Los 10 tipos de Disfunciones Sexuales (causas, síntomas y tratamiento)

Las disfunciones sexuales son trastornos que impiden que la persona disfrute de una vida sexual plena debido a problemas en alguna de las etapas del sexo. Veamos qué clases de disfunciones sexuales existen.
tipos-disfunciones-sexuales

Vivimos en el contexto de una sociedad que nos ha creado una imagen falsamente perfecta de lo que es el sexo y donde, pese a lo irónico que resulta teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado y el hecho de que vivamos en pleno siglo XXI, todo lo relacionado con la sexualidad sigue estando rodeado de muchos tabúes. Nos cuesta hablar abiertamente de sexo.

Todo esto, junto a factores psicológicos intrínsecos de la persona, puede hacer que nuestra relación con el sexo se convierta en algo poco saludable que nos genera malestar, ya sea por desconocimiento, ansiedad, nervios o miedo a no estar a la altura de las expectativas que, incorrectamente, creemos que todo el resto del mundo sí cumple.

Y es precisamente en este contexto que entran en juego los protagonistas del artículo de hoy: las disfunciones sexuales. Unos trastornos que impiden que una persona disfrute de una vida sexual plena debido a problemas en alguna de las etapas (deseo, excitación u orgasmo) del sexo, afectando así a la relación sexual con la pareja y con uno mismo.

Ahora bien, como sabemos perfectamente, existen muchos tipos distintos de disfunciones sexuales, teniendo cada una de ellas unas bases clínicas y psicológicas particulares. Y es precisamente por este motivo que, en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas y con la voluntad de que encuentres respuesta a todas las preguntas que puedas tener acerca de ello, vamos a indagar en las características de las principales clases de disfunciones sexuales.

¿Qué son las disfunciones sexuales y cómo deben tratarse?

Como hemos dicho, las disfunciones sexuales son trastornos que impiden que una persona disfrute de una vida sexual plena debido a problemas en alguna de las fases de la relación sexual, interfiriendo en el sexo a través de una afectación en los procesos de deseo, excitación, orgasmo o resolución. Afectan tanto a hombres como mujeres y a cualquier edad. Y teniendo en cuenta la importancia de una vida sexual plena, es importante saber cómo abordar estos problemas.

La inmensa mayoría de veces, estas disfunciones sexuales tienen un origen psicológico. Pero no siempre. Por ello, antes de iniciar un abordaje psicoterapéutico, es importante descartar otras causas médicas, fisiológicas o derivadas, por ejemplo, del consumo de ciertos medicamentos o de determinadas drogas. En caso de que estas causas se descarten, habrá que empezar a indagar en la psicología de la persona.

Ni qué decir tiene que la mejor forma de abordar estas disfunciones sexuales de origen psicológico es poniéndonos en manos de un psicólogo, junto a quien la persona podrá indagar en los factores que han podido influenciar en la aparición de la disfunción sexual.

Así, se investigarán posibles problemas de ansiedad, mala comunicación con la pareja, desinterés sexual por la rutina, estrés laboral, duelo por la pérdida de un ser querido, baja autoestima, complejos con el propio cuerpo, elevada autoexigencia, depresión, mala educación sexual durante la juventud, carencia de información sobre la sexualidad, malas experiencias sexuales del pasado, querer demostrar mucha experiencia, inseguridades, traumas asociados a abusos sexuales…

Como vemos, son muchos los factores que, junto a muchos otros aspectos biológicos, psicológicos, hormonales y fisiológicos, pueden determinar la aparición de una disfunción sexual. Por ello, estar dispuesto a hablar abiertamente (y en caso de que sea una pareja estable, afrontar la situación juntos), tener paciencia y seguir las pautas del psicólogo, es de vital importancia para resolver estas disfunciones y recuperar (o tener por primera vez) una vida sexual plena.

sexologo

¿Qué clases de disfunciones sexuales existen?

Una vez entendido qué es una disfunción sexual y cómo, en la inmensa mayoría de casos, requieren de un abordaje terapéutico a través de psicoterapia, es el momento de sumergirnos en lo que nos ha reunido hoy aquí: los distintos tipos de disfunciones sexuales.

Cada una de ellas tiene unas manifestaciones distintas, unas causas concretas y, por tanto, una necesidad de tratamiento específica. Por ello, pese a que nosotros podamos dar nociones, lo mejor es que te pongas en manos de un especialista. Dicho esto, veamos qué clases de disfunciones sexuales existen.

1. Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es un trastorno de la excitación sexual en hombres que consiste en la incapacidad para conseguir una erección, mantenerla en el tiempo o que esta alcance la suficiente firmeza como para poder mantener relaciones sexuales.

Su incidencia se sitúa en el 10%, con la mayoría de casos diagnosticados a partir de los 40 años de edad. Las estadísticas señalan que es la disfunción sexual por la que más se consulta, representando el 48% de las consultas acerca de disfunciones sexuales.

disfuncion-erectil

2. Eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un trastorno del orgasmo masculino que representa la disfunción sexual más común entre hombres, afectando a 1 de cada 3 con mayor o menor intensidad. Se estima que el 70% de los hombres lo han experimentado en algún momento.

Se trata del trastorno a través del cual se produce una eyaculación antes de lo deseado, con una expulsión súbita y anticipada del semen sin que esta se puede controlar. Se considera eyaculación precoz cuando se produce antes de 1 minuto del inicio de la actividad sexual.

3. Trastorno del deseo sexual hipoactivo

El trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH) es un tipo de disfunción sexual a través del cual la persona siente escaso o nulo interés por el sexo y este desinterés preocupa al paciente. No responder a las insinuaciones sexuales de la pareja, no tener fantasías sexuales, evitar el sexo…

Son muchos los indicios de este trastorno. Y aunque es totalmente normal que tengamos épocas donde tenemos menos interés por el sexo, hablamos de TSDH cuando esta disminución del interés sexual es persistente durante, como mínimo, seis meses.

4. Anorgasmia

La anorgasmia es un trastorno del orgasmo femenino que consiste en la incapacidad, dificultad o retraso a la hora de alcanzar el orgasmo durante una relación sexual. Es decir, es una disfunción sexual que afecta a las mujeres y que se basa en no tener orgasmos, tardar mucho en llegar a él, tener orgasmos poco intensos, etc. Se estima que la incidencia se sitúa entre el 5% y el 40%, dependiendo de dónde pongamos el baremo.

5. Vaginismo

El vaginismo es un trastorno por dolor asociado a disfunción sexual que afecta a las mujeres y que consiste en las dificultades para mantener relaciones sexuales debido al dolor y molestia generado por una contracción muscular involuntaria de la vagina. Puede hacer difícil e incluso imposible el coito por penetración.

vaginismo

6. Dispareunia

La dispareunia es un trastorno por dolor asociado a disfunción sexual que afecta tanto a hombres como a mujeres y que consiste en las molestias o dolores en la región genital antes, durante o después del coito. Esto puede ir desde una pequeña irritación hasta un profundo dolor en los genitales y suele ir vinculado a problemas de sequedad vaginal o trastornos en estos órganos genitales.

7. Vulvodinia

La vulvodinia es un trastorno que se basa en las molestias o dolores en la vulva, la zona que rodea la abertura de la vagina, que se producen de forma crónica durante, como mínimo, tres meses y que no tienen una causa identificable.

Este dolor puede llegar a ser tan intenso que tener sexo se convierte en algo impensable, de ahí que se considere también una disfunción sexual. Este dolor vulvar puede tratarse a través de medicamentos, ejercicios para relajar los músculos pélvicos e incluso cirugía.

8. Trastorno de la excitación sexual femenina

El trastorno de la excitación sexual femenina es un tipo de disfunción sexual que afecta a las mujeres y que se basa en el fallo parcial o total en el proceso de lubricación vaginal. Esta situación dificulta e incluso imposibilita el coito, pues mantener una correcta lubricación de la vagina es esencial para que la penetración pueda realizarse correctamente y sin dolor.

9. Aversión al sexo

La aversión al sexo es un tipo de trastorno del deseo sexual que se basa en el rechazo sexual, en un miedo irracional a las relaciones sexual o en la extrema repulsión hacia el sexo. Así, podría entenderse como una “fobia al sexo”, pues la persona que presenta esta disfunción sexual presenta muchas reacciones fisiológicas y psicológicas desagradables al tener contacto sexual e incluso al imaginarlo. Aparece tanto en hombres como en mujeres, pero es un trastorno relativamente extraño. Rechazo intenso, persistente y recurrente hacia el sexo. En esto se basa esta disfunción sexual.

10. Eyaculación tardía

La eyaculación tardía o retardada es un tipo de trastorno del orgasmo, en concreto una disfunción orgásmica masculina que se basa en la ausencia o anómalo retraso en el orgasmo del hombre. No es que haya problemas en el placer, pero sí en las dificultades para culminar la relación sexual, es decir, para eyacular.

Así, se necesita mucho tiempo (tanto, que a veces la pareja desiste) para que el hombre alcance el clímax y libere el semen. No hay un tiempo específico que lo determine, pero generalmente hablamos de este deterioro de la eyaculación cuando se necesitan más de 30 minutos para alcanzar el orgasmo.

eyaculacion-tardia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies