Los 15 tipos de risa (y sus características)

La risa es una respuesta fisiológica que se da como reacción a distintos estímulos tanto internos como externos. Veamos cómo se clasifica la risa en función de sus desencadenantes.
Tipos risa

Reducir la presión arterial. Oxigenar el cuerpo. Quemar calorías. Potenciar el sistema inmunitario. Reducir el estrés. Mejorar la memoria. Potenciar la creatividad. Reducir los niveles de colesterol. Producir endorfinas. Incrementar la producción de colágeno.

A simple vista, puede parecer que estos sean los efectos de la mejor terapia de mindfulness del mundo o el resultado de entrenar para una maratón, pero lo cierto es que son las consecuencias de algo tan trivial y tan común como reír. Y es que la risa tiene innumerables beneficios no solo a nivel social, sino de salud.

Se estima que por cada 10 minutos de conversación, las personas reímos unas 7 veces. Por historias, chistes, cosquillas e incluso como estrategia de protección ante situaciones tensas o por sucesos que, en teoría, no tendrían que ser graciosos. La cosa es que reímos a todas horas.

Pero, ¿qué es exactamente la risa? ¿Por qué reímos? ¿Qué beneficios tiene la risa en nuestro cuerpo? ¿Qué tipos de risa existen? Si quieres encontrar la respuesta a esta y otras muchas preguntas fascinantes acerca de la risa, has llegado al lugar adecuado. En el artículo de hoy exploraremos la clasificación de la risa y la ciencia detrás de ella.

¿Qué es la risa y qué beneficios tiene?

La risa es una respuesta fisiológica que se da como reacción a distintos estímulos tanto internos como externos y que culmina con la emisión de unos sonidos característicos en conjunción con unos movimientos bucales y faciales que realizamos a la vez que emitimos estos sonidos de una misma tonalidad repetidos cada 200 milisegundos aproximadamente.

La risa aparece porque el cerebro dispara, ante un estímulo específico que interpreta como “gracioso”, una serie de cascadas de reacciones hormonales (donde interviene principalmente la dopamina) que terminan con una sensación de bienestar que, a su vez, activa distintos músculos de la caja torácica.

La dopamina, conocida como hormona de la felicidad, una vez liberada por orden del cerebro tras la experimentación de algo que interpreta como placentero, recorre nuestros vasos sanguíneos y empieza a alterar nuestra fisiología para que nos sintamos bien.

Y aquí es donde entran en juego los músculos torácicos. La dopamina modula su actividad, haciendo que se contraigan, algo que se traduce en una presión en los pulmones que culmina con la entrada y salida irregular de aire en los mismos y con los consecuentes jadeos, chillidos o ahogos propios de cada persona.

El sonido de la risa, pues, no viene ni de la boca ni de la garganta (no hay ni movimiento de la lengua ni de los labios), sino de las vías respiratorias más bajas. La risa, pues, nace de la presión en la musculatura del pecho inducida por la dopamina que ha sido liberada como reacción de auto recompensa por parte del cerebro tras la experimentación de algo gracioso o placentero.

Dopamina
Dopamina.

A nivel social, la risa tiene innumerables beneficios. De ahí que no sea algo exclusivo de los humanos, sino que muchos primates (e incluso, aunque está en estudio, perros y ratas) utilizan esta risa como mecanismo de sociabilidad. Pero sus beneficios van más allá. La risa también favorece la salud del cuerpo.

Y esto se debe no solo a que mejora nuestro estado de ánimo (por la propia acción de la dopamina a nivel emocional), sino que reduce la presión arterial (cuando nos relajamos después de reír, el sistema cardiovascular experimenta una positiva reducción de la presión sanguínea), oxigena el cuerpo (los pulmones trabajan más rápido), quema calorías (estamos poniendo en funcionamiento más de 400 músculos diferentes), potencia el sistema inmune (distintos estudios indican que la acción fisiológica de la risa podría estimular la producción de anticuerpos), reduce el estrés (dejamos de sintetizar tanto cortisol, la hormona asociada al estrés), mejora la memoria (los vínculos emocionales hacen que recordemos mejor), potencia la creatividad (el cerebro está más activo), reduce los niveles de colesterol (contribuye a rebajar la cantidad de colesterol malo), produce endorfinas (estimulamos la liberación de hormonas ligadas a la sensación de bienestar) e incrementa la producción de colágeno (una proteína resistente, flexible y elástica presenta en muchos tejidos del cuerpo).

Como vemos, la ciencia detrás de la risa es asombrosa y sus beneficios, casi innumerables. No es de extrañar, pues, que se haya instaurado ya el concepto de “risoterapia”, entendido como una terapia que busca utilizar la risa como herramienta para mejorar la salud tanto física como emocional de las personas a través de ejercicios que los inciten a reírse.

Beneficios risa

¿Cómo se clasifica la risa?

Ahora que ya hemos entendido qué es la risa, por qué nos reímos y cuáles son sus beneficios físicos y emocionales, estamos más que preparados para ver cómo se clasifica. Veamos, pues, los diferentes tipos de risa que existen dependiendo de sus características fisiológicas y de sus desencadenantes.

1. Risa franca

La risa franca o genuina es aquella que es natural e involuntaria y que surge por una estimulación emocional como la que hemos detallado. Es un tipo de risa sin objetivo claro, pues surge sin ser buscada, pero que reporta muchos beneficios. Es la risa más asociada a la felicidad.

2. Risa falsa

La risa falsa o simulada es aquella que se produce de forma intencional y voluntaria y que surge no de forma genuina, sino con un objetivo. Es un tipo de risa que tiene objetivo (que no tiene por qué ser malo) y, como tal, no surge de una estimulación emocional natural, sino que la inducimos nosotros mismos. No reporta, evidentemente, los beneficios de la franca.

3. Risa social

La risa social es aquella que, siendo falsa o simulada (aunque también puede ser franca), cumple con un claro propósito comunicativo dentro de las relaciones personales o profesionales. Es una risa que generalmente no es genuina pero que busca crear lazos, parecer simpático, manifestar aprobación e incluso no dejar mal a alguien. Si tu jefe explica un chiste y no te hace gracia, ríe. Consejo del día.

4. Risa inoportuna

La risa inoportuna es aquella que es genuina pero que se desencadena en momentos inadecuados. Reír cuando no tenemos que reír (o cuando no tiene sentido que lo hagamos), básicamente. Puede generar situaciones incómodas dependiendo del contexto social. Algunos estudios indican que la risa que surge cuando nos cuentan algo malo sería un mecanismo de protección del cerebro.

5. Risotada

Una risotada es una risa ruidosa. Es la más expresiva de todas y muy difícilmente será falsa o simulada. Esa risa que tenemos y que nos hace sujetarnos el estómago e incluso terminar con lágrimas en los ojos.

Carcajada

6. Risita

Una risita es una risa más silenciosa. Generalmente es la que suele simularse y estar más asociada a momentos sociales. Es poco expresiva pero no por ello queremos decir que no pueda ser genuina. Muchas risas francas son silenciosas.

7. Carcajada

Una carcajada es una risotada prolongada. Es aquella risa ruidosa e impetuosa que no podemos detener y que nos va a dejar incluso con dolor de estómago. Pero vale la pena, pues la sensación de bienestar emocional que tenemos después es incomparable.

8. Risa nerviosa

La risa nerviosa es una risa genuina pero no asociada a sentimientos placenteros. Es aquella risa que induce el cerebro cuando necesita, como sea, reducir los niveles de estrés. En este sentido, la risa se convierte en una estrategia de defensa para combatir la tensión asociada al nerviosismo. La persona ríe para aliviar, de forma inconsciente, el estrés.

9. Risa tonta

La risa tonta es una risa genuina que surge sin explicación pero que no podemos detener. Suele estar asociada a la risa contagiosa, por las conocidas como neuronas espejo, que nos ayudan a sentir empatía con otras personas. Una risa que puede ser incómoda pero muy divertida.

10. Risa malvada

La risa malvada es una risa teatral que busca mostrar intenciones malévolas ante un plan. Es una risa que se ha convertido en un recurso cómico asociado a villanos que ríen de una forma muy falsa como símbolo de sus intenciones ocultas.

11. Risa inducida por sustancias

La risa inducida por sustancias es aquella que surge tras el consumo de medicamentos o drogas que alteran la fisiología del sistema nervioso central, encendiendo las reacciones fisiológicas asociadas a la risa. Aunque pueden inducir risa sin emociones positivas, lo más habitual es que primero estimulen estados de bienestar, humor y felicidad.

12. Risa denigrante

La risa denigrante es aquella risa falsa o simulada que tiene el objetivo de ridiculizar a otra persona. La risa se convierte en una herramienta para denigrar a alguien, por lo que en este caso no solo es que no aporte beneficios a quien ríe, sino que es una experiencia dolorosa para quien es ridiculizado.

13. Risa inducida por cosquillas

La risa inducida por cosquillas es la única forma de reír que está estimulada por una reacción física y no por una neurológica. La estimulación de determinadas regiones de la piel puede despertar, en muchas personas, la acción de reírse. Aun así, quien tiene muchas cosquillas sabe que se puede convertir en una experiencia no muy placentera.

Cosquillas

14. Risa irónica

La risa irónica es aquella risa falsa o simulada que, en un contexto social, es muestra de ironía. Reímos con la intención de demostrar que aquello nos genera de todo menos risa. Es una forma muy poderosa de comunicación no verbal.

15. Risa patológica

La risa patológica es aquella que hace de la risa, un infierno. Se trata de una risa que no está asociada ni al bienestar emocional ni es una herramienta comunicativa, sino que surge debido a un trastorno neurológico. Las personas con trastorno de risa patológica sufren, sin ningún desencadenante, episodios incontrolables de risa que pueden llegar a provocar no solo daños físicos, sino problemas emocionales y sociales muy graves. Por suerte o por desgracia, este trastorno se hizo famoso a raíz del estreno de la película Joker, en 2019.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies