Síndrome del Nido Vacío: causas, síntomas y tratamiento

El síndrome del nido vacío aparece en el momento en que los hijos abandonan el hogar familiar. En ese momento, los padres se quedan solos y se inicia un nuevo capítulo vital para ellos que puede producir una crisis existencial.

sindrome-nido-vacio

Tener hijos es un hito muy importante en la vida de las personas que deciden ser padres y madres. Tomar la decisión de traer una vida al mundo es valiente, pues la crianza es un camino repleto de momentos maravillosos, pero también de preocupaciones y obligaciones. Así, hasta que los hijos crecen y se vuelven independientes los padres destinan una gran parte de su vida a atenderles, cuidarles y desvivirse porque estén bien.

En definitiva, tener hijos implica adoptar un nuevo rol en la vida, por el cual la vida se experimenta desde otro prisma en el que ellos son la prioridad. A veces esto es difícil de equilibrar en muchas familias, hasta el punto de que, especialmente las madres, pueden dejar a un lado su vida y su parcela como personas individuales al margen de la maternidad. Casi inconscientemente, la propia vida está tan centrada en los hijos que, cuando estos vuelan del nido para trazar su propio camino, se produce un fenómeno conocido como “el síndrome del nido vacío”.

Si bien evolutivamente es necesario que los hijos hagan sus vidas fuera del amparo de los padres, este momento es crítico para muchos padres. Por ello, en este artículo vamos a hablar sobre este peculiar fenómeno, sus causas, síntomas y tratamiento.

¿Qué es el síndrome del nido vacío?

El síndrome del nido vacío constituye un fenómeno habitual en las familias. Este aparece en el momento en que los hijos comienzan a abandonar el hogar familiar y se hacen independientes. En ese momento, los padres se quedan solos y se inicia un nuevo capítulo vital para ellos que no siempre se encaja bien.

En muchos casos, la entrega hacia los hijos ha sido tal que los padres han llegado a descuidar su parcela individual y de pareja. Así, cuando los hijos vuelan del nido pueden sentirse confusos, perdidos o desconectados entre ellos y consigo mismos. En cierta manera, la crianza de los hijos había sido el propósito principal de la vida, que al terminar deja un vacío muchas veces abrumador.

Añadido a las dificultades asociadas a la propia separación de los hijos, también debe tenerse en cuenta el hecho de en el momento que la prole se independiza los padres pueden atravesar otros momentos críticos en su vida, como la jubilación, la menopausia o la muerte de otros familiares. Así, es posible que muchas veces el síndrome del nido vacío aparezca junto a otras pérdidas y duelos añadidos, lo que puede complicar aún más la situación.

Aunque se utilice el término “síndrome”, no se trata en absoluto de una enfermedad. Por el contrario, este constituye un problema de carácter social, muy vinculado con las crisis vitales que las familias transitan. En este sentido, la cultura ocupa un papel importante, pues el síndrome del nido vacío no se vive igual en todos los países.

En aquellos en los que los hijos abandonan el hogar de manera brusca, este fenómeno es más probable que en otros en los que este cambio es más progresivo. Así, en países mediterráneos como España este problema es menos frecuente debido a que los hijos no rompen de forma total con su familia de origen. Habitualmente mantienen visitas continuadas, encuentros familiares y un contacto muy fluido, por lo que la sensación de nido vacío es menos intensa.

que-es-sindrome-nido-vacio

Síntomas del síndrome del nido vacío

En general, aquellos padres y madres que sufren el síndrome del nido vacío pueden mostrar diversos tipos de síntomas:

  • Sensación de soledad: Tras pasar muchos años con sus hijos en casa, cuando estos abandonan el hogar es común que los padres se sientan solos.

  • Ausencia de un propósito: Como venimos comentando, muchas veces la crianza de los hijos se convierte en el fin último de la vida de los padres. Así, cuando estos ya no están puede aparecer la sensación de no tener un fin en la vida, pues ya no es necesario cuidarlos, acompañarlos a sus actividades, llevarlos al médico y al colegio, etc. Los padres y madres que sí han sabido cultivar otros intereses más allá de la maternidad/paternidad son aquellos con menos riesgo de sufrir este problema, pues tienen ocupaciones diversas que les mantienen motivados y les ayudan a tener un fin vital: aficiones, amigos, trabajo, etc. En algunos casos acusados de síndrome de nido vacío puede aparecer una profunda apatía que favorece el desarrollo de problemas como la depresión, pues se pierde el sentido existencial.

  • Tristeza: Muchas veces los padres sienten una gran tristeza cuando los hijos se van, pues una parte de su vida se pierde y eso genera decaimiento.

  • Resentimiento: Hay padres que no aceptan el hecho de que sus hijos deben ser independientes y tomar su propio camino. Así, cuando la prole decide independizarse pueden experimentar resentimiento hacia ella, pues viven esta transición como una traición en toda regla. Al ver que los hijos ya no les necesitan como antes, pueden sentir frustración y rabia.

  • Problemas de pareja: La llegada de los hijos supone un cambio radical para una pareja, que muchas veces puede olvidarse de su relación por enfocarse únicamente en ellos. Así, cuando los hijos se hacen adultos y se van del hogar, es posible que la pareja se sienta desconectada y descubra que su relación no está bien. La convivencia sin hijos de por medio puede, además, favorecer el aumento del conflicto y los roces cotidianos.

sintomas-sindrome-nido-vacio

Causas del síndrome del nido vacío

Las personas que sufren este síndrome con mayor frecuencia son aquellas con ciertas características:

  • Vida totalmente centrada en la crianza de los hijos, sin otras actividades o motivaciones añadidas.
  • No aceptación del crecimiento, madurez e independencia de los hijos.
  • Relación muy estrecha con los hijos, hasta el punto de que se producen vínculos de apego fusionados, con poca diferenciación.
  • Creencia de que los hijos le pertenecen, son de su propiedad.
  • Valores muy centrados en la importancia de la familia y el cuidado de la descendencia.
  • Red social escasa o poco funcional.
causas-sindrome-nido-vacio

Tratamiento del síndrome del nido vacío

Un primer paso para abordar el síndrome del nido vacío es reconocer que este se está produciendo. Los padres deben abrir los ojos y reconocer cómo se sienten para comenzar a trabajar y recuperar el rumbo de sus vidas aunque los hijos se hayan independizado. En este sentido, es importante interpretar este hito vital en una clave más positiva:

  • Si mis hijos se van de casa y son independientes, esto es una señal positiva de que he hecho las cosas bien como padre/madre.
  • Este momento de nido vacío puede ser reinterpretado como una oportunidad para aprender y retomar actividades y cosas que se habían abandonado, como por ejemplo la relación de pareja.
  • Cambiar la mirada hacia los hijos. Ya no son niños, sino que se han convertido en adultos que necesitan independencia. Esto no significa que la relación se rompa, sino que se transforma. Así, se puede cambiar la forma en la que se establece la comunicación con ellos. Esta puede ser más madura, se les puede apoyar y aconsejar en los desafíos que afronten, tener conversaciones más adultas, etc.

Además de todo esto, también es posible seguir algunas pautas para prevenir que el síndrome del nido vacío se llegue a producir. En este sentido, cobra especial importancia la manera en la que los padres gestionan la crianza y la equilibran y compaginan con otras esferas de la vida que también son importantes. Así, algunas claves para evitar este fenómeno son:

  • Cuidar la relación de pareja. No es necesario hacer grandes cosas, pero sí tener detalles uno con el otro, cuidar la comunicación y hablar de cosas que no sean los hijos, pasar un mínimo de tiempo a solas cada semana (en la medida de lo posible), etc.
  • Aceptar que la vida son etapas y cambios continuos: Que los hijos abandonen el hogar es una fase más de la vida. Aunque al principio puede costar, entender que es algo necesario y positivo puede ayudar a no temer tanto este momento.
  • Fomentar la autonomía de los hijos: Criar a los hijos para que sean autónomos y puedan desenvolverse por sí mismos en cada etapa del desarrollo acorde a su edad y capacidad es clave, ya que así se evitará caer en vínculos dependientes.
  • Mantener una comunicación abierta con los hijos aunque se hayan ido de casa. Hablar con ellos con frecuencia aunque respetando su espacio y sus decisiones.
  • Fortalecer la red social, tener amigos y otros familiares de apoyo.
  • Autocuidado: Cuidar de uno mismo, dedicarse tiempo libre, emprender proyectos y actividades gratificantes, etc.
tratamiento-sindrome-nido-vacio

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre el síndrome del nido vacío, un fenómeno habitual que tiene lugar cuando los hijos abandonan el hogar familiar, lo que a algunos padres les produce una gran tristeza y crisis existencial. En muchas familias sucede que los padres se han centrado tanto en la crianza de su prole que olvidan otras esferas de su vida por completo. Así, cuando los hijos se hacen adultos y se marchan, aparece tristeza, apatía, pérdida de un propósito vital, problemas en la pareja, soledad… En este sentido, aceptar esta transición como un hito normal, cuidar la pareja y la vida personal y tener una sólida red social son ejemplos de pautas que ayudan a prevenir este problema.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies