Los 20 tipos de alucinaciones (y sus características)

Una alucinación es una percepción sensorial de un estímulo externo que, pese a no existir, es considerado por nuestro cerebro como real y existente. Veamos cómo se clasifican estas alucinaciones.

Tipos alucinaciones

El cerebro es nuestro centro de mandos. Este órgano, el núcleo del sistema nervioso central, es el encargado de procesar la información interna y externa captada por nuestros sentidos y de generar respuestas que controlen nuestra fisiología. Al fin y al cabo, todo lo que experimentamos nace en el cerebro. Es él quien determina qué sentimos y qué vemos. Todo es creado por la mente.

Y no es ningún secreto que nuestra mente puede jugarnos malas pasadas. Es perfectamente normal que olvidemos cosas, que nuestros recuerdos se alteren con el tiempo o que creamos ver cosas que, en realidad, no están ahí. Pero todos estos “trucos” de la mente alcanzan su máxima expresión con las tan famosas, pero a la vez tan desconocidas, alucinaciones.

Las alucinaciones son fenómenos que consisten en percibir sonidos, visiones u olores que, pese a parecer reales, no lo son. Las alucinaciones, detrás de las que existen muchas causas y detonantes diferentes, son percepciones sensoriales de un estímulo externo que, aunque no existe ya que es creado internamente por nuestra mente, es considerado e interpretado por nuestro cerebro como real.

Así pues, en el artículo de hoy y con la voluntad de responder a todas las preguntas que puedas tener acerca de este concepto, vamos a analizar las bases clínicas de las alucinaciones y a presentar una clasificación de las mismas según la modalidad sensorial y la manera en la que aparecen. Veamos, pues, qué clases de alucinaciones existen.

¿Cómo se clasifican las alucinaciones?

Las alucinaciones son percepciones sensoriales que no se corresponden con ningún estímulo externo real. Es decir, una alucinación consiste en ver, oler o escuchar cosas que, pese a parecer reales, no lo son. En otras palabras, son percepciones de un estímulo físico que no existe, pero experimentando dicha sensación como si fuera real.

En este contexto, las alucinaciones son consideradas como pseudopercepciones que pueden ocurrir sobre cualquier modalidad sensorial, algo que, como veremos, determina la clasificación de las mismas. Escuchar sonidos que no existen, percibir olores, ver seres, oír voces, experimentar sensaciones en el cuerpo, visualizar objetos que no están ahí… Una alucinación puede manifestarse de muchas formas diferentes.

Y como hemos dicho, las causas detrás de estas alucinaciones son muy variadas, yendo desde la demencia o el delirio hasta la influencia de drogas alucinógenas, pasando por los síntomas del síndrome de abstinencia de otras drogas no alucinógenas, sufrir epilepsia, tener cuadros de fiebre muy alta, padecer narcolepsia, sufrir problemas sensoriales, padecer enfermedades psiquiátricas (especialmente esquizofrenia) o desarrollar tumores en el cerebro, lesiones cerebrales, entre otros.

Sea como sea, ante cualquier caso de una persona que empieza a alucinar, teniendo en cuenta que esta situación puede derivar rápidamente en complicaciones que desembocan en emergencias clínicas, es importante que esta no esté sola y que sea acompañada inmediatamente al médico para su evaluación.

Pero como no todas las alucinaciones son iguales, a continuación vamos a ver de qué formas pueden manifestarse. Veamos, pues, cuáles son las características de los distintos tipos de alucinaciones, clasificadas en función tanto de la modalidad sensorial como del modo en el que aparecen.

1. Alucinaciones auditivas

Las alucinaciones auditivas son las más frecuentes y consisten en escuchar sonidos u oír voces que no existen. Así pues, la modalidad sensorial sobre la que actúa es la audición. Suelen experimentarse en la esquizofrenia, consistiendo en murmullos, susurros o voces claramente identificadas de contenido negativo y amenazante.

Alucinaciones auditivas

2. Alucinaciones visuales

Las alucinaciones visuales son aquellas que consisten en ver cosas que no existen. La modalidad sensorial sobre la que actúa es la vista, percibiendo imágenes de objetos, seres, luces, personas o entes que no están ahí. Son comunes como síntoma de la demencia, de la abstinencia al alcohol, del consumo de ciertos medicamentos e incluso de las migrañas.

3. Alucinaciones olfativas

Las alucinaciones olfativas son aquellas que consisten en experimentar olores que no existen. Es un tipo extraño de alucinación que actúa sobre el sentido del olfato y que nos hace oler algo que no está ahí, generalmente siendo desagradable, como el olor a heces o vómitos. Suelen ir asociadas a la epilepsia o a lesiones en las regiones del cerebro que controlan el sentido del olfato.

4. Alucinaciones gustativas

Las alucinaciones gustativas, que tienden a ir unidas a las olfativas, son aquellas en las que experimentamos sabores sin estar comiendo nada. Tienden a aparecer en pacientes de esquizofrenia o de depresión y la modalidad sensorial sobre la que actúa es el gusto. Saborear cosas sin tener nada en la boca. En esto se basa una alucinación gustativa.

5. Alucinaciones táctiles

Las alucinaciones táctiles son aquellas que consisten en sentir sensaciones sobre la piel de elementos que no están ahí, basándose generalmente en percibir como si hubiera insectos desplazándose por el cuerpo. La modalidad sensorial sobre la que actúa es el tacto y suelen ser el resultado del alcoholismo o, de lo que es más habitual, los efectos de drogas tales como las anfetaminas o la cocaína. También conocidas como alucinaciones hápticas, son sensaciones cutáneas activas (sentir que tocamos cosas) o pasivas (sentir que algo nos toca).

Alucinaciones táctiles

6. Alucinaciones somáticas

Las alucinaciones somáticas son aquellas que consisten en alteraciones en el modo cómo percibimos el interior de nuestro cuerpo. Basada en una interferencia sobre la propiocepción, estas alucinaciones hacen que las personas que las presentan sientan que les faltan órganos, que tiene órganos metálicos o que sus órganos internos se mueven de forma extraña o que están en lugares incorrectos.

7. Alucinaciones kinésicas

Las alucinaciones kinésicas, también conocidas como cinestésicas, son aquellas que consisten en alteraciones en el modo cómo percibimos el movimiento corporal. Es una alucinación que incide sobre la percepción del movimiento de nuestro cuerpo, siendo habituales con el consumo de drogas alucinógenas y como síntoma de la enfermedad de Parkinson.

8. Alucinaciones parestésicas

Las alucinaciones parestésicas, también conocidas como parestesias, se trata de un trastorno de la sensibilidad táctil que se manifiesta con sensaciones anómalas de irritación o de hormigueo en la piel sin que haya ningún estímulo físico que las haya despertado. Suelen aparecer tras el consumo de drogas como la cocaína o como síntoma de enfermedades como el síndrome de Wernicke-Korsakoff, un tipo de encefalopatía por deficiencia de vitamina B1.

9. Alucinaciones reflejas

Vistas ya las distintas clases de alucinaciones según la modalidad sensorial sobre la que actúan, es momento de pasar a analizarlas según su modo de aparición. Las alucinaciones reflejas son aquellas en las que un estímulo real desencadena la experimentación de un estímulo falso de distinta modalidad sensorial. Por ejemplo, escuchar un bebé llorando (modalidad auditiva) desencadena una alucinación de oler algo desagradable que no existe (modalidad olfativa).

10. Alucinaciones funcionales

En contraposición, las alucinaciones funcionales son aquellas en las que un estímulo real desencadena la experimentación de un estímulo falso pero de la misma modalidad sensorial. Siguiendo con el ejemplo, escuchar un bebé llorando (modalidad auditiva) podría desencadenar una alucinación de escuchar una melodía determinada (modalidad también auditiva).

Alucinaciones funcionales

11. Alucinaciones negativas

Las alucinaciones negativas son un caso particular, pues en esta ocasión no es que experimentemos cosas que no están ahí, sino todo lo contrario. Son alucinaciones que consisten en no percibir algo que realmente sí que está ahí.

12. Alucinaciones autoscópicas

Las alucinaciones autoscópicas, también conocidas como autoscopias, son sensaciones o experiencias en las que la persona ve su propio cuerpo desde una perspectiva externa, como si se observara a sí mismo desde fuera de su cuerpo.

13. Alucinaciones autoscópicas negativas

Las alucinaciones autoscópicas negativas combinan los dos tipos anteriores de alucinaciones. Es una experiencia extraña en la que la persona, cuando va a mirarse al espejo, no se ve.

14. Alucinaciones hipnagógicas

Las alucinaciones hipnagógicas son aquellas que no van ligadas a ninguna alteración neurológica, sino que se producen en la transición entre la vigilia y el sueño profundo. En esta fase, la persona puede sufrir alucinaciones de cualquier modalidad sensorial. Se ha observado que sufrir ansiedad hace más propensa a la persona a presentarlas.

15. Alucinaciones extracampinas

Las alucinaciones extracampinas son un tipo de alucinación de la modalidad visual en la que vemos cosas que no están dentro de nuestro campo visual. Es decir, vemos a alguien delante nuestro que, en realidad, está a nuestras espaldas.

Alucinaciones extracampinas

16. Pseudoalucinaciones

Las psuedoalucinaciones son aquellas en las que, si bien la persona experimenta una alucinación en cualquier modalidad sensorial, esta es consciente en todo momento de que no es real. Así pues, no tomamos como cierto aquello que estamos experimentando.

17. Alucinaciones fisiológicas

Las alucinaciones fisiológicas son aquellas en las que no existe un trastorno neurológico de fondo, siendo más bien consecuencias naturales de los mecanismos del cerebro. Ocurre no solo, como hemos visto, en las alucinaciones hipnagógicas, sino también en condiciones de hipotermia, deshidratación extrema, inanición, hipertermia, etc.

18. Alucinaciones psiquiátricas

Las alucinaciones psiquiátricas son todas aquellas alucinaciones que conforman la sintomatología de un trastorno mental como puede ser la esquizofrenia. Son patologías psiquiátricas que, entre sus signos clínicos, se encuentran estas alucinaciones.

19. Alucinaciones orgánicas

Las alucinaciones orgánicas son aquellas que aparecen por enfermedades no mentales, sino por patologías somáticas, como pueden ser lesiones cerebrales, desarrollo de tumores en el cerebro, efecto de drogas alucinógenas, síndrome de abstinencia, epilepsia, etc.

20. Alucinaciones ambientales

Y terminamos con las alucinaciones ambientales, aquellas que se experimentan por la exposición a estímulos externos muy estresantes para el cerebro, como por ejemplo ante un secuestro, aislamiento social, sobrecarga sensitiva, etc.

Alucinaciones ambientales
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies