Los 9 núcleos basales del cerebro: anatomía y funciones

Los núcleos o ganglios basales son conjuntos de neuronas localizadas en el centro del encéfalo, por debajo de la corteza cerebral, con funciones que van desde el control del movimiento hasta el procesamiento de las emociones.
Núcleos basales

El cerebro es nuestro centro de mandos. Es el órgano que regula y controla absolutamente todas las funciones fisiológicas del cuerpo, desde el procesamiento de la información sensorial hasta el mantenimiento de las funciones vitales, así como el desarrollo de emociones o la locomoción.

Por lo tanto, todo lo que somos, hacemos, percibimos y sentimos nace del cerebro, una estructura que, cuanto más conocemos, más preguntas nos genera. Y es que es, sin duda, el órgano más complejo del cuerpo humano.

Lo que sí sabemos es que en su interior hay unas estructuras que participan en funciones muy diversas y que tienen unas propiedades únicas. Estamos hablando de los núcleos o ganglios basales, unas regiones del cerebro que desempeñan roles muy importantes que van desde el control del movimiento corporal hasta el procesamiento y la experimentación de emociones.

Se conocen distintos núcleos basales, cada uno de ellos especializado en unas funciones concretas. En el artículo de hoy analizaremos las características que tienen en común estos ganglios basales y detallaremos los roles que desempeñan cada uno de ellos.

¿Qué son los ganglios basales?

Antes de detallar qué son estos ganglios o núcleos basales, debemos repasar brevemente la estructura del cerebro. Se trata de un tema muy complejo, pero intentaremos sintetizarlo al máximo. Podemos imaginar el cerebro como si fuera la Tierra. Tiene una capa externa que serían como los continentes y los océanos que recibe el nombre de corteza.

Esta corteza es la parte visible, con todos sus surcos representativos y los lóbulos en los que se divide. En esta capa ocurren prácticamente todas las funciones que desempeña el cerebro, aunque si nos desplazamos hacia abajo, siguen habiendo cosas importantes.

Y es que igual que sucede con la Tierra, el cerebro tiene un núcleo. Una región central que está alejada del exterior. Esta zona es el lugar en el que se encuentran un conjunto de neuronas diferentes a las demás (después veremos por qué) y que conforman estos núcleos o ganglios basales.

Lo importante es que quede claro que los ganglios basales son el núcleo del cerebro y que, como tal, es la parte más primitiva y la que está involucrada en las funciones esenciales para la supervivencia. De este modo, los ganglios basales son las regiones del cerebro que se encuentran por debajo de la corteza y por encima del tronco del encéfalo, la parte del cerebro que comunica con la médula espinal.

Ahora bien, ¿qué son exactamente estos ganglios basales? ¿En qué se diferencian de otras zonas del cerebro? Los ganglios basales son estructuras neuronales con miles de millones de neuronas interconectadas y que, aunque a nivel anatómico no sean fácilmente diferenciables, se comunican entre sí y con la corteza cerebral y el encéfalo.

La característica principal de estos núcleos basales, además de estar en el centro del cerebro y de consistir en agrupaciones neuronales, es que están formados por lo que se conoce como sustancia gris. Son regiones del cerebro diferenciables de las demás por este aspecto.

La sustancia gris hace referencia a neuronas que no están mielinizadas, es decir, que no tienen una vaina de mielina en su axón. La blanca, en cambio, consiste de neuronas que sí que tienen mielina. La corteza cerebral es sustancia gris, mientras que las regiones más profundas son de blanca.

En este sentido, los núcleos basales llaman la atención porque son conjuntos de neuronas de sustancia gris en medio de sustancia blanca. Por lo tanto, son agrupaciones de neuronas que se diferencian de las de su alrededor en este aspecto. La materia en la que se encuentran es sustancia blanca, pero ellas son de sustancia gris.

Estos núcleos basales, como hemos dicho, son estructuras muy primitivas del cerebro. Conectan directamente con el tronco del encéfalo para enviar estímulos motores a la médula espinal pero también con la corteza cerebral, participando en el desarrollo de muchas funciones mentales.

¿Qué funciones tienen los núcleos basales?

Ahora que ya sabemos sus características y dónde se encuentran, podemos pasar a analizar los núcleos que conforman los ganglios basales, detallando las funciones que realiza cada uno de ellos.

Putamen

1. Núcleo caudado

El núcleo caudado es un ganglio basal que, en estrecha relación con el núcleo putamen, está involucrado en distintas funciones. El núcleo caudado, al conectarse con la médula espinal, es muy importante para controlar el movimiento muscular voluntario.

Del mismo modo, al estar las neuronas que lo conforman reguladas por la dopamina, es importante para encender el estado de alarma en el cuerpo cuando se detecta un peligro. También participa en el aprendizaje, la memoria y la motivación.

2. Núcleo lenticular

Situado en el centro del cerebro y por debajo del núcleo caudado, el núcleo lenticular coopera con el núcleo putamen y el globo pálido, estando implicado, pues, en el desarrollo de los sentimientos, el control motor del cuerpo y en la transmisión de información entre los distintos núcleos basales y hacia la médula espinal.

3. Núcleo putamen

Situado justo por debajo del núcleo caudado, el núcleo putamen es el ganglio basal más importante en el control motor del cuerpo, tanto de los movimientos voluntarios como de los involuntarios. Además, las últimas investigaciones indican que esta estructura cerebral podría ser muy importante en el desarrollo de los sentimientos, especialmente los de amor y odio. En lo que se refiere a control motor, es de especial relevancia en los movimientos de las extremidades y las expresiones faciales.

4. Globo pálido

El globo pálido es un núcleo basal diferente al resto en el sentido de que está conformado básicamente por sustancia blanca, de ahí su nombre. Las neuronas de este ganglio tienen que tener mielina ya que este está especializado en la transmisión de información entre los otros núcleos basales, garantizando así la comunicación tanto entre ellos como con otras partes del sistema nervioso.

5. Núcleo accumbens

Situado entre el núcleo caudado y el putamen, el núcleo accumbens tiene una gran importancia en el desarrollo de emociones placenteras, desde la risa hasta el sentimiento de recompensa. De igual modo, las últimas investigaciones parecen indicar que también regularía otras emociones como el miedo, la agresividad e incluso determinaría la adicción a sustancias. Se cree también que el famoso efecto placebo nace en esta región cerebral.

6. Núcleo subtalámico

El núcleo subtalámico, que se sitúa en el punto de unión entre mesencéfalo (la parte superior del tronco del encéfalo) y el tálamo (zona central de la base del cráneo), tiene la función de regular las funciones motoras, tanto las voluntarias como las involuntarias.

7. Cuerpo neoestriado

El cuerpo neoestriado es la estructura que nace de la unión entre el núcleo caudado y el núcleo putamen. En este sentido, se trata de una región puramente anatómica, pues las funciones de esta estructura son las de los dos núcleos que la conforman, que deben estar en constante interconexión.

8. Cuerpo estriado

En la misma línea que la anterior estructura, el cuerpo estriado es la región cerebral que nace de la unión entre el cuerpo neoestriado y el núcleo lenticular. En este caso, el cuerpo estriado conforma la principal vía de comunicación entre los ganglios basales y otras regiones del cerebro.

El cuerpo estriado recibe información de diversas zonas del cerebro para que los núcleos, tanto los del cuerpo neoestriado como el lenticular, la procesen y actúen acorde a ella.

9. Amígdala cerebral

Amígdala cerebro

La amígdala cerebral, también conocida como cuerpo amigdaliano o complejo amigdaliano, es una de las estructuras cerebrales más importantes. Este ganglio basal tiene un papel primordial en el procesamiento, almacenamiento y reacción ante las emociones. Es el principal núcleo de control de las emociones más básicas y primitivas.

La amígdala regula las emociones (determina qué debemos sentir en función de lo que percibimos del medio), genera las respuestas ante el miedo, permite asociar recuerdos con emociones, regula la conducta sexual, controla la agresividad, regula el apetito, permite el aprendizaje y la inteligencia emocional, regula las sensaciones de placer y permite desarrollar la empatía.

10. Sustancia negra

La sustancia negra es un conjunto de neuronas que, debido a la presencia de un pigmento conocido como neuromelanina, disponen de un aspecto oscuro, distinto a la sustancia gris y evidentemente a la blanca. Sea como sea, no se trata de un núcleo como los anteriores, pues no está bien delimitado.

Hay que pensar en esta sustancia negra como un conjunto de neuronas fisiológicamente distintas a las demás y que, de acuerdo a recientes investigaciones, parecen estar muy vinculadas al control de los movimientos oculares, la locomoción corporal, la orientación en el espacio y el aprendizaje. Además, la sustancia negra es una de las “fábricas” de dopamina más importantes del cerebro.

11. Núcleo rojo

El núcleo rojo, también conocido como sustancia roja, es un ganglio basal que comunica el cerebro con la médula espinal y que tiene el objetivo de regular el movimiento corporal. Su nombre viene dado porque las neuronas que lo conforman disponen de un pigmento férrico que da una característica coloración rosácea.

Sea como sea, el núcleo rojo parece ser muy importante para desarrollar la coordinación motriz, así como para controlar el movimiento del cuerpo, especialmente de brazos y hombro.

Referencias bibliográficas

  • Fortunato Juan Sierra, D., Juan Sierra, I., Caicedo Montaño, C.A. et al (2019) “Anatomía básica de los ganglios basales”. Revista Médica Sanitas.
  • Avila Luna, A., Bueno Nava, A. (2014) “Los ganglios basales: la participación dopaminérgica estriatal”. Investigación en Discapacidad.
  • Ospina García, N., Pérez Lohman, C., Vargas Jaramillo, J.D. et al (2017) “Ganglios Basales y Conducta”. Revista Mexicana de Neurociencia.
  • Wree, A., Schmitt, O. (2015) “Basal Ganglia”. Brain Mapping: An Encyclopedic Reference.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.