Las 7 diferencias entre Sobrepeso y Obesidad (explicadas)

El sobrepeso y la obesidad son dos conceptos que, pese a que solemos usarlos indistintamente ya que incorrectamente los consideramos sinónimos, son distintos a nivel clínico. Veamos las diferencias entre tener sobrepeso y estar obeso.
Diferencias sobrepeso obesidad

Para los anales de la historia, la pandemia del COVID-19 será recordada como la mayor pandemia del siglo XXI. Es indudable que su impacto en la salud pública ha sido, por desgracia, inmenso, cambiando por completo el mundo en el que vivimos. Pero en esta, por otro lado, comprensible afirmación, queda oculta la otra gran “pandemia” de este siglo: la obesidad.

La obesidad es, en la mayoría de países desarrollados del mundo, una de las mayores alarmas y amenazas de salud pública. Y no solo por su tremenda incidencia, pues con estadísticas bajo el brazo podemos afirmar que 1.900 millones de personas tienen sobrepeso y, de estas, 650 millones sufren obesidad, sino por todos los fallecimientos que esta induce por su afectación en la salud cardiovascular, mental y metabólica.

Pero, como todos sabemos, la obesidad está rodeada de un gran estigma. Son muchos los mitos alrededor de esta enfermedad que hacen que la lucha contra esta “pandemia” esté siendo más lenta de lo que debería ser. Y en este contexto de desconocimiento general, uno de los errores más comunes es el de considerar que “sobrepeso” y “obesidad” son sinónimos. No lo son. En absoluto.

Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, además de comprender las bases clínicas de ambos términos, vamos a presentar, de forma muy concisa y a través de puntos clave, las diferencias más importantes entre tener sobrepeso y padecer obesidad. Vamos allá.

¿Qué es la obesidad? ¿Y el sobrepeso?

Antes de entrar en profundidad y analizar las diferencias entre conceptos, es interesante e importante que nos pongamos en contexto para tomar perspectiva. Por ello, primero vamos a analizar individualmente las bases clínicas de los dos términos. Definamos, pues, qué es la obesidad y qué es el sobrepeso.

Obesidad: ¿qué es?

La obesidad es una enfermedad metabólica que se manifiesta con una patológica acumulación de tejido graso en el cuerpo. Así pues, una persona obesa es aquella que sufre un estado patológico que compromete su salud a causa de una excesiva acumulación de grasa en su organismo. Se trata de una patología que se diagnostica cuando el IMC (Índice de Masa Corporal) de una persona es superior a 30.

Estamos ante un problema muy grave de salud que va mucho más allá de lo estético, pues pone en peligro la salud tanto física como mental. Y es que la obesidad es una enfermedad que, siendo sufrida por unos 650 millones de personas en todo el mundo, incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares (las principales causas de fallecimiento), cáncer, trastornos óseos, depresión, diabetes tipo 2, daños en el aparato locomotor… Todo el cuerpo sufre las consecuencias de esta patológica acumulación de tejido graso.

Y todo se complica todavía más cuando descubrimos que, por extraño que parezca, sus causas siguen sin estar claras. Y es que ni siquiera sabemos a ciencia cierta si comer mucho es la causa de esta enfermedad o si, por el contrario, este hecho es precisamente un síntoma de un trastorno metabólico. De hecho, muchos estudios sugieren que es más probable que los comportamientos abusivos con la comida sean más una consecuencia que una causa.

Pero esto no quiere decir que la obesidad no pueda prevenirse ni tratarse. Aunque pueda tener su origen en un trastorno metabólico (y, por tanto, en la genética), en su desarrollo entra en juego también el factor ambiental, es decir, qué hacemos con nuestra vida. Una dieta saludable, dormir y la práctica de deporte regularmente son las mejores armas para combatir la obesidad, recordando que, en caso de que no podamos luchar solos, siempre podemos solicitar atención psicológica.

También es importante destacar que, más allá de la definición general, existen distintas formas de obesidad según la distribución de la grasa por el cuerpo, según la causa y según el IMC. Este último parámetro es el más relevante a nivel clínico, pues es el que determina la gravedad de la situación. Estos son los tipos de obesidad en función del Índice de Masa Corporal:

  • Obesidad de bajo riesgo: El IMC de la persona está entre 30 y 34’9. Aunque sea la primera fase y el riesgo para la salud sea el más bajo, evidentemente ya se compromete la integridad de nuestro estado físico y emocional.

  • Obesidad de riesgo moderado: El IMC está entre 35 y 39’9. Los riesgos para la salud física y mental empiezan a ser mayores, por lo que la persona ya tiene un riesgo relativamente elevado de sufrir problemas de salud asociados a la enfermedad.

  • Obesidad mórbida: El IMC es igual o mayor a 40 pero menor que 50. Estamos ante una situación muy peligrosa para la salud tanto física como emocional, además de que la persona, por su impacto estético, puede tener serios problemas en su vida personal.

  • Obesidad extrema: El IMC es superior a 50. Se trata de la forma más grave de obesidad, aquella en la que la persona prácticamente no puede realizar actividades cotidianas debido a la acumulación de grasa. El riesgo para la salud física y emocional es, como indica su nombre, extremo.

Debemos acabar esta sección dejando muy claro que, si bien en la obesidad la predisposición puede existir, las decisiones que tomamos acerca de nuestro estilo de vida son las más determinantes. La obesidad es una enfermedad. Y entender esto es el primer paso para, como sociedad, preservar nuestra salud colectiva.

Obesidad qué es

Sobrepeso: ¿qué es?

El sobrepeso es una condición en la que la persona tiene un peso superior al que debería tener para su estatura. Una persona con sobrepeso no tiene obesidad. Y es que ya no solo es que la acumulación de tejido graso no sea, de por sí, patológica, sino que este peso superior al óptimo puede deberse también a la acumulación de líquidos, a un peso superior a la media de los huesos o a la disposición de más masa muscular.

Hablamos de sobrepeso cuando el IMC de la persona se encuentra entre 25 y 29’9. Es el paso previo a la obesidad, pero no podemos hablar de obesidad como tal ya que no estamos ante una enfermedad. Su peso es mayor al que se considera saludable para su estatura, pero esta situación no tiene por qué deberse a un exceso patológico de grasa.

Y es que hay personas que, por tener mucho músculo, pueden, de acuerdo al IMC, estar consideradas como personas con sobrepeso. Pero como es por la masa muscular y no por la grasa, no tienen ningún aumento del riesgo de sufrir problemas de salud derivados de este sobrepeso. Más bien, todo lo contrario.

Aun así, sí que es totalmente cierto que, en caso de que el sobrepeso se deba a la acumulación de grasa, debemos actuar (con cambios en el estilo de vida) antes de que este derive en la obesidad propiamente dicha. Dicho de otro modo, un IMC superior al normal que indica sobrepeso no tiene por qué significar que debamos adelgazar. Primero, debemos saber de dónde viene este peso. ¿Es músculo? ¿Es acumulación de líquidos? ¿O es grasa?

Se estima que en el mundo hay 1.600 millones de personas con sobrepeso, algunas de ellas por una situación no patológica, pero otras de ellas sí que tienen riesgo de que la acumulación de tejido graso se vuelva dañina, entren en la obesidad en sí y, a partir de ahí, se dispare la probabilidad de padecer enfermedades. El sobrepeso, pues, puede ser un factor de riesgo para la obesidad, pero por sí solo no es una condición patológica.

Sobrepeso

¿En qué se diferencian el sobrepeso y la obesidad?

Tras definir ambos conceptos, seguro que las diferencias (y también la relación) entre el sobrepeso y la obesidad han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas o simplemente quieres disponer de la información con un carácter más visual y conciso, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre obesidad y sobrepeso en forma de puntos clave.

1. La obesidad es una enfermedad; el sobrepeso, no

Sin duda, la diferencia más importante. La obesidad es una enfermedad metabólica en la que la persona sufre una patológica acumulación de tejido graso en su cuerpo que incrementa el riesgo de desarrollar patologías cardiovasculares, hormonales, oncológicas y mentales. En cambio, el sobrepeso no es una enfermedad, es una condición no necesariamente patológica en la que la persona presenta un peso superior al que se considera óptimo para su estatura.

2. El IMC en la obesidad es mayor que en el sobrepeso

En esta línea, aunque una persona con sobrepeso tenga un peso superior al que debería tener para su estatura, el IMC está entre 25 y 29’9. Este rango de índice de masa corporal se considera sobrepeso. Pero todo aquello superior a un IMC de 30, pasa a ser considerado obesidad.

IMC sobrepeso

3. La obesidad se debe a una acumulación de grasa; el sobrepeso, no siempre

Cuando hablamos de obesidad, nos referimos a una enfermedad metabólica en la que el elevado IMC es una consecuencia de una acumulación excesiva y patológica de tejido graso en el cuerpo, situación que incrementa el riesgo de desarrollar problemas de salud severos.

En cambio, en el sobrepeso, si bien el IMC superior al considerado óptimo puede deberse a la grasa, también puede ser consecuencia de una mayor masa muscular, de retención de líquidos o de un peso óseo mayor a la media.

4. La obesidad siempre debe combatirse; el sobrepeso, no siempre

En relación con el punto anterior, podemos ver que el sobrepeso no tiene que combatirse siempre. Si una persona tiene, por IMC, sobrepeso, pero este peso mayor al considerado óptimo se debe a una masa muscular superior a la media, no tiene ningún problema de salud.

Todo lo contrario; no necesita adelgazar. Por ello, mientras que la obesidad debe combatirse siempre con cambios en el estilo de vida, apoyo psicológico e incluso cirugía (solo como último recurso), el sobrepeso solo debería tratarse si su origen se encuentra en una acumulación excesiva de grasa.

5. El sobrepeso es un factor de riesgo para la obesidad

Este sobrepeso causado por una acumulación excesiva de grasa debe tratarse no solo porque aunque la persona no sea obesa ya existen ciertos riesgos para la salud, sino porque este propio sobrepeso es un factor de riesgo para el desarrollo de la obesidad como tal.

Sin cambios en el estilo de vida, esta situación de sobrepeso puede derivar en la enfermedad propiamente dicha y hacer que la persona, ya en estado de obesidad, sufra graves problemas de salud.

sobrepeso obesidad

6. La predisposición es más relevante en la obesidad

Como decimos, la obesidad es una enfermedad considerada como metabólica, es decir, una patología en la que entran en juego desajustes hormonales que tienen, como consecuencia, comportamientos compulsivos con la comida (que son a la vez causa del problema) y tendencia a acumular tejido graso de forma patológica.

Por ello, pese a que el estilo de vida y los factores ambientales son muy determinantes, es cierto que existe cierta predisposición genética. Una predisposición que no encontramos tanto en el sobrepeso, más ligado exclusivamente a nuestro estilo de vida a nivel nutricional y deportivo.

7. El riesgo para la salud es mayor en la obesidad

Por todo lo que hemos visto, es evidente que la obesidad, una enfermedad en la que se produce una acumulación excesiva y patológica de grasa en el cuerpo, es más peligrosa para la salud física (incrementando enormemente el riesgo de desarrollar patologías cardiovasculares y otros trastornos que reducen significativamente la esperanza de vida) y emocional que el sobrepeso, una condición que, si bien puede ser factor de riesgo para la obesidad, no es, por sí sola, una condición patológica. Todo depende del origen de este peso superior al considerado óptimo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies