Las 3 diferencias entre eutanasia pasiva y activa (explicadas)

La eutanasia es un proceso de intervención deliberada que persigue poner fin a la vida de un paciente que experimenta una enfermedad incurable y un gran sufrimiento. Esta práctica solo es legal en algunos países y puede tener matices.

diferencias-eutanasia-pasiva-activa

Hasta hace unas décadas, la muerte era concebida como algo normal y cotidiano. Sin embargo, en los últimos años esta ha dejado de vivirse como un evento natural para ser concebida como algo extraño, ocasional y ajeno al flujo de la vida. En la antigüedad, la muerte se encontraba integrada en la vida social y familiar. Así, cuando alguien fallecía su cuerpo era velado en el propio hogar por los seres queridos.

En la Edad Media, la muerte incluso alcanzó el estatus de evento para el entretenimiento, siendo habituales las ejecuciones públicas. Esta convivencia tan naturalizada con la muerte ha cambiado drásticamente, pues las personas ya no mueren en sus casas sino en hospitales. De esta manera, la muerte se ha vuelto aséptica y los velatorios familiares han dejado paso a un fallecimiento en habitaciones de hospital, donde hay visitas restringidas y una eliminación casi inmediata del cuerpo sin vida.

La muerte es el tabú estrella de nuestra sociedad y ello queda reflejado en el lenguaje que utilizamos para hablar de ella: la gente no muere, “se va”. Este cambio tan drástico en la manera en que la sociedad afronta la muerte debe ser tenido en cuenta, ya que es el marco en el que se producen actualmente debates de gran complejidad filosófica. Uno de los más discutidos en los últimos años es el que refiere a la eutanasia.

La ética, la legalidad y la muerte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ofrece una definición exacta de qué es la eutanasia. No obstante, en general esta se concibe como el proceso de intervención deliberada para poner fin a la vida de un paciente que padece una enfermedad incurable. Para algunas personas, la eutanasia es una manera compasiva de terminar con la vida de una persona.

Existen detractores y defensores de esta práctica y numerosos argumentos a favor y en contra. Esto explica la gran heterogeneidad existente en el mundo en cuanto al estatus legal de la eutanasia. Son varios los países que han dado el paso de despenalizar este procedimiento, aunque aún hay muchos en los que no está permitido. En los que sí es legal, la eutanasia es solicitada para que un equipo médico la lleve a cabo. Por supuesto, la eutanasia sin consentimiento expreso del paciente es ilegal en todos los países debido a que constituye un homicidio, por lo que está gravemente penada.

Este procedimiento está legalizado en países como Holanda, que fue la primera nación europea en hacer legal esta práctica en el año 2002. De acuerdo con la ley holandesa, es viable la intervención directa del médico para provocar la muerte de un paciente que sufre una enfermedad irreversible o que está en fase terminal con un sufrimiento insoportable. España, Bélgica, Luxemburgo, Colombia o Canadá son otros ejemplos de gobiernos que han dado el visto bueno a esta práctica. En algunos lugares como Suiza no existe una legalización explícita, aunque sí vacíos legales que autorizan el suicidio asistido.

Lo cierto es que se pueden diferenciar distintos tipos de eutanasia, en función de como sea el procedimiento llevado a cabo y su finalidad. En este artículo vamos a conocer en qué consisten y las diferencias entre ellos.

legalidad-eutanasia

¿Qué es la eutanasia?

Aunque no existe una definición única de eutanasia, esta puede describirse como la intervención deliberada que persigue poner fin a la vida de una persona enferma sin perspectiva de cura. Practicar la eutanasia implica provocar la muerte de una persona enferma terminal por petición expresa de ésta, siempre en un contexto médico y controlado.

Este procedimiento debe ser libre, autónomo, voluntario, intencionado, reflexionado y consciente. Cuando no es así, solo es posible realizar esta intervención cuando el testamento vital del paciente lo indique de manera explícita. Si se practica la eutanasia a un paciente sin su consentimiento expreso, esto es considerado como un homicidio que será duramente penado por la ley en todos los países.

La eutanasia debe ser diferenciada del suicidio asistido, ya que en este caso es el propio paciente y no otras personas el que lleva a cabo la acción pertinente para acabar con su vida, que generalmente implica la administracón de fármacos. Al tratarse de procedimientos diferentes, su regulación legal tampoco será la misma.

En el caso de la eutanasia, el estatus legal de esta práctica es muy heterogéneo. Por ello, hay algunos países que ya han optado por despenalizar este procedimiento y establecer leyes para regularlo. En cambio, hay gobiernos que lo prohíben bajo cualquier circunstancia.

Las personas que solicitan la eutanasia son pacientes que sufren enfermedades incurables que acarrean un profundo sufrimiento físico o psíquico. Por ello, perciben su vida como inaceptable e indigna, por lo que su única salida es la muerte rápida, eficaz e indolora. En cualquier caso, es esencial que el paciente tenga una voluntad explícita y clara de morir.

que-es-eutanasia

¿Qué tipos de eutanasia existen?

Aunque generalmente se habla de eutanasia sin mayores concreciones, lo cierto es que pueden diferenciarse dos tipos de eutanasia en función de las acciones que se realizan para lograr la muerte del paciente. Podemos distinguir eutanasia activa de eutanasia pasiva.

1. Eutanasia pasiva

La eutanasia pasiva persigue facilitar a la persona el proceso de llegada hacia la muerte. Para ello, se brindan al paciente tratamientos paliativos que permiten aliviar el dolor y todo tipo de malestares.

En la eutanasia pasiva se suprimen o dejan de aplicarse todas aquellas medidas que contribuyen a mantener a la persona enferma con vida. Algunos ejemplos de eutanasia pasiva son la desconexión de las máquinas de apoyo (como respiradores o tubos de alimentación) y la no ejecución de operaciones o administración de medicamentos que prolongarían el tiempo de vida del enfermo.

2. Eutanasia activa

La eutanasia activa no facilita el camino hacia la muerte, sino que acelera la llegada de esta. En estos casos se aplica al enfermo algún fármaco o fórmula que produzca la muerte de manera rápida e indolora. Es habitual utilizar formulaciones de minerales como el potasio, que hace que el corazón se detenga.

eutanasia-activa

Eutanasia pasiva y activa: ¿en qué se diferencian?

Ahora que ya hemos definido que son la eutanasia pasiva y activa respectivamente, vamos a desglosar las diferencias entre ambas.

1. Paliativos vs muerte directa

La eutanasia pasiva trata de ayudar al enfermo a transitar hacia el final de su vida con el mínimo sufrimiento posible. Se refiere a lo que se conoce como cuidados paliativos, que utilizan fármacos que calman el malestar para que la persona muera de manera tranquila y sin dolor.

En cambio, la eutanasia activa persigue provocar la muerte de manera directa. Para ello, se sirve de fórmulas o medicamentos que producen una muerte eficaz, rápida y sin dolor. Es decir, en la eutanasia activa se produce una muerte por acción y en la pasiva por omisión.

2. Tiempo

La manera en la que se persigue la muerte en ambos tipos de eutanasia también implica diferencias temporales. Cuando se aplica la eutanasia activa, se busca producir la muerte inmediata del paciente mediante el uso de soluciones letales. Por tanto, es cuestión de segundos o minutos que la persona fallezca.

Sin embargo, en la eutanasia pasiva simplemente se omiten los tratamientos para que la persona muera lo antes posible, brindando solo aquellos fármacos que alivien los malestares y el dolor. Por ello, el tiempo que el paciente tarda en fallecer será variable y dependerá de la persona. Evidentemente, esto puede suponer un sufrimiento adicional para el paciente que desea morir y su familia, ya que no es posible predecir cuándo terminará todo.

3. Tolerancia social

Esta puede ser una de las diferencias más importantes. La diferenciación entre eutanasia activa y pasiva es especialmente relevante en aquellos países en los que la eutanasia no está legalizada. Esto se debe a que, socialmente la eutanasia pasiva está mucho más aceptada y tolerada que la activa. Al tratarse de acciones que no provocan la muerte directa sino que facilitan el camino hacia la muerte, este tipo de procedimiento es visto con mejores ojos y cuenta con menos detractores que la activa. Así, solo unos pocos países permiten realizar eutanasia activa, siendo muchos más los que permiten la pasiva.

eutanasia-sociedad

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la eutanasia activa y pasiva y las diferencias entre ambas. La eutanasia puede definirse como el proceso de intervención que se pone en marcha de forma deliberada para poner fin a la vida de un paciente que sufre una enfermedad incurable. En torno a esta práctica existe una gran controversia y un encendido debate de corte ético y filosófico.

Así, existe una gran heterogeneidad en cuanto a la legalización de este procedimiento, siendo unos pocos países los que permiten su ejecución. En la actualidad, existe una diferenciación clara entre dos tipos de eutanasia. Por un lado, la eutanasia activa, aquella en la que se aplica una fórmula letal al enfermo para que muera de forma rápida, eficaz e indolora.

Por otro lado, la eutanasia pasiva, aquella en la que se omiten los tratamientos curativos, ofreciendo únicamente fármacos para paliar el dolor y el malestar, con el fin de facilitar el proceso de llegada a la muerte a la persona. Aunque en ambos casos se busca dar muerte a un paciente que así lo ha pedido expresamente para dejar de sufrir, existen diferencias entre ellas. Una de las más importantes se refiere a la tolerancia social, ya que la pasiva es mucho más aceptada que la activa por parte de la sociedad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies