Los 25 tipos de Conducta (y sus características)

La conducta es la forma que tenemos las personas de comportarnos ante una situación determinada y la vida en general. Veamos qué clases de conductas existen en función de cómo desarrollamos estas respuestas.

tipos-conducta

Cada persona es única y, por tanto, cada uno de nosotros tiene una forma totalmente especial de relacionarse con el entorno que nos rodea. Son innumerables los factores psicológicos, sociales, culturales e incluso biológicos que determinan nuestro comportamiento, es decir, la forma que tenemos de responder a las situaciones a las que nos enfrentamos.

Y es que nuestra forma de ser es una combinación del modo en el que actuamos, pensamos y nos comportamos. Todo esto termina por moldear una realidad psicológica que, dada su complejidad, sigue siendo un gran misterio para la ciencia en general. Estamos hablando, como no puede ser de otra manera, de la conducta.

La conducta humana apela a la forma que tenemos las personas de comportarnos ante una situación específica y la vida en general, siendo así el conjunto de acciones que desarrollamos durante todo el tiempo que estamos despiertos y que se basa en una expresión del comportamiento en un contexto determinado.

Ahora bien, pese a que cada persona tenga una conducta totalmente única que, además, varía dependiendo de muchos factores tanto intrínsecos como extrínsecos, la Psicología ha sido capaz de definir distintos tipos de conducta humana según el modo cómo la desarrollamos. Y es precisamente en esto que nos vamos a centrar en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas.

¿Qué clases de conductas existen?

Como venimos diciendo, la conducta queda definida como el conjunto de acciones que determinan nuestra forma de comportarnos ante una situación determinada y ante la vida en general, siendo así aquella realidad de nuestro ser que emerge de una combinación de nuestra manera de pensar y de cómo expresamos el comportamiento en un contexto concreto.

Dada la inherente subjetividad del concepto, realizar una clasificación es algo complejo, pues existen muchos criterios distintos (todos ellos válidos) sobre los cuales podemos trabajar. Aun así, nosotros, después de una extensa documentación, hemos hecho una selección de los más importantes para presentaros, de forma clara y concisa, los principales tipos de conductas que existen.

1. Conducta adquirida

Por conducta adquirida entendemos aquella forma de comportamiento que se aprende, es decir, aquella que no está en nosotros de forma innata, sino que se va moldeando por la experiencia en la vida y por el efecto del aprendizaje.

conducta-adquirida

2. Conducta innata

Por conducta innata entendemos aquella forma de comportamiento que emerge de forma natural y de la que disponemos de una forma “heredada”, en el sentido que se basa en el instinto. Son aquellos patrones de conducta independientes de la experiencia y del aprendizaje y que tenemos sin que nadie nos los haya inculcado, pues emergen de la propia genética.

3. Conducta observable

Por conducta observable entendemos aquella forma de comportamiento manifiesta, es decir, aquellos patrones de conducta que expresamos y que, por tanto, pueden ser apreciados por las personas de nuestro entorno.

4. Conducta encubierta

Por conducta encubierta entendemos aquella forma de comportamiento más latente, es decir, aquellos patrones de conducta que no expresamos y que, por ende, no pueden ser apreciados desde el exterior. Por tanto, no se trata de actos físicos, sino de conductas que nacen y mueren en nuestro interior, siendo así patrones de pensamiento, ideas, imaginación, recuerdos o fantasías.

5. Conducta adaptativa

Por conducta adaptativa entendemos aquella forma de comportamiento que se ajusta a las necesidades tanto nuestras como del entorno que nos rodea. Es decir, apela a aquellos patrones de conducta que nos ayudan a adaptarnos de forma eficiente al medio natural, social y cultural en el que vivimos, facilitando y dando ventaja al modo como nos relacionamos con los demás.

6. Conducta desadaptativa

En contraposición, por conducta desadaptativa entendemos aquella forma de comportamiento que no se ajusta a las necesidades ni nuestras ni del entorno que nos rodea. Es decir, apela a aquellos negativos patrones de conducta que nos impiden adaptarnos al medio natural, social o cultural en el que vivimos, pues emergen comportamientos que generan malestar en nosotros y en las personas que conviven con nosotros.

7. Conducta voluntaria

Por conducta voluntaria entendemos aquella forma de comportamiento asociada a la consciencia. Es decir, engloba todos aquellos patrones de conducta cuya expresión es voluntaria y somos nosotros quienes nos comportamos de una manera concreta tras hacer un ejercicio de reflexión.

8. Conducta refleja

Por conducta refleja entendemos aquella forma de comportamiento asociada a la involuntariedad. Es decir, apela a aquellos patrones de conducta cuya realización no es consciente, sino que, estando ligada a situaciones de supervivencia y, por tanto, de comportamiento innato, se desarrolla de forma no intencional.

9. Conducta consumatoria

Por conducta consumatoria entendemos aquella forma de comportamiento que desarollamos con el objetivo de alcanzar una meta concreta. Es decir, los patrones de conducta emergen con una finalidad, pues lo que nos mueve a actuar es la consecución de un objetivo. Al lograrlo, dicha conducta finaliza.

10. Conducta apetitiva

Por conducta apetitiva entendemos aquella forma de comportamiento que se asocia a la obtención de placer o la experimentación de estímulos positivos para nuestro bienestar físico y/o emocional. Todo aquello que hacemos para estar bien tanto física como emocionalmente puede entenderse como conducta apetitiva.

conducta-apetitiva

11. Conducta asertiva

Por conducta asertiva entendemos aquella forma de comportamiento basada en la asertividad, siendo, por tanto, el conjunto de patrones de conducta que nos hacen comportarnos de tal forma que somos capaces de comunicar nuestros sentimientos y de defender nuestros derechos sin que, al hacerlo, dañemos los sentimientos de los demás o hagamos que otras personas pierdan sus derechos.

12. Conducta pasiva

Por conducta pasiva entendemos aquella forma de comportamiento que, alejada de la asertividad, se basa en la minimización de los deseos propios, suprimiendo nuestros derechos en pro de que los demás vean cubiertas sus necesidades. Evitar el conflicto a toda costa, aunque eso implique no poder expresar lo que sentimos o defender nuestros derechos, es el rasgo más habitual.

13. Conducta agresiva

Por conducta agresiva entendemos aquella forma de comportamiento basada en la agresividad, siendo así el conjunto de patrones de conducta donde sí que defendemos nuestros derechos, pero de un modo que, a diferencia de la asertiva, atenta contra los derechos ajenos o contra la integridad emocional de los demás.

14. Conducta operante

Por conducta operante entendemos aquella forma de comportamiento basada en obrar por el bien individual. Dependiendo de si esto atenta contra la integridad de los demás, este patrón de conducta podrá ser entendido como positivo o negativo a nivel social.

15. Conducta condicionada

Por conducta condicionada entendemos aquella forma de comportamiento que desplegamos estando influenciados por factores externos a nosotros mismos. Por tanto, se trata de un patrón de conducta que no es enteramente libre, pues estamos condicionados de forma más o menos intensa por factores ajenos a nuestra persona.

16. Conducta no condicionada

Por conducta no condicionada entendemos aquella forma de comportamiento que desplegamos sin estar influenciados por factores externos. Por tanto, se trata de un patrón de conducta más libre ya que no estamos condicionados por factores ajenos a nuestra persona o, al menos, dichos factores no influencian en el modo como nos comportamos.

17. Conducta evitativa

Por conducta evitativa entendemos aquella forma de comportamiento que desplegamos no para conseguir algo, sino para evitar una cierta situación. Por tanto, a diferencia de la conducta apetitiva, donde se buscaba obtener estímulos positivos, estamos ante aquellos patrones de conducta que nos hacen huir de los estímulos desagradables.

18. Conducta estable

Por conducta estable entendemos aquella forma de comportamiento que tiende a repetirse cuando nos exponemos a unas situaciones similares. Por tanto, se trata del conjunto de patrones de conducta asociados a la estabilidad, pues permite predecir cómo nos vamos a comportar en un contexto en el que ya nos hemos encontrado previamente.

19. Conducta inestable

Por conducta inestable entendemos aquella forma de comportamiento que, a diferencia de la anterior, no puede ser predicha. Asociada a momentos de gran carga emocional o a la experimentación de situaciones extrañas para nosotros, se basa en aquellos patrones de conducta más vinculados a la inestabilidad.

20. Conducta social

Por conducta social entendemos aquella forma de comportamiento que va a en pro de la sociedad, siendo así aquellos patrones de conducta que se ajustan a los estándares del contexto social y que nos hacen adaptarnos al entorno en el que vivimos.

conducta-social

21. Conducta antisocial

En contraposición, por conducta antisocial entendemos aquella forma de comportamiento que van en contra de la sociedad, siendo así todos aquellos patrones de conducta que no se ajustan a los estándares del contexto social y que, además, atentan contra la integridad de las personas con las que convivimos.

22. Conducta parasocial

A medio camino entre la social y la antisocial se encuentra la conducta parasocial, la cual apela a aquella forma de comportamiento que, si bien no se adapta a los estándares del contexto social, tampoco atenta contra la integridad de las demás personas.

23. Conducta de riesgo

Por conducta de riesgo entendemos aquella forma de comportamiento asociada tanto a la peligrosidad como a la impulsividad, siendo así el conjunto de patrones de conducta que desarrollamos sin pensar en las consecuencias de los actos y que representan un riesgo para la vida ya sea nuestra o de los demás.

24. Conducta ética

Por conducta ética entendemos aquella forma de comportamiento que desplegamos siguiendo nuestros principios éticos. Esto no significa que las conductas desarrolladas sean buenas necesariamente, sino que la persona se mantiene fiel a su forma de pensar, por lo que su comportamiento no traiciona a su forma de pensar ni a su ideología.

25. Conducta moral

Por conducta moral entendemos aquella forma de comportamiento que desplegamos no siguiendo nuestros principios éticos (que dependen de cada persona), sino adaptándonos a las “leyes y normas” morales que rigen la sociedad y que todos debemos seguir para vivir en armonía.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies