Cómo curar las llagas en la boca (12 consejos eficaces)

Las aftas o llagas bucales consisten en úlceras blanquecinas que aparecen en la mucosa oral y, aunque suelen eliminarse espontáneamente con el tiempo, resultan muy dolorosas. Veamos cómo curarlas.
Cómo curar llagas boca

Si hay un problema frecuente en la población, son las aftas bucales. Estas molestas llagas que aparecen en la mucosa de la boca no constituyen un problema grave de salud, pero son extremadamente molestas y dolorosas. En los casos más severos, pueden llegar a impedir a la persona comer o hablar debido al malestar que producen.

Estas heridas suelen tener color blanquecino o grisáceo con un bordeado rojizo. Habitualmente, aparecen en las zonas blandas de la boca, como son la lengua, la zona interior de las mejillas e incluso la cara interna de los labios.

Los motivos por los que pueden aparecer llagas o úlceras son diversos. En ocasiones pueden deberse a una higiene bucal inadecuada, aunque también pueden ser fruto de un episodio de estrés, estados febriles e incluso la manifestación de ciertas enfermedades. Este fenómeno es, además, más habitual en las mujeres que en los hombres y tiene cierto componente hereditario.

¿Qué es exactamente una llaga oral?

En la terminología médica, las llagas bucales se conocen como estomatitis aftosa recurrente (EAR). En la mayoría de casos, las aftas no suelen ser una lesión aislada, sino que la persona muestra cierta tendencia a sufrir este tipo de úlceras, por lo que es un fenómeno con cierta recurrencia. Esto es especialmente común cuando hay una causa detrás de las aftas bucales que no se ha detectado, como es el caso de patologías como la Enfermedad Celíaca o el Lupus Eritematoso Sistémico.

Cabe destacar que las aftas bucales no son lesiones contagiosas ni tienen un carácter maligno o canceroso. Las causas más frecuentes que explican la aparición de aftas son las siguientes:

  • Mordeduras y roces por uso de ortodoncia
  • Consumo de alimentos muy calientes
  • Ingesta de algunos medicamentos o sustancias químicas
  • Intolerancias y alergias alimentarias
  • Infecciones e inmunodepresión
  • Trastornos hormonales
  • Estrés
  • Déficits nutricionales (hierro, vitamina B12…)

Estas lesiones suelen remitir espontáneamente con el paso del tiempo, aunque esto puede demorar más o menos dependiendo de cada caso. Por eso, para evitar sufrimiento innecesario veremos diversas maneras de curar las temidas llagas bucales.

¿Cómo se deben tratar las aftas bucales?

Como venimos diciendo, por norma general las aftas bucales remiten de manera espontánea con el tiempo. No obstante, debido a lo dolorosas y molestas que pueden llegar a ser, es habitual recurrir a diferentes métodos para curarlas cuanto antes. Aquí vamos a recopilar los consejos más eficaces que puedes seguir para conseguirlo.

1. Geles

Uno de los remedios más habituales consiste en aplicar productos en textura de gel o crema de uso tópico, que pueden obtenerse sin receta en la farmacia. Este tipo de productos logra crear una capa protectora sobre la úlcera evitando que esta se pueda irritar aún más y facilitando el proceso de cicatrización.

Gel llaga

2. Enjuague bucal y colutorios

Los enjuagues y colutorios son un elemento esencial en toda rutina de higiene bucal. Aunque esto es una buena medida preventiva, también es recomendable continuar con este ritual cuando ya ha aparecido la lesión, aunque es recomendable emplear colutorios suaves que limpian de manera no agresiva la mucosa.

3. Manzanilla con miel

La manzanilla y la miel son protagonistas en un gran número de remedios caseros para todo tipo de dolencias y las aftas no son la excepción. Esto se debe a que la miel cuenta con un gran poder antiséptico que se combina, a su vez, con la capacidad antiinflamatoria de la manzanilla.

Para aplicar la mezcla basta con realizar enjuagues de un par de minutos o utilizar una compresa impregnada de la solución en caso de que esto te resulte más cómodo. Es recomendable que la mezcla esté tibia, nunca caliente. Además, este remedio debe ser complementado con algún medicamento si el afta es muy dolorosa o severa.

4. Alimentación suave

Una vez que la úlcera aparece, una de las actividades que más cuesta realizar es comer. Para evitar aumentar el dolor y gravedad de la úlcera, es importante evitar alimentos de carácter ácido o picante, ya que estos contribuyen a la irritación de la lesión y por tanto alargan el tiempo hasta su curación. También se recomienda evitar productos muy calientes por este mismo motivo, siendo preferible la ingesta de comida tibia.

5. Hielo

Otro remedio casero muy accesible en caso de que estés sufriendo el dolor de una úlcera es la aplicación de hielo. Chupar cubitos de hielo puede ser una buena estrategia para lograr analgesia natural, ya que con esto se conseguirá adormecer la zona de la llaga. Es importante que antes de hacer contacto entre el hielo y la herida trates de suavizar un poco la superficie del cubito, ya que de lo contrario este puede adherirse a la mucosa y empeorar la situación.

Hielo boca

6. Aloe Vera

El Aloe Vera es un elemento natural más que conocido que se emplea como remedio para múltiples afecciones. Esto no es sorprendente, ya que el Aloe se caracteriza por su poder antiinflamatorio y analgésico, lo que permite paliar la irritación de la zona dañada.

En este caso, lo más recomendable es aplicar el jugo natural de la planta sobre la zona afectada, ya que de esta manera se obtendrán sus propiedades sin químicos u otros elementos añadidos.

7. Bicarbonato

El bicarbonato es otro buen aliado si lo que buscas es aliviar una llaga bucal. Se recomienda disolver una cucharada de bicarbonato en un vaso de agua, utilizando esta mezcla como si se tratara de un enjuague.

Después de enjuagar tu boca con el agua y el bicarbonato, es recomendable que no bebas, comas o te laves los dientes hasta pasados unos minutos, ya que así el producto permanecerá más tiempo en la mucosa y sus beneficios serán mayores.

8. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un remedio casero eficaz contra las llagas, aunque no es el más agradable. Sus efectos son similares a los del bicarbonato, pero se trata de un producto mucho más agresivo. Por ello, aplicarlo en la llaga puede ser doloroso y no es adecuado para todo el mundo. A pesar de ello, no cabe duda de que el vinagre es muy potente a la hora de eliminar bacterias en la boca, por lo que si tu tolerancia al dolor es elevada puede ser una buena alternativa.

La estrategia para aplicarlo consiste en mezclar media taza de agua con media taza de vinagre, enjuagando la boca un par de veces al día con esta solución.

9. Vitamina B12

La vitamina B12 parece tener un papel relevante a la hora de aliviar el dolor de las aftas bucales. Un estudio piloto ha observado cómo el consumo de suplementos de esta vitamina puede contribuir a reducir el dolor, el número de episodios y la cantidad de úlceras que aparecen en la mucosa bucal.

10. Aceite de clavo

El aceite de clavo es un remedio que se conoce desde hace siglos por sus numerosos beneficios. Para su aplicación, se recomienda enjuagar la boca con una solución de agua con sal o el colutorio habitual, y proceder después a aplicar el aceite en el acta con ayuda de un algodón. Este producto es un gran desconocido, aunque tiene un gran efecto analgésico, permitiendo adormecer la zona y aliviar el dolor de la lesión.

11. Aceite de coco

Siguiendo con otro aceite medicinal, el aceite de coco parece tener un gran efecto antibiótico que permite combatir la acción de las bacterias en la mucosa bucal. Se recomienda realizar enjuagues con una cucharada de aceite de coco todos los días, lo que realiza una labor protectora de la superficie bucal que reduce la exposición de la llaga y previene la aparición de otras nuevas.

12. Agua con sal

El agua con sal es un remedio muy simple que contribuye a acelerar la cura de las llagas. Basta con disolver una pequeña cucharada de sal común en una taza de agua tibia, utilizando la mezcla para enjuagar la boca durante medio minuto.

En este caso, el proceso se puede realizar cada dos horas. Si no tienes ninguno de los productos que hemos ido comentando, puedes recurrir a este método, ya que todo el mundo cuenta con agua y un puñado de sal en casa.

Agua sal

Conclusiones

En este artículo hemos revisado diferentes estrategias para curar las aftas o llagas bucales. Este tipo de úlceras constituyen un problema muy extendido en la población y no constituyen una patología peligrosa o de riesgo. Sin embargo, resultan especialmente molestas y dolorosas, pudiendo impedir comer o hablar a la persona. Además, las llagas pueden ser una señal de alerta que nos indica que puede existir una patología no detectada, especialmente cuando estas aparecen de manera reiterada y numerosa en la mucosa bucal.

El tratamiento de las aftas no siempre es necesario, ya que es una lesión que suele revertirse de manera espontánea por el simple paso del tiempo. Sin embargo, debido a las molestias que ocasionan estas llagas es habitual que las personas busquen remedios para aliviar el dolor rápidamente. Aunque se puede recurrir a productos de farmacia como medicamentos y geles específicos, a veces en casa estos no están disponibles. Por ello, también hemos comentado algunos remedios de carácter natural, que permiten aliviar el dolor y desinfectar la zona con productos comunes que es fácil tener en casa.

Ante cualquier llaga muy severa o dolorosa que no parezca remitir con el paso de los días es importante consultar la situación con el médico, ya que este es quien mejor podrá asesorar respecto a qué tratamiento es adecuado para su cura.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies