Las 7 diferencias entre los síntomas del Síndrome Premenstrual y el Embarazo (explicadas)

El embarazo y el SPM producen síntomas parecidos en el organismo femenino, como consecuencia de las alteraciones en los niveles hormonales. Algunos matices permiten determinar la causa más probable del malestar.

diferencias-sintomas-sindrome-premenstrual-embarazo

El cuerpo femenino atraviesa numerosos cambios cada mes, dependiendo de la fase del ciclo menstrual en el que este se encuentre. Dependiendo de cada mujer, estos cambios se hacen más o menos notorios, manifestándose en forma de síntomas que pueden ser muy leves en algunos casos o prácticamente incapacitantes en otros.

Muchas mujeres desconocen exactamente cómo funciona su cuerpo y no comprenden el por qué de determinadas señales que este manifiesta. Particularmente, suele existir bastante confusión en cuanto a diferenciar los síntomas propios del Síndrome Premenstrual (SPM) de aquellos que alertan de que un embarazo está en curso.

Esta dificultad para distinguirlos no es sorprendente, teniendo en cuenta que los síntomas de ambos fenómenos son muy parecidos, siendo los matices los que marcan realmente la diferencia. Esto puede ser bastante angustiante para muchas mujeres, especialmente para aquellas que se encuentran buscando un embarazo y sufren al confundir la posibilidad de estar embarazadas con la inminente llegada de su período.

En ambos casos la causa fundamental de los síntomas reside en las alteraciones hormonales. Sin embargo, muchas mujeres se preguntan de qué forma pueden aprender a discriminar las señales de su cuerpo para evitar falsas alarmas.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

Antes de nada, es importante aclarar qué entendemos por SPM. En torno a este concepto ha existido mucha controversia, pues no todos los profesionales de la salud consideran que se pueda hablar realmente de un “síndrome” como tal. Algunos son partidarios de concebir los síntomas premenstruales como una manifestación natural de los cambios hormonales en el organismo más que como un problema de salud que se deba abordar. Sin embargo, parece que la intensidad y la interferencia que este tiene en la vida de las mujeres varía mucho dependiendo de cada caso, por lo que no es posible establecer generalizaciones al respecto.

En general, el SPM se puede definir como el conjunto de síntomas físicos y emocionales que algunas mujeres experimentan en el lapso de tiempo comprendido entre el final de la ovulación y el comienzo del período. En esta etapa del ciclo los niveles de estrógeno y progesterona decaen, motivo por el cual comienza el malestar. Sin embargo, el SPM se alivia con la llegada de la regla, ya que en ese momento los niveles de estas hormonas comienzan a aumentar de nuevo.

Aunque parece que los cambios hormonales son la causa del SPM, la realidad es que, como venimos comentando, existe una gran heterogeneidad en la manera en que estos afectan a cada mujer. Algunas no experimentan ningún tipo de molestia, mientras que otras pueden ver perjudicada su vida cotidiana debido a la intensidad de los síntomas. En los casos más severos, se deja de hablar de SPM y se reconoce la existencia del llamado Trastorno Disfórico Premenstrual (TDPM), aunque este extremo es muy infrecuente.

Parece que el SPM experimenta variaciones con la edad. Lo más habitual es que este se de en las mujeres de entre 20 y 30 años, empezando a debilitarse a medida que se acerca la menopausia. Añadido a esto, pasar por un embarazo también puede producir cambios en la manera en que el SPM afecta a una mujer, e incluso puede hacer que este desaparezca definitivamente.

En términos generales, las mujeres más vulnerables son aquellas que se encuentran expuestas a intensos niveles de estrés, que cuentan con antecedentes familiares de depresión o que han sufrido en anteriores ocasiones depresión, incluyendo aquella que se desarrolla en el postparto.

sindrome-premenstrual-que-es

Hasta la fecha no se conoce con seguridad la causa que se esconde detrás del SPM. Aunque este parece estar asociado con las alteraciones hormonales que se producen a lo largo del ciclo menstrual, no se ha aclarado el por qué de que algunas mujeres sean más vulnerables que otras a estos cambios.

Los síntomas propios del SPM pueden ser muy diversos y no tienen por qué darse todos a la vez.En algunas mujeres predominan las manifestaciones de tipo físico, en otras éstas suelen ser de carácter más emocional y hay algunas que sufren síntomas de ambos tipos. Con el tiempo, hay mujeres que incluso pueden notar cambios en la forma que cobran dichas manifestaciones.

A nivel físico, es especialmente común que aparezcan las siguientes alteraciones:

  • Senos sensibles o inflamados
  • Problemas gastrointestinales: gases, estreñimiento, diarrea…
  • Calambres
  • Dolor en la espalda, especialmente la zona cercana a los riñones
  • Dolor de cabeza o empeoramiento de las migrañas en aquellas mujeres que las padecen
  • Baja tolerancia a luces y ruidos muy intensos
  • Incremento del apetito
  • Cansancio

A nivel emocional, los síntomas del SPM pueden incluir:

  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Problemas de concentración
  • Ansiedad
  • Inestabilidad emocional
  • Sensación de tristeza inexplicable
  • Caída del deseo sexual

Síntomas del síndrome premenstrual y el embarazo: ¿en qué se diferencian?

Ahora que ya hemos comentado qué es el SPM, vamos a comentar algunos puntos importantes que pueden ser de ayuda para diferenciarlo de un posible embarazo.

1. Duración de los calambres

Los calambres son un síntoma muy común en el SPM, aunque también pueden ser indicador de embarazo. La única diferencia entre ellos reside en que, en caso de embarazo, estos continúan durante los días de retraso menstrual. Cuando se trata de calambres asociados al SPM lo habitual es que con la llegada de la regla estos se reduzcan.

sintomas-embarazo-sindrome-premenstrual

2. Náuseas

La diferencia entre ambos tipos de náuseas reside esencialmente en la intensidad. Normalmente, cuando se trata de SPM estas son leves y la mujer experimenta una ligera revoltura de estómago. Sin embargo, cuando se trata de un embarazo las náuseas son muy intensas, generan mucho malestar y pueden aparecer frente a alimentos muy particulares ante los cuales se desarrolla un rechazo inexplicable.

3. Dolor en los senos

Si te duelen los pechos y desconoces a cuál de ambas causas puede deberse esta molestia, debes tener en cuenta que el dolor tiende a reducirse a medida que se acerca la fecha de tu período. Sin embargo, cuando se trata de un embarazo esta molestia no se calma porque no se produce la regla, por lo que en los días de retraso la molestia persiste igual o más intensa.

dolor-senos

4. Sueño excesivo

Es cierto que los días previos a la regla es normal sentir algo más de cansancio de lo habitual. Sin embargo, cuando la causa es el embarazo la mujer siente un sueño muy intenso durante un período de tiempo que va más allá de un par de días. Es decir, es un síntoma mucho mayor en intensidad y duración.

5. Apetito

Con la llegada de la regla se pueden producir cambios en el apetito en todos los sentidos. Hay mujeres que experimentan más hambre de lo normal y otras que sienten rechazo hacia la comida. Con el embarazo, a no ser que la mujer sufra náuseas muy intensas, es habitual que aparezca más apetito de lo normal, pues el organismo necesita prepararse para gestar una vida en su interior.

6. Cambios anímicos

Tanto el SPM como el embarazo se caracterizan por desajustar el equilibrio emocional de la mujer. Sin embargo, la manera en la que lo hacen es ligeramente diferente. En el caso del SPM, es frecuente que aparezca irritabilidad e irascibilidad, mientras que el embarazo tiende a producir mayor sensibilidad, tristeza y llanto.

7. Dolor abdominal

Ambos fenómenos se acompañan de molestias en la zona abdominal, aunque de nuevo es importante atender a los matices. Cuando se trata de una molestia propia del SPM, el dolor suele localizarse en ambos lados. Sin embargo, cuando se trata de un embarazo suele producirse una molestia en un único lado de los ovarios.

sindrome-premenstrual-embarazo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las diferencias que permiten distinguir el SPM de un embarazo. Ambos fenómenos pueden producir síntomas muy parecidos que no es fácil diferenciar. Conocer el propio cuerpo es importante, aunque a veces los matices son muy sutiles y sólo un retraso menstrual y una prueba de embarazo podrán indicar si realmente hay o no un embarazo en curso.

Lo habitual es que en ambos casos las mujeres experimenten dolores abdominales, cambios en el apetito y el sueño, dolor en los pechos y alteraciones en el estado de ánimo. Tanto el SPM como el embarazo dan lugar a síntomas debido a los cambios que se producen en los niveles hormonales de la mujer.

Cuando se trata de un embarazo, el dolor abdominal suele darse sólo en un lado de los ovarios, se producen náuseas intensas, un incremento del apetito, un notable exceso de sueño, tristeza y tendencia al llanto y un dolor en los pechos que persiste durante días, todo ello cuando además el período menstrual de la mujer se ha retrasado.

Este artículo es meramente informativo y ante cualquier duda lo más importante es apoyarse en los profesionales sanitarios. No dudes en acudir a tu ginecólogo/a de referencia para que sea este quien valore qué sucede y pueda evaluar tu salud de manera individualizada. Como ya hemos comentado, cada mujer es diferente y no todos los cuerpos femeninos responden de la misma manera..Para valorar un embarazo es importante que no te adelantes y esperes a tener un retraso en tu menstruación, pues sólo a partir de cierto tiempo desde la primera falta podrás realizarte una prueba de embarazo fiable.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies