¿Qué pasa si te tragas un chicle? ¿Es peligroso?

Muchas veces hemos escuchado que tragarse una goma de mascar puede ser peligroso, pero, ¿dónde termina el mito y empieza la realidad? La ciencia nos da la respuesta.

que-pasa-si-tragas-chicle

Lo que no saben, los padres se lo inventan. Cuando eres pequeño, te cuelan muchas cosas y poco a poco con los años vas descubriendo que no son ciertas: pronto descubres que los mocos no son pequeñas partes de tu cerebro y que si dices mentiras no te crece la nariz, un poco más tarde que mezclar Baileys con Coca Cola es bastante menos peligroso que tomarte diez cubatas la misma noche.

Pero hay algunas cosas que aunque forman parte de las historias que nos repetían de pequeños sin ningún fundamento, seguimos pensando que podrían tener parte de verdad. Algunos siguen esperando una hora y media después de comer antes de meterse al agua, para que no se les corte la digestión, y tampoco sacan la mano por la ventanilla por si se la arranca un camión.

Dentro de estos pseudomitos se encontraría el de tragarse un chicle y sus consecuencias, es evidente y queda demostrado que tragarse un chicle no produce la muerte, pero, ¿puede un chicle quedarse pegado en el intestino?, ¿cuánto tiempo tardará en ser digerido por nuestro organismo? En el artículo de hoy trataremos de dar una respuesta exhaustiva a estas preguntas y explicar que sucede realmente cuando nos tragamos un chicle.

¿Es peligroso mascar chicle?

Seguramente cuando eras niño, escuchaste la siguiente frase por parte de tu madre o padre : “si te tragas el chicle, se te quedará pegado en el estómago durante siete años”. Bueno, aunque no nos guste rebatir a los padres y madres que seguramente siguen repitiendo esta frase, esto no es del todo cierto. Esto no significa que sea una buena idea que cuando se acaba el sabor de un chicle, nos lo traguemos en lugar de escupirlo.

Pero, si por accidente nos tragamos un chicle, y si es un trozo pequeño, no tiene por qué suponer un problema de salud. Si te tragas un chicle, es cierto que tu cuerpo no puede digerirlo, pero el chicle pasa por nuestro sistema digestivo como cualquier otro alimento y acaba saliendo, junto a las heces, por el mismo lugar que el resto de alimentos que no pueden ser digeridos.

Pero, aunque mascar chicle es bastante seguro, no se debe permitir que los niños pequeños mastiquen chicles hasta que entiendan que no deben tragarlo después de masticarlo. Aunque el chicle sigue el mismo trayecto en el tracto digestivo en niños que en adultos. Los niños pequeños pueden tragarse varios chicles y esto si podría suponer un problema.

En algunas raras ocasiones, cantidades grandes de chicle combinadas con estreñimiento han sido capaces de bloquear el sistema digestivo de niños pequeños. Por este motivo, los médicos desaconsejan que los niños tomen chicle frecuentemente.

es-peligroso-mascar-chicle

¿Cómo digerimos el chicle?

El chicle o la goma de mascar se compone principalmente de los siguientes ingredientes. Actualmente, la mayoría de chicles utilizan una base sintética, que puede ser de caucho de butilo o goma de xantano. Al principio se usaba un polímero gomoso que se obtenía de la savia de un árbol conocido como el chiclero, este árbol se encuentra en América Central y América del Sur tropical.

Aparte de la goma, el chicle se compone de glicerina, que es un compuesto que se obtiene de la grasa de cerdo o vaca, resinas naturales y sintéticas, azúcar (no siempre), conservantes, colorantes y aromatizantes naturales y artificiales, como sorbitol, manitol o sacarina. El caucho butílico es un caucho sintético, que se emplea en el interior de los balones deportivos de rugby, fútbol, baloncesto, etc. para que sean resistentes y no se escape el aire. Por lo tanto, no parece muy comestible.

Mientras que la mayoría de estos productos se pueden digerir fácilmente, la goma base no se puede descomponer, pero no es más nociva que otros productos que comemos. Es cierto que es más difícil de asimilar, tardará unos días en eliminarse, pero al igual que otros alimentos no digeribles, recorre nuestro tubo digestivo y sale intacta del cuerpo. No existe ninguna prueba que durante su recorrido o su digestión el chicle provoque daños en nuestro sistema intestinal.

El proceso de digestión se divide en diferentes etapas, antes iría la ingestión. Aunque es considerado como un alimento de mínimo valor nutricional. Un chicle se digiere igual que un filete bañado en oro o una hamburguesa del Mac Donalds. La primera etapa de la digestión es principalmente la mecánica, como ya habremos oído muchas veces, la digestión empieza en la boca. En esta primera fase, a través de los dientes, la masticación y otras sustancias que se encuentran en la saliva, descomponemos los alimentos en pequeñas partes para facilitar su absorción. Esto despierta a los músculos del tracto digestivo y gracias a su contracción la comida baja desde el esófago hasta el estómago, este proceso se conoce como peristaltismo.

En el estómago se continúa con la digestión química, después de que los alimentos entren y se cierre el esfínter, la válvula muscular que separa esófago y estómago. El estómago empieza a secretar jugos digestivos y a mover sus músculos, como si fuese una especie de lavadora. Los jugos gástricos contienen ácidos y enzimas, y permiten fragmentar los alimentos en trozos muy pequeños.

Los alimentos se transforman en una especie de masa llamada quimo, esta masa es la que pasa al intestino delgado. En el intestino se prosigue con la digestión, este ira captando los diferentes nutrientes que el cuerpo puede utilizar: proteínas, carbohidratos y grasas. Los nutrientes pasan al torrente sanguíneo. Algunos compuestos del chicle serán entonces absorbidos.

Los alimentos no digeridos, en los que se incluye la goma de caucho que forma el chicle, pasarán con un poco de agua al intestino grueso. La principal función del intestino grueso es eliminar el agua para formar las heces (desecho sólidos) y que así la materia desechada pueda ser expulsada.

digestion-chicle

¿Por qué puede producirse la obstrucción intestinal?

Sin embargo, al no ser totalmente digerible, el chicle puede llegar a causar una obstrucción intestinal. Algunos pediatras describen casos de niños que sufrían de estreñimiento crónico, este estreñimiento no podía asociarse a ninguna de las causas típica como la dieta o la falta de hidratación. Al observar las heces de los niños, estos observaron que eran más pastosas de lo habitual e incluso un poco elásticas. En realidad las heces estaban mezcladas con goma base que pertenecía al chicle, lo sorprendente en esta caso era la cantidad de goma encontrada. Profundizando en los hábitos de los niños, descubrieron que estos mascaban chicles habitualmente, entre cinco y siete chicles al día acababan en su estómago.

Es el chicle realmente malo para la salud

Masticar chicle forma parte de la cultura humana desde el Neolítico, que comenzó entre el 6000 a.C y el 4000 a.C. Se han encontrado restos de goma de mascar de unos 14.000 años de antigüedad en el yacimiento arqueológico de Monte Verde en Chile. Se cree que los aztecas, los mayas y los antiguos griegos masticaban una goma de mascar procedente de los árboles. Aunque esta costumbre es común en todas la partes del mundo, la comercialización del chicle se originó en Estados Unidos.

Los nuevos colonos tomaron la práctica de los indios americanos que masticaban resina hecha de savia. En 1848 se vendió el primer chicle en Norte América, “The State of Maine Pure Spruce Gum”. En 1860, un farmacéutico de Kentucky crearía el primer chicle con sabor, mezclando azúcar en polvo con resina de árbol. Los chicles alcanzarían su popularidad en la primera mitad del siglo XX, durante la segunda guerra mundial, y acabaron convirtiéndose en un producto de consumo masivo.

Pero, si lo pensamos, asociamos los chicles a los ochenta o noventa más que a la actualidad. Aunque, actualmente la industria del chicle sigue presentando cifras de mercado elevadas. Según datos del Wall Street Journal, las ventas de chicles cayeron un 15% entre 2008 y 2017. Mascar chicle ya no es tan guay como antes. Además, los nuevos consumidores cada vez están más preocupados por la salud.

Sin embargo, las enfermedades gastrointestinales atribuidas al chicle parecen ser más bien escasas y poco frecuentes. Como hemos visto, el chicle pasa por el tubo digestivo y es eliminado a través de las heces sin mayores complicaciones. Si es verdad, que un exceso, de ingesta (de 4 a 15 chicles diarios), debido al sorbitol, puede producir gastritis, gases intestinales y diarrea.

Se han demostrado numerosos beneficios de mascar chicle para la salud. El mascar chicle podría reducir los niveles de cortisol en un 16 %, esto conllevaría una mejora de la concentración y una importante reducción del estrés. Algunos estudios han confirmado que masticar chicle aumenta el rendimiento intelectual y la memoria. Disminuye la acidez bucal, al masticar chicle generamos el doble de saliva que es la encargada de neutralizar el ácido de los alimentos y las bebidas, además de ayudar a la mineralización de los dientes, gracias al calcio y al fosfato de hierro. Muchos utilizan los chicles como estrategia para dejar de fumar.

Entonces, ¿por qué hemos dejado de mascar chicle? Pues la explicación parece ser que no tiene nada que ver con la salud y aunque lógica, no deja de sorprendernos cuando la conocemos. Al parecer el culpable de que mastiquemos menos chicle es el iPhone. Hemos dejado de comprar compulsivamente los chicles y golosinas que se ofrecen en a las cajas de los supermercados, porque mientras hacemos cola estamos mirando nuestro teléfono. Además, mascar chicle, al igual que comer pipas, era una forma de combatir el aburrimiento, sin embargo, ahora, cada vez que nos aburrimos miramos nuestro teléfono.

peligros-tragarse-chicle
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies