¿Cómo ayudar a alguien que atraviesa un duelo? En 6 claves

Ayudar a una persona que sufre un proceso de duelo puede resultar abrumador, pues vivimos en una sociedad alérgica a hablar de la muerte. Sin embargo, algunas pautas pueden ayudar a brindar nuestro apoyo adecuadamente en estos momentos difíciles.

como-ayudar-alguien-atraviesa-duelo

Lidiar con la muerte forma parte de la vida. De hecho, saber que la vida tiene un final nos hace darle valor. Sin embargo, amar la propia vida y la de los demás implica pagar un precio cuando la muerte llega: el duelo. El duelo es la respuesta emocional que sufrimos ante cualquier tipo de pérdida. A lo largo de nuestra vida experimentamos fracasos laborales, rupturas sentimentales, dificultades económicas, cambios de roles vitales… todo ello nos hace vivir duelos de manera relativamente frecuente, aunque la pérdida asociada a la muerte impacta en nosotros de forma incomparable a las demás.

Cuando un ser querido fallece, el proceso emocional que vivimos siempre es doloroso, aunque su severidad será variable en función de aspectos como el estilo de personalidad de cada uno, el grado de vinculación que se tenía con el difunto, las experiencias previas de duelo vividas, etc. En la mayoría de los casos, los procesos de duelo se terminan resolviendo con el tiempo, de manera que la persona es capaz de integrar la pérdida y avanzar con su vida. Sin embargo, en algunos casos también es posible que el individuo quede atrapado en un duelo patológico que no logra cerrar.

Así, aunque el duelo es una reacción natural y esperable ante la pérdida de un ser querido, a veces transitar por el dolor se hace muy complicado y no se logra avanzar a pesar del transcurso del tiempo. La persona puede entonces permanecer en una especie de estado estático donde tiene emociones y pensamientos que generan gran sufrimiento e impiden volver a la vida. Salir de este estado de bloqueo patológico puede ser más fácil si se cuenta no sólo con el apoyo de los profesionales, sino también del entorno más cercano.

La sociedad en la que vivimos rechaza hablar de la muerte, que se ha consolidado como tema tabú. Por ello, cuando alguien cercano vive un proceso de duelo es habitual que existan muchas dudas acerca de cómo actuar. Más allá de las convenciones sociales y los rituales de despedida, el duelo es un proceso que requiere tiempo y, por ello, el soporte emocional a quien lo transita también debe ser sostenido hasta que poco a poco vuelva la normalidad. Por todo ello, en este artículo vamos a comentar algunas claves básicas para brindar apoyo a esa persona que está viviendo un duelo en estos momentos.

¿Qué es el duelo?

En psicología se conoce como duelo al proceso que todo individuo atraviesa tras sufrir algún tipo de pérdida (una enfermedad, una ruptura sentimental, perder el trabajo…), aunque generalmente se habla de él en referencia a la pérdida más difícil de todas: la muerte.Aunque el duelo siempre es doloroso, lo cierto es que cada persona lo vive de manera única. La severidad depende de distintas variables que pueden complicar la elaboración de la pérdida, como por ejemplo el grado de vinculación con el fallecido o el estilo de personalidad.

Adaptarse a la pérdida de alguien querido requiere un tiempo, que será variable en cada caso. Todo duelo implica varias fases, comenzando con frecuencia con un estado de shock y negación que progresivamente da paso a una mayor aceptación de la situación. En general, cuando alguien transita por el duelo experimenta síntomas emocionales como tristeza, culpa, miedo, ansiedad…que poco a poco y con el apoyo adecuado terminan por remitir.

que-es-duelo

Cómo acompañar a una persona en su duelo

Como venimos comentando, la sociedad en la que vivimos no está habituada a mirar de frente a la muerte. A pesar de constituir una parte natural e inevitable de la vida, esta se ha convertido en un tabú. Por ello, cuando la muerte hace acto de presencia cerca de nosotros nos sentimos bloqueados y no sabemos cómo actuar. Esto hace que, cuando un ser querido se encuentra viviendo un duelo, no siempre acertemos en la manera en la que trasladamos nuestro apoyo. Por eso, a continuación vamos a comentar algunas claves muy útiles para ayudar a esa persona que atraviesa un proceso doloroso de pérdida.

1. Empieza por preguntar

Antes de brindar cualquier tipo de ayuda es importante que empieces por lo más esencial: preguntar. No todo el mundo necesita el mismo tipo de ayuda y, a veces, ni siquiera desean aceptarla. Por ello, en lugar de hacer inferencias es mejor preguntar a la persona cómo le podemos ayudar. Algunos ejemplos pueden ser los siguientes:

  • ¿Te apetece hablar de lo que ha pasado?
  • ¿Puedo darte un abrazo?
  • ¿Quieres que haga esos recados por ti?
  • ¿Cómo te encuentras hoy?

Evita hacer preguntas demasiado generales que se hacen por convención más que por un interés genuino en la persona. En su lugar, es mejor que apuestes por preguntas concretas, ya que estas son más fáciles de responder. Ten en cuenta que la ayuda puede cobrar muchas formas. Es posible que algunas personas necesiten hablar mucho para ventilar sus emociones, mientras que otras preferirán mantenerse más reservadas y recibir un tipo de ayuda más práctica (apoyo en tareas, por ejemplo). Preguntar también te ayudará a medir tu implicación, de forma que puedas ayudar sin resultar invasivo o molesto.

2. No juzgues la forma en la que cada persona lidia con el duelo

Es habitual caer en el error de pensar que los demás tienen que sobrellevar su dolor de la misma forma en la que nosotros lo haríamos. Sin embargo, la realidad es que cada persona es única y diferente y existen múltiples maneras de transitar el duelo. Por ello, ayudar a alguien en esta situación implica tener una actitud no enjuiciadora, respetando su forma de responder a la pérdida que ha sufrido.

3. No evites hablar de la persona fallecida

Es común que, tras el fallecimiento de una persona, se tienda a evitar hablar de ella en las conversaciones. Sin embargo, para las personas que han perdido a ese ser querido puede ser reparador recuperar historias y anécdotas y poder recordar desde el cariño. No se trata de hablar continuamente del difunto, pero al menos procura decir su nombre sin temor y hablar de ello con naturalidad cuando surja en la conversación.

ayudar-persona-en-duelo

4. No te desentiendas después del funeral

Apoyar a una persona que está transitando un duelo no requiere únicamente acudir a los rituales de despedida del difunto. Una vez pasados esos primeros momentos de dificultad, el dolor no ha cesado. De hecho, es posible que el sufrimiento sea mayor cuando la persona afronta su nueva normalidad sin el ser querido.

Llevar a cabo su rutina y sus actividades cotidianas sabiendo que el difunto ya no va a estar puede ser tremendamente difícil, y es ahí donde es importante brindar apoyo emocional. Procura mantener contacto períodico con la persona para que esta se sienta arropada. Puedes enviar mensajes, llamar y, en la medida de lo posible, quedar personalmente. De la misma forma, ayudar en lo necesario durante la rutina mediante acciones simples puede marcar la diferencia.

5. No des consejos no pedidos

A veces, con la intención de ayudar, se da a la persona que está llevando el duelo diversos consejos y pautas que esta nunca ha solicitado. Por ejemplo: “deberías…” o “a una conocida le pasó lo mismo que a ti y ella hizo esto…”. En su lugar, es mejor que te limites a escuchar cómo se siente la persona y empatices con su dolor.

6. No le pidas que sea fuerte ni invalides su dolor

El deseo de consolar a la persona puede llevar a cometer el error de invalidar sus emociones e incluso hacerle sentir culpable por estar sufriendo. Evita expresiones muy utilizadas como “tienes que ser fuerte…” o “podría haber sido peor”. Esto lo único que hace es generar aún más malestar en la persona, que añadido a su dolor puede experimentar culpa por no ser “fuerte” y recuperarse rápidamente. En su lugar, reconoce su sufrimiento con frases como: “Lo que estás sufriendo tiene que estar siendo muy duro… aquí estoy para acompañarte en tu dolor”.

apoyar-persona-lidiar-duelo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas claves necesarias para poder ayudar a una persona que se encuentra atravesando un proceso de duelo. Generalmente, estamos poco habituados a hacer frente a la muerte, pues esta se ha consolidado como un tabú en nuestra sociedad. Esto hace que, cuando alguien pierde a un ser querido, nos cueste saber cómo reaccionar y ayudar a esa persona. En muchos casos, el desconocimiento y el miedo a hablar de la muerte abiertamente puede llevarnos a cometer grandes errores y hacer más daño a la persona que está viviendo un duelo.

Por ello, es recomendable poder seguir algunas pautas básicas que permitan brindar apoyo emocional en estos momentos tan duros. Entre ellas, podemos destacar la importancia de preguntar a esa persona qué necesita, no invalidar su dolor ni darle consejos. Tampoco debemos juzgar la forma en la que sobrelleva su dolor, pues cada persona lo hace de forma distinta. Además, es importante mantener el contacto períodico con la persona para que se sienta arropada y hablar con naturalidad del difunto cuando surja en las conversaciones.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies