15 remedios eficaces para el estreñimiento (caseros y clínicos)

El estreñimiento es una condición clínica en la que la deposición de heces es menos frecuente de lo normal, con cierto dolor y sequedad. Veamos los mejores consejos para combatir este estreñimiento.
Remedios estreñimiento

El sistema digestivo humano nace de la unión de diferentes órganos y tejidos que, trabajando de forma coordinada, permiten la captación y digestión de los alimentos, así como la absorción de los nutrientes obtenidos de ellos que constituyen el combustible para nuestras células y los ingredientes para la regeneración continua de nuestro cuerpo.

La boca, la lengua, las glándulas salivales, la faringe, el esófago, el estómago, el hígado, el páncreas, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto y el conducto anal. Son muchas las estructuras que trabajan para que la digestión ocurra como es debido. Y esta diversidad, junto a la sensibilidad del sistema digestivo tanto a los factores estresantes del medio como a factores emocionales, hacen que muchas veces surjan problemas a lo largo de este proceso.

Y uno de estos problemas más comunes es, sin duda, el estreñimiento. Aquella condición clínica tan molesta que puede convertirse en un tormento para muchas personas, al consistir en una deposición menos frecuente de lo normal de unas heces particularmente secas que hacen que el acto de defecar pueda llegar a ser doloroso.

Pero, ¿no hay ninguna forma de combatirlo? Por supuesto que sí. Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, traemos una selección de los mejores consejos y remedios tanto caseros como clínicos para conseguir que el estreñimiento desaparezca y podamos recuperar la normalidad en este aspecto tan importante de nuestra vida.

¿Cómo puedo combatir el estreñimiento?

El estreñimiento es un trastorno digestivo en el que las deposiciones son poco frecuentes y/o se observa dificultad para evacuar, con una frecuencia de deposiciones inferior a tres veces por semana. Además, la sequedad de las heces provoca que el acto de defecar sea más o menos doloroso y que requiera de un esfuerzo anómalo.

Se estima que el 30% de las personas sufren estreñimiento ocasional (especialmente las mujeres), pero hay casos en los que este trastorno se convierte en algo crónico que sí que puede llegar a afectar a la calidad de vida de quien lo padece. Por ello, es importante conocer los mejores remedios para combatirlo. Aun así, antes de empezar, como siempre te recordamos que lo mejor es que pidas consejo a tu médico de confianza. Nosotros podemos dar directrices, pero al final, cada cuerpo es un mundo. Dicho esto, empecemos.

1. Bebe suficiente agua

Una de las principales causas detrás del estreñimiento es la deshidratación. Y es que la falta de líquidos puede hacer tanto que la movilidad intestinal se reduzca como que las heces sean más secas, incrementando así el problema. Así pues, uno de los mejores (y más sencillos) consejos es que bebas suficiente agua. Se recomiendan 3,7 litros para los hombres y 2,7 litros para las mujeres.

Agua estreñimiento

2. Come suficiente fibra

La fibra es un tipo de hidrato de carbono complejo que no se digiere. No aporta calorías pero es esencial para el funcionamiento de nuestra flora intestinal, que es el conjunto de microorganismos que estimulan el proceso digestivo. Así pues, una de las mejores técnicas para combatir el estreñimiento es incluir alimentos ricos en fibra en la dieta, como el trigo, los granos integrales, las naranjas, los kiwis, las manzanas, las nueces, las patatas, las legumbres, las zanahorias, la lechuga, los espárragos, las espinacas, los higos, las ciruelas, etc.

3. Practica deporte regularmente

No es ningún secreto que la actividad física estimula también el funcionamiento de toda la musculatura intestinal tan importante para la digestión óptima de los alimentos. Así pues, una de las mejores formas de combatir el estreñimiento es practicando deporte con regularidad, varios días a la semana. No hace falta que sea muy intenso, pero sí que active tu cuerpo.

4. Revisa qué medicamentos estás tomando

Hay muchos medicamentos que tienen el estreñimiento como posible efecto secundario, como los antidepresivos, los fármacos que reducen la presión arterial, los sedantes o los estupefacientes. Así pues, revisa qué fármacos estás tomando y, en caso de que encuentres aquí el origen del estreñimiento, plantea con tu médico la posibilidad de sustituir el medicamento recetado por otro.

5. Explora tu salud mental

La mente tiene una enorme influencia en la salud física. Mucha más de la que creemos. Y hay patologías psicológicas como la depresión o los trastornos de la alimentación que tienen unas manifestaciones físicas que incluyen, en este caso, el estreñimiento. Si crees que puedes estar sufriendo algún problema de salud mental, desde aquí te animamos a buscar atención psicológica profesional.

Explora salud mental

6. Reduce el consumo de alimentos pobres en fibra

Del mismo modo que debemos aumentar el consumo de fibra, para combatir el estreñimiento también debemos reducir la ingesta de productos pobres en fibra. Los alimentos procesados y los productos cárnicos tienen poca cantidad de fibra y mucha grasa y dificultan el proceso digestivo, así que habría que limitar su ingesta. Evidentemente, no quiere decir que los tengas que suprimir, pero sí ir con más cuidado.

7. Toma medidas para controlar el estrés

Muchas personas proyectan el estrés emocional sobre el sistema digestivo. ¿Cuántas personas, al estar nerviosas, pierden el hambre? Pues con el estreñimiento sucede lo mismo. Convivir con estrés laboral o personal nos puede provocar este problema. Así pues, en la medida de lo posible, debemos aprender a controlar el estrés. Cambiar de trabajo (si hay posibilidad), tener tiempo libre, practicar deporte, leer, ir al cine, jugar a videojuegos, practicar mindfulness, meditar… Lo que sea que creas que vaya a conseguir que el estrés en tu día a día se diluya.

8. No pases por alto las ganas de defecar

Un consejo muy importante a tener en cuenta. Si sufres regularmente de estreñimiento, no debes dejar pasar nunca la oportunidad de defecar. Siempre que estés en un lugar donde puedas hacerlo, por favor. No pases por alto nunca las ganas y aprovecha la oportunidad. Esto te ayudará mucho, especialmente a nivel psicológico.

9. Intenta establecer horarios para defecar

En relación con el punto anterior, es interesante, como consejo, que intentes establecer horarios para defecar. Momentos en los que vayas a intentar hacerlo. Al despertarte por la mañana, después de desayunar, después de comer, a media tarde, antes de ir a dormir… Cuando sea. Pero pon un momento al día. De este modo, irás, poco a poco, reeducando a tu cuerpo para dar regularidad a las deposiciones. Un consejo que, si aplicas junto a los demás de esta lista, verás que te ayuda mucho.

10. Entrena los músculos pélvicos

Los músculos del suelo pélvico son aquellos que constituyen la musculatura de la parte inferior de la pelvis y que tienen un papel importante a la hora de defecar. Si sufres de estreñimiento crónico, sería buena idea que te pusieras en mano de un fisioterapeuta que te ayude a entrenarlos.

Este entrenamiento de biorregulación te será de ayuda para aprender a relajarlos y contraerlos y así conseguir que la evacuación sea más sencilla. Ahora bien, debes tener en cuenta que en las sesiones se debe insertar un tubo en el recto para medir la tensión muscular. Pero si esto no te molesta, estos entrenos son, seguramente, uno de los mejores remedios contra el estreñimiento crónico.

11. Prueba con los laxantes de venta libre (o los naturales)

No es necesario llegar al punto de tomar laxantes, pero siempre es una alternativa de rescate cuando llevamos mucho tiempo sin poder evacuar. Los laxantes son preparados que funcionan de diversas maneras para combatir el estreñimiento: estimulan la entrada de agua en el colon para facilitar el paso de las heces, absorben agua para que se formen heces más blandas y voluminosas, incrementan la humedad en las heces, estimulan la actividad de la musculatura intestinal, etc.

Sea como sea, existen diferentes laxantes de venta libre. Los más respetuosos para el cuerpo son los suplementos de fibra como el Metamucil, el Konsyl, el FiberCon o el Citrucel. Pero también hay otros que pueden servir, como por ejemplo el Ducodyl, el Correctol, el Miralax, el Dulcolax, el Senokot… Al mismo tiempo, también tienes laxantes naturales que puedes encontrar en herbolarios. Pide consejo y quédate con el que creas que sea mejor para ti.

Laxante

12. Bebe café

Beber café es una buena medida para combatir el estreñimiento, pero de forma puntual. Y es que si bien la cafeína puede, en cuestión de minutos, estimular el movimiento de la musculatura intestinal para así conseguir evacuar, a medio y largo plazo puede provocar que el cuerpo no pueda establecer un ritmo natural de deposiciones. Así pues, puedes recurrir al café para combatir el estreñimiento, pero no dependas de él.

13. Prueba con los probióticos o prebióticos

Los probióticos son productos que contienen microorganismos vivos (bacterias o levaduras) y los prebióticos, productos con fibras vegetales procesadas que estimulan el crecimiento de los microorganismos que habitan nuestra flora intestinal. Sea como sea, ambos medicamentos pueden ayudarnos a combatir el estreñimiento, pues mejoran, ya sea introduciendo nuevos microorganismos beneficiosos (probióticos) como alimentando a los ya existentes (prebióticos), la actividad intestinal. Así que puedes probar con ellos.

14. Trata de evitar los lácteos

Los productos lácteos son bajos en fibra, por lo que ya de por sí deberían ser evitados si tenemos estreñimiento. Pero es que, además, el queso fresco, la leche entera, los yogures y otros productos lácteos similares contienen altas cantidades de grasa. Este doble efecto hace que nuestra digestión se complique todavía más. Así que si sufres de estreñimiento, trata de evitar los lácteos, especialmente los más grasos.

Lácteos

15. Si nada ha funcionado, cirugía

Lo dejamos como última opción porque, realmente, es la última alternativa. Si nada de lo anterior ha funcionado (algo altamente improbable) y el estreñimiento realmente es un problema tan grave que está dañando la calidad de vida del paciente, entonces (y solo entonces) puede plantearse la cirugía.

Si estamos ante esta situación crónica, grave, no tratable con los remedios anteriores y que compromete el día a día, lo más probable es que el estreñimiento se deba a un bloqueo intestinal, una fisura anal, un rectocele (un prolapso vaginal) o una constricción. Así pues, el tratamiento quirúrgico irá enfocado a corregir el problema de fondo.

La extirpación de colon solo se plantea en casos donde ni siquiera estas cirugías pueden curar un estreñimiento que realmente es un peligro para la vida de la persona. Pero no sufras. La inmensa mayoría de casos pueden tratarse fácilmente desde casa con los simples cambios en el estilo de vida y, como mucho, algunas ayudas farmacológicas o fisioterapéuticas, que hemos visto antes.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies