Los 15 tipos de mentiras (y sus características)

A lo largo de nuestra vida, mentimos unas 100.000 veces. Pero no todas las mentiras son iguales. Veamos cómo se clasifican en función de su propósito y desencadenantes.
Tipos mentiras

No se puede vivir con la verdad en un mundo de mentirosos.

La mentira forma parte de la naturaleza humana. Todo el mundo, ya sea por mentir deliberadamente o por decir medias verdades, miente. De hecho, un estudio británico indicó que, a lo largo de toda una vida, los hombres dicen un promedio de 109.000 mentiras y las mujeres, de 65.000 mentiras.

Son muchísimas mentiras. Es más, de esto se deriva el hecho de que cada día nos enfrentemos a entre 10 y 200 mentiras pronunciadas por la gente con la que nos relacionamos y que nosotros mismos digamos entre 1 y 3 mentiras diariamente.

Los motivos por los que una persona miente son distintos en cada caso y, a pesar de que digan que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, la psicología detrás de la mentira es muy compleja y, a menudo, es difícil identificar una mentira. Cada mentira es única.

Aun así, es cierto que las mentiras pueden clasificarse en distintos grupos dependiendo de su propósito, objetivo y desencadenantes. En el artículo de hoy, pues, nos sumergiremos en el mundo de las mentiras para descubrir qué tipos existen. Vamos allá.

¿Cómo se clasifican las mentiras?

Una mentira es una expresión o manifestación contraria a la verdad, a lo que se sabe, a lo que se cree o a lo que realmente se piensa, comunicada con el fin de engañar a alguien, aparentar ser algo que no se es, persuadir a otra persona o evitar una situación de la que queremos escapar. Es una declaración parcial o totalmente falsa que oculta la realidad y que espera ser tomada como cierta por los oyentes.

Como hemos visto, forma parte de la naturaleza humana y absolutamente todos mentimos prácticamente a diario. Al fin y al cabo, no tiene por qué ser con malas intenciones, sino que puede ser una estrategia de protección. En este sentido, ¿todas las mentiras son iguales? Por supuesto que no. Y ahora veremos los tipos principales de mentiras.

1. Mentiras por error

Las mentiras por error son aquellas en las que mentimos sin querer hacerlo. No son mentiras deliberadas ni premeditadas. La persona está realmente convencida de que aquello que dice es verdad, pero no lo es. Son mentiras muy comunes, pues a lo largo del día podemos decir muchas cosas que, aun siendo falsas, creemos que son verdad y las expresamos como tal.

2. Mentiras piadosas

Las mentiras piadosas son aquellas en las que mentimos para evitar el daño de alguien, por lo que se suelen considerar perdonables. Mentimos de forma deliberada pero con una intención benevolente hacia otra persona, por lo que son mentiras que pueden llegar a tener una justificación.

Por ejemplo, si alguien con sobrepeso está yendo al gimnasio y nos pregunta si los resultados se están notando, podemos expresar una mentira piadosa para que, a pesar de que no notemos que haya perdido peso, se sienta bien consigo mismo y no pierda la motivación. Las mentiras piadosas tienen el propósito de no herir los sentimientos de los demás, por lo que están muy asociadas a la inteligencia emocional y a la empatía.

3. Mentiras por omisión

Las mentiras por omisión son aquellas en las que no estamos expresando una información falsa, sino que el hecho de mentir radica en ocultar información relevante. Estamos omitiendo parte de la verdad, por lo que, al menos de forma parcial, estamos mintiendo. No nos inventamos una historia, pero al oyente no le estamos comunicando toda la realidad que conocemos. Es una mentira deliberada muy asociada a la persuasión.

Mentira omisión

4. Mentiras de reestructuración

Las mentiras de reestructuración son aquellas en las que ni nos inventamos información falsa ni ocultamos parte de la verdad por omisión, pero sí que trastocamos el contexto. Reestructuramos el contexto para que, al contar algo que objetivamente es verdad, la percepción de la persona que oye la historia vaya hacia donde a nosotros nos interesa.

Estas mentiras son muy comunes en las redes sociales, pues la gente publica cosas acerca de otras personas que, sin el contexto adecuado, pueden parecer lo que no son. Sacar de contexto algo es, al fin y al cabo, mentir, pues al oyente no le estamos dando toda la porción de realidad que es necesaria.

5. Mentiras de negación

Las mentiras de negación son aquellas que consisten en no reconocer una verdad. La negación de algo que sabemos que es realidad es, evidentemente, una forma de mentir. Y esto se aplica de forma tanto externa (negar una verdad a alguien) como interna (mentirnos a nosotros mismos). Del mismo modo, podríamos hablar también de las mentiras de afirmación, es decir, confirmar una mentira. El caso contrario.

6. Mentiras de exageración

Las mentiras de exageración son aquellas que se apoyan en el recurso de la hipérbole, es decir, en magnificar alguna situación. No presentamos la realidad tal y como sucedió, sino que exageramos hechos puntuales con el fin de que una historia sea más interesante y curiosa o que los partícipes de la misma (generalmente la persona que miente) parezcan más exitosos, capacitados y grandiosos. Una de las mentiras más comunes, pues muchas veces las hacemos de forma no deliberada al tener idealizada una situación.

7. Mentiras de minimización

El caso contrario al anterior. Las mentiras de minimización son aquellas en las que reducimos la importancia de algo. No lo exageramos, sino que lo minimizamos. Esto puede ser tanto para rodearnos de humildad (o de falsa humildad) como para empequeñecer una situación que, ya sea porque los partícipes no son gente de nuestro agrado o porque choca contra nuestros intereses, queremos que sea minimizada.

Del mismo modo, las mentiras de minimización también pueden estar asociadas a reducir la importancia de una mentira anterior, es decir, lo que tradicionalmente se conoce como “quitar hierro al asunto”. Es otra de las formas de mentir más habituales.

8. Mentiras deliberadas

Las mentiras deliberadas o instrumentales son aquellas en las que mentimos intencionadamente. Pueden tener un carácter benevolente (hemos visto las piadosas), pero lo cierto es que generalmente buscan el interés propio, pues mentimos de forma intencional para conseguir algo. Mentir en una entrevista de trabajo es, seguramente, el ejemplo más claro. Sea como sea, todas aquellas mentiras que se pronuncian a conciencia y con un objetivo claro son mentiras deliberadas.

Mentiras deliberadas

9. Mentiras blancas

Las mentiras blancas, muy asociadas con las piadosas, son aquellas que realizamos después de, aproximadamente, los 7 años de edad, cuando se desarrollan los sentimientos de empatía. Los niños más pequeños no son capaces de mentir de forma “blanca”, lo que se entiende en el mundo de la Psicología como aquellas mentiras con buenas intenciones.

10. Mentiras azules

Las mentiras azules son aquellas que se encuentran a medio camino entre el “bien” y el “mal”, aunque habría que definir ambos conceptos, algo muy complicado desde la perspectiva ética y moral. Sea como sea, por mentira azul entendemos aquellos engaños que expresamos para lograr el beneficio pero no de una persona, sino de un grupo. Son mentiras que favorecen a tu comunidad. Cuando un jugador de fútbol engaña al árbitro diciendo que le han hecho una falta en el área rival, está expresando una mentira azul. Daña a un grupo (el equipo rival) pero beneficia al suyo.

11. Mentiras negras

Las mentiras negras son las que se encuentran claramente en el polo del “mal”, pues son engaños que orquestamos para conseguir un beneficio sabiendo que provocará daños en otra persona. El egoísmo es uno de los rasgos más asociados a estas mentiras que, de forma deliberada, solo buscan el bien para uno mismo, sin importar los efectos que dicha mentira pueda tener en otras personas.

12. Mentiras por plagio

Las mentiras por plagio son aquellas en las que copiamos el trabajo de otro para que parezca nuestro. No solo involucra a las mentiras en sí, sino al propio robo, por lo que puede tener consecuencias legales. Además, en estas mentiras existe un acto de mala fe, al utilizar deliberadamente el trabajo de otra persona no solo para conseguir un beneficio, sino para que parezca que nosotros somos el autor de dicho trabajo. De ahí que sean, seguramente, una de las formas de mentir más reprochables que existen.

13. Mentiras compulsivas

Las mentiras compulsivas son aquellos engaños repetidos una y otra vez por los denominados como mentirosos compulsivos. En este sentido, son mentiras que detrás tienen, más que un acto de mala fe o de alevosía, algún problema de baja autoestima u otros trastornos psicológicos, por lo que tienden a ser personas que necesitan ayuda. En este sentido, el hecho de mentir compulsivamente incluso cuando es más fácil decir la verdad o con engaños que son evidentes falsedades requiere de abordaje terapéutico.

14. Autoengaño

El autoengaño es el hecho de mentirse a uno mismo. Son mentiras que nos decimos de forma inconsciente porque no queremos aceptar la realidad, tenemos miedo a las consecuencias de algo que hacemos (como fumar) o necesitamos mantenernos dentro de nuestra zona de confort. A veces, es más fácil mentirnos a nosotros mismos que afrontar la verdad.

15. Promesas rotas

Las promesas rotas son aquellos engaños en los que la mentira radica en no cumplir un compromiso previamente pactado. No cumplir con nuestra palabra después de comprometernos a ello no es más que otra forma de mentir, con el agravante de que habíamos generado una esperanza en otra persona que, finalmente, rompemos.

Promesas rotas
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies