Las 25 enfermedades neurológicas más comunes

Las enfermedades que afectan al sistema nervioso suelen tener graves consecuencias en el día a día de los afectados. Veamos algunas de ellas.
Enfermedades neurológicas más comunes

Cientos de millones de personas sufren trastornos neurológicos en el mundo. Pese a que suelen ser temas tabú, lo cierto es que su incidencia es mayor de lo que creemos.

Para hacernos una idea, más de 6 millones de personas mueren al año por daños cerebrovasculares. Casi 8 millones de nuevos casos de demencia se diagnostican cada año, lo que hace que actualmente casi 50 millones de personas estén afectados por algún tipo de estas enfermedades.

Y no solo eso, pues más de 50 millones de personas sufren epilepsia y se estima que cerca del 10% de la población mundial sufre episodios de migraña en algún momento, lo que significa que 700 millones de personas padecen esta dolencia.

En este artículo haremos un repaso de las 25 enfermedades neurológicas más comunes, analizando su naturaleza, las causas, los síntomas y los tratamientos de los que disponemos.

Enfermedades neurológicas: ¿qué son?

Las enfermedades neurológicas son todos aquellos trastornos que afectan al sistema nervioso tanto central como periférico. Son, por lo tanto, todas aquellas afecciones debidas tanto a factores intrínsecos de la persona como externos que provocan que el cerebro, la médula espinal, los nervios, el sistema nervioso autónomo o los músculos no funcionen correctamente.

El sistema nervioso es el que se encarga de regular todas las propiedades de nuestro cuerpo, pues permite la comunicación entre sus estructuras para que respondamos adecuadamente ante los distintos estímulos.

Cualquier fallo en este sistema nervioso tiene graves implicaciones para la salud, afectando a la movilidad de la persona, a la habilidad de hablar y a las capacidades de tragar e incluso de respirar. También pueden afectar al aprendizaje, a la memoria, a la percepción y al estado de ánimo.

¿Cuáles son las enfermedades del sistema nervioso más comunes?

La neurología es la rama de la medicina que se encarga del estudio de todas estas enfermedades del sistema nervioso. Analizando la funcionalidad de sus componentes, descubre las causas de estos trastornos, formas de detectarlas y presenta tratamientos para solucionarlas o, al menos, para aliviar su sintomatología.

Dada su complejidad, el sistema nervioso puede estar afectado por un gran número de trastornos diferentes. De hecho, existen más de 600 enfermedades neurológicas. En este artículo presentaremos las 25 más comunes.

1. Alzheimer

El alzheimer es una enfermedad neurológica caracterizada por un deterioro progresivo de las células del cerebro, que lentamente van degenerándose hasta morir. Es la causa más común de demencia en el mundo y suele afectar a personas mayores de 65 años.

Provoca una disminución lenta pero continua de la capacidad mental, haciendo que las habilidades sociales y de comportamiento se pierdan hasta el punto de no poder vivir de forma independiente. Con el tiempo, se desarrolla un deterioro grave de la memoria y, ya en etapas muy avanzadas, la enfermedad acaba siendo responsable de la muerte de la persona.

No existe una cura para el alzheimer, aunque los medicamentos actuales mejoran los síntomas de forma temporal para que el afectado pueda, al menos, llevar una vida independiente.

2. Migraña

La migraña es un trastorno neurológico que causa dolores punzantes e intensos en la cabeza, generalmente en uno de los lados. Estos episodios pueden llegar a durar días, por lo que es una enfermedad que interfiere en la vida de los afectados.

Los ataques de migraña suelen estar acompañados de náuseas, vómitos y sensibilidad tanto a la luz como los sonidos. Se trata de un trastorno muy doloroso, pues los episodios suelen ser muy intensos.

La causa no está muy clara, aunque se cree que es una combinación de factores ambientales, hormonales, genéticos y de estilo de vida.

No hay cura, aunque existen medicamentos que ayudan a prevenir la aparición de estos episodios y/o a hacerlos menos dolorosos.

3. Epilepsia

La epilepsia es un trastorno neurológico caracterizado por la aparición de períodos de convulsiones y de experimentación de sensaciones inusuales e incluso pérdida de conciencia a causa de una actividad cerebral anormal.

El tratamiento consiste en la administración de medicamentos para evitar los episodios de convulsiones, aunque muchas personas superan este trastorno con la edad.

4. Parkinson

El Parkinson es una enfermedad neurológica que afecta a las habilidades motoras a causa de una deterioración progresiva del sistema nervioso.

Los síntomas se desarrollan progresivamente y suelen empezar con un ligero temblor en las manos. Con el tiempo, los episodios de temblores son más frecuentes e intensos y llegan a afectar al movimiento de la persona.

No existe cura para el Parkinson, aunque los medicamentos consiguen aliviar de forma importante los síntomas.

5. Autismo

El autismo es un trastorno neurológico que afecta a la forma de percibir los estímulos y a las capacidades sociales, lo que acaba comprometiendo las relaciones con otras personas.

Los síntomas se empiezan a notar desde el primer año de vida, y la persona tendrá dificultades para relacionarse tanto en el colegio como posteriormente en el trabajo.

Pese a que no existe cura, las terapias intensivas en los niños desde una edad temprana hacen que la persona tenga una vida socialmente mejor que sin tratamientos

6. Ictus

El ictus es una enfermedad neurológica que ocurre cuando un vaso sanguíneo del cerebro se rompe o se tapona. Esto impide que llegue un correcto flujo sanguíneo a las células del cerebro, que al no recibir oxígeno ni nutrientes, empiezan a morir.

Los síntomas dependen mucho del área del cerebro afectada, aunque la muerte del tejido cerebral suele comportar: parálisis facial, dificultad para hablar, dolores de cabeza, pérdida de memoria y de visión, desequilibrios...

Los tratamientos deben aplicarse rápidamente para evitar complicaciones graves, por lo que es de vital importancia acudir al médico cuando se observen algunos de estos síntomas.

7. Cefaleas

Las cefaleas, popularmente conocidas como “dolores de cabeza”, son trastornos neurológicos en los que se siente dolor en algún punto de la cabeza, aunque este es menos intenso que el de las migrañas.

La mayoría de episodios de cefaleas se superan por sí solos, aunque un tratamiento a base de analgésicos puede aliviar los síntomas cuando sea necesario.

8. TDAH

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno neurológico que afecta a millones de niños en el mundo y que muchas veces continúa en la edad adulta. Está caracterizado por la dificultad para mantener la atención y concentrarse, así como por presentar comportamientos impulsivos.

No existe ningún tratamiento para curar el TDAH, aunque disponemos de medicamentos que ayudan al niño a concentrarse mejor y a no mostrar tanta hiperactividad.

9. Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa que puede provocar discapacidad en los afectados. Consiste en que el sistema inmune ataca la vaina protectora de las neuronas haciendo que estas no puedan comunicarse bien entre ellas. Esto hace que no haya una buena interacción entre lo que procesa el cerebro y lo que le llega al resto del cuerpo.

Aunque depende de los nervios afectados, la esclerosis múltiple suele hacer perder la capacidad de caminar. No tiene cura, aunque los tratamientos actuales ayudan a controlar los síntomas y a ralentizar su progreso.

10. ELA

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad neurodegenerativa que destruye progresivamente las neuronas y que también acaba provocando discapacidad.

Con el tiempo, el ELA no solo afecta a la capacidad para caminar, sino que también impide que la persona hable, coma y respire. No hay cura, y debido a la gravedad de sus síntomas, la enfermedad acaba siendo mortal.

11. Corea de Huntington

La Corea de Huntington es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por el progresivo desgaste de las células nerviosas cerebrales. A la larga suele provocar trastornos del movimiento, del pensamiento y afectaciones a nivel psiquiátrico.

Los tratamientos no pueden prevenir el deterioro físico ni mental, aunque sí que pueden controlar algunos de los síntomas de esta enfermedad.

12. Ataxia

La ataxia es una enfermedad neurológica caracterizada por una afectación en la parte del cerebro que controla la coordinación muscular. Esto provoca dificultades para caminar, hablar, mover los ojos e incluso para tragar.

No existen tratamientos que curen la enfermedad, aunque las terapias del habla, sesiones de fisioterapia, uso de caminadores y realizar ejercicio físico ayudan a aliviar la sintomatología.

13. Síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad neurológica en la que el sistema inmune ataca a los nervios. Empieza con debilidad corporal y hormigueo en las extremidades, aunque progresa con rapidez hasta provocar parálisis en todo el cuerpo, lo que resulta mortal.

Es por ello que las personas afectadas deben ser ingresadas rápidamente para recibir tratamiento, el cual permitirá superar la enfermedad, aunque con algunas secuelas: debilidad, fatiga y entumecimiento de las extremidades.

14. Aneurisma cerebral

Un aneurisma es una protuberancia en la pared de un vaso sanguíneo. Cuando esta situación ocurre en el cerebro, recibe el nombre de aneurisma cerebral.

El aneurisma puede acabar rompiéndose, causando una hemorragia interna que resulta inevitablemente mortal. El principal problema es que los aneurismas no provocan síntomas hasta que el vaso sanguíneo se rompe.

15. Encefalitis

La encefalitis es una enfermedad neurológica caracterizada por una inflamación del cerebro. Es el primer trastorno de esta lista provocado por una infección, la cual suele ser de origen vírico.

Cuando el virus llega al cerebro e infecta sus células, causa una sintomatología similar a la gripe, aunque generalmente estos síntomas acaban siendo más intensos: confusión, episodios de convulsiones, problemas sensoriales y pérdida de habilidades motrices.

Aunque es raro, puede llegar a ser mortal. Es por eso que hay que iniciar un tratamiento con antivirales de la manera más rápida posible.

16. Accidentes cerebrovasculares

Aunque no son una enfermedad neurológica como tal, los accidentes cerebrovasculares merecen mención en esta lista ya que son la tercera causa más común de muerte en el mundo.

Engloban todas aquellas situaciones que pueden provocar un daño cerebral suficiente como para causar una hemorragia interna, la cual resulta mortal. Pueden ser traumatismos, compresiones, problemas del sistema circulatorio u otras enfermedades del sistema nervioso que lleven a la rotura de vasos sanguíneos.

17. Trastornos del ritmo circadiano

Los trastornos del ritmo circadiano, también llamados trastornos del ritmo sueño-vigilia, se caracterizan por la incapacidad de dormir, cosa que acaba teniendo consecuencias en la funcionalidad de la persona.

Suceden porque hay un desajuste entre el “cronómetro” del cerebro que nos dice cuándo necesita dormir y lo que nosotros le ofrecemos, pues intentamos dormir en un momento en el que nuestro cuerpo todavía no está listo para hacerlo.

Generalmente este desfase se resuelve por sí solo, aunque se pueden intentar reducir los síntomas de cansancio y de falta de energía cuidando el estilo de vida.

18. Vértigo

Los episodios de vértigo son trastornos neurológicos en los que se crea una falsa sensación de que tú o el entorno estáis moviéndoos. Esto puede tener afectaciones importantes en el día a día del afectado, aunque no suelen comportar ningún riesgo para su vida.

El tratamiento a base de medicamentos es eficaz para evitar los síntomas de forma momentánea, aunque los episodios pueden volver a ocurrir.

19. Insomnio

El insomnio es un trastorno neurológico caracterizado por la dificultad para conciliar el sueño, para mantenerlo o por despertarse demasiado pronto. Los afectados suelen sentirse cansados y con falta de energía, lo que acaba teniendo consecuencias en la calidad de vida y la eficacia en el trabajo.

Generalmente los cambios en los hábitos de vida suelen ser suficientes para hacer que este trastorno desaparezca, aunque si es necesario el médico puede recetar algunos medicamentos que ayudan a relajarse y a dormir mejor.

20. Narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno neurológico caracterizado por una extrema somnolencia durante el día, con ataques súbitos de sueño. Provoca alteraciones graves en la vida de los afectados, pues tienen dificultades para mantenerse despiertos.

Además, las personas con narcolepsia pueden también perder peso y tono muscular. No tiene cura, aunque los tratamientos y cambios en los hábitos de vida pueden ayudar a controlar los síntomas.

21. Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno neurológico que consiste en caminar mientras uno está dormido. Suele afectar solo a niños y no acarrea graves problemas para la salud, a excepción de accidentes aislados que pueden suceder al caminar estando dormido.

Normalmente desaparece antes de los 10 años, aunque si se prolonga, los episodios son muy frecuentes o altera la vida tanto personal como familiar, hay tratamientos eficaces. Suelen estar relacionados con el consumo de medicamentos, terapias del sueño, ayuda psicológica, etc.

22. Distrofia de Duchenne

La distrofia de Duchenne es una enfermedad neurológica caracterizada por una progresiva pérdida de masa muscular. Esto provoca que al afectado poco a poco tenga problemas para caminar, dolor en los músculos, rigidez, dificultad de aprendizaje, sufra frecuentes caídas, etc.

La causa es una mutación en un gen, la cual hace que no se produzcan suficientes proteínas para mantener saludables los músculos. Pese a no existir cura, los medicamentos actuales permiten ralentizar el progreso de la enfermedad y controlar los síntomas.

23. Meningitis

La meningitis es una enfermedad neurológica caracterizada por una inflamación de las meninges, unas membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Suele provocar fiebre, dolor de cabeza y rigidez de cuello.

Está causada por una infección por distintos patógenos. Generalmente son virus, aunque también pueden ser de origen bacteriano, micótico (hongos) o parasitario.

Pese a que normalmente se resuelve por sí sola, hay algunos casos en los que puede poner en riesgo la vida de la persona. Es por ello que el tratamiento (en función del patógeno causante) debe administrarse lo más rápido posible.

24. Síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette, más conocido como la “enfermedad de los tics”, es un trastorno neurológico caracterizado por la realización de movimientos constantes, involuntarios y repetitivos. Pueden ser palabras concretas o bien ruidos (aspiraciones, tos, gruñidos, etc).

Esta enfermedad no puede curarse, aunque existen tratamientos que consiguen reducir la incidencia de los tics para que la vida personal y profesional de las personas no se vea comprometida.

25. Dislexia

La dislexia es un trastorno neurológico que afecta a las zonas del cerebro que procesan el lenguaje, lo que hace que los afectados tengan problemas tanto para leer como para escribir.

No tiene cura, por lo que una adecuada tutorización en el colegio, planes educativos individualizados y fomentar que lean, puede ser muy provechoso para que el niño acabe superando la mayoría de retos a nivel académico.

Referencias bibliográficas

  • World Health Organization (2006) “Neurological Disorders: Public Health Challenges”. WHO.
  • Canadian Institute for Health Information (2007) “The Burden of Neurological Diseases, Disorders and Injuries in Canada”. CIHI.
  • Suk-Yu Yau, S., Man Lau, B.W., Po, T.K., So, K.F. (2017) “Neurological Disorder”. Elsevier.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.