Las 4 partes de una montaña (y sus características)

Las montañas son estructuras de relieve terrestre positivo. Veamos en qué partes se dividen estas eminencias naturales de la corteza terrestre formadas por procesos de erosión y colisión de placas tectónicas.
Partes montaña

Las montañas no solo son parte fundamental de la geología de nuestro Planeta Tierra, sino que han sido motor de inspiración para miles de leyendas y mitos. Estas eminencias naturales de la corteza terrestre siempre nos han maravillado y, a la vez, atemorizado.

Se calcula que hay más de 1.000.000 de montañas con nombre propio en el mundo, cosa que explica que la proporción de tierras montañosas emergidas por encima de los mil metros por encima del nivel del mar represente casi una cuarta parte del total de la superficie terrestre.

La orografía y la geomorfología son las disciplinas científicas que estudian el relieve terrestre y, por lo tanto, también todos los procesos de formación y las claves de la naturaleza de las montañas. Y gracias a los esfuerzos de ambas ramas de la geología, conocemos a la perfección su morfología y evolución.

Y en al artículo de hoy, además de entender exactamente qué es una montaña y cuáles son los procesos geológicos que estimulan tanto su formación como su evolución, repasaremos las características de todas las regiones, partes y estructuras en las que se divide una montaña. Vamos allá.

¿Qué son exactamente las montañas?

Las montañas son eminencias naturales de la corteza terrestre. En este sentido, se define como una estructura topográfica de relieve terrestre positivo, lo que la lleva a situarse por encima del nivel del mar, con unas propiedades únicas de pendiente, volumen, composición y continuidad.

Sea como sea, las montañas tienen su origen en la colisión entre placas tectónicas, pues fruto de las inmensas fuerzas que tienen lugar al impactar, la corteza terrestre se eleva, dando lugar a estas eminencias geológicas. Paralelamente, los fenómenos de erosión (por el viento, los ríos, la lluvia o la propia gravedad) dan forma a la montaña en sí, haciendo que su relieve sea único. La orogénesis es el proceso de formación de las montañas.

El 11 de diciembre es el Día Internacional de las Montañas y, como hemos dicho, hay más de un millón de montañas registradas y, de estas, hay más de cien que superan los 7.000 metros, aunque solo catorce superan los 8.000.

Las montañas más altas del mundo son, por orden de mayor a menor altitud de su pico, el Monte Everest (8.848 metros), el K2 (8.611 metros), el Kanchenjunga (8.586 metros), el Lhotse (8.516 metros), el Makalu (8.485 metros), el Cho Oyu (8.188 metros), el Dhaulagiri (8.167 metros), el Manaslu (8.163 metros), el Nanga Parbat (8.125 metros) y el Annapurna I (8.091 metros).

Todas las montañas más altas del mundo se encuentran en Asia, pues es ahí donde hace millones de años tuvo lugar una increíblemente intensa actividad tectónica. Pero sea como sea, todas y cada una de las montañas del mundo no solo son únicas, sino que tienen una estructura similar.

Qué son montañas

¿En qué partes se divide una montaña?

Después de haber entendido qué es una montaña y cómo se forma, estamos preparados para diseccionarla. Veamos en qué parte se divide toda montaña, sin importar si es el Everest o una mucho más pequeñas. Estas son las estructuras que dan forma a todas las montañas del mundo.

1. Cima

La cima, cumbre, cúspide o pico es la parte más alta de la montaña. Es la punta en la que termina la montaña y donde, por lo tanto, alcanza su mayor altura. Es también donde tienen lugar las condiciones climáticas más adversas, además de estar generalmente cubiertas de nieve.

De forma más técnica, una cima se define, en topografía, como un punto dentro de una superficie que es más elevado en lo que a altitud se refiere que a todos los otros puntos adyacentes a él en dicha superficie.

Dependiendo de la montaña, de su proceso de orogénesis y los cambios que sufre por erosión, las cimas pueden ser con forma de pico (la visión más general que tenemos), pero otras pueden ser con una forma más o menos llana de meseta. Generalmente, los típicos picos piramidales (con una cima de forma puntiaguda) se forman por procesos de erosión causados por el hielo. De ahí que las montañas más altas, que es donde se alcanzan, por altitud, temperaturas de congelación del agua, sean las que adquieren normalmente estas formas.

Además, una misma montaña puede presentar otras prominencias cercanas a la cumbre que no alcanzan su misma altura pero que son consideradas como subcimas (o subpicos) de la cúspide principal.

Como todos sabemos, la cima más alta del mundo pertenece al Monte Everest. Su pico está a una altura de 8.848 metros por encima del nivel del mar. Se trata de una montaña que forma parte de la cordillera del Himalaya y que pertenece tanto a China como a Nepal. Su cima fue alcanzada por primera vez en 1953 y, desde entonces, se han realizado 266 expediciones más, de las cuales 145 han sido exitosas.

Por desgracia, el sueño de coronar la cima más alta del mundo ha hecho que 280 personas pierdan la vida intentando alcanzar la cumbre del Everest; algo que nos demuestra no solo la voluntad irrefrenable del ser humano de lograr lo imposible, sino de la crueldad de la naturaleza, que se hace especialmente notoria en las cumbres de las montañas más altas. El punto más cercano al cielo.

Cima

2. Ladera

La ladera o falda es, a grandes rasgos, toda la extensión de una montaña desde su base hasta su cima. En este sentido, las laderas son los lados de la montaña. La pendiente que debe escalarse para alcanzar su cumbre. Cada montaña tiene una ladera determinada. Y no solo eso, que sus características geológicas cambian dependiendo del lado de la montaña.

Algunas tienen laderas más planas con una pendiente muy suave que permite recorrer, a pie, dicha ladera sin problemas. Otras, en cambio, son mucho más perpendiculares e irregulares, lo que hace que el camino hacia la cima se vuelva mucho más complicado y peligroso. De nuevo, todo depende de su orogénesis y de los fenómenos de erosión a los que la montaña está expuesta.

Cuando la ladera toma una morfología de acantilado, generalmente pasa a llamarse “cara”. De ahí que, en la jerga de montañismo, se hable de, por ejemplo, “subir la cara norte” de una montaña determinada.

Tradicionalmente, el Eiger, el K2 y el Annapurna I son las tres montañas consideradas más peligrosas de escalar de todo el mundo por las características de sus laderas. El Eiger es una una montaña en Suiza con una altura de 3.970 metros cuya cara norte se dice que es la más complicada de escalar del mundo. Y con toda la gente que ha muerto intentando alcanzar su cumbre, recibe el nombre de “El muro asesino”.

Por su parte, el K2 es no solo la segunda montaña más alta del mundo (con una altura de 8.611 metros), sino que es la que tiene la segunda tasa de letalidad más alta. Las características de su ladera hacen que sea increíblemente difícil de escalar y que se haya ganado el nombre de “La montaña salvaje”.

Por último, el Annapurna I es la montaña más letal del mundo. Es la décima montaña más alta (con una altura de 8.091 metros), pero también una de las más difíciles de escalar. Y para demostrarlo, un dato perturbador: 38 de cada 100 personas que intentan recorrer su ladera y alcanzar la cumbre, mueren.

Ladera

3. Valle

El valle de una montaña es, básicamente, la porción de ladera que se encuentra entre dos montañas. Digamos que es el punto de unión entre dos laderas de dos montañas distintas, creando así una depresión en el terreno que es lo que genera esta forma típica de V, aunque también pueden ser planas. Depende de la edad de las montañas (y al final lo entenderemos).

En otras palabras, una valle es una llanura más o menos extensa que se genera como un hundimiento de la superficie terrestre debido al contacto entre dos vertientes montañosas. Generalmente, en estas valles se aloja un curso fluvial, pues las laderas de ambas montañas convergen en una cuenca hidrográfica delimitada por este valle.

De ahí que las valles más jóvenes (que siguen siendo millones de años) tengan una tradicional forma de V pronunciada. Pero, con el transcurso de los millones de años, la erosión del agua de los ríos que circulan por ella hace que la cuenca se haga cada vez más plana y extensa, por lo que pasa a tener una forma más de U, siendo posible incluso que ni siquiera sea perceptible que aquello que vemos sea una valle.

Valle

4. Base

La base o pie de la montaña es la parte más baja de la ladera. Evidentemente, sus límites son muy difusos, pero queda definido como la porción de la corteza terrestre en la que el terreno empieza a elevarse. Es decir, el punto de la montaña en el que comienza la pendiente propia de su ladera.

Como vemos, realmente el pie montañoso forma parte también del valle, aunque mientras que este valle delimitaba toda la zona (con forma de V o de U dependiendo de la edad de las montañas) de unión entre dos montañas diferentes, la base se aplica solo a una. La base es, por lo tanto, el lugar de nacimiento de la montaña. Donde empieza a alzarse la eminencia en la superficie terrestre.

Base
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies