Los 10 tipos de donantes (de órganos y de tejidos)

La donación de órganos y tejidos consiste en una toma del material biológico de un donante para realizar un trasplante en una persona que lo necesita. Veamos qué clases de donantes existen en el mundo de la clínica.

tipos-donantes

El cuerpo humano es una máquina casi perfecta. Una proeza de la evolución biológica donde las 30 millones de millones de células que conforman nuestro organismo se especializan y se distribuyen de tal forma que podemos cumplir con unas funciones biológicas increíblemente complejas y únicas dentro del reino animal. Pero como cualquier máquina, puede fallar.

Y la lista de enfermedades tanto congénitas como adquiridas que podemos desarrollar es, por desgracia, increíblemente extensa. Y aunque muchísimas de ellas pueden tratarse con terapias clínicas que “reparan” la patología en el paciente, hay otras muchas ocasiones en las que la última alternativa para salvar la vida del paciente es la realización de un trasplante.

Los trasplantes son procedimientos clínicos que consisten en reemplazar el órgano o tejido dañado de un paciente enfermo por uno que funcione correctamente procedente de otra persona que, viva o muerta, juega el rol de donante. Y es que los 135.000 trasplantes realizados en todo el mundo en el 2018 fueron posibles gracias a los 34.000 donantes que cedieron parte de su cuerpo a alguien que lo necesitaba.

Por ello, en el artículo de hoy, con el objetivo de rendir homenaje a todos estos donantes que salvaron miles de vidas, vamos a indagar, de la mano, como siempre, de las más prestigiosas publicaciones científicas, en qué clases de donantes existen dependiendo de distintos parámetros. Porque no todos los donantes son iguales. Empecemos.

¿Qué entendemos por donante y qué clases existen?

Un donante es una persona que, estando viva o muerta, cede alguno de sus órganos o tejidos a otro individuo que, debido a la enfermedad que sufre, necesita recibir un trasplante. Así, una donación puede entenderse como el procedimiento médico, generalmente quirúrgico, que consiste en extraer un órgano o tejido (o varios, en cuyo caso hablamos de donación multiorgánica o multitejido) de un donante para implantarlo en el paciente que necesita el trasplante.

En este contexto, podemos entender el rol de donante como el de la persona que, viva o muerta, cede voluntaria y altruistamente sus órganos o tejidos para que sean utilizados de forma inmediata o diferida en un centro clínico con fines terapéuticos basados en este trasplante. Un trasplante que, como hemos dicho, es el procedimiento quirúrgico que consiste en reemplazar un órgano o tejido dañado del paciente por el donado que sí que funciona como es debido.

Ahora bien, pese a que esta definición general pueda ser muy sencilla, lo cierto es que aquí se esconden muchos matices. Y es que existen muchos tipos distintos de donantes en función tanto del material biológico donado como del estado del mismo, así como de la relación con el que recibe la donación u otros parámetros. Veamos, pues, cómo se clasifican los donantes.

1. Donante vivo

Por donante vivo entendemos aquel que cede sus órganos o tejidos en vida. Evidentemente, esta donación no puede poner en peligro la vida de la persona, por lo que solo se puede hacer entrega de porciones de tejido que puedan regenerarse (como por ejemplo la sangre), de partes de órganos que, pese a perder parte de su estructura, siguen funcionando (como el hígado) o de un órgano que se presenta en pares y que podemos prescindir de uno de ellos (como los riñones). Además de las evidentes pruebas de compatibilidad donante-receptor, el donante debe pasar por unos exámenes de salud muy exhaustivos para determinar su salud tanto física como mental.

donante-vivo

2. Donante fallecido

Por donante fallecido entendemos aquel que cede sus órganos o tejidos una vez ha muerto. Debe quedar claro, sin embargo, que una persona fallecida solo es apta como donante en caso de que el fallecimiento se haya producido por muerte encefálica (el cerebro ha muerto, generalmente por hemorragia cerebral, pero los órganos pueden funcionar un tiempo) o por asistolia (una forma de paro cardíaco).

Además, el donante debe morir necesariamente en un hospital donde se tengan los recursos óptimos para mantener de forma artificial la circulación sanguínea y la ventilación pulmonar hasta el momento de la extracción, pues es absolutamente imprescindible asegurar la correcta oxigenación de los órganos o tejidos que vayan a trasplantarse.

3. Donante de órganos

Por donante de órganos entendemos aquel que hace entrega no de un tejido, sino de un órgano, es decir, de un conjunto de tejidos que se organizan y estructuran para conformar una pieza fisiológica que realiza una función compleja en el cuerpo. Existen un total de 80 órganos en el organismo humano y, en caso de que fallen de forma irreversible y grave, puede contemplarse un trasplante a través de una donación.

Los trasplantes de órganos más comunes en el mundo son los siguientes: riñón (89.823 trasplantes), hígado (30.352 trasplantes), corazón (7.626 trasplantes), pulmón (5.497 trasplantes) y páncreas (2.342 trasplantes). Existen otros como el de intestino (se realizan menos de 200 operaciones anualmente en el mundo), el de córnea (la lente transparente externa de los ojos) o el de piel, que se reserva para casos graves de quemaduras, cáncer de piel, infecciones o heridas graves.

Aunque depende del órgano trasplantado, una operación quirúrgica así es arriesgada tanto para el receptor como para el donante (en caso de que sea donante vivo), pero los avances clínicos están haciendo que, pese a que sea una cirugía muy invasiva y compleja, sea cada vez menos peligrosa desde el punto de vista operatorio.

donante-organos

4. Donante de tejidos

Por donante de tejidos entendemos aquel que hace entrega no de un órgano, sino de un tejido, es decir, de un conjunto de células similares a nivel morfológico y fisiológico. Los 80 órganos del cuerpo humano nacen de la combinación de los 14 tipos de tejidos distintos presentes en nuestro organismo. En líneas generales, se trata de un procedimiento menos peligroso y menos complejo quirúrgicamente que el de un órgano, entre otras cosas porque pueden preservarse durante más tiempo.

La donación de tejido más común es la de sangre, pero también existen otras como la donación de médula ósea, de tejido óseo, de óvulos, de semen, de tendones, de válvulas cardíacas, de segmentos vasculares (porciones de arterias o venas) o de cultivos celulares.

5. Donante para investigación

Por donante para investigación entendemos aquel que ha estipulado que, una vez fallecido, sus órganos y/o tejidos pueden ser donados a la ciencia para que se investigue con ellos. Donar el cuerpo a la investigación es un acto con un gran valor, pues permite formar a las nuevas generaciones de médicos y progresar en el conocimiento del cuerpo humano. Es decir, esta donación de órganos y tejidos tiene fines tanto docentes como profesionales.

6. Donante ordinario

Por donante ordinario entendemos aquel que, estando en vida, expresó voluntariamente su deseo de donar todos o parte de sus órganos o tejidos para que fueran usados, ya sea para la realización de trasplantes o con fines de investigación, después de fallecer. Por tanto, fue la propia persona la que determinó que su cuerpo podía ser donado a la ciencia, tanto para hacer entrega de sus órganos o tejidos a un paciente que los necesite como para que se pueda avanzar en la investigación y la docencia.

donante-fallecido

7. Donante extraordinario

Por donante extraordinario entendemos aquel que, estando en vida, no expresó de forma legal la donación de sus órganos o tejidos; pero sus parientes familiares más cercanos, en principio conociendo la voluntad del fallecido, autorizan la donación de todo o parte de su cuerpo. Así, es la familia más allegada la que permite que los órganos o tejidos del ser querido que acaba de fallecer sean usados para un trasplante o para la investigación en caso de que la persona no hubiera autorizado pero tampoco rechazado dicha donación.

8. Donante relacionado

Por donante relacionado entendemos aquel donante que, en vida, dona un órgano o tejido a un familiar. Para hablar de “relacionado”, tiene que existir como máximo un segundo grado de afinidad (abuelos de mi cónyuge, cónyuges de mis hermanos, hermanastros o cónyuges de mis nietos) o un cuarto grado de consanguinidad (primos hermanos, es decir, hijos de los hermanos de mis padres). Todo lo que sea una relación de afinidad o de consanguinidad igual o más estrecha que estas se incluye dentro de la donación relacionada.

9. Donante cruzado

Por donante cruzado entendemos aquel proceso de donación que se desarrolla de forma recíproca entre parejas no relacionadas. Para entenderlo, pongamos un ejemplo. Imaginemos que el donante 1 y el receptor 1, que serían el primer par, no son compatibles. Y tenemos otra situación en la que un donante 2 y un receptor 2, que serían el segundo par, tampoco lo son. Pero el donante 1 y el receptor 2 sí lo son; al tiempo que el donante 2 y el receptor 1 también lo son. En esta situación, puede considerarse una donación cruzada entre los pares.

10. Donante altruista

Todas las donaciones son altruistas, pero esta especialmente. Y es que por donante altruista entendemos aquel que, estando en vida, dona un órgano o tejido a un receptor que estaba en lista de espera para un trasplante y cuya identidad, a diferencia de los casos anteriores, desconoce totalmente.

donante-altruista
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies