Los 11 beneficios de la Resiliencia (para la salud emocional)

La resiliencia es la capacidad de algunas personas para recuperarse y mantener una conducta adaptativa tras haber vivido un suceso emocionalmente intenso, adaptándose mejor a la adversidad y las distintas fuentes de estrés.

beneficios-resiliencia

A lo largo de la vida atravesamos numerosos momentos difíciles, que suponen una importante fuente de estrés e incluso pueden resultar traumáticos. El sufrimiento es inherente a nuestra existencia, pero hay muchas formas de lidiar con él. Esto explica por qué ante un mismo evento cada uno de nosotros podemos manifestar respuestas diferentes, algunas más adaptativas que otras.

Si bien es interesante conocer cómo los seres humanos enfermamos y desarrollamos todo tipo de psicopatologías, igualmente importante es conocer la otra cara de la moneda. Es decir, analizar de qué forma los seres humanos nos sobreponemos a la adversidad y preservamos el equilibrio psíquico a pesar de haber sufrido.

De esta forma, se pueden conocer no sólo los factores de riesgo que incrementan la probabilidad de sufrir un trastorno mental, sino también los factores de protección que favorecen el bienestar psicológico. En este sentido, la resiliencia es un concepto muy interesante que nos permite definir la tolerancia de un individuo al estrés y el sufrimiento.

Las personas resilientes poseen la capacidad de recuperarse y mantener una conducta adaptativa tras haber sufrido una experiencia estresante. Es decir, cuentan con la habilidad de mantener unas adecuadas funciones físicas y psicológicas a pesar de las situaciones críticas que han tenido que afrontar. La resiliencia es una capacidad que cobra gran importancia para nuestra salud y calidad de vida. En este artículo hablaremos sobre qué es la resiliencia y qué beneficios puede proporcionar a nuestro bienestar físico y mental.

¿Qué es la resiliencia?

La resiliencia se define en psicología como la capacidad de algunas personas para recuperarse y mantener una conducta adaptativa tras haber vivido un suceso estresante. En general, las personas resilientes se adaptan mejor a los traumas, amenazas u otras fuentes significativas de estrés.

El concepto de resiliencia no es fácil de acotar, ya que se trata de una cualidad relativa y dinámica. Esto se traduce en que la capacidad de ajuste de una persona ante la adversidad puede ser diferente en cada una de las etapas de su vida o estar presente en ciertas áreas vitales y no en otras. Por ejemplo, hay quienes son altamente resistentes al estrés en su ámbito laboral y, sin embargo, son extremadamente vulnerables en el plano personal.

Añadido a esto, la capacidad de ser resiliente no es algo absoluto que se adquiere una vez y ya no es posible perder. En realidad, esta es el resultado de un proceso dinámico de interacción entre la persona y su entorno. Es por este motivo que la resiliencia es susceptible de ser trabajada y entrenada. Por ello, no podemos afirmar de forma tajante que alguien es o no resiliente, pues esta capacidad es variable y modificable.

Lo que sí se ha identificado es que existen algunos factores asociados con mayores niveles de resiliencia, como la empatía, el buen control de los impulsos, la presencia de un ambiente familiar estable, la afiliación religiosa o una adecuada autoestima. Por consiguiente, las condiciones opuestas a estos factores (baja autoestima, pobre control de impulsos, ambiente familiar desorganizado…) actuarán como factores de riesgo que merman la resiliencia del individuo. Cada uno de nosotros contamos con un balance particular de factores de riesgo y protección que determinará nuestro grado de resiliencia.

Aunque cada persona parte de unas circunstancias distintas que configuran su nivel de resiliencia inicial, esta capacidad puede entrenarse. Así, hay factores de riesgo y protección que son susceptibles de ser modificados para incrementar la capacidad de un individuo de sobreponerse a la adversidad. La resiliencia y la vulnerabilidad son dos extremos de un continuo en el que los individuos se distribuyen mostrando grados variables de esta capacidad.

que-es-resiliencia

¿Cómo nos beneficia la resiliencia?

A continuación, vamos a comentar algunos de los beneficios que un nivel elevado de resiliencia puede aportar a nuestro bienestar físico y psicológico.

1. Eficacia en situaciones de presión

Las personas resilientes son capaces de analizar de forma fría la situación problemática para extraer un aprendizaje de ella y, en la medida de lo posible, evitar que esta se repita. Es decir, pueden llegar a controlar sus emociones para poder centrarse en resolver el problema que se les presenta. Al tratarse de personas con un adecuado control de los impulsos, no se dejan llevar por arrebatos temporales ni pierden los papeles a la primera de cambio. Por ello, se caracterizan por desenvolverse muy bien en situaciones muy tensas y estresantes.

2. Realismo

Las personas resilientes tienden a percibir la vida valorando los aspectos positivos, pero sin perder de vista la realidad. Lejos de fantasear o construir castillos en el aire, tienden a tener una percepción de la realidad muy ajustada.

3. Mejor salud física y esperanza de vida

Las personas más resilientes suelen gestionar mejor sus emociones negativas y manejan bien las situaciones dolorosas. Su mayor capacidad para lidiar con el estrés contribuye a un mejor estado de salud y mayor esperanza de vida, al tomar mejores decisiones de autocuidado y no caer en comportamientos de riesgo como el abuso del alcohol y las drogas.

4. Relaciones sociales de calidad

Las personas resilientes tienden a formar mejores relaciones sociales dentro de su comunidad y por ello se encuentran más acompañadas y felices al disponer de una red de apoyo sólida.

5. Detección de oportunidades

Las personas resilientes son expertas a la hora de identificar oportunidades en el entorno, incluso cuando las situaciones que ocurren no son las esperadas. En general, se caracterizan por su proactividad y capacidad para tener una gran iniciativa ante la vida e interpretar el entorno de manera favorecedora y útil.

resiliencia-mitos

6. Autoconfianza

Las personas resilientes tienden a creer firmemente en sus capacidades. No dudan de sí mismas y confían plenamente en su potencial, lo que les ayuda afrontar la adversidad con una buena predisposición.

7. Afrontamiento de las dificultades

Cuando alguien carece de capacidad para sobreponerse a la adversidad, es común que rehúya el problema y procure obviarlo sin buscar soluciones. Las personas resilientes se caracterizan por no huir de los problemas, sino que los enfrentan sin rodeos.

8. Efecto positivo en el entorno

La resiliencia no sólo favorece al propio individuo, sino que también repercute positivamente en las personas que le rodean. Quienes están cerca de una persona de estas características pueden contagiarse de su capacidad para lidiar con el estrés y salir más fácilmente hacia adelante.

9. Buen manejo del conflicto

Las personas resilientes no se desmoronan ante la aparición de los conflictos, pues entienden que este forma parte de las relaciones interpersonales. Por ello, lo manejan desde la naturalidad, de forma que son mucho más eficientes a la hora de lidiar con los malentendidos, discrepancias y rivalidades del día a día.

10. Alta tolerancia de la frustración

Las personas resilientes poseen una adecuada tolerancia a la frustración. Todos nosotros podemos experimentar frustración en determinados momentos de la vida, especialmente cuando las cosas no siguen el curso que deseamos. La diferencia que hace a alguien resiliente es su capacidad para canalizar esta frustración, de manera que el malestar no desborda a la persona en forma de un enfado intenso, inseguridad o bloqueo.

11. Perseverancia

Las personas resilientes se caracterizan por no rendirse a la primera de cambio. A pesar de los errores y fracasos, tienden a perseverar en su esfuerzo desde la confianza y la tranquilidad, intentando no repetir los errores previos y adaptándose a los cambios que van surgiendo.

como-beneficia-resiliencia

Entrenamiento de la resiliencia

Lo cierto es que, tal y como comentábamos al inicio, la resiliencia puede ser entrenada. Especialmente importante es trabajar desde las edades tempranas esta capacidad, aprovechando oportunidades de la vida cotidiana para enseñar a los más pequeños a aprender de los errores, perseverar y tolerar la frustración.

En este sentido, los adultos actúan como un importante modelo de aprendizaje al que los niños imitan. Por esta razón, ellos mismos deben asegurarse de actuar como un modelo positivo para saber gestionar las dificultades. Cualquier actividad es útil para empezar a entrenar la resiliencia. Una nota baja en un examen, un partido en el que se ha perdido, un conflicto con algún compañero… Aprender a manejar estos reveses de la vida desde la serenidad y la autoconfianza es una parte importante de la educación emocional que todos deberíamos recibir desde la niñez.

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la resiliencia y qué beneficios puede brindar a nuestra salud. La resiliencia se define como la capacidad que algunas personas manifiestan a la hora de recuperarse y mantener una conducta adaptativa a pesar de haber estado expuestas a sucesos altamente estresantes. En general, la resiliencia permite a los individuos adaptarse mejor a la adversidad.

Esta capacidad puede ser más o menos elevada dependiendo de algunos factores de riesgo y protección a los que la persona se encuentra expuesta. Aunque hay quienes parecen estar predispuestos a ser más o menos resilientes, lo cierto es que esta capacidad puede ser entrenada. La resiliencia no es una característica dicotómica, sino una habilidad que puede variar a lo largo de un continuo.

Son muchos los beneficios que la resiliencia aporta a la salud mental y física de las personas. Los individuos resilientes suelen ser proactivos, ver oportunidades incluso en los momentos más difíciles, poseen mayor nivel de autoconfianza, aceptan el conflicto y los imprevistos como parte de la vida, perseveran sin rendirse ante el primer fracaso y suelen desenvolverse bien ante las situaciones de presión.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies