Los 10 tipos de Infecciones Nosocomiales (causas y síntomas)

Las infecciones nosocomiales son aquellas que se adquieren en el entorno hospitalario, manifestándose durante o después del periodo de hospitalización. Veamos cómo se clasifican estas patologías.

tipos-infecciones-nosocomiales

Los hospitales son la piedra angular de todo sistema de salud. Y es que estas infraestructuras son los lugares destinados a ofrecer todo tipo de asistencia médica, al tiempo que son la sede de investigación en medicina, de enseñanza y de rehabilitación de pacientes. Así, los hospitales son establecimientos públicos o privados que disponen de los utensilios médicos y personal necesarios para el tratamiento de enfermedades.

Y es evidente que estamos hablando de uno de los recintos donde más se tienen que preservar la higiene de todas las estancias, pues muchas de las personas que están ingresadas en ellos se encuentran en un estado de salud débil en el que cualquier amenaza microbiana puede convertirse en un grave problema de salud.

Y es precisamente en este contexto que entran en juego las famosas infecciones nosocomiales, todas aquellas patologías de naturaleza infecciosa que se adquieren durante un ingreso hospitalario. Y aunque por mucho que en países desarrollados se procure que los hospitales sean un ambiente lo más libre posible de patógenos, es imposible reducir del todo el riesgo.

Esto explica que aproximadamente el 5% de las personas hospitalizadas contraigan una de estas infecciones hospitalarias, las cuales, en Estados Unidos, son responsables cada año de unas 75.000 defunciones. Por ello, en el artículo de hoy, comprenderemos la naturaleza clínica de las infecciones nosocomiales y veremos cómo se clasifican de acuerdo a distintos parámetros.

¿Qué es una infección nosocomial?

Una infección nosocomial es una patología de carácter infeccioso que se adquiere en el entorno hospitalario. Así pues, se trata de infecciones que son contraídas por el paciente durante un ingreso en un hospital, adquiriéndose en la estancia hospitalaria y sin ser la causa del ingreso. Así, son infecciones que no se habían manifestado ni estaban en periodo de incubación antes del ingreso.

El contagio se produce en el hospital, adquiriendo o propagando una enfermedad debido a un toma de contacto involuntaria pero por insuficiente antisepsia o falta de esterilización entre personas (generalmente pacientes, pero también pueden ser médicos, enfermeros, familiares de pacientes o cualquier trabajador del centro hospitalario) y microorganismos patógenos, ya sean bacterias, virus u hongos.

Se trata de infecciones contraídas en el hospital a causa de unas instalaciones demasiado antiguas, la falta de higiene, la insuficiente esterilización de instrumental e infraestructuras, tratamientos inseguros (especialmente en quirófanos), compartir viales contaminadas o un contagio directo del paciente por contacto con un familiar, médico, enfermero o trabajador infectado.

Al mismo tiempo, la problemática de las resistencias a antibióticos está siendo un enorme factor de riesgo en la expansión de estas infecciones nosocomiales, las cuales no empezaron a ser tomadas en cuenta hasta mediados del siglo XIX, pues el mal uso de los antibióticos ha fomentado la aparición de resistencias en muchas bacterias que se están haciendo “inmunes” a estos, algo que dificulta enormemente su erradicación.

Sea como sea, normalmente, estas infecciones nosocomiales pueden ser causadas no solo por bacterias, sino también por virus y hongos. Las bacterias que más comúnmente se contraen en el ámbito hospitalario son Pseudomonas aeruginosa (infecciones de orina, respiratorias e incluso de la sangre, siendo en este caso potencialmente letal), Klebsiella pneumoniae (infecciones de orina), Escherichia coli (infecciones gastrointestinales) y Staphylococcus aureus (infecciones de la piel).

Por su parte, los virus que más comúnmente se contraen en el ámbito hospitalario son el Rotavirus (infecciones gastrointestinales) y el virus sincitial respiratorio (grave en niños); mientras que en lo que respecta a hongos destacan Candida albicans (problemas digestivos) y Aspergillus (infecciones de oído y, en ocasiones, respiratorias).

que-es-infeccion-nosocomial

Así, destacan principalmente los casos de neumonía, infecciones urinarias, infecciones de la piel, trastornos gastrointestinales e infecciones de la sangre. Estas situaciones, teniendo en cuenta que los ingresados son pacientes de riesgo (por su edad y/o inmuno debilitación), pueden hacer que surjan complicaciones que, en ocasiones, pueden ser muy graves.

De ahí que sea esencial prevenir estas infecciones contraídas en el hospital, con protocolos de esterilización, higiene y buen uso de antibióticos (para evitar la aparición de resistencias), lavado frecuente de manos, uso frecuente de soluciones hidroalcohólicas, uso de equipos protectores, limitación de las visitas de familiares… Y en definitiva, protegiendo a los pacientes de estas infecciones nosocomiales.

En resumen, las infecciones nosocomiales son aquellas cuya sintomatología se manifiesta tras más de 48 horas del ingreso hospitalario, cosa que indica que el contagio se ha producido en el recinto. Se estima que el 5% de los pacientes ingresados en un hospital contraen alguna infección de este tipo, por lo que estamos ante una realidad grave que, además, supone un gran coste económico para los sistemas de salud de cualquier país.

¿Cómo se clasifican las infecciones nosocomiales?

Una vez entendidas las bases clínicas generales de las infecciones nosocomiales, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí, que es descubrir cómo se clasifican. Y es que en función de la naturaleza de la infección, de la vía de contagio, del agente causal y de otros parámetros, podemos definir distintas clases de infecciones nosocomiales que vamos a detallar a continuación.

1. Infección nosocomial endémica

Una infección nosocomial endémica es aquella cuya incidencia se mantiene estable a lo largo del tiempo, en el sentido que no están sujetas a brotes específicos. La mayoría de infecciones pulmonares, urinarias, gastrointestinales y sanguíneas que hemos detallado son endémicas, pues se van registrando siempre casos con una prevalencia más o menos constante.

infeccion-nosocomial-endemica

2. Infección nosocomial epidémica

Una infección nosocomial epidémica es aquella cuya incidencia se incrementa notablemente en un periodo concreto, en el sentido que están sujetas a brotes específicos. Por desgracia, el caso más claro y, sin duda, famoso, es el que se produjo durante los primeros meses de la pandemia del virus que, en el año 2020, cambió nuestras vidas. Muchos casos se contraían dentro de los hospitales.

3. Infección nosocomial exógena

Una infección nosocomial exógena es aquella que se produce por el contagio de microorganismos patógenos del medio externo. Es decir, el microorganismo responsable de la infección no forma parte de la microbiota de la persona, sino que se adquiere por contacto con el exterior, ya sea por contagio a través de un médico, por procedimientos no estériles o por consumo de alimentos contaminados.

4. Infección nosocomial endógena

Una infección nosocomial endógena es aquella que se produce por la proliferación de microorganismos que forman parte de la microbiota de la persona y que no se comportan como patógenos en condiciones normales pero que, debido a la inmuno debilitación propia del ingreso hospitalario, pueden crecer en exceso y desarrollar una infección. Los patógenos no se adquieren del exterior.

5. Infección nosocomial cruzada

Una infección nosocomial cruzada es aquella forma de infección exógena en la que el contagio del microorganismo patógeno se da por contacto con otro paciente ingresado. Es decir, la propagación del agente causal se produce entre personas internadas en el hospital, algo habitual cuando hay varios pacientes en la misma unidad de cuidados.

infeccion-nosocomial-cruzada

6. Infección nosocomial intrahospitalaria

Una infección nosocomial intrahospitalaria es aquella que se adquiere y manifiesta dentro de un mismo hospital. Es decir, el contagio y la aparición de la sintomatología se producen ambas en el mismo hospital, aunque también se considera como “intrahospitalaria” cuando la infección se manifiesta después del alta hospitalaria, es decir, ya en casa.

7. Infección nosocomial interhospitalaria

En contraposición a la intrahospitalaria, una infección nosocomial interhospitalaria es aquella que se adquiere y se manifiesta en hospitales distintos. Es decir, el contagio ocurre en un centro hospitalario concreto pero la sintomatología se produce en un hospital diferente. Se adquiere en un hospital del cual se le da el alta pero el paciente es ingresado en otro donde, ahora sí y pese a que no se haya producido el contagio en este, se va a manifestar la infección.

8. Infección nosocomial bacteriana

Una infección nosocomial bacteriana es aquella en la que, siendo exógena o endógena, el agente causal es una bacteria patógena. Por tanto, pueden ser tratadas con antibióticos, pero siempre vigilando su uso para evitar la expansión de resistencias. Como hemos dicho, las bacterias que más frecuentemente se contraen en los hospitales son Pseudomonas aeruginosa (infecciones de orina, respiratorias e incluso de la sangre, algo potencialmente letal), Klebsiella pneumoniae (infecciones de orina), Escherichia coli (infecciones gastrointestinales) y Staphylococcus aureus (infecciones de la piel).

9. Infección nosocomial vírica

Una infección nosocomial vírica es aquella en la que el agente causal es un virus. Por tanto, al tratarse de una infección vírica, no hay medicamentos específicos (en casos puntuales, se puede optar por antivirales) y muchas veces hay que esperar a que sea el propio cuerpo combata la infección. Como hemos dicho, los virus que más frecuentemente se contraen en los hospitales son el Rotavirus (infecciones gastrointestinales) y el virus sincitial respiratorio (grave en pacientes pediátricos).

10. Infección nosocomial fúngica

Una infección nosocomial fúngica es aquella en la que, siendo exógena o endógena, el agente causal es un hongo. Por tanto, pueden tratarse con antimicóticos. Como hemos dicho, los hongos que más frecuentemente causan problemas en hospitales son Candida albicans (problemas digestivos) y Aspergillus (infecciones de oído y, en ocasiones, respiratorias).

infeccion-nosocomial-fungica
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies