Los 9 tipos de razonamiento (y sus características)

El razonamiento es el proceso a través del que conectamos ideas entre sí a través de unas reglas preestablecidas en nuestro intelecto. Dependiendo de cómo sea la conexión, estamos ante un tipo u otro.
Tipos razonamiento

Los 9 tipos de razonamiento (y sus características)

El razonamiento es el proceso a través del que conectamos ideas entre sí a través de unas reglas preestablecidas en nuestro intelecto. Dependiendo de cómo sea la conexión, estamos ante un tipo u otro.

La capacidad de razonar es, sin duda, una de las cosas que nos hace humanos. De hecho, para muchas personas, es precisamente la habilidad de razonamiento la que nos separa de otros animales menos evolucionados. Y es que nosotros somos capaces de interconectar pensamientos de una forma muy compleja y variada.

Por razonamiento entendemos el proceso mental a través del cual somos capaces de conectar unas ideas con otras utilizando unas reglas preestablecidas en nuestro intelecto. Es decir, es una habilidad que permite interconectar pensamientos de forma muy específica.

Ahora bien, pese a que hay quien considera que el razonamiento humano es una herramienta universal y común para todos, lo cierto es que no hay una manera “buena” de razonar. Cada persona establece unas conexiones propias, lo que hace que existan distintos tipos de razonamientos.

Esto es precisamente lo que investigaremos en el artículo de hoy. Además de entender exactamente qué es el proceso de razonar y cómo queda definido a nivel biológico, exploraremos las particularidades de los diferentes tipos de razonamiento humano. Vamos allá.

¿Qué es el razonamiento?

Definir “razonamiento” no es sencillo. De hecho, sigue habiendo mucha controversia en el mundo tanto de la Psicología como de la Biología para dar una definición estricta. Aun así, a grandes rasgos, el razonamiento puede entenderse como el conjunto de procesos mentales mediante los cuales somos capaces de interconectar ideas entre sí haciendo uso de unas reglas lógicas preestablecidas en nuestro intelecto.

En otras palabras, razonar consiste en hacer uso de nuestras facultades mentales para ligar ideas entre sí y así llegar a unas conclusiones que, de acuerdo a las normas de la lógica, son lo más correctas posible. Esto nos permite, pues, resolver problemas, extraer soluciones y aprender de forma consciente de nuestras acciones.

Por lo tanto, el razonamiento es una capacidad exclusiva del ser humano que nos permite enfrentarnos a problemas complejos (en cualquier ámbito de nuestra vida) para, a través de la interconexión de los pensamientos, ideas y experiencias que habitan nuestra mente, llegar a unas conclusiones complejas que nos permiten responder de forma adecuada a lo que sucede a nuestro alrededor.

Es un proceso intelectual basado en la lógica que, a través de la conexión entre sucesos (lo que estamos captando a través de nuestros sentidos) y premisas (ideas universalmente aceptadas que son el punto de partida de nuestras interpretaciones lógicas), nos permite extraer conclusiones que pueden servir tanto como final del razonamiento como punto de partida para un nuevo proceso de razonamiento.

En resumen, el razonamiento es el conjunto de habilidades cognitivas complejas propias de la especie humana que nos permiten relacionar y vincular ideas de una forma estructurada para llegar a unas conclusiones que, desde el punto de vista lógico, son correctas.

¿Cómo se clasifica el razonamiento?

Si ya tenemos problemas para definir exactamente qué es el razonamiento, más complicado será dividirlo en grupos perfectamente delimitados. Aun así, gracias a los esfuerzos de psicólogos especializados en este ámbito, el razonamiento humano puede clasificarse en distintos grupos dependiendo de cómo realicemos las interconexiones de ideas. Es decir, tenemos diferentes tipos en función de cómo estructuramos nuestros pensamientos para llegar a conclusiones. Veámoslos.

1. Razonamiento deductivo

El razonamiento deductivo es aquel en el que, como su propio nombre indica, deducimos cosas. Es el conjunto de procesos cognitivos en el que se fundamenta la deducción. Es el tipo de razonamiento que, partiendo de unas premisas universales, llega a conclusiones particulares. Es la forma de razonar más vinculada a la pura lógica. Ahora lo entenderemos mejor.

Como hemos dicho, las premisas son ideas cuya existencia (o inexistencia en la realidad) está perfectamente comprobada y no requiere de confirmación por parte de nuestro intelecto. El agua moja. Punto. Esto sería un ejemplo de premisa. Y las conclusiones, también hemos dicho que son el resultado final del razonamiento, es decir, la resolución del problema.

Pues bien, el razonamiento deductivo es aquel en el que partiendo de unos sucesos interconectados con unas premisas generales, llegamos a unas conclusiones específicas para ese caso. Consiste en aplicar premisas universales a sucesos muy particulares. Pasamos de lo universal a lo específico.

Por ejemplo, si sabemos que todos los habitantes de Francia son franceses y que París es una ciudad de Francia (dos premisas generales), podemos razonar (de forma deductiva) que todas las personas de París son francesas.

Razonamiento deductivo

2. Razonamiento inductivo

El razonamiento inductivo es el caso contrario al anterior. Es el conjunto de procesos cognitivos en el que se fundamenta, como su propio nombre indica, la inducción. Es el razonamiento que nos permite inducir cosas, que no es lo mismo que deducirlas. En este sentido, es un razonamiento menos lógico pero más probabilístico. Ahora lo entenderemos mejor.

A diferencia del deductivo, el razonamiento inductivo es aquel en el que, partiendo de la observación de unos casos particulares (unas premisas muy específicas), queremos establecer unas conclusiones generales. Es decir, aplicamos lo que vemos en un caso concreto a lo que, según nuestro razonamiento, se aplicaría siempre.

Pasamos de lo específico a lo universal. Por ejemplo, si vemos que una paloma pone huevos, que una gallina pone huevos, que un avestruz pone huevos, que un loro pone huevos, etc (sucesión de muchos casos particulares), podemos llegar a la conclusión de que todas las aves ponen huevos. Estamos induciendo una conclusión universal.

3. Razonamiento hipotético-deductivo

El razonamiento hipotético-deductivo mezcla componentes de los dos que hemos visto antes, cosa que hace que sea el más difícil de explicar pero el que nos permite razonar de la forma más fiel a la realidad posible. Debemos empezar la explicación diciendo que este tipo de razonamiento es el pilar del pensamiento científico. El método científico se basa en él.

En este sentido, el razonamiento hipotético-deductivo se divide, como se puede intuir por su nombre, en dos componentes. Las hipótesis y las deducciones. La parte “hipotética” del razonamiento constituye la primera fase y consiste en analizar casos específicos para llegar a unas conclusiones potencialmente universales que nos servirán como hipótesis. Es decir, después de ver que muchas aves ponen huevos (sucesión de casos particulares), llegó a la hipótesis (una conclusión que puede ser universal) de que todas las aves ponen huevos.

Pero para que el razonamiento sea científico, debe entrar una segunda parte de razonamiento: la deducción. Después de llegar a la hipótesis, utilizo esta como premisa universal para ver si, a partir de ahora, todos los casos específicos que veamos, cumplen la hipótesis. Solo entonces, cuando la premisa hipotética se cumpla siempre, puedo deducir que nuestra conclusión es universal. Es decir, después de llegar a la conclusión hipotética de que todas las aves ponen huevos, tengo que analizar todas y cada una de las especies para deducir que, en efecto, mi premisa universal se aplica a todos los casos.

4. Razonamiento transductivo

El razonamiento transductivo es aquel que suele ser exclusivo de la infancia. Consiste en el conjunto de procesos intelectuales donde combinamos diferentes informaciones separadas que no están unidas por la lógica y que nos hacen establecer unas conclusiones que, al no estar basadas ni en la deducción ni en la inducción, generalmente son erróneas.

No es que los niños no utilicen la lógica, sino que hacen uso de la suya propia. Su lógica no está bien cimentada pues todavía tienen mucho que experimentar. Por ello, pese a que por su propia lógica, la conclusión a la que llegan es correcta, para nosotros es totalmente incorrecta y, generalmente, infantil.

Los niños vinculan causas y efectos que no tienen nada que ver y aceptan la conclusión a la que han llegado sin pararse a pensar si tiene sentido o no. De algún modo, es también el tipo de razonamiento usado en las creencias espirituales, pues no están basados en la lógica pero tampoco pueden desmentirse al no estar asociados a esta lógica. Si un niño ve que está lloviendo y asocia esto con que los ángeles están llorando, llegará a la conclusión de que llueve porque los ángeles están tristes. No es que no sea lógico. Simplemente es la lógica infantil.

Razonamiento transductivo

5. Razonamiento lógico

El razonamiento lógico es el conjunto de procesos mentales en el que asociamos ideas entre sí e interconectamos pensamientos de una forma estructurada y siguiendo las asociaciones pertinentes entre las premisas y las conclusiones.

Por lo tanto, es el tipo de razonamiento basado en la lógica, lo que significa que hacemos uso de métodos y normas intelectuales que nos dan las herramientas necesarias para que de nuestros argumentos deriven unas conclusiones que, ya sean correctas o no, se fundamentan en unos procesos mentales “matemáticamente” correctos. Todos los tipos que hemos visto antes son pensamientos lógicos, pues incluso el transductivo responde a las normas lógicas que tenemos durante la infancia.

6. Razonamiento no lógico

En el razonamiento no lógico, simplemente no estamos haciendo uso de la lógica. Estamos usando falacias, en el sentido que no existe ninguna relación bien estructurada entre nuestras premisas y las conclusiones. No hacemos uso de las normas intelectuales que permiten que las conclusiones se desprendan de forma orgánica de las premisas.

Si nosotros vemos que las gallinas ponen huevos y que los peces también ponen huevos, podemos razonar (sin ninguna lógica) que los salmones son aves. No tiene ningún sentido, pues no estamos razonando de forma ni inductiva ni deductiva. En esto se base el razonamiento carente de lógica.

7. Razonamiento lingüístico

Entramos ya en el terreno de los tipos de razonamientos menos conocidos, pues realmente son bastante específicos. Aun así, vale la pena comentarlos. Por razonamiento lingüístico o verbal entendemos simplemente aquel tipo de razonamiento que emplea los mecanismos y procedimientos de la lengua oral o escrita.

¿Esto qué significa? Básicamente, que la persona usa las normas del lenguaje para razonar. Es decir, para establecer sus pensamientos y llegar a conclusiones, se fundamenta en el lenguaje y en los procedimientos que se necesitan para escribir de forma coherente. Dicho de otra manera, imaginamos nuestros pensamientos como frases gramaticalmente correctas para así conseguir que las conclusiones deriven adecuadamente de las premisas. Evidentemente, depende mucho del nivel lingüístico de cada persona.

8. Razonamiento especializado a un ámbito

Muy sencillo. El razonamiento especializado a un ámbito hace referencia simplemente a las particularidades vinculadas a cada profesión en lo que a mecanismos de deducción e inducción se refiere. Es decir, la forma de pensar de un médico y la de un matemático es muy diferente, pues utilizan métodos lógicos muy distintos. En este sentido, tenemos el razonamiento médico, político, humanístico, filosófico, matemático, social...

9. Razonamiento abstracto

El razonamiento abstracto hace referencia básicamente a cómo vinculamos pensamientos con ideas que no son tangibles, es decir, que no responden a una naturaleza física como tal. En este sentido, es el razonamiento que nos permite analizar la lógica detrás de conceptos como la belleza, la moralidad, la ética, el más allá, la espiritualidad… Nos hace mezclar la lógica con todo aquello basado en suposiciones y construcciones humanas.

Razonamiento abstracto
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies