Los 15 tipos de Tristeza (y sus características)

La tristeza es una emoción negativa que experimentamos cuando percibimos ciertos estímulos que, al ser interpretados, nos dejan afectados o afligidos. Veamos qué tipos existen según su naturaleza.

Tipos tristeza

Los seres humanos, para bien y para mal, somos seres emocionales que experimentan una increíble variedad de sentimientos. Y es que el propio funcionamiento fisiológico del cerebro hace que, ante ciertos estímulos, experimentemos respuestas bioquímicas que nos llevan a sentir emociones, las intensas y pasajeras alteraciones del ánimo que preceden a los sentimientos y que van acompañadas de cierta conmoción somática.

Pero más allá de esta definición tan científica, todos sabemos perfectamente qué es una emoción. Las sentimos a todas horas y en cualquier contexto, pues son las respuestas naturales a lo que ocurre a nuestro alrededor. Sin emociones, careceríamos de todo rastro de naturaleza humana. Y aunque actualmente y a raíz de un estudio de la Universidad de California, hayan descritas un total de 27 emociones (en contraposición a las antes consideradas “6 emociones básicas”), hay una que destaca por encima de todas: la tristeza.

En su día considerada una de las seis emociones básicas junto a la felicidad, el miedo, el disgusto, la sorpresa y el enfado, la tristeza es una emoción negativa que experimentamos cuando percibimos ciertos estímulos que, al ser interpretados y desencadenar las respuestas bioquímicas pertinentes, nos dejan afectados o afligidos a nivel anímico. Todos estamos tristes a veces. Forma parte de nuestra naturaleza.

Ahora bien, ¿la tristeza siempre se manifiesta de la misma manera? ¿Solo hay una forma de estar tristes? Por supuesto que no. De hecho, según sus desencadenantes y efectos anímicos, la tristeza ha sido clasificada en distintas tipologías. Así pues, en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas y con la voluntad de responder a todas las preguntas que puedas tener en relación a esta emoción, vamos a inspeccionar qué tipos de tristeza existen.

¿Cómo se clasifica la tristeza?

Como hemos dicho, la tristeza es una emoción negativa asociada con el dolor emocional. Se trata de una de las seis emociones básicas y consiste en aquellas respuestas bioquímicas que se desencadenan tras la experimentación de ciertos estímulos que, al ser interpretados, nos dejan afectados o afligidos anímicamente.

En este sentido, estamos ante una emoción que emerge de circunstancias adversas y que, variando en intensidad y duración, deriva en efectos somáticos como el llanto, el desconsuelo, la inquietud, el malestar sentimental, los problemas de concentración, la mirada languidecida, la falta de sonrisa, la pérdida de motivación, el aislamiento social, la pérdida de apetito, el rostro abatido, el cansancio, etc.

Pero no debemos olvidar que es, la mayoría de veces, una respuesta natural del cerebro para superar ciertas situaciones. Ya sea por la pérdida de un ser querido, por una ruptura amorosa, porque hemos suspendido un examen importante o porque estamos teniendo problemas familiares, esta emoción, que es la opuesta a la alegría, puede emerger y dejarnos dolidos anímicamente.

A nivel bioquímico, la tristeza se asocia con unos niveles bajos de serotonina, una sustancia que actúa tanto de hormona como de neurotransmisor y que es esencial para el control del estado de ánimo, y con una alta actividad bilateral en las proximidades posterior y media del lóbulo temporal. Al mismo tiempo, la tristeza puede ser un síntoma de patologías mentales como por ejemplo la depresión o la distimia.

Son muchos los desencadenantes que pueden llevarnos a experimentar tristeza, una emoción intensa y compleja a nivel psicológico. De ahí que haya sido esencial diferenciar distintos tipos de tristeza de acuerdo a sus causas y efectos a nivel anímico. Porque existen muchas formas diferentes de estar tristes. Y a continuación vamos a analizarlas.

1. Tristeza adaptativa

Por tristeza adaptativa entendemos aquella emoción que nos hace estar tristes por una causa justificada. Es decir, la tristeza se corresponde con lo que estamos viviendo, siendo así una respuesta fisiológica normal e importante para procesar un suceso que ha desencadenado este malestar anímico. Así pues, se trata de una tristeza saludable contra la que no debemos luchar, pues es la forma que tenemos de procesar algo negativo que nos ha ocurrido.

Tristeza adaptativa

2. Tristeza desadaptativa

En contraposición, por tristeza adaptativa entendemos aquella emoción que nos hace estar tristes sin que exista una causa justificada. Es decir, estamos tristes sin entender por qué. La tristeza permanece de forma continuada y, lo que es peor, generando un sufrimiento cuyo desencadenante no podemos localizar. Se considera, pues, una tristeza tóxica.

3. Tristeza instrumental

La tristeza instrumental es aquella que mostramos somáticamente de forma voluntaria para conseguir algo. Es decir, fingimos estar tristes delante de alguien para lograr algo que queremos. Utilizamos voluntariamente la emoción para que externamente se observe la tristeza, cuando, en realidad, “por dentro” no estamos tristes o estamos menos tristes de lo que proyectamos.

4. Tristeza patológica

La tristeza patológica es aquella en la que las manifestaciones somáticas de esta emoción se llevan al extremo. La persona es incapaz de controlar su estado de tristeza, teniendo escasa o nula capacidad de regulación emocional, por lo que desarrolla reacciones desmedidas ante situaciones poco o para nada dañinas. Suele ir acompañada de explosiones de llanto ante sucesos que, desde fuera, se perciben como insignificantes.

5. Tristeza por angustia

La tristeza por angustia es aquella en la que el hecho de estar tristes viene acompañado de sentimientos más o menos intensos asociados al estrés, la ansiedad e incluso la depresión. La persona vive con inseguridad y miedo, cosa que, junto a la tristeza, se manifiestan con síntomas físicos, pudiendo derivar en una grave melancolía.

Tristeza angustia

6. Tristeza por envidia

La tristeza por envidia es aquella emoción en la que la tristeza se asocia de una forma patológica con la envidia, un estado mental en el que los sentimientos de dolor por no tener algo que deseamos y que pertenece a otra persona nos genera experiencias negativas a nivel anímico. Estamos tristes porque estamos envidiosos de alguien.

7. Tristeza por compasión

La tristeza por compasión es aquella forma de tristeza más asociada a la empatía. Estamos tristes porque, siendo capaces de ponernos en la piel de otra persona a través de la inteligencia emocional, podemos asimilar el dolor ajeno como propio. Estamos tristes no por un mal propio, sino por el de otros.

8. Tristeza por mal propio

En contraposición, la tristeza por mal propio es la emoción negativa que emerge por algo negativo que nos ha ocurrido a nosotros mismos. Es decir, un evento doloroso a nivel anímico es lo que nos lleva a experimentar tristeza. El origen del hecho de estar tristes somos nosotros.

9. Tristeza por luto

La tristeza por luto es aquella asociada a una pérdida. Ya sea la muerte de un ser querido o una ruptura amorosa, perder a alguien nos genera un impacto muy negativo a nivel anímico que se expresa con esta emoción de tristeza. Se trata, por supuesto, de una forma de tristeza adaptativa que necesitamos experimentar para superar este luto.

10. Tristeza por desesperación

La tristeza por desesperación es aquella asociada a la pérdida de energía. Cada vez nos sentimos menos capaces de superar los obstáculos de la vida, cosa que nos lleva a experimentar una desesperación generalizada que nos hace estar tristes. Así pues, estamos tristes porque hemos perdido la esperanza.

Tristeza desesperación

11. Tristeza por sufrimiento

La tristeza por sufrimiento es aquella asociada al dolor, ya sea físico o emocional. Es decir, sufrir a nivel de cuerpo o de mente es lo que desencadena la tristeza, pues este dolor nos va debilitando continuamente hasta interferir en nuestras emociones de forma negativa.

12. Tristeza por decepción

La tristeza por decepción es aquella emoción negativa que experimentamos cuando alguien o algo nos decepciona. En esta forma de tristeza, la irritación y el disgusto generado por esta decepción se complementan para hacer que nos sintamos tristes, pues las esperanzas que teníamos en alguien o algo se han desvanecido.

13. Tristeza por desaliento

La tristeza por desaliento es aquella asociada a la apatía. La persona, que se encuentra en un estado depresivo, ha perdido el interés por hacer cosas y es incapaz de experimentar sentimientos más allá de este estado de tristeza generalizada. La persona, más que triste, está en un estado patológico en el que ha perdido el interés por la vida y por aquello que antes la hacía feliz.

14. Tristeza por resignación

La tristeza por resignación es aquella en la que, de una forma negativa y preventiva, estamos tristes ya que hemos adoptado una postura negativa ante la vida. Nos resignamos a que todo salga mal y, a través de prejuicios hacia uno mismo y hacia lo que nos rodea, creemos que todo lo que intentemos va a ser un fracaso. Este estado de resignación es lo que nos lleva a experimentar tristeza de forma generalizada.

15. Tristeza por impotencia

Y terminamos este viaje con la tristeza por impotencia, aquella en la que estamos tristes porque nos sentimos impotentes. Y viceversa. Así pues, es una tristeza que se asocia con la impotencia en el sentido que creemos que somos incapaces de controlar las situaciones a las que nos enfrentamos, adoptando una postura pasiva ante la vida ya que consideramos que, hagamos lo que hagamos, no podemos controlar lo que nos depara el futuro a corto, medio o largo plazo.

Tristeza impotencia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies