Las 5 diferencias entre cerebro y mente

La mente y el cerebro están estrechamente relacionados, pero es un error utilizarlos como sinónimos. Veamos las principales diferencias entre el cerebro, el órgano físico, y la mente, nuestro conjunto de capacidades cognitivas.
Diferencias cerebro mente

Por irónico que parezca teniendo en cuenta que quién somos está dentro de él, el cerebro humano sigue siendo uno de los mayores misterios a los que jamás se ha enfrentado la ciencia. Nuestra mente sigue encerrando infinidad de secretos que están a la espera de ser descubiertos. Pero nuestro propio cerebro sigue siendo un desconocido.

Sabemos que es nuestro centro de mandos. Un órgano que se encarga de regular absolutamente todo lo que sucede en el organismo. Controla los movimientos musculares, la síntesis de hormonas, el desarrollo de sentimientos, ideas y emociones, nuestra imaginación, nuestra consciencia, la memorización, el aprendizaje, el almacenamiento de recuerdos… Absolutamente todo.

Pero, ¿es lo mismo la mente que el cerebro? Bueno, realmente, a pesar de que usemos ambos términos indistintamente, lo cierto es que son dos conceptos que, pese a guardar una estrechísima conexión, son muy distintos. Cerebro y mente no son sinónimos. Designan ideas tremendamente diferentes.

Así pues, prepárate para sumergirte en los misterios del sistema nervioso humano. Y es que en el artículo de hoy, además de comprender exactamente qué es la mente y qué es el cerebro humano, exploraremos las fascinantes diferencias entre estos términos que, juntos, nos hacen ser quienes somos. ¿Empezamos?

¿Qué es el cerebro? ¿Y la mente?

Antes de entrar en profundidad a analizar las diferencias entre ambos conceptos, que presentaremos en forma de puntos clave, es interesante (pero también importante) ponernos en contexto y definir, de manera individual, qué es exactamente la mente y el cerebro. De este modo, entenderemos su relación pero también empezaremos a ver sus diferencias más importantes.

El cerebro humano: ¿qué es?

El cerebro es el órgano que centraliza la actividad del sistema nervioso humano. Representa el 85% del peso del encéfalo (la parte del sistema nervioso central protegida por los huesos del cráneo), estando situado en su parte superior y siendo la parte más voluminosa del mismo.

En este sentido, el cerebro es el órgano encefálico que, estando dividido en dos hemisferios, controla los patrones de actividad muscular e induce la síntesis de hormonas, las sustancias químicas que regulan la fisiología de los tejidos y órganos del cuerpo, además de ser quien alberga todo aquello relativo a desarrollo de emociones y sentimientos, aprendizaje, consciencia, ideas, imaginación, recuerdos, memoria, etc.

El cerebro humano, pues, es una estructura encefálica que capta los estímulos procedentes de los sentidos y genera respuestas fisiológicas acordes a ellos, nos permite comunicarnos con el exterior, interviene en el control de las funciones vitales y es el último responsable tanto del movimiento como del pensamiento.

A nivel anatómico, se trata de un órgano de grandes proporciones en relación al volumen de masa promedio de una persona estándar. Y es que el cerebro humano pesa entre 1,3 y 1,5 kg, estando dividido en un hemisferio derecho y uno izquierdo. Y cada uno de ellos está formado por cuatro lóbulos.

El lóbulo frontal es el mayor de los cuatro y es una de las regiones cerebrales más evolucionadas en los seres humanos. En la parte superior trasera tenemos el lóbulo parietal. En la zona inferior lateral del encéfalo, el lóbulo temporal. Y en la zona inferior trasera, el lóbulo occipital, el menor de los cuatro. Todos ellos están en estrecha interrelación pero se focalizan en unas funciones específicas.

La complejidad de este órgano es inmensa, pues además de estos lóbulos tenemos otras estructuras tales como el tálamo, el hipotálamo, el cuerpo estriado, el hipocampo o la amígdala. Y debe ser así. Pues el cerebro es el órgano físico que representa nuestro verdadero centro de mandos.

Cerebro qué es

La mente humana: ¿qué es?

La mente es un concepto abstracto que designa el conjunto de capacidades intelectuales, cognitivas y psicológicas que conforman nuestra consciencia. Es un concepto que no designa una realidad física, sino el conjunto de capacidades tales como la memoria, la imaginación, la inteligencia, el pensamiento y la percepción.

Es la parte abstracta de la realidad humana donde se desarrollan todos estos procesos intelectuales. Se trata, pues, del concepto que comprende todos aquellos procesos que nacen en el cerebro y que, con una identidad consciente o inconsciente, pero siempre psíquica, dan lugar a nuestro intelecto.

La mente emerge del cerebro. Y se trata del conjunto de mecanismos de computación específicos e independientes que permiten que surja la inteligencia humana y que se divide en tres componentes: la mente concreta (la que realiza los procesos básicos del pensamiento), la práctica (la base de la inteligencia, pues permite relacionar causas y efectos y realizar procesos directivos y de ejecución) y la abstracta (la que reflexiona sobre su propia naturaleza y que se fundamenta en la razón).

Como vemos, cuando estudiamos la mente humana, al estar centrados en un concepto abstracto que no tiene una realidad física como tal (a pesar de que emerja del cerebro pues es este el que alberga los procesos cognitivos que dan lugar a la mente), nos vemos en términos que son más estudiados por la Psicología y la Filosofía que por las ciencias biológicas como tal.

De hecho, descubrir cómo se relaciona la mente con la parte física de la persona (tanto con el cerebro como con el resto de su fisionomía) es uno de los problemas centrales de la conocida como Filosofía de la mente. Mente y cuerpo están relacionados, pero dicha relación es, inevitablemente, abstracta.

En resumen, la mente es un concepto abstracto y casi filosófico que se utiliza para designar aquellas capacidades cognitivas que, emergiendo de la naturaleza biológica del cerebro, nos permiten percibir y analizar la realidad, tomar decisiones, aprender, razonar, juzgar, planificar, conversar y, en definitiva, nos hace ser quienes somos. Es la manifestación intelectual y cognitiva del órgano físico que representa el cerebro.

Mente qué es

¿En qué se diferencian la mente y el cerebro?

Tras analizar individualmente qué son, seguro que las diferencias entre ambos términos han quedado más que claras. Aun así, por si quieres o necesitas tener la información con un carácter más visual y fácil de procesar, hemos preparado la siguiente selección de las más importantes diferencias entre el cerebro y la mente humana en forma de puntos clave.

1. El cerebro es un órgano físico; la mente, un concepto abstracto

Sin duda, la diferencia más importante y con la que debes quedarte. Y es que mientras que “cerebro” es un concepto que designa una realidad física, “mente” es un término abstracto. Es decir, el cerebro es un órgano que está formado por neuronas, vasos sanguíneos y por todas las estructuras que hemos comentado. Es algo palpable. La mente, en cambio, no es una realidad física. Es un concepto hipotético que designa todos aquellos procesos cognitivos que conforman nuestra mentalidad. En otras palabras, puedes tocar un cerebro pero no puedes tocar una mente.

2. La mente emerge del cerebro

Aquí radica su estrecha relación. Y es que a pesar de que haya pensadores que sigan defendiendo la idea dualista de que son entidades no vinculadas, lo cierto es que mente y cerebro guardan una importante relación. Y es que la mente nace del cerebro. Puedes tener un cerebro sin mente (en un cadáver, aunque sea algo un tanto escabroso), pero jamás una mente sin cerebro.

3. El cerebro controla la fisiología; con la mente, piensas

A pesar de la estrecha relación entre ellos, es cierto que, el cerebro, como órgano físico, además de albergar todos aquellos procesos que conforman la mente, se encarga de controlar nuestra fisiología, al regular las funciones vitales, estimular la síntesis de hormonas, controlar la temperatura, modificar la actividad de órganos y tejidos, etc.

La mente, en cambio, no está asociada a este control de la fisionomía humana, sino a todos aquellos procesos cognitivos e intelectuales que nos permiten relacionarnos con nosotros mismos y con el medio que nos rodea. En otras palabras, la mente es la que piensa. Aunque como emerge del cerebro, también podemos decir correctamente que el cerebro piensa. Como ves, todo son conceptos abstractos y ambiguos.

Mente cerebro

4. La mente es el reflejo de los procesos cognitivos que ocurren en el cerebro

Decimos que la mente emerge del cerebro porque, pese a ser un concepto inevitablemente abstracto que designa una realidad hipotética no física e intangible, es un reflejo de las conexiones neuronales que sí son una realidad física y que, teniendo lugar en el cerebro, generan los procesos neurológicos que, a nivel de experiencia humana, se manifiestan como aquello a lo que llamamos “mente”.

5. El cerebro es estudiado por la Biología; la mente, por la Psicología y la Filosofía

El cerebro es un órgano físico, así que puede ser estudiado por las ciencias biológicas, como la Biología pura o la Neurología, así como la Genética, la Medicina (especialmente la Psiquiatría), la Bioquímica u otros campos derivados de la Biología.

La mente, en cambio, al ser un concepto abstracto no medible a través del método científico, no puede ser estudiada por estas disciplinas. En este contexto, todo lo que tiene que ver con la mente humana es reflexionado dentro tanto de la Psicología como de la Filosofía, concretamente en la rama de la Filosofía de la Mente.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies