Las 8 diferencias entre genotipo y fenotipo

Los genes determinan quién somos, pero siempre hay un factor ambiental más allá de la genética. Exploramos las diferencias entre el genotipo y el fenotipo, dos conceptos relacionados pero muy distintos.
Diferencias genotipo fenotipo

La existencia humana y de cualquier otro ser vivo de la faz de la Tierra es posible única y exclusivamente gracias a una cosa: los genes. En estas porciones de ADN está codificada la información genética para que las células de nuestro organismo cumplan con sus funciones.

Los seres humanos somos el resultado de la suma de los 30.000 genes de nuestro genoma. En ellos se encuentran todas las instrucciones que determinan nuestra fisiología. Pero, ¿no hay nada más que entre en juego? ¿Somos simplemente el resultado de una suma? No. Por suerte, la biología es mucho más que genes.

La expresión genética viene determinada por muchos factores, por lo que nuestros genes se expresan de forma particular dependiendo de lo que sucede a nuestro alrededor e incluso es posible que determinados genes se silencien o se activen.

En realidad, somos la consecuencia de la interacción entre nuestros genes y el ambiente. Este es el pilar de la genética. Por ello, en el artículo de hoy, responderemos a todas las preguntas que puedas tener en lo que respecta a diferencias entre dos conceptos relacionados pero muy distintos: genotipo y fenotipo. Vamos allá.

¿Qué es el genotipo? ¿Y el fenotipo?

Hemos preparado una selección de las diferencias entre ambos conceptos en forma de puntos clave, pero consideramos interesante (e importante), como contexto, definir exactamente qué es el genotipo y qué es el fenotipo de un ser vivo. De este modo, sus diferencias empezarán a quedar muy claras. Comencemos.

El genotipo: ¿qué es?

El genotipo es, a grandes rasgos, la información genética que posee un ser vivo en forma de ADN (aunque determinados virus la pueden tener en forma de ARN, pero es una excepción). En otras palabras, el genotipo de un ser vivo es el conjunto de genes de su genoma.

En este sentido, el genotipo es la colección de genes de un organismo. En el caso de los seres humanos, nuestro genotipo sería el conjunto de 30.000 genes presentes en cada una de nuestras células, teniendo cada uno de ellos sus variaciones y polimorfismos que hacen que, a nivel genético, todos seamos únicos.

Estos genes se organizan en lo que conocemos como cromosomas, que son cada una de las estructuras altamente organizadas que contienen la mayor parte de nuestro material genético junto a proteínas y otras moléculas que dan estabilidad. En el caso de los seres humanos, tenemos 23 pares de cromosomas.

Y es en estos 46 cromosomas presentes en el núcleo de nuestras células que se esconde nuestro genotipo. Este genotipo, que es la sucesión de genes (que, a su vez, son cada una de las porciones de ADN que codifican para un proceso celular concreto) de nuestro genoma, es como un libro de instrucciones.

En él, está la receta de lo que somos. O, mejor dicho, de lo que podemos ser y de lo que no podemos ser. Y es que los genes del genotipo, para tener influencia a nivel fisiológico, deben expresarse en forma de proteínas.

Pero, ¿todos los genes de nuestro genotipo se expresan? ¿Y los que se expresan, lo hacen siempre con la misma intensidad? No. Y esta es la magia de la genética. La expresión genética es un mundo increíblemente complejo, pero basta con entender que, dependiendo de las condiciones internas y externas (del ambiente) percibidas por nuestras células, los genes reguladores coordinarán la expresión (o silenciamiento) y la intensidad en dicha expresión de nuestros genes. Y cuando el genotipo se expresa, dejamos de hablar de genotipo y pasamos a hablar de fenotipo.

Genotipo

El fenotipo: ¿qué es?

El fenotipo es, a grandes rasgos, el conjunto de características fisiológicas que presenta un organismo como resultado de la expresión genética modulada por las condiciones ambientales e internas del cuerpo. En otras palabras, es el resultado de la interacción entre genotipo y ambiente. Es el conjunto de rasgos observables de un individuo derivados de la expresión selectiva de su genotipo.

En este sentido, el fenotipo de un individuo está determinado por la expresión de su genotipo en función del medio al que está expuesto. El ambiente moldea nuestra expresión genética. Y dependiendo de lo que suceda a nuestro alrededor, unos genes se silenciarán y otros se activarán, moldeando así quiénes somos.

El fenotipo es el conjunto de rasgos observables que se deben a la expresión regulada de genes en función del ambiente y que tienen manifestaciones a nivel no solo físico, sino conductual. Como hemos visto, el genotipo son los ingredientes. El fenotipo es el plato que obtenemos después de que el ambiente (el chef) lo haya cocinado.

Por lo tanto, tú eres un fenotipo. O, más bien dicho, un conjunto de muchos ragos fenotípicos. No eres un genotipo. No eres el resultado de una suma de genes. Eres el resultado de cómo estos genes interaccionan con el ambiente y la consecuencia de que unos se activen y que otros se silencien.

Esto explica que dos gemelos idénticos, pese a compartir un mismo genotipo (sus genes son iguales), al tener una expresión genética diferente, no sean exactamente idénticos. Sus fenotipos, al haber vivido vidas distintas, son también distintos. Todos tenemos un fenotipo único.

Fenotipo

¿En qué se diferencian genotipo y fenotipo?

Después de definir ambos conceptos, seguro que las diferencias entre genotipo y fenotipo han quedado más que claras. Aun así, para que tengas a tu disposición la información de forma más clara y concisa, hemos preparado una selección de sus más importantes diferencias en forma de puntos clave. Vamos allá.

1. El fenotipo es el resultado de la interacción entre genotipo y ambiente

La diferencia más importante y de la que derivan todas las demás. Como hemos visto, el fenotipo es el resultado de la interacción entre el genotipo (la secuencia de genes de nuestros cromosomas) y el ambiente, entendido como las condiciones internas (lo que sucede dentro de nuestro cuerpo) y externas (lo que sucede fuera del cuerpo).

Por lo tanto, mientras que el genotipo es “simplemente” el conjunto de nuestros genes, el fenotipo es el resultado de cómo estos genes se activan o se silencian dependiendo de lo que sucede en el ambiente.

2. El fenotipo se observa; el genotipo; no

El fenotipo es el conjunto de rasgos observables a nivel fisiológico o conductual de la expresión selectiva de genes, mientras que el genotipo es la secuencia de genes presentes en nuestras células. Por ello, mientras que un fenotipo puede verse a simple vista (tu color de ojos, tu altura, tu forma de la nariz, tu comportamiento, tus orejas, etc), el genotipo no puede observarse. A no ser que secuencies tu ADN. Pero no es algo habitual, la verdad.

Fenotipo genotipo

3. Puede haber dos genotipos iguales; pero no dos fenotipos iguales

En la inmensa mayoría de la población, tanto nuestro genotipo como nuestro fenotipo es único. No hay nadie con nuestros mismos genes (genotipo) ni mucho menos con la misma expresión genética observable (fenotipo).

Aun así, en el caso de los gemelos idénticos, estos sí que tienen un mismo genotipo (sin contar las inevitables mutaciones al azar que hacen que exactamente iguales no sean), pero como su expresión genética es distinta ya que su ambiente interno y externo es diferente, no tienen un fenotipo igual. Es decir, hay casos en los que dos personas pueden tener un mismo genotipo (gemelos idénticos), pero jamás habrá dos personas con un mismo fenotipo.

4. El genotipo es ADN; el fenotipo, rasgos fisiológicos

El genotipo es una sucesión de genes. Es el conjunto de porciones de ADN que determinan nuestro genoma. Es solo eso: nucleótidos. En cambio, el fenotipo es toda la increíble variedad de rasgos fisiológicos que derivan de la expresión modulada de este ADN: altura, color de ojos, complexión, cabello, forma de la nariz, tamaño de las orejas, huellas dactilares, tono de piel, etc.

5. El fenotipo varía a lo largo de la vida; el genotipo, no

Es evidente que nuestro fenotipo cambia a lo largo de la vida. No eres igual con 1 año de vida que con 80 años. La expresión genética va cambiando con el tiempo, por lo que el fenotipo observable también lo hace. En cambio, el genotipo no cambia nunca. Nacemos con unos genes y morimos con los mismos genes. Lo que varía es cómo y cuánto se expresan.

Aun así, hay que hacer una puntualización. Y es que a pesar de que esto sirve para entenderlo, no es del todo cierto. Los genes, con cada división celular, van sufriendo, inevitablemente, mutaciones, es decir, errores genéticos. Por lo tanto, pese a que en un “mundo genéticamente ideal” moriríamos con los mismos genes con los que hemos nacido, en la práctica, esto no es así.

Fenotipo varía

6. El genotipo no es moldeable; el fenotipo, sí

Pase lo que pase, dejando a un lado estos fenómenos de mutaciones al azar que ya hemos comentado, tus genes siempre serán los mismos. No cambiarás tus genes dependiendo de lo que suceda a tu alrededor. Pero tu fenotipo sí que se moldea en función del ambiente. No podemos elegir nuestros ingredientes (genes), pero sí qué plato (fenotipo) hacemos con ellos. Evidentemente, hay muchos factores ambientales que no podemos controlar, pero la idea se entiende.

7. El genotipo se hereda; el fenotipo, no

Los genes que conforman nuestro genoma proceden de la unión entre los gametos sexuales masculinos (espermatozoide) y femeninos (óvulo) de nuestro padre y madre, respectivamente. Por lo tanto, nuestro genotipo es el resultado de la recombinación entre los genes presentes en dichos gametos. El genotipo, pues, se hereda. El fenotipo, en cambio, pese a que siempre estaremos determinados por los genes heredados, no se hereda. Dependerá de cómo se expresen estos genes en función de lo que hagamos en la vida y de lo que nos suceda.

8. El fenotipo depende del ambiente; el genotipo, no

Para terminar, una diferencia que nos sirve como conclusión de todo lo que hemos visto. El genotipo no depende del ambiente, ni de lo que hagas ni de lo que te suceda en la vida. El genotipo es solo la secuencia de genes dentro de tus células. El fenotipo, en cambio, es el resultado de cómo se modula la expresión de estos genes en función del ambiente. No puedes controlar qué genes tienes, pero sí (hasta cierto punto) qué hacer con ellos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies