Los 5 Lenguajes del Amor (y sus características)

Gary Chapman, en el libro “Los cinco lenguajes del amor”, explica las diferentes maneras de experimentar y de expresar el amor con la pareja. Veamos cuáles son y qué importancia tienen.

Lenguajes amor

El amor toma un significado distinto no solo dependiendo desde qué punto de vista lo enfoques, sino de a quién se lo preguntes. Pero al fin y al cabo, enamorarse es experimentar unas sensaciones de bienestar incitadas por los cambios fisiológicos generadas por unas hormonas que se sintetizan ante la presencia de una persona que hace que “suframos” esta cascada de emociones.

Pero más allá de esta definición fría, son muchas las personas que han reflexionado acerca de las bases psicológicas del amor. Y por relevancia, una de estas figuras más importantes es Gary Chapman, pastor bautista, consejero matrimonial y escritor estadounidense que, nacido en 1938 en Carolina del Norte, publicó una de las obras sobre relaciones íntimas más exitosas de todos los tiempos.

Chapman, en el año 1992, escribió y publicó “Los 5 lenguajes del amor”, un libro que se convertiría rápidamente en un best-seller y del cual se han vendido más de 11 millones de copias, siendo traducido a 50 idiomas. Una obra clave para entender la psicología detrás del amor y en la que Chapman explica las cinco formas de expresar y experimentar el amor en la pareja.

Y en el artículo de hoy, de la mano de esta exitosa obra, repasaremos los cinco lenguajes que, de acuerdo a Gary Chapman, constituyen los bloques de las relaciones de amor con la pareja. Chapman dijo que cada persona tiene un idioma de amor primario y uno secundario. ¿Sabrás encontrar el tuyo? Vamos allá.

  • Te recomendamos leer: [“¿Por qué nos enamoramos?”](¿Por qué nos enamoramos?)

¿Cuáles son los cinco idiomas del amor según Chapman?

“Los cinco lenguajes del amor”, publicado en 1992 por Gary Chapman, describe lo que el autor plantea como idiomas del amor, es decir, diferentes formas tanto de experimentar como de expresar el amor en una relación de pareja. La obra invita al lector a descubrir lo que Chapman anuncia como idioma primario e idioma secundario.

Como bien sabemos, cada persona expresa el amor de una forma distinta. Y en el libro, que está en la lista de best-seller del New York Times desde el año 2009, se encuentran ejemplos que nacen de la experiencia de Chapman como consejero matrimonial y preguntas que ayudan al lector a descubrir cuál es su idioma y el de la pareja.

Chapman cree que las personas, de manera natural, tienden a dar amor de la manera en la que les gustaría recibirlo. Es decir, para crear un clima adecuado, debemos intentar expresar nuestro amor y cariño en el idioma del amor preferido por nuestra pareja. Algo que puede conseguirse con comunicación y, por supuesto, conociendo los diferentes lenguajes del amor planteados por Chapman. Y esto es lo que vamos a hacer a continuación.

1. Palabras de afirmación

Por “palabras de afirmación” entendemos aquel lenguaje del amor basado en la verbalización del cariño. Es decir, es una forma de experimentar el amor que se basa en expresar palabras de ánimo, apoyo, afecto, cariño, elogios, etc, a nuestra pareja. Todo aquello que verbalizamos para mejorar su estado de ánimo y comunicar nuestro amor entra dentro de este idioma del amor.

Cuando todo ocurre de forma natural, estas palabras de afirmación aparecen sin pensar y aumentan la autoestima, la seguridad y el bienestar de la pareja. Y una persona con este idioma bien trabajado, expresará estas palabras de una forma totalmente sincera, por lo que su comunicación no verbal irá acorde a lo que dice.

Un “te quiero”, “me haces muy feliz”, “eres la mejor persona que he conocido”, “me haces ser la mejor versión de mí mismo”, etc, son ejemplos de palabras de afirmación. Verbalizar el afecto, el amor y el cariño. En esto se fundamenta este primer lenguaje del amor de acuerdo a la obra de Chapman.

Las palabras dan expresión, dirección y sentido al amor y tienen un poder increíble que, pese a que sean fugaces, dejan una gran huella en nuestro ser. Las personas que tienen este idioma del amor como lenguaje principal, quieren expresar con palabras lo que sienten y que su pareja también manifiesta verbalmente el amor de esta manera.

Palabras afirmación

2. Tiempo de calidad

Por “tiempo de calidad” entendemos aquel lenguaje del amor basado en dedicar tiempo a la pareja. Y no simplemente pasar horas juntos, sino realizar actividades enriquecedoras que fortalezcan los vínculos emocionales. Esto es esencial, pues especialmente en relaciones largas, tendemos a darlo todo por sentado y a no preocuparnos por pasar tiempo de calidad en pareja.

La sociedad actual nos ha creado unas necesidades falsas que nos hacen olvidar qué significa realmente el tiempo de calidad. No se trata de ir al restaurante más caro de la ciudad, sino de actos que, al ser compartidos con la pareja, nos generen un profundo bienestar emocional. Y esto puede ir desde sentarse en la terraza y hablar de la vida hasta simplemente ver una película juntos un viernes por la noche.

Todo aquello que sea salir de la rutina y de la monotonía puede ser tiempo de calidad. Y una persona que tiene, como lenguaje primario, este idioma del amor, buscará siempre encontrar estos momentos de placer para compartir con la pareja y esperará que dicha pareja sea receptiva a pasar tiempo de calidad juntos.

El tiempo es nuestro bien más preciado. Y con este idioma, se lo entregamos a nuestra pareja. Tiempo para ambos, sin prisas, preocupaciones o interferencias externas. El amor se expresa compartiendo vida, tiempo y pequeños momentos, que son los que hacen que la relación sea enriquecedora. No basta solo con estar, debemos entregarnos y buscar tiempo de calidad para fortalecer el amor. Y pasar tiempo significativo con la pareja se hace esencial.

Tiempo calidad

3. Actos de servicio

Por “actos de servicio” entendemos aquel lenguaje del amor que se basa en hacer favores, servir y cubrir las necesidades de nuestra pareja. Las personas que tienen, como lenguaje primario, este idioma del amor, encuentran muy gratificante ayudar de forma altruista a la pareja, haciendo favores de manera generosa para facilitar la vida de la persona a la que queremos.

Cocinar, hacer la compra, arreglar cosas, limpiar la casa, pasear al perro… No se trata de servir como un esclavo, sino de generar un clima en el que cada uno de los integrantes de la relación hacen actos de generosidad sin esperar que se les devuelva el favor, pero sabiendo que la otra persona, cuando lo necesiten, también estará ahí para facilitarles la vida.

Servirse mutuamente. En esto se basa este lenguaje del amor. Ayudar no es ni una obligación ni una necesidad, sino un acto que se realiza con una sonrisa para ayudar a la pareja sin esperar una respuesta compensatoria inmediata. Cubrir tareas es una forma de comunicar lo que sentimos. Simples actos que demuestran el afecto hacia la pareja.

Así pues, este lenguaje del amor se basa en hacer cosas útiles para la pareja sin esperar nada a cambio pero, en condiciones ideales, generando un clima de generosidad en el que cada uno ayuda al otro como forma de expresar el afecto, el cariño y, por supuesto, el amor.

Actos servicio

4. Dar regalos

Por “dar regalos” entendemos aquel lenguaje del amor que se basa en regalar obsequios a nuestra pareja. Los regalos, que no tienen por qué ser los más caros del mundo ni los más espectaculares, son símbolos del amor y una manera de mantener la emoción en la relación, pues son sorpresas que siempre hacen ilusión.

Pueden ser simples detalles, pero demuestran a la pareja que piensas en ella y que te esfuerzas para darle lo mejor. Es un disfrute mutuo, pues no solo recibe quien tiene el regalo o la sorpresa, sino que quien lo hace disfruta tanto planeando la idea como viendo la reacción, siempre de manera generosa y esperando únicamente una sonrisa como método de pago.

Es cierto que vivimos en una sociedad consumista que nos impulsa a comprar cosas que, en muchas ocasiones, son innecesarias y que no hay que recurrir a cosas materiales para expresar el amor. Pero está claro que hay regalos, especialmente cuando estos tienen un significado especial para la pareja, que pueden ser un poderoso símbolo de amor, cariño y afecto.

Dar regalos

5. Contacto físico

Por “contacto físico” entendemos aquel lenguaje del amor en el que el cariño se expresa a través de caricias y abrazos. Es un idioma que no requiere de palabras, pues el afecto se transmite, de forma muy sencilla pero poderosa, a través del contacto físico. Al fin y al cabo, somos mamíferos. Y esta forma de relación forma parte de nuestra naturaleza.

La necesidad de contacto físico es especialmente fuerte en la infancia, pero esta no se desvanece (generalmente) en la vida adulta, pues las personas que tienen, como lenguaje primario, este idioma del amor, se sienten muy reconfortadas en los brazos de su pareja, teniendo, en este contacto piel con piel, una de las formas de expresión de amor más poderosas.

Son, por tanto, personas muy cariñosas que disfrutan estando cerca de su pareja y dándose cariño físico, que no tiene por qué tener intenciones sexuales. Simplemente disfrutan del contacto físico. Es la forma de comunicación más sencilla pero directa: abrazos, besos, caricias, relaciones sexuales… Hay personas que sin este contacto no se sienten amadas, pues puede ser su lenguaje principal y su forma de recibir y transmitir amor. De ahí que sea tan importante conocer bien cuál es tu idioma del amor y cuál es el de tu pareja.

Contacto físico
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies