Las 7 diferencias entre la envidia y los celos

La envidia y los celos son dos sentimientos negativos que pueden ser destructivos tanto para nosotros mismos como para las personas de nuestro alrededor. Un análisis de las diferencias entre conceptos.
Diferencias envidia celos

Los sentimientos nos hacen ser quienes somos. Para bien o para mal, somos seres sentimentales que no pueden controlar en todo momento qué sienten y con qué intensidad lo sienten. Los sentimientos nos dan humanidad y, sin ellos, no seríamos más que un ser que se limita a sobrevivir en el mundo. Para sentirnos vivos, tenemos que sentir.

Y a pesar de que estos sentimientos pueden ser ayudarnos a disfrutar de la vida tanto con nosotros mismos como con las personas que nos rodean, pueden convertirse también en nuestros peores enemigos, empujándonos a sufrir emocionalmente, a dañar a otras personas y a no poder llevar a cabo nuestras actividades diarias.

En este sentido, existen los sentimientos negativos, aquellos que conforman nuestras debilidades y que pueden atentar contra nuestra salud emocional y el modo con el que nos relacionamos con los demás. Y de entre todos los sentimientos negativos, seguramente los dos más relevantes sean la envidia y los celos.

Dos sentimientos que, si bien están vinculados con el deseo de poseer algo que pertenece a otra personas, son muy distintos entre ellos. Y en el artículo de hoy, de la mano de nuestro equipo de psicólogos, exploraremos las principales diferencias entre sentir envidia y tener celos. Empecemos.

¿Qué es la envidia? ¿Y los celos?

Antes de presentar las diferencias en forma de puntos clave, es interesante (pero también importante) que nos pongamos en contexto y definamos, de manera individual, ambos conceptos. Veamos, pues, qué es exactamente la envidia y qué son los celos. Vamos allá.

La envidia: ¿qué es?

La envidia es un estado mental en el que los sentimientos de tristeza y de dolor por no poseer algo que deseamos y que pertenece a otra persona nos generan experiencias psicológicas y emociones negativas. Es, pues, el deseo de algo que posee otra persona y que deriva en sentimientos de pesar y de desdicha.

Es un sentimiento negativo, una debilidad humana que, en su forma más tóxica, puede impedirnos apreciar lo que tenemos, centrándonos solo en la rabia que nos produce el hecho de percibir que otra personas tiene unos bienes o cualidades que deseamos, despertándose, muchas veces, el deseo de arrebatárselo o dañar emocionalmente a dicha persona.

La envidia, pues, es un sentimiento negativo que involucra a dos personas: la persona que posee una cosa y la persona envidiosa que desea poseer dicha cosa. Se trata de un sentimiento universal que todos experimentamos con mayor o menor intensidad y con mayor o menor frecuencia, teniendo claro que siempre es algo malo.

La envidia no es admiración. Es un sentimiento negativo que siempre nos aleja de la felicidad y que constituye todo un estado mental de toxicidad hacia nosotros mismos y hacia los demás que nos corroe y que nos hace vivir obsesionados con los logros ajenos, sin valorar qué podemos hacer con nuestra vida para conseguir nuestros sueños.

Envidia qué es

Los celos: ¿qué son?

Los celos son un estado mental caracterizado por los sentimientos negativos que nacen de elucubraciones fundamentadas o no y que nos hacen tener miedo de perder a alguien a quien amamos. Son, por lo tanto, las emociones dolorosas que experimentamos por el miedo de perder a una persona a quien tenemos y que deseamos conservar en nuestra vida.

Se trata de una respuesta emocionalmente dañina que surge cuando percibimos una amenaza hacia algo que consideramos propio (sin entrar en el debate sobre si el amor y la posesión tienen cabida el uno con el otro), generalmente en el campo sentimental.

En este contexto, los celos suelen aparecer ante la posibilidad de que una persona a la que queremos y con la que tenemos una relación más o menos estrecha preste atención a otra que no somos nosotros, algo que nos genera incomodidad y la sospecha más o menos fuerte de que la podemos perder.

Es una respuesta natural (que no significa que no sea tóxica ni que no debamos trabajar psicológicamente para evitar que surja) a la amenaza de perder una relación interpersonal. Son el conjunto de sentimientos negativos que conforman una señal de alarma ante la posibilidad más o menos fundamentada de que vayamos a perder a una persona a la que queremos. Es el miedo a que nos arrebaten a alguien.

Las personas celosas tienen una percepción generalmente exagerada de las amenazas que acechan a su relación, teniendo los celos una estrecha relación con la baja autoestima, el egoísmo y la dependencia emocional. Vivir en esta desconfianza perpetua no solo es autodestructivo, sino que puede hacer que, muy fácilmente, la relación se convierta en algo tóxico. Los celos no son una señal de amor. Son una debilidad que debe trabajarse.

Celos qué son

¿En qué se diferencian los celos y la envidia?

Tras analizar individualmente ambos conceptos, seguro que las diferencias entre ellos han quedado más que claras. Aun así, por si quieres o necesitas tener la información de manera más visual, hemos preparado la siguiente selección de las diferencias más importantes entre la envidia y los celos en forma de puntos clave.

1. Los celos están muy relacionados con el amor; la envidia, no tanto

Ambos sentimientos pueden aparecer en cualquier ámbito de la vida. Aun así, mientras que los celos suelen estar prácticamente limitados al ámbito del amor, la envidia tiende a tener unos orígenes más variados.

Es decir, mientras que los celos suelen aparecer siempre por el miedo a perder a la persona a la que amamos, la envidia, entendida como el deseo de poseer algo que no tenemos, puede surgir en el ámbito del trabajo, económico, deportivo, de amistades, de estudios… Los celos son más específicos del ámbito amoroso que la envidia.

2. La envidia es el deseo de poseer algo; los celos, el miedo a perder algo que tenemos

Seguramente, la diferencia más importante. Y es que mientras que la envidia es el sentimiento negativo que surge del deseo de poseer algo que no tenemos y que pertenece a otra persona, los celos aparecen por el miedo a perder algo que ya tenemos, generalmente a nuestra pareja.

En este sentido, los celos no surgen por el deseo de tener algo que no es nuestro y que pertenece a otra persona, sino por el miedo de perder algo que ya es nuestro (aunque debemos recordar que cuando queremos no poseemos, pues cada miembro de la relación es un ser individual). Por lo tanto, cuando queremos estar con una persona que ya tiene una pareja, realmente no sentimos celos, sino envidia.

3. En los celos predomina el miedo; en la envidia, la rabia

Una diferencia muy importante entre envidia y celos son los sentimientos y emociones predominantes. En este sentido, mientras que el miedo es el sentimiento que predomina en los celos, la rabia es el que lo hace en la envidia.

Y es que en los celos domina el sentimiento de miedo, sospecha e incertidumbre a perder a alguien a quien queremos. Esa inquietud nos provoca un miedo que no está presente en la envidia. En la envidia no hay miedo de perder algo porque no poseemos ese “algo”, pero sí unos poderosos sentimientos de rabia e ira por ver a otra persona poseyendo algo que nosotros anhelamos.

4. Los celos se enfocan en la situación; la envidia, en una persona

Un matiz muy importante. Y es que a pesar de que en ambos sentimientos se ven involucrados otras personas, el enfoque es bastante distinto. En la envidia enfocamos los sentimientos de rabia hacia la persona a la que envidiamos. Por lo tanto, la envidia, más que en una situación, se enfoca en una persona. Una persona que posee algo que queremos.

En los celos, la cosa es distinta. Los sentimientos de miedo por perder a la persona a la que amamos no se enfocan directamente en dicha persona o en la que nos genera inquietud (por si nos la arrebata), sino en la propia situación. El miedo no se enfoca en una persona, sino en el propio hecho de perder a alguien. Se enfoca en la situación.

Celos envidia

5. En los celos hay incertidumbre; en la envidia, certeza

Mientras que en los celos hay incertidumbre acerca de si la situación que nos genera miedo culminará con la pérdida de nuestra persona amada, en la envidia no hay ninguna incertidumbre. En la envidia, hay total claridad. Cuando envidiamos a alguien, la rabia se fundamenta en una certeza: queremos algo que pertenece a otra persona. En los celos todo son dudas, pero en la envidia todo es certeza de que queremos algo que posee otro.

6. Los celos suelen ser más destructivos que la envidia

Evidentemente, la envidia puede ser muy destructiva tanto para la persona envidiosa como para la persona a la que envidiamos, en caso de que adoptemos actitudes tóxicas para arrebatarle aquello que tiene o para dañarla. De todos modos, en regla general, la envidia es menos destructiva que los celos.

Solemos procesar mejor la envidia ya que la mezcla de certeza y rabia suele hacernos darnos cuenta de la situación y trabajar para conseguir aquello que queremos sin tener que causar daños en otra persona, pero en los celos, la mezcla de miedo y de incertidumbre tiende a hacer que acabemos por dañar no solo nuestras emociones, sino la relación interpersonal en cuestión. En el amor no hay espacio para los celos.

7. Los celos involucran a tres personas; la envidia, a dos

Como podemos deducir, mientras que los celos involucran a tres personas, la envidia solo involucra a dos. La envidia se basa en una persona que envidia a otra porque esta última posee algo que la primera anhela. En los celos, en cambio, siempre hay tres protagonistas: la persona celosa, su persona amada y un tercer protagonista que aparece como una potencial amenaza que puede arrebatarle esa persona a la primera.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies