¿Cómo superar la muerte de un ser querido? 4 claves para sobrellevar el duelo

El duelo es un proceso que se desarrolla en todas las personas cuando se produce una pérdida de un ser querido. El dolor puede ser muy difícil de sobrellevar, aunque algunas pautas pueden ser de ayuda para lidiar con esta experiencia.

como-superar-muerte-ser-querido

La vida está llena de momentos de luz y alegría, aunque todos en algún momento nos topamos con su parte más sombría, la que tiene que ver con el dolor y la pérdida de otras personas. Ante estas situaciones de pérdida, en todos los individuos se activa un proceso psicológico que se conoce como duelo.

La pérdida de cualquier tipo siempre va a ir seguida de esta experiencia, aunque su intensidad y características van a ser variables en función de la vinculación emocional que se tenía con esa persona, la naturaleza de la pérdida e incluso la forma de ser e historia personal de cada uno. Aunque por norma general se habla del duelo en asociación con la muerte, también se puede atravesar este proceso cuando vivimos rupturas sentimentales, perdemos un trabajo, enfermamos, etc.

La pérdida de un ser querido y el duelo: ¿cómo afrontarlo?

No obstante, es indudable que la muerte de un ser querido constituye una de las experiencias más dolorosas que un ser humano puede experimentar. El dolor puede llegar a tornarse insoportable, pero lo cierto es que esta respuesta psicológica es natural y esperable cuando perdemos a alguien a quien estábamos muy vinculados emocionalmente. Por desgracia, no existe una fórmula mágica que permita a quienes viven un duelo zafarse de su profunda tristeza. No obstante, sí que se pueden poner en marcha algunos mecanismos y actividades que pueden facilitar el proceso de duelo.

El duelo es el precio a pagar por haber querido a una persona, por lo que pelear contra el dolor o intentar anularlo no tiene sentido. Aceptar que necesitamos un tiempo para elaborar la pérdida y permitirnos estar tristes es esencial para vivir un duelo sano.

No cabe duda de que cada persona es diferente, por lo que la manera de gestionar la pérdida puede variar enormemente de unas personas a otras. Es por ello que no existen plazos ni formas correctas de elaborar una pérdida. No obstante, los profesionales suelen establecer el período de un año como un punto de referencia a partir del cual la persona puede necesitar ayuda profesional para avanzar si no ha mostrado mejoría alguna.

En este artículo vamos a hablar acerca del duelo, los tipos de duelo existentes, las fases que conforman este proceso y qué claves pueden ser de ayuda para sobrellevarlo de la mejor forma posible.

perdida-ser-querido-duelo

¿Qué tipos de duelo existen?

Como venimos comentando, el duelo es un proceso que se desencadena en situaciones de pérdida, como es el fallecimiento de un ser querido. Aunque se suele hablar de duelo en general, lo cierto es que existen diferentes tipos:

  • Duelo normal:

El duelo normal es aquel que se inicia de forma inmediata tras la pérdida. La persona se siente impactada, llora con frecuencia, manifiesta pensamientos repetitivos sobre lo sucedido, etc. Como ya adelantamos con anterioridad, no existen tiempos exactos de recuperación, ya que estos varían mucho en cada persona. No obstante, si ha pasado un año y no ha observado mejoría, es recomendable acudir a un profesional de salud mental.

  • Duelo anticipado:

Este tipo de duelo se produce antes de que la pérdida haya tenido lugar. Es especialmente frecuente en aquellos casos en los que se ha diagnosticado una enfermedad incurable. De esta manera, la persona se prepara de forma anticipada para el momento del fallecimiento, ya que sabe que esa pérdida es inevitable. En este tipo de escenarios la muerte se vive de forma mucho más calmada y puede incluso ser un alivio, ya que el duelo se ha ido elaborando mientras la persona vivía. Así, cuando el ser querido ya no está, el sufrimiento parece remitir y la persona puede avanzar en su vida.

  • Duelo patológico:

En este tipo de duelo los síntomas se mantienen a lo largo de los meses y los años con intensidad, llegando a interferir en todos los planos de la vida de la persona: laboral, social, familiar, etc. La vida parece haberse detenido tras la pérdida y no se ha elaborado el duelo de forma saludable. En estos casos es necesaria la ayuda de un profesional de salud mental.

  • Duelo inhibido:

Este tipo de duelo se caracteriza porque la persona no puede elaborar la pérdida de forma adecuada ni manifestar el dolor con normalidad. Este tipo de procesos se producen en casos muy particulares, como por ejemplo la desaparición de un ser querido.

clases-duelo

¿Cuáles son las etapas (fases) del duelo?

Habitualmente, en el proceso de duelo se pueden diferenciar distintas etapas, cada una con sus características particulares. Son las siguientes:

  • Negación: En los primeros momentos tras la pérdida, la persona no puede creer lo que ha sucedido, necesita tiempo para procesar lo que ha pasado.
  • Ira: Una vez que se ha aceptado lo que ha ocurrido, es frecuente que aparezca la rabia, debido a la impotencia que genera la situación.
  • Negociación: En esta fase, la persona comienza a entrar en contacto con la realidad de la pérdida, aunque al mismo tiempo trata de intentar revertir la situación. Esto puede suceder, por ejemplo, en personas diagnosticadas con una enfermedad terminal que insisten en buscar alternativas de tratamiento.
  • Depresión: En esta fase empezamos a plantearnos cuestiones existenciales a raíz de la pérdida. El fallecimiento de un ser querido nos puede ayudar a reordenar nuestras prioridades, valorar más las relaciones reales y no superficiales, pensar en qué nos hace verdaderamente felices, etc.
  • Aceptación: La persona termina aceptando el dolor y la pérdida y comienza a retomar su vida con cierta normalidad. Por ejemplo, volver al trabajo, quedar con los amigos, etc.
etapas-duelo

¿Cuáles son las claves para sobrellevar la muerte de un ser querido?

El dolor tras la pérdida es natural, por lo que no es posible hacer que desaparezca de repente. Sin embargo, algunas claves pueden ser de mucha ayuda para manejar el duelo de forma saludable y armoniosa.

1. Aceptar la realidad de la pérdida

Lo primero que se debe lograr una vez que la pérdida ha ocurrido es afrontar plenamente la realidad de que esa persona ha fallecido, que se ha marchado y no volverá. Es decir, es importante superar esa barrera de la incredulidad inicial. Negar la pérdida es un obstáculo para elaborar lo que ha ocurrido adecuadamente. Hay quienes manifiestan esta negación deshaciéndose de todo lo relacionado con la persona fallecida, otros albergan esperanzas de que regrese…

En cualquier caso, estas formas de manejar la situación indican que el duelo no se va a transitar de manera saludable. Es recomendable darse tiempo, pudiendo ser de ayuda participar en los rituales de despedida (tanatorio, funeral…) ya que esto permite adquirir conciencia de que esa persona ha fallecido. En algunos casos, como las muertes en la pandemia de COVID-19 o las personas desaparecidas, este primer paso no es posible, por lo que es esperable que el duelo se complique más de lo normal.

2. Expresar el dolor

Aunque cada persona expresa su dolor de una manera diferente, es imposible vivir la pérdida de un ser querido sin experimentarlo. Para vivir un duelo sano es esencial reconocer y conectar con el propio dolor. La pérdida tiene un impacto indudable en nosotros y nos cala incluso en un sentido físico, por lo que no es raro que aparezcan somatizaciones en aquellas personas que han perdido a alguien querido.

Es fundamental darse permiso para vivir ese dolor, pues suprimir y esconder lo que sentimos tras una cortina de normalidad solo servirá para cronificar, alargar y complicar el proceso de duelo. Muchas personas que no han cerrado correctamente sus pérdidas desarrollan problemas como depresión, ansiedad o consumo de sustancias, por lo que es crucial hacer ese ejercicio de expresión y ventilación emocional.

En nuestra sociedad expresar y vivir el dolor está estigmatizado, pues lo contrario a la felicidad siempre se percibe como patológico. Sin embargo, es muy recomendable refugiarse en espacios y personas que legitimen las emociones desagradables para poder realizar un duelo adecuado.

sobrellevar-perdida-ser-querido

3. Adaptarse al ambiente en el que el difunto no está

Elaborar el duelo requiere adaptarse a una nueva realidad en la que esa persona ya no está. Es decir, su rol deberá ser ocupado por otra persona o simplemente se prescindirá de él. Todo esto también obliga a la persona que está viviendo el duelo a replantearse su propia vida y sentido existencial.

Este punto requiere que la persona aprenda a relacionarse de una forma nueva y distinta con el mundo que le rodea. La pérdida permite explorar un nuevo significado vital a todos los niveles, desde las tareas cotidianas hasta los aspectos más espirituales y profundos.

Tras el fallecimiento de esa persona se deben retomar progresivamente las tareas cotidianas, las relaciones con los demás, etc. Es importante encontrar un sentido vital, reflexionar sobre quién se es tras lo que ha pasado… En definitiva, encontrar el espacio en el que acoplarse en ese mundo nuevo donde el otro no está.

4. Recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo

Esta tarea requiere que la persona encuentre un espacio emocional para su ser querido fallecido. A veces, los duelos complicados o patológicos hacen que la persona se quede anclada en el apego que mantenía con el difunto, lo que le impide formar nuevas relaciones con los demás.

Para llevar un duelo adecuadamente, es importante mantener el equilibrio entre sentir afecto hacia esa persona que se fue y el crear lazos con las personas que están alrededor. En definitiva, tejer una red social sólida es otro elemento de gran ayuda para quienes están atravesando el duelo.

superar-muerte-ser-querido
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies