Los 15 tipos de Delirios (causas, síntomas y tratamiento)

Un delirio es, en el campo de la psicopatología, una creencia que la persona vive con total convicción pese a que las evidencias demuestren que esta es falsa, pudiendo causar cambios en el comportamiento y alteraciones mentales.

tipos-delirios

Cada persona es un mundo y cada mente, un universo. Y es que la complejidad de nuestro cerebro a nivel neurológico es tan inmensa que, por cada pregunta que respondemos acerca de la naturaleza de la mente humana, cientos de nuevas aparecen. La Psicología y las ciencias neurológicas han progresado mucho en la comprensión que tenemos acerca de lo que ocurre en el interior de este órgano tan misterioso que es el cerebro.

Pero aun así, siguen habiendo sucesos mentales que continúan escondiendo muchas incógnitas y, por desgracia y debido al estigma que todavía rodea a todo aquello relacionado con salud mental, siendo cubiertas de muchos mitos y falsas creencias en el conjunto de la población. Y un claro ejemplo de ello viene cuando entran en juego los delirios.

En el campo de la psicopatología, los delirios son creencias que la persona vive con total convicción pese a que las evidencias tangibles del entorno demuestren que esta es falsa. Así, estamos ante una alteración de las capacidades mentales que distorsiona la realidad, genera pensamientos confusos, disminuye la conciencia e incluso puede derivar en alucinaciones y otros síntomas de psicosis.

Pero como sigue rodeado de muchos tabúes, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases clínicas y psicológicas de los delirios y, sobre todo, a analizar las particularidades de sus distintas clases. Y es que la clasificación de los delirios es esencial para comprender su naturaleza.

¿Qué es un delirio?

Un delirio, en el ámbito de la psicopatología, se define como aquella condición de alteración mental en la que una persona adopta una falsa creencia como absolutamente cierta a pesar de que todas las evidencias externas demuestren la falsedad de la misma. Es importante tener en cuenta que no se trata de un trastorno en sí mismo, sino más bien un síntoma de alguna afección como la psicosis, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, etc.

Para hablar de delirio, la persona debe estar segura de esta creencia con total convicción y debe ser imposible cambiar su percepción por muchos argumentos que se den y que evidencien la falsedad de la misma. Esta falsa idea se convierte en una obsesión de la cual la persona con dicho delirio no puede huir.

En este contexto, para que una falsa creencia se convierta en un delirio patológico, esta idea debe mantenerse a lo largo del tiempo, la persona debe creer en ella ciegamente, es considerada como irracional por el resto de la gente, no puede ser compartida con personas del entorno, desgasta psicológicamente a la persona y, en definitiva, se convierte en una creencia obsesiva que suele emerger como consecuencia de un cuadro psicopatológico más grande.

Así pues, los delirios suelen tener el origen en algún trastorno mental que cursa, entre otros síntomas, con unas falsas creencias obsesivas. Y es que además de poder surgir por causas orgánicas (generalmente por abuso de drogas o, en algunas ocasiones, como efecto secundario del consumo de ciertos medicamentos), los trastornos paranoides, la esquizofrenia, los trastornos de la personalidad, las manías o la depresión psicótica suelen estar detrás de estos delirios.

Aun así, estas ideas delirantes pueden tomar muchas formas distintas y estar vinculadas a una psicopatología diferente pese a que siempre exista esta distorsión de un estímulo externo. De ahí que haya sido esencial desarrollar, gracias al trabajo de distintos psicólogos, una clasificación de los delirios en la cual vamos a profundizar a continuación.

¿Qué clases de delirios existen?

Tras definir las bases psicopatológicas de los delirios, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí, que es el de descubrir cómo se clasifican estas ideas delirantes. Se han propuesto distintas clasificaciones, pero nosotros, para ofrecer la visión más completa posible, hemos recogido varias para presentar las principales clases de delirios reconocidas por la Psicología. Empecemos.

1. Delirios paranoides

Los delirios paranoides son aquellos en los que las obsesivas ideas delirantes se basan en la paranoia, es decir, en la obsesión porque las personas de su alrededor quieren hacerle daño a nivel físico y/o psicológico. Así, los delirios de la persona se fundamentan en creer firmemente que los demás quieren matarle o hacer que se vuelva loco.

delirios-paranoides

2. Delirios persecutorios

Los delirios persecutorios son aquellos en los que las obsesivas ideas delirantes se basan en la firme e irracional creencia de que alguien los está persiguiendo o que existe una conspiración contra su persona. Así, se obsesionan con la idea de que abran su correo, espíen sus movimientos, registren sus móviles o les persigan por la calle.

3. Delirios impositivos

Los delirios impositivos son aquellos que emergen como una exaltación. Es decir, la persona despliega unas ideas delirantes y adopta una conducta para exaltarlas y buscar adeptos que se unan a sus creencias. No huye de las personas ni se oculta, sino todo lo contrario. Quiere comunicarse con personas, compartir sus falsas creencias y crear una comunidad donde, como su propio nombre indica, se vayan a imponer sus delirios como pieza clave de la mentalidad.

4. Delirios defensivos

Los delirios defensivos son aquellos que emergen por depreciación. Es decir, la persona despliega unas ideas delirantes como mecanismo de defensa. No quiere imponer sus creencias en otras personas y ni siquiera va a compartirlas; todo lo contrario. Estos delirios van ligados a un aislamiento social, pues las ideas lo llevan a ocultarse, huir del contacto, buscar protección en la soledad y alejarse de los demás.

5. Delirios no patológicos

Los delirios no patológicos son todas aquellas ideas fantasiosas que tenemos acerca de nuestra vida pero que no se convierten en obsesiones ni limitan nuestra relación con el entorno. Todos, haciendo uso de nuestra imaginación, podemos tener ideas fantasiosas e irracionales pero que no pueden considerarse delirios como tal. Son ilusiones que podemos tener, como por ejemplo, hacerse futbolista.

delirio-no-patologico

6. Delirios extraños

Los delirios extraños son todas aquellas ideas delirantes que atentan contra los principios fundamentales de la ciencia y del método científico. Así pues, se trata de delirios relacionados con creencias que no tienen ningún fundamento científico, como por ejemplo creer que podemos volar, que tenemos el poder de resucitar a los muertos, que tenemos el don de leer mentes o que vivimos en una Tierra plana.

7. Delirios encapsulados

Los delirios encapsulados son aquellos que están en el limbo entre los patológicos y los no patológicos. En una entrevista psiquiátrica puede detectarse que la persona despliega ideas delirantes obsesivas, pero estas no llegan a tener una incidencia importante en su vida profesional o personal. Están, como su propio nombre indica, encapsuladas en su mente.

8. Delirios de referencia

Los delirios de referencia son aquellos en los que las ideas delirantes se fundamentan en la creencia de que todas las declaraciones que hagan las personas van enfocadas hacia él, tomando cualquier declaración, acto o acontecimiento como un ataque personal. Es la obsesión por creer que todo el mundo le está mandando mensajes, generalmente de carácter negativo.

9. Delirios hiperactivos

Los delirios hiperactivos son aquellos en los que las ideas delirantes obsesivas vienen acompañadas de una excitación nerviosa, incluyendo síntomas tales como inquietud, cambios bruscos de humor, agitación e incluso alucinaciones.

10. Delirios hipoactivos

Los delirios hipoactivos son aquellos en los que las ideas delirantes obsesivas vienen acompañadas de una depresión nerviosa, incluyendo síntomas tales como somnolencia, inactividad, pereza o sensación de aturdimiento constante.

delirios-hipoactivos

11. Delirios mixtos

Los delirios mixtos son aquellos en los que las ideas delirantes obsesivas vienen acompañados tanto de excitación como de depresión nerviosa, es decir, es aquella forma que mezcla síntomas de los delirios hiperactivos e hipoactivos, pasando de forma brusca de unos a otros.

12. Delirios de grandeza

Los delirios de grandeza son aquellos en los que las ideas delirantes se basan en la obsesión por creer ser una persona tremendamente excelsa. Los delirios se basan en la propia autoimagen, llevando a una excesiva autovaloración y atribuyéndose capacidades especiales.

13. Delirios somáticos

Los delirios somáticos son aquellos en los que las ideas delirantes se basan en la obsesión de estar enfermos o de estar enfermando. Estas ideas obsesivas pueden ser tan fuertes que el paciente llega a somatizar síntomas físicos que reafirman su delirio.

14. Delirios erotomaníacos

Los delirios erotomaníacos son aquellos en los que las ideas delirantes se basan en la obsesión que una persona tiene acerca de que otra está enamorada de ella, siendo especialmente común en personas tímidas sin experiencia sexual y con rasgos de dependencia emocional. Es más frecuente en mujeres, pero los hombres son más propensos a materializar estos delirios con comportamientos de acoso.

15. Delirios celotípicos

Los delirios celotípicos son aquellos en los que las ideas delirantes se basan en los celos, es decir, en creencias patológicas de que cualquier acto es una amenaza que puede hacer que perdamos a nuestra persona querida. Es un comportamiento tóxico ya que los delirios hacen que consideramos a una persona como un objeto que nos pertenece y suele derivar en conductas de control y actitudes que destruyen la pareja.

delirios-celotipicos
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies