¿Cómo fortalecer el vínculo entre padres e hijos? En 10 (+1) consejos

La formación de un vínculo saludable entre padres e hijos no es algo garantizado por compartir consanguinidad. La calidad de la interacción entre ambos en el día a día es un punto esencial para fomentar dicha conexión.

como-fortalecer-vinculo-padres-hijos

Siempre se dice que el amor de unos padres a sus hijos es incondicional, pues el vínculo entre ellos es único y diferente a cualquier otro tipo de relación que se pueda forjar a lo largo de la vida. Aunque es cierto que padres e hijos pueden llegar a tener una conexión muy profunda, popularmente se considera que esa química viene dada de serie por el mero hecho de compartir lazos sanguíneos.

Sin embargo, esta creencia tan extendida es totalmente errónea, pues el simple hecho de formar una familia no es garantía de que las relaciones de afecto entre progenitores e hijos sean sólidas. Es por ello que los problemas entre ambas partes suelen ser más que habituales, una cuestión que en la mayoría de casos podría ser evitable.

En la actualidad, los adultos tienen vidas ajetreadas, en las que el móvil, Netflix y los correos electrónicos del trabajo se llevan siempre la mayoría de su limitado tiempo libre. Esto, entre otras muchas cosas, puede constituir una importante barrera para conectar de forma genuina con los hijos. Nos encontramos tan saturados de información externa que pasar tiempo de calidad con los niños y adolescentes se ha vuelto una tarea pendiente para muchos.

Es por ello por lo que en este artículo vamos a comentar algunas pautas interesantes para preservar el tiempo de calidad con los hijos y mantener un vínculo fuerte con ellos a pesar de las prisas y las obligaciones del día a día.

Consejos para fortalecer el vínculo con tu hijo

A continuación, vamos a comentar algunas pautas útiles para fortalecer el vínculo con tu hijo.

1. Juega con él

El juego es una actividad fundamental en el desarrollo de los más pequeños. Cuando los padres comparten este momento con sus hijos pueden ayudarles a entrenar la empatía, la paciencia y la tolerancia a la frustración, así como entender mejor su forma de reaccionar ante diferentes situaciones, su capacidad para gestionar las emociones y su habilidad para superar retos y desafíos. Añadido a todo esto, jugar es, ante todo, algo divertido, por lo que pasar un rato ameno jugando juntos es una excelente manera de conectar.

2. Valida sus emociones

Los padres constituyen para los hijos su punto de referencia y su refugio para encontrar consuelo ante la adversidad. Por ello, es esencial para conectar con tu hijo que valides y acojas sus emociones, sin menospreciar o negar cómo se siente. Escucha y comprende incluso cuando tenga una rabieta, hazle saber que no está solo y que tu le apoyas en todo momento. Deja que exprese libremente sus sentimientos y evita expresiones como “no llores” o “no pasa nada”.

fortalecer-vinculo-con-hijos

3. Tened tiempo conjunto de ocio de calidad

Intenta reservar un tiempo al día (por ejemplo, una hora) para pasar tiempo de ocio con tus hijos. Si no puedes hacerlo a diario, intenta que al menos esto se de algunas veces por semana. Podéis merendar juntos, salir a dar un paseo por el parque, ir al cine, a un museo… Lo importante es que se trate de una actividad que sea atractiva para tu hijo (deja que sea él quien elija) y en la que dejes a un lado el teléfono para centrarte solo en él.

4. No olvides el autocuidado

Es difícil que puedas implicarte al cien por cien con tus hijos si te olvidas por completo de ti. Compartir tiempo con ellos y cuidar la relación no significa que no sea importante el tiempo individual que le dedicas a tu persona. Practica algún hobby, lee un libro, haz ejercicio o tómate un café. Trata de reconectar contigo mismo sin interferencias externas, pues de esta manera lograrás cargar pilas para poder estar en la mejor disposición para ellos.

5. Mantén el contacto visual y físico

Aunque parezca una obviedad, lo cierto es que el contacto directo con tu hijo es esencial para que entre vosotros exista un vínculo saludable. Mira a los ojos cuando te habla para demostrar todo tu interés en lo que te cuenta y no escatimes en muestras de afecto como besos, abrazos o caricias.

6. Habla con él sobre las dudas que le surgen acerca del mundo

Los niños muestran una enorme curiosidad acerca del mundo que les rodea. Desde edades tempranas pueden plantearse preguntas acerca de cuestiones muy profundas, tales como la muerte, el origen de los bebés, la naturaleza…

Muchos padres se agobian cuando sus hijos comienzan a lanzarles este tipo de preguntas, y optan por no darles respuestas y desviar la conversación. Sin embargo, hablar de estas cuestiones es una excelente oportunidad para conectar con tu hijo, reflexionar junto a él y enseñarle aquello que no sabe. Por supuesto, hay cuestiones que pueden ser demasiado complejas para su edad, pero estas se le pueden explicar con un lenguaje más simplificado de manera ajustada a su grado de madurez.

Recuerda que los padres son el referente principal de cualquier niño y su principal fuente de información. Por ello, es esencial que no evites hablar de ciertos temas y puedas analizar el mundo junto a él de manera reflexiva. Además de un aprendizaje, tu hijo se llevará un momento de conexión contigo que os hará estar unidos y tener mucha complicidad.

vinculo-madre-hija

7. Háblale de ti

Como padres, los adultos son el referente principal de sus hijos, por lo que para ellos siempre será interesante conocer más acerca de ellos y su pasado. Hablar con tu hijo sobre tu infancia, tus experiencias y tu vida en general puede ser una excelente manera de conectar con él. Saber cómo eras tú antes de que él existiera puede ser para tu hijo una forma de conocerte más e incluso identificarse contigo y tener una referencia para sus propias experiencias.

8. Aprovecha la hora de comer

Es importante que, al menos, hagas una comida en común con tu hijo a lo largo del día. Comer o cenar en familia es una excelente oportunidad para hablar y entablar una comunicación fluida acerca de cómo ha ido el día. Intenta sacar temas interesantes para tus hijos que les estimulen a hablar y debatir.

Evita caer en el interrogatorio, pues de esta forma solo obtendrás respuestas en forma de monosílabos y un clima frío sin cabida para mucha conexión. Añadido a esto, es importante que no haya móviles en la mesa por parte de ninguno de los dos, ya que esto será un obstáculo para hacer de la comida un momento significativo.

9. No le interrogues

Tal y como venimos comentando, muchos padres tienden a comunicarse con sus hijos mediante preguntas que solo dan pie a respuestas escuetas. Limitarse a formular interrogaciones no es la mejor forma de construir un diálogo interesante, porque puede hacer que los hijos se sientan avasallados, especialmente si son adolescentes.

En su lugar, es mejor optar por sacar temas en la mesa que sean de interés de tu hijo, de forma que este se sienta animado a participar en el diálogo. Antes de hacer preguntas, es importante que hagas algún comentario o afirmación que sirva como introducción y de calidez a la conversación. También es recomendable que tú sirvas como ejemplo, así que empieza hablando sobre ti y cómo te ha ido el día para que ellos se animen a conversar.

10. Interésate por su mundo

En muchas ocasiones los padres asumen que no pueden acceder al mundo de sus hijos ni conocer aquellas cosas que les motivan o interesan. Esto es un gran error, pues un requisito para tener un vínculo saludable con los hijos es el de interesarse por lo que a ellos les interesa.

No se trata de que compartáis gustos y aficiones, sino de entender por qué a tu hijo le gusta una actividad y no otra, cómo le hace sentir practicarla, etc. Conocer los gustos y prioridades de un niño o adolescente es un excelente anclaje para poder construir una conexión sólida con él de manera natural.

11. Muestra la disposición adecuada

Construir una relación vincular saludable requiere una predisposición adecuada por parte de los adultos. A veces, la situación se encuentra algo tensa y partimos de una situación complicada, por lo que en ese caso es recomendable que tomes tú la iniciativa. Aunque al principio tus hijos (sobre todo si son adolescentes) no respondan de la manera esperada, es importante que persistas y te esfuerces, pues conectar con ellos no es cuestión de un día.

vinculo-padre-hijo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas que pueden ser de ayuda para fortalecer el vínculo con los hijos. A menudo se asume que formar una familia es garantía para que padres e hijos conecten de forma natural, aunque esta idea es totalmente errónea. Formar un vínculo saludable implica una adecuada predisposición por parte de los adultos, de manera que estos encuentren momentos en el día a día para brindar a sus hijos apoyo, calidez, comprensión y compañía.

El trabajo, la dependencia de las tecnologías y las prisas de la rutina son importantes obstáculos que hacen que en muchas ocasiones los lazos paternofiliales se debiliten. Antes de que sientas que has desconectado totalmente de tus hijos, es importante que hagas un espacio en tu día a día para hacer una pausa y jugar, charlar, reflexionar…

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies