuesta a los valores y creencias de la persona. Este tipo suele ser habitual en aquellas personas que poseen unas creencias religiosas férreas o que cuentan con un bagaje de valores que vienen impuestos desde el exterior.

  • Pensamientos sexuales: Este tipo de pensamientos guarda relación con contenidos eróticos. La persona suele experimentarlos en relación a personas con las que, acorde a la ética o las normas sociales, no debería mantener ningún tipo de contacto sexual.

Es importante tener presente la naturaleza de estos pensamientos, es decir, analizar si estos son egodistónicos o egosintónicos. En este último caso, un profesional debería valorar la posible existencia de un trastorno psicótico, pues ello indica que la persona no discrimina correctamente sus ideas o creencias de la realidad y las normas sociales.

¿Por qué aparecen los pensamientos intrusivos?

Los pensamientos intrusivos pueden aparecer en personas que no sufren ningún tipo de trastorno psicológico. No obstante, es habitual que estos se encuentren enmarcados en determinados cuadros psicopatológicos, como el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), los trastornos depresivos y ansiosos o los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA).

  • En el TOC, la persona a menudo desarrolla pensamientos obsesivos. El trastorno se configura a medida que la persona asume que, al realizar ciertos rituales o compulsiones, es capaz de evitar que dichos pensamientos negativos se conviertan en realidad. Este problema de salud mental puede llegar a ser muy grave, provocando gran interferencia en la vida y el bienestar de la persona, que termina siendo una esclava de sus propios rituales.

  • En cuanto a los trastornos depresivos, podemos destacar como ejemplo la depresión postparto, en la que la madre puede sufrir pensamientos intrusivos relacionados con la posibilidad de hacer daño a su bebé.

  • En los trastornos de ansiedad, el mejor ejemplo lo podemos ver en el trastorno de pánico, donde la persona vive con un intenso miedo a que sus ataques de pánico se repitan en el futuro, con continuos pensamientos intrusivos al respecto.

  • En los TCA es muy frecuente que la persona experimente ideas y pensamientos obsesivos relacionados con la comida, que repercuten en la conducta alimentaria del individuo (atracones, restricciones, ejercicio compulsivo). El peso de estos pensamientos puede ser tan grande que la persona es incapaz de concentrarse en otra cosa que no sea la comida.

por-que-aparecen-pensamientos-intrusivos

¿Cómo manejar los pensamientos intrusivos?

Si te identificas con el fenómeno de los pensamientos intrusivos, quizá te estés preguntando cómo es posible manejar este tipo de contenidos mentales. A continuación, vamos a comentar algunas estrategias sencillas que pueden ayudar. No obstante, si crees que este problema está siendo insostenible para ti, es recomendable que solicites ayuda de un profesional de salud mental.

  • La técnica de las nubes: Visualizar tus pensamientos como si fuesen nubes te ayudará a vivirlos como algo pasajero, que igual que viene, se va. De esta manera, en lugar de angustiarte cuando aparecen por creer que estarán siempre ahí, puedes lograr asimilar que son eventos pasajeros.

  • La técnica del ruido: Si vives tus pensamientos como si fuesen ruido, verás que cuanto más te enfoques en ellos, más molestos te resultarán. Trata de concentrarte en otra cosa mientras estén estorbando, de forma que sólo los vivas como un simple ruido de fondo.

  • Mira tus pensamientos como un observador: Es importante que analices tus pensamientos intrusivos desde un prisma diferente. En lugar de fusionarte con estos contenidos mentales, trata de verlos como si fueras un mero espectador externo.

  • Realización de ejercicio físico: Liberar nuestra energía mediante la actividad física puede ayudarnos a despejar la mente y estar más relajados, restando así intensidad a los molestos pensamientos intrusivos.

  • Fija un período de tiempo para tus preocupaciones: Una forma de reducir el ruido y la frecuencia de tus pensamientos intrusivos puede ser establecer un lapso de tiempo diario para poder dar rienda suelta a tus preocupaciones. Sin embargo, es fundamental que el resto del tiempo trates de apartar estos pensamientos de tu mente. Procura mantenerte ocupado con otras actividades y guárdate esa preocupación hasta que llegue el momento acordado para exteriorizarlas.

  • No busques continuas confirmaciones en los demás: Las personas que sufren pensamientos intrusivos con frecuencia suelen sentir la imperiosa necesidad de preguntar o buscar la opinión de los demás para poder calmarse. Aunque esto puede proporcionar alivio a corto plazo, lo único que se consigue a medio y largo plazo es aumentar la frecuencia e intensidad de esos pensamientos.

Ejemplos de pensamientos intrusivos

Como ya vimos, los pensamientos intrusivos pueden ser de muchos tipos diferentes. Sin embargo, algunos ejemplos comunes del día a día pueden ayudar a entender mejor lo que son.

  • Pensar que nos va a suceder algo malo a raíz de algún estímulo ambiental (Por ejemplo, oler un poco a quemado y pensar que está produciéndose un incendio).
  • Los llamados “tengo que” y “debería”, que hacen que la persona rumie continuamente acerca de todas sus obligaciones y responsabilidades. Esto se produce especialmente en los individuos que han interiorizado normas de manera rígida y polarizada.
  • Recordar repentinamente y de manera muy vívida una situación sensible, dolorosa o embarazosa del pasado.
  • Preocupaciones acerca de la propia salud o la de los seres queridos (Por ejemplo, mi madre va a enfermar, voy a tener una enfermedad grave).
como-combatir-pensamientos-intrusivos

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de los pensamientos intrusivos y la manera en la que estos pueden gestionarse. Cualquier persona puede sufrir pensamientos de este tipo, aunque pueden llegar a ser un gran problema cuando su frecuencia e intensidad son elevadas. Además, este tipo de contenidos intrusivos suelen producirse en el contexto de un trastorno psicopatológico, como la depresión postparto, los TCA, el TOC o el trastorno de pánico. Estos pensamientos pueden cobrar forma de imágenes o recuerdos vívidos, pero también pueden manifestarse en forma de pensamientos obsesivos que se pueden vivir como hechos reales y objetivos.

Algunas estrategias pueden ser de ayuda para manejar los pensamientos intrusivos. Por ejemplo, tratar de verlos como nubes o ruido de fondo, así como analizarlos desde la mirada de un observador externo. Además, es recomendable hacer deporte, fijarse un tiempo preestablecido para las preocupaciones o evitar buscar la aprobación o tranquilidad en los demás. No obstante, si los pensamientos interfieren notablemente en el funcionamiento normal de la persona, lo más recomendable es acudir a un profesional de salud mental.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies