¿Qué es el Pesimismo Defensivo? Y 4 pautas para no caer en él

El pesimismo defensivo es un mecanismo por el cual nos ponemos en lo peor cuando vamos a lidiar con una situación particular. Esto nos hace sentirnos más preparados para posibles fracasos al adelantarnos a lo que puede ocurrir.

pesimismo-defensivo

Cada uno de nosotros adoptamos un estilo de afrontamiento diferente cuando nos vemos en la obligación de lidiar con situaciones complicadas. Un examen, una entrevista de trabajo, una competición, una primera cita con alguien… son ejemplos de experiencias en las que podemos sufrir cierta ansiedad anticipatoria por el riesgo de que algo pueda salir mal.

Hay quienes suelen desenvolverse en la vida desde una actitud marcadamente optimista, siempre viendo el vaso medio lleno y enfatizando los puntos positivos frente a los negativos. Por el contrario, otras muchas personas se caracterizan por ser pesimistas, a veces rozando el catastrofismo cada vez que afrontan una situación desafiante.

Aunque a priori pueda parecer que el optimismo es mucho más útil que el pesimismo, lo cierto es que este último es, en muchos casos, una estrategia defensiva que nos protege ante posibles fracasos. Por ello, en psicología se habla en ocasiones de pesimismo defensivo. Esta tendencia es propia de aquellas personas que, poniéndose en la peor de las situaciones, terminan superando sus retos con éxito.

Seguro que conoces a alguien que, tras asumir que iba a suspender, sacaba un sobresaliente. Quizá tú también has podido sorprenderte a ti mismo poniéndote en lo peor para luego salir airoso de una situación concreta. Esto, que puede resultar desconcertante, tiene una explicación psicológica. En este artículo hablaremos acerca del pesimismo defensivo y como este se relaciona con nuestra autoestima y nuestras expectativas ante el sufrimiento.

¿Qué es el pesimismo defensivo?

El pesimismo defensivo hace referencia al mecanismo por el cual nos ponemos en lo peor cuando vamos a lidiar con una situación particular. Esto nos hace sentirnos más preparados para posibles fracasos, ya que nos adelantamos a lo que puede ocurrir para protegernos de la adversidad. El pesimismo nos hace anticiparnos al suceso real, creando unas expectativas muy negativas sobre lo que sucederá con el fin de reducir el impacto emocional y la desilusión si algo no sale como se esperaba.

Aunque las personas pesimistas pueden parecer más capaces de lidiar con posibles dificultades y problemas, también sacrifican su ilusión y su autoconfianza en el camino. Dado que no esperan nada, no suelen mostrar una motivación de logro tan elevada como aquellos que son optimistas. Por ello, muchas veces se produce el fenómeno de la profecía autocumplida: la persona acepta que el resultado será sí o sí negativo, por lo que se esfuerza menos por conseguir su objetivo o muestra una disposición inadecuada.

Esto, indudablemente, incrementa la probabilidad de que se cumpla su mayor miedo y la situación salga mal. Así, la persona acepta que es acertado adelantarse a los hechos porque sus anticipaciones se cumplen, lo que retroalimenta el pesimismo defensivo. La autoestima se puede definir como el conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y comportamientos dirigidos hacia uno mismo. Una adecuada autoestima nos permite sentir aprecio hacia nosotros mismos y determina la manera en la que nos hablamos y nos tratamos.

Aunque todos podemos caer en la trampa del pesimismo defensivo, lo cierto es que las personas con una autoestima baja suelen ser más tendentes a ello. Las personas con una adecuada autoestima aceptan el fallo con naturalidad, pues saben que este no reduce su valor como individuos. Sin embargo, cuando un individuo no se acepta y aprecia tal y como es, es posible que el fracaso se viva con gran angustia y se evite por todos los medios.

Por ello, es habitual que las personas con una autoestima pobre tiendan a protegerse recurriendo al pesimismo defensivo, pues este actúa como un escudo protector ante el error y el fracaso, que de otra manera se vivirían como intolerables. Desde este punto de vista, el pesimismo es prácticamente una estrategia de evitación, que si bien brinda una sensación superficial de seguridad y control, a la larga puede resultar perjudicial e impedir a la persona afrontar sus miedos de forma correcta.

que-es-pesimismo-defensivo

¿Es útil el pesimismo defensivo?

Como suele suceder con todo en la vida, ninguno de los extremos son adecuados. Si bien el optimismo defensivo puede ser dañino, el optimismo excesivo puede impedirnos tener los pies en la tierra y ser realistas. Una confianza desmedida puede hacernos sentir demasiado relajados, impidiendo que obtengamos resultados satisfactorios debido a nuestra baja implicación. Así, el optimismo desmesurado puede llevarnos a experimentar una enorme frustración al ver que las cosas no salen como habíamos imaginado.

Como ya mencionamos, el pesimismo nos hace sentir menos motivados debido a que aceptamos que hagamos lo que hagamos el resultado será negativo. Es decir, en ambos extremos dejaremos de funcionar de forma adecuada y obtendremos un resultado alejado de lo que queremos. Por ello, lo ideal es siempre encontrar un balance equilibrado entre ambas tendencias.

Algunas investigaciones realizadas al respecto parecen indicar que un cierto grado de pesimismo sí puede ser útil como mecanismo de protección ante posibles fracasos. Sin llegar a un extremo, ser algo pesimistas puede ayudarnos a contemplar la posibilidad de fallar como algo real, de manera que nos hacemos a la idea de que el fracaso está ahí sin caer en el error de asumir que es inevitable. Así, podemos sentirnos algo más preparados sin mermar nuestra autoconfianza y seguridad.

Cierta anticipación puede ayudar a situarnos en el evento en cuestión y reducir la ansiedad que sentimos una vez que lo vivimos de verdad, pues ya nos habíamos imaginado ese contexto previamente. El pesimismo moderado puede, además, favorecer nuestra disposición a actuar, pues nos sentimos lo suficientemente activados como para movilizar nuestras estrategias y recursos con el fin de buscar el éxito. Es decir, una visión ligeramente pesimista puede ser adaptativa y ayudarnos a actuar en lugar de rendirnos antes de tiempo o relajarnos en exceso.

es-util-pesimismo-defensivo

4 pautas para no caer en el pesimismo defensivo

A continuación, vamos a comentar algunas pautas útiles para evitar caer en el pesimismo defensivo.

1. Establece metas realistas

Está bien intentar superarnos y crecer, pero siempre desde una visión realista. Fijarnos metas demasiado ambiciosas puede que nos haga sentirnos muy pequeños ante la meta final y que caigamos en el pesimismo defensivo para protegernos de la frustración. Buscar objetivos estimulantes pero alcanzables nos ayudará a sentirnos seguros y motivados.

2. Intenta superar uno de tus miedos

Como comentamos anteriormente, es habitual que la actitud pesimista se retroalimente por el fenómeno de la profecía autocumplida. Romper con este bucle es algo que se puede conseguir si nos demostramos con hechos reales que no siempre estamos destinados al fracaso. Localiza un miedo que te afecte y enfócate en hacerle frente. Si logras hacerlo, tu mecanismo defensivo se vendrá abajo y el pesimismo dejará de condenarte a fallar una y otra vez. Si no logras hacerlo también ganarás, pues te verás a ti mismo como alguien capaz de dar pasos para actuar y cambiar aquello que no está bien.

3. Las decepciones y frustraciones son parte de la vida

En la vida muchas veces sucede que las cosas no salen como nos hubiera gustado. Puede suceder que, a pesar de habernos esforzado, el resultado no sea satisfactorio. Buscar la perfección y evitar el error no es una actitud realista, pues es imposible no experimentar fracasos o decepciones en ciertos momentos. Aprender a naturalizar el error nos permitirá tener mucha más paz mental, sin sobreexigencias ni anticipaciones que nos pongan en lo peor. Así, podremos lidiar con los desafíos que se nos presenten con tranquilidad, aceptando que a veces saldremos airosos y otras veces perderemos.

4. Recuerda aquello que creías imposible y conseguiste

Muchas veces caemos en pensamientos muy extremos, creyendo que somos incapaces de superar determinadas situaciones. Sin embargo, cuando esto suceda es importante repasar nuestro historial de logros y ver cómo los hechos refutan nuestras creencias. Aunque nuestro pesimismo nos juegue malas pasadas y nos convenza de que no damos la talla, la mayoría de veces terminamos alcanzando el éxito. Por ello, la próxima vez que tengas que lidiar con un desafío recuerda momentos pasados en los que creías que no podrías y, sin embargo, lo acabaste consiguiendo.

pautas-no-caer-pesimismo-defensivo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del pesimismo defensivo, una estrategia que muchas veces ponemos en marcha sin darnos cuenta para prepararnos ante posibles fracasos. Así, cuando debemos lidiar con un desafío, nos ponemos en lo peor, rebajando las expectativas de éxito al mínimo para reducir el impacto que el error puede provocar en nosotros. Aunque el pesimismo puede, en cierta manera, prepararnos para un evento concreto, lo cierto es que también puede hacernos caer en una profecía autocumplida.

Al aceptar que vamos a fracasar de cualquier forma, sentimos que no podemos hacer nada por remediar esto y nos dejamos arrastrar, lo que favorece que finalmente se cumpla nuestro temor y efectivamente fracasemos. Muchas personas que manifiestan esta estrategia defensiva poseen una baja autoestima, de forma que no toleran el error ni el fracaso ya que miden su valor como individuos en base a sus logros. En estos casos, el pesimismo sirve para protegerse de un daño que se viviría como intolerable.Sin embargo, un ligero pesimismo puede ayudarnos a estar preparados para la situación que tenemos que afrontar, aceptando que el fracaso puede suceder pero sin desmoralizarnos antes de tiempo. En este sentido, una actitud pesimista puede ser ligeramente adaptativa.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies