¿Cómo aumentar la Motivación? 11 consejos (y claves) para motivarte

La motivación es el estado que nos impulsa a actuar y lograr objetivos, aunque no siempre nos sentimos igual de motivados. Algunas pautas pueden ser de ayuda para recuperar las ganas de conseguir cosas en las horas bajas.

como-aumentar-motivacion

Existe un motor que nos permite trabajar, actuar y esforzarnos para lograr cosas: la motivación. Este concepto tan utilizado es bien conocido, aunque su definición resulta más abstracta de lo que cabría esperar. Hay quienes conciben la motivación como el conjunto de fuerzas internas y externas que nos llevan a poner en marcha una conducta determinada. De esta manera, cuando nos sentimos motivados experimentamos una gran energía psíquica, que sirve como impulso para luchar por los objetivos que nos proponemos.

Si no tuviésemos motivación alguna, dejaríamos de ser individuos activos y, sencillamente, el mundo dejaría de funcionar como lo hace. Gracias a la motivación logramos cosas, imaginamos, creamos, persistimos y adquirimos hábitos y costumbres. Además, esta también nos ayuda a tener la fuerza necesaria para hacer frente a los desafíos y la adversidad de la vida.

Es muy frecuente oír hablar de lo importante que resulta sentirnos motivados para lograr todo lo que deseamos. Sin embargo, la motivación varía, ya que es un estado dinámico que depende de la influencia de distintas variables. Por ello, es normal que no siempre tengamos la misma energía para comernos el mundo e ir a por todas. Al fin y al cabo, todos tenemos días en los que sentimos que necesitamos realizar el doble de esfuerzo para llegar a las metas que nos hemos marcado.

Es importante aceptar que no todos los días tendremos la misma motivación para hacer algo. No fustigarnos cuando estamos menos enérgicos es algo que nunca podemos olvidar, pues ante todo somos seres humanos y no simples máquinas productivas.

No obstante, aunque tenemos que aceptar que nuestro estado motivacional fluye y cambia, hay ciertas pautas que pueden ser de ayuda para recuperar esas ganas de actuar y conseguir cosas. En este artículo recogeremos algunas pinceladas que te serán de ayuda para manejar la motivación baja de la mejor manera posible.

Quiero sentirme más motivado: ¿qué debo hacer?

Como venimos comentando, es natural que no siempre nos sintamos igual de motivados. Por esta razón, hay algunas indicaciones que pueden ser de ayuda para fortalecer nuestro estado motivacional en las horas bajas.

1. Marca metas específicas

Muchas veces podemos tener muchos frentes abiertos y, sin embargo, nuestras aspiraciones nunca se traducen en acciones reales. Es difícil sentirse motivado cuando no está claro el objetivo que queremos conseguir. Por ello, un buen primer paso para que la motivación no decaiga es concretar qué deseamos lograr de forma operativa. Cuanto más específicas sean tus metas, mejor, así que evita plantearte objetivos abstractos. Tener un punto al que llegar te ayudará a trazar el camino y no perder el rumbo.

aumentar-motivacion

2. Trata de establecer metas atractivas

Aunque es cierto que no siempre podemos hacer lo que más nos gusta, es importante que en la medida de lo posible te marques metas atractivas e interesantes para tí. Esforzarse por algo que no te emociona en absoluto puede ser verdaderamente difícil. Aunque alcanzar metas siempre requiere una dosis de trabajo, este es mucho más llevadero cuando la recompensa nos llena. Las personas que deben esforzarse por algo que realmente no desean hacer no sólo no logran su meta, sino que además pueden experimentar un enorme sufrimiento psicológico.

3. Busca el enfoque positivo

Como venimos comentando, no siempre es posible elegir nuestros objetivos. A veces, nos vemos en la obligación de trabajar por metas con las que no nos sentimos plenamente identificados. Sin embargo, incluso en esos casos, podemos recurrir a estrategias para mantener nuestra motivación. Una buena alternativa es buscar, en esos objetivos que no nos convencen, un resquicio de algo que pueda ser de nuestro interés. Una tarea puede no sernos apetecible de forma global, aunque quizá algunas partes de ella sí que nos gustan más que otras. Enfocarnos en la parte más atractiva puede ayudarnos a no desistir.

4. Comparte tus objetivos

Compartir es vivir, y en cuestión de motivación puede ser de gran ayuda para no tirar la toalla. Informar a las personas de nuestro alrededor sobre nuestras intenciones y metas puede brindarnos un impulso extra para conseguir lo que nos proponemos. Contar con el apoyo del entorno puede ser muy enriquecedor y, además, te ayudará a sobrellevar de una mejor forma los días en los que tus ánimos estén más bajos.

5. Monitorea tus avances

En ocasiones, el deseo por alcanzar un determinado objetivo puede llevarnos a no ser pacientes. Esperar lograr cosas de manera inmediata no es realista y sólo te servirá para frustrarte y desistir. Muchas veces, cuando nos encontramos trabajando hacia una meta, vamos realizando muchos pequeños avances, lo que puede hacer que los logros pasen desapercibidos.

Si tenemos la percepción de que no estamos avanzando nada a pesar del trabajo, es altamente probable que nos rindamos. Por ello, una buena idea es la de hacer un seguimiento de nuestro progreso. Así, podremos reparar en cada pequeño cambio y ver que nuestro trabajo da sus frutos.

sentirme-motivado

6. Segmenta tus metas

Es habitual que, cuando deseamos lograr algo, nos impongamos metas que no son realistas. La ambición alejada de la realidad puede ser uno de los mayores obstáculos para mantener la motivación a flote. Ver un objetivo lejano desde nuestro punto de partida no suele ser lo más alentador. Por ello, es recomendable segmentar los grandes objetivos en metas más pequeñas y asequibles. De esta forma, irás cosechando victorias con frecuencia y te sentirás más seguro y confiado para esforzarte hasta la meta final.

7. Recompénsate por el esfuerzo

Aunque lograr metas es reforzante de por sí, no está de más que te puedas dar alguna recompensa extra, especialmente cuando has hecho un gran esfuerzo. Tener alicientes para conseguir tus objetivos es otra estrategia útil para que la motivación no decaiga.

8. No estás solo

Pelear por un objetivo en solitario puede ser especialmente duro. A veces, rodearte de otras personas que estén atravesando un proceso similar al tuyo puede ser un gran apoyo. Por ejemplo, si estás estudiando para una oposición, puede resultar de gran alivio acudir a una academia donde te sientas arropado por un preparador y otros compañeros que están en la misma situación que tú.

9. Encuentra tus razones

Mantener la motivación también tiene mucho que ver con los motivos reales que nos llevan a pelear por algo. Esforzarse y luchar por una meta es un proceso difícil que debe sustentarse sobre pilares sólidos para no venirse abajo. Debes tener siempre presente por qué lo haces y qué te ha llevado a estar en la situación actual.

Tener esto claro es un punto esencial para no perder las ganas de seguir trabajando. Cada persona tiene sus propias razones, así que no hagas algo guiado por los motivos de los demás. Piensa en qué te ha movido a ti en particular: mejorar tu situación económica, mejorar tu salud, cumplir un sueño, etc. Estas razones serán tus argumentos para convencerte de no desistir en los momentos más bajos.

10. Pide ayuda si lo necesitas

Siempre hemos recibido el mensaje de que pedir ayuda nos hace débiles y no está bien. Sin embargo, pedir ayuda cuando la necesitamos no tiene nada de malo y puede ayudarnos a mantener nuestra motivación. Dependiendo de tu situación particular, puede que necesites ayuda de diferente tipo.

A veces, puede que el apoyo de profesionales de distintos sectores, como por ejemplo la psicología o el deporte, te sirvan de ayuda en el proceso. No obstante, es esencial que tengas presente que el esfuerzo es tuyo y solamente tuyo. Es decir, el apoyo de otras personas no es sinónimo de que todo el trabajo se te de hecho. Por ello, es importante que tengas claro lo que haces y por qué lo haces.

11. Los altibajos son normales

Es posible que con la euforia inicial propia de cuando nos marcamos una meta no pensemos en esos días en los que no estaremos al cien por cien. Lograr objetivos implica hacer una carrera de fondo, en la que no siempre será todo fácil. Por ello, mantener la motivación también requiere adoptar una visión realista de este proceso. Si idealizamos el camino, es posible que a la primera de cambio nos sintamos decepcionados al ver que nuestras expectativas no se cumplen. Sin embargo, cuando partimos siendo conscientes de que los altibajos son normales, será más difícil que tiremos la toalla.

altibajos-motivacion

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la motivación. Esta se define como un estado que nos brinda energía para llevar a cabo diferentes conductas, lograr propósitos y afrontar la adversidad. Sin embargo, la motivación no es estática. Por el contrario, esta tiende a oscilar, por lo que no siempre estamos preparados para dar todo de nosotros mismos.

Aceptar que nuestra motivación cambia y que no todos los días serán igual de satisfactorios es esencial para nuestra salud mental. De lo contrario, podemos caer en la sobreexigencia. No obstante, hay algunas pautas que pueden ser de ayuda para canalizar de la mejor forma posible nuestro estado motivacional.

Entre ellas destacan el recurrir el apoyo social, tener claros nuestros motivos, segmentar las metas en objetivos pequeños y asequibles o monitorear los avances que se van logrando. Trabajar por aquello que nos mueve y nos interesa es especialmente importante, ya que esforzarnos por algo que no nos emociona puede mermar seriamente nuestro bienestar psicológico.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies