¿Es malo sentir celos en una relación? Y 8 cosas que no debes hacer si los sientes

Los celos constituyen una emoción vinculada a la desconfianza y el temor al abandono en el marco de una relación. Cuando son una constante en la pareja, estos pasan a ser un fenómeno dañino con importantes consecuencias.

es-malo-sentir-celos-relacion

Los celos constituyen una respuesta emocional que aparece cuando un individuo se siente amenazado ante la posibilidad de perder algo que considera como propio. Esta emoción suele aparecer en el marco de las relaciones íntimas, especialmente las de pareja. Quienes manifiestan celos suelen sentirse inseguros ante la sospecha de que alguien a quien aman pueda preferir a otra persona.

Si bien los celos pueden ser una reacción normal en determinadas ocasiones que nos alerta de que podemos perder a alguien querido, estos dejan de ser adaptativos cuando se convierten en un motivo para llevar a cabo conductas de control que limitan a la pareja y le privan de su libertad.

Por desgracia, en nuestra sociedad se han normalizado los celos en la pareja hasta el punto de considerarlos una muestra de amor. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. En lugar de ser una señal positiva, los celos suelen reflejar más bien problemas de inseguridad y desconfianza por parte de la persona que los manifiesta.

Los celos continuos e injustificados generan malestar, alejan a los miembros de la pareja y, en definitiva, constituyen un importante problema relacional. El daño que estos producen puede dar lugar a mucho sufrimiento tanto en la persona celosa como en su pareja, pudiendo conducir al fin de la relación entre ambos.

Un primer paso clave para impedir que los celos sean un problema en la pareja es reconocer que se están experimentando. Si crees que es tu caso, hay algunas cosas que deberías evitar para que no te condicionen, las cuales vamos a comentar en este artículo.

¿Qué son los celos?

Los celos constituyen una emoción vinculada a la desconfianza y el temor al abandono en el marco de una relación. Son especialmente frecuentes en las parejas, llegando a ser la causa de numerosas rupturas sentimentales.

Es natural experimentar celos en algunos escenarios, especialmente si percibimos que nuestra pareja no se encuentra comprometida con la relación. Cuando vemos peligrar nuestro vínculo con esa persona, es importante tener una comunicación fluida con ella y no continuar una relación en la que existe una base de miedo y desconfianza.

Cuando los celos forman parte de la dinámica habitual de una pareja, aparecen comportamientos posesivos y tóxicos que interfieren en el bienestar de ambos miembros de la relación. En los casos más severos, los celos pueden dar lugar a maltrato psicológico y físico. Este tipo de violencia derivada de los celos puede empezar de manera insidiosa y sutil, con conductas tales como prohibiciones y limitaciones que impiden al otro miembro de la pareja vivir su vida y sus relaciones sociales con libertad. Poco a poco, la violencia progresa y se intensifica hasta desencadenar agresiones físicas.

Es esencial tener claro que, si bien los celos son una emoción más que puede aparecer en ciertos escenarios, estos nunca pueden marcar el funcionamiento de una pareja ni limitar la libertad y crecimiento personal de sus miembros. Toda relación debe fundamentarse en una adecuada comunicación que permita llegar a acuerdos y expresar los sentimientos y necesidades individuales de cada uno.

que-son-celos

¿Por qué se producen los celos?

Lo cierto es que un comportamiento celoso puede aparecer por diferentes motivos. Algunos de los más comunes son:

  • Experiencias previas de infidelidad: Muchas personas se vuelven celosas y controladoras tras haber vivido una infidelidad. Sus experiencias anteriores les llevan a estar en un estado permanente de alerta que les impide formar nuevas relaciones de pareja saludables por temor a ser heridas de nuevo.

  • Baja autoestima: Muchas personas que sienten celos por sus parejas tienden a tener una autoestima pobre, lo que les hace sentirse inferiores a los demás y poco merecedoras del amor de su compañero sentimental. Es por ello que siempre viven con un marcado temor al abandono.

  • Ver a la pareja como una posesión: Muchas personas viven sus relaciones de forma tóxica debido a que asumen que su pareja es su propiedad y no un individuo libre con pensamientos y deseos propios. En las sociedades machistas es particularmente común que los hombres vean a las mujeres como objetos de su posesión, por lo que no son capaces de tolerar que estas actúen de manera totalmente libre.

  • Entender los celos como una muestra de amor: En muchas sociedades los celos están bien vistos, pues se considera que estos son resultado del amor. Por tanto, a más celos más intensos son los sentimientos que hay en una pareja. Sin embargo, esta creencia es errónea, pues los celos sólo indican la presencia de inseguridades y desconfianza.

  • Dependencia emocional: En muchos casos, los celos aparecen en relaciones basadas en la dependencia emocional. Quienes viven únicamente para su pareja y se definen exclusivamente a través de ella, pueden llegar a sentirse muy angustiadas ante la posibilidad de perder a alguien que constituye su “todo”, lo que puede desencadenar la aparición de celos.

por-que-hay-celos-pareja

Cómo controlar los celos en una relación

A continuación, vamos a comentar algunas cosas que deberías evitar hacer si sientes celos en algún momento.

1. Evita hacer inferencias

La mayoría de veces sucede que los celos aparecen ante imaginaciones o inferencias más que ante hechos reales. Con frecuencia, la inseguridad, el sentimiento de inferioridad y el temor a que nuestra pareja nos abandone puede hacernos sospechar de prácticamente cualquier cosa. Así, es importante que te observes y trates de frenar cuando comienzas a inferir hechos de señales que probablemente no signifiquen nada.

2. No hagas acusaciones

Los celos pueden nublar nuestra percepción de la realidad y hacernos creer las propias historias que nosotros mismos hemos construido en nuestra mente. Esto puede desencadenar una enorme rabia que nos hace acusar a la pareja de forma injustificada. Por ello, antes de dejarte llevar por la rabia del momento es importante que hagas una pausa y analices la situación de forma realmente objetiva.

3. No inicies conductas de control

Muchas personas celosas tienden a limitar la libertad de sus parejas mediante comportamientos de control tales como prohibirle salir con ciertas personas, decirle dónde debe ir o cómo vestir. Este tipo de conductas son tremendamente dañinas y tienen unos efectos devastadores sobre la otra persona.

Mantener una relación por la fuerza no tiene sentido, así que en su lugar analiza qué te da miedo y por qué temes que tu pareja te abandone. Así podrás reflexionar acerca de lo que tú puedes hacer para mejorar vuestra relación de manera saludable.

como-controlar-celos-pareja

4. No asfixies a tu pareja

Los celos pueden llevarte a ser demasiado invasivo con tu pareja, sin dejarle espacio personal ni privacidad. Respeta sus límites individuales y no trates de saber dónde está en cada momento ni le rastrees sus redes sociales. Una relación sana siempre debe estar basada en la confianza y de lo contrario las consecuencias para ambos serán muy negativas. Recuerda que todos tenemos derecho a disfrutar de una parcela propia que se mantenga privada sin que nadie nos invada, ni siquiera nuestra pareja.

5. No hables sin pensar antes

En los momentos en los que sientas celos muy acusados es importante que midas la manera en la que hablas a tu pareja. Debes tener en cuenta que el respeto es esencial y tu compañero sentimental no tiene por qué recibir acusaciones hirientes injustificadas. Cuando los celos son un continuo en la relación, es tu responsabilidad buscar ayuda y trabajar para que estos no dominen tu vida y tus relaciones.

6. No niegues que existe un problema

Negar que eres celoso y que esto está siendo un problema en tu relación no servirá para mejorar la situación. Un primer paso para aprender a manejar esta emoción y tener una relación de pareja sana es el de reconocer que algo no va bien y que deben tomarse medidas.

7. No tengas miedo de pedir ayuda

En algunos casos puede ser difícil hacer un cambio por uno mismo. Cuando los celos se han asentado en tu vida y son un problema para tu relación, puede ser importante que acudas a terapia para contar con la ayuda de un profesional en ese proceso.

Un psicólogo puede ayudarte a anticiparte a tus ataques de celos, manejar la ira y evitar que todo ello repercuta en tu relación de pareja. La ayuda de esta figura podrá también ser interesante para trabajar aspectos relacionados con la seguridad en tí mismo, la autoestima y así comprender por qué temes al abandono.

8. No olvides que tú eres un individuo al margen de tu relación

Cuando nos encontramos en una relación de pareja y no tenemos mucha seguridad en nosotros mismos, es fácil que nos impliquemos en la relación hasta el punto de olvidar nuestro desarrollo y necesidades individuales. Trata de no centrar todas tus energías en lo que hace la otra persona y cultiva ese área privada de ti mismo que hemos mencionado con anterioridad.

celos-relacion-pareja

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de los celos en la pareja. Los celos son una emoción natural que aflora cuando sentimos que es posible perder a alguien a quien queremos y percibimos como nuestro. Sin embargo, cuando los celos se convierten en la dinámica constante en una relación no son un reflejo de amor, sino un importante problema que se debe abordar y que tiene relación con la desconfianza e inseguridad en uno mismo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies