¿Cómo detectar el chantaje emocional? Las 7 claves (y consejos)

El chantaje emocional es una forma de manipulación por la que una persona utiliza a los demás para lograr su propio beneficio. Identificarlo no es tarea sencilla, aunque algunas claves pueden ser de ayuda.

como-detectar-chantaje-emocional

A lo largo de la vida establecemos lazos vinculares con muchísimas personas. Algunas nos marcan de una forma positiva, sacan la mejor versión de nosotros mismos y nos producen una profunda sensación de bienestar. Por el contrario, también hay quienes nos hacen sufrir mermando nuestra salud mental. Así, lejos de proporcionarnos un vínculo emocional saludable, hay personas que nos hieren mediante lo que se conoce como chantaje o manipulación emocional.

Hablar de chantaje emocional puede hacerte pensar en ciertos momentos o personas que han dejado una huella en ti. Todos nos hemos podido sentir en algún momento manipulados por personas cercanas y queridas, aunque no es en absoluto fácil identificar este fenómeno.

El chantaje emocional puede producir un enorme daño psicológico en la persona que lo sufre, aunque muchas veces se ejecuta de manera tan sutil que puede pasar desapercibido. Cuando esto sucede, es frecuente que no sepamos cómo actuar, lo que se traduce en que no marcamos los límites necesarios y sufrimos más de lo necesario por la acción del otro.

Por desgracia, el chantaje emocional es más habitual de lo que puede parecer, y está muy presente en numerosas parejas, familias, amistades, etc. En cualquier caso, estás dinámicas nunca deben ser toleradas y es necesario estar alerta ante la aparición de ciertas señales. En este artículo vamos a hablar acerca del chantaje emocional y las claves esenciales para poder detectarlo a tiempo.

¿Qué es el chantaje emocional?

El chantaje emocional es un fenómeno por el cual una persona persuade a otra para que esta haga aquello que, egoístamente, más le conviene. En otras palabras, el manipulador utiliza a los demás para lograr su propio beneficio, actuando para distorsionar la realidad a ojos de la víctima con el fin último de hacerse con el poder, el control y los privilegios.

El manipulador emocional debe contar con cierta habilidad, ya que no sólo se deben encubrir las verdaderas intenciones, sino también conocer los puntos débiles de la víctima para poder utilizarlos a su favor. Toda persona que logra manipular a los demás es capaz de ocultar sus comportamientos agresivos y tener un nivel suficiente de frialdad como para causar daño deliberado a su víctima si así lo considera.

Resulta esencial diferenciar la influencia natural y mutua que se da en toda relación interpersonal del chantaje. Influirse implica intercambiar impresiones, información, afecto, etc, algo que caracteriza a una relación constructiva. Sin embargo, la manipulación conlleva que una persona saca provecho de otra jugando con sus emociones. Es decir, en una relación basada en el chantaje existe una clara asimetría de poder encubierta, donde la víctima deja de confiar en lo que piensa, hace o siente, ya que el manipulador se ha encargado de destruir su autoestima y sentimiento de competencia.

chantaje-emocional-que-es

¿Cómo es un manipulador emocional?

Aquellos individuos con tendencia a manipular a los demás se caracterizan por mimetizarse de manera excelente con su ambiente. Es decir, son capaces de modificar la impresión que causan sobre las otras personas con el fin de lograr su objetivo. Los chantajistas emocionales son auténticos encantadores de serpientes, pues son carismáticos y atractivos para el resto gracias a un excelente abanico de habilidades sociales.

Cabe destacar el control que poseen de los indicadores no verbales, pues pueden jugar con los gestos, las miradas y los silencios para influir profundamente en el otro. A esto se le debe añadir un dominio sobresaliente de las habilidades comunicativas, lo que les permite tergiversar la realidad a su antojo y generar en la víctima sentimientos de miedo y culpa.

El manipulador psicológico también destaca por ocupar siempre el rol dominante en sus relaciones, algo que se relaciona con las ansias de poder. En muchos casos, esta dinámica se lleva manteniendo desde edades muy tempranas, por lo que en ciertos momentos la manipulación puede llevarse a cabo de una forma casi inconsciente y automatizada.

Las personas que ejercen chantaje ponen en marcha determinados mecanismos, entre los que destacan:

  • Reforzamiento positivo: Como venimos comentando, quienes tienden a manipular a los demás son aparentemente encantadores, con una gran habilidad para desenvolverse en escenarios sociales. Dominan a la perfección las alabanzas, la simpatía superficial, los modales y la comunicación no verbal, lo que les permite gustar y atraer a otras personas, especialmente aquellas con personalidad menos dominante. En otras palabras, el manipulador comienza siempre emitiendo siempre un potente reforzamiento positivo para lograr enganchar a sus potenciales víctimas.

  • Refuerzo intermitente: Esta forma de refuerzo es una de las más potentes que existen en psicología, ya que se administran reforzadores positivos sólo en algunas ocasiones. Esto crea en la víctima manipulada incertidumbre, confusión y duda, lo que favorece su sometimiento frente al manipulador. Este mecanismo favorece una especie de adicción, ya que la víctima a veces se siente valorada y apreciada y esto le impide identificar la manipulación que sufre por parte de la otra persona con claridad.

  • Castigo: Quienes manipulan suelen dar, como tradicionalmente se suele decir, “una de cal y otra de arena”, por lo que en ocasiones no dudan en castigar a su víctima con silencios, amenazas, insultos, mal humor o llanto. Como vemos, las diferentes maneras de generar malestar en la otra persona son muy variadas y pueden ser más o menos explícitas, estando muchas veces recubiertas de un aura de victimismo por parte del manipulador.

manipulador-emocional

¿Cómo puedo notar que me están chantajeando emocionalmente?

Existen algunos indicadores que pueden ser de ayuda para detectar este fenómeno que conocemos como chantaje emocional.

1. Distorsión de la realidad

Las personas manipuladoras suelen utilizar diversas estrategias para alterar la realidad ante los ojos de su víctima. Para ello recurren a la mentira, la culpa sobre otras personas, la exageración…entre otras. Aunque esta modificación al principio es muy sutil, con el tiempo puede dar lugar a un cambio total de la visión de la realidad, haciendo creer a la víctima que lo que ella piensa que ha sucedido no es cierto o que es su culpa.

2. Agresividad

Aunque en un primer momento pueden mostrarse encantadores y educados, los expertos en manipulación comienzan a mostrar su verdadera cara tarde o temprano. En momentos de tensión, como por ejemplo discusiones, es habitual que se muestren tal y como son, con un lenguaje y actitud negativos e incluso agresivos.

3. Egocentrismo

Las personas con tendencia a chantajear a los demás suelen ser marcadamente egocéntricas. Esto se traduce en que establecen relaciones carentes de reciprocidad, donde hay una distribución asimétrica del poder. Cualquier aparente interés por los demás es puramente superficial, ya que todo cuanto hacen solo tiene como fin su propio interés y beneficio.

4. Irresponsabilidad

Quienes chantajean emocionalmente a otras personas rara vez asumen la responsabilidad de sus propios actos. Habitualmente, trasladan esta a los demás, se justifican y no aceptan la parte que les corresponde cuando algo sale mal.

5. Uso del miedo y la culpa

Los manipuladores emocionales son muy hábiles a la hora de infligir alguna de estas emociones en sus víctimas. Son capaces de utilizar los puntos débiles de la otra persona para herirla y hacerle sentir que es ella quien ha actuado mal.

6. Inseguridad

Detrás de esa máscara de encanto y poder, las personas manipuladoras se caracterizan por ser marcadamente inseguras. Su actitud egocéntrica y egoísta es utilizada como una estrategia de defensa que permite cubrir los miedos e inseguridades.

7. Victimismo

Una de las características estrella de quienes manipulan tiene que ver con el victimismo. Para conseguir chantajear a los demás no dudan en presentarse a sí mismos como las auténticas víctimas. En otras palabras, dan un giro de 180 grados a la realidad para que sea la víctima la que se sienta culpable por lo que ha sucedido.

inseguridad-pareja

¿Cómo poner fin a la manipulación?

Cortar este fenómeno no es una tarea sencilla, ya que, para empezar, no es fácil identificar cuando estamos viviendo la manipulación en primera persona. Sin embargo, una vez que hemos abierto los ojos y comprobado que así es, podemos tomar algunas medidas para resolver esta cuestión.

1. Aprende del error

La primera vez que nos sentimos manipulados por alguien es natural que no sepamos cómo reaccionar. Sin embargo, con el tiempo es posible detectar aquellas situaciones en las que esa persona tiende a utilizar sus estrategias para utilizarnos, ya que normalmente la dinámica del manipulador tiende a ser siempre la misma. Reflexionar acerca de ellas y la posible forma de responder es de gran ayuda para que te sientas preparado la próxima vez.

2. Confrontación

Esta estrategia es la más radical, pero también la más útil. Cuando sientas que alguien está tratando de manipularte, trata de expresar de forma directa tu negativa a hacer lo que él o ella desea. Confrontar no significa necesariamente manifestar tus sentimientos de forma agresiva, ya que esto puede ser contraproducente y facilitará al manipulador asumir el papel de víctima. Por el contrario, lo más recomendable es expresar cómo te sientes de forma firme pero calmada. Marcar límites es fundamental para evitar que la manipulación vaya a más y nos haga daño emocional.

Conclusión

Sacar de nuestra vida a esas personas que nos resultan tóxicas y manipuladoras no es una tarea fácil. Normalmente, quienes nos chantajean también son seres queridos como amigos o familiares, por lo que es normal experimentar sentimientos contradictorios y gran ambivalencia. Por ello, resulta esencial realizar un balance de costes y beneficios para valorar hasta qué punto el chantaje nos daña y si nos compensa seguir manteniendo el vínculo con esa persona que nos manipula.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies