Los 15 tipos de Chantaje Emocional (y cómo detectarlos)

El chantaje emocional es una forma de violencia psicológica que se basa en la manipulación de una persona a través del miedo y el sentimiento de culpa. Veamos de qué formas puede manifestarse.

tipos-chantaje-emocional

Una relación tóxica es un tipo de relación interpersonal de carácter más o menos cercano y estrecho en la que uno o ambos miembros de dicha relación desarrollan un patrón repetitivo de conductas dañinas, patológicas y destructivas. Son muchos los desencadenantes, debido a la complejidad de las relaciones humanas, que pueden llevar a que en una relación amorosa, familiar, profesional o de amigos se cree un clima de toxicidad.

Pero, sin duda, uno de los principales factores detrás de las relaciones tóxicas es el famoso chantaje emocional. Descrito por primera vez en 1947 en el Diario de la Asociación de Decanos de Mujeres para apelar al modelo de control que algunos profesores usaban en las aulas y que generaba malestar en los alumnos, posteriormente fue abarcando muchos otros aspectos de la realidad humana.

Y a día de hoy, hablamos de este chantaje emocional como una forma de violencia psicológica que se basa en la manipulación de una persona a través del miedo, del sentimiento de culpa y de la obligación, con un chantajista manipulando a la víctima de la relación para tergiversar las situaciones y buscar que dicha víctima se sienta culpable de todos los males de la relación.

Al ser algo tan destructivo y que, a veces, nos afecta de una forma insidiosa que somos incapaces de percibir, en el artículo de hoy y con el objetivo de que puedas identificar a posibles chantajistas emocionales en tus relaciones cercanas, vamos a describir, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, las bases psicológicas del chantaje emocional y, sobre todo, a descubrir qué clases existen. Empecemos.

¿Qué es el chantaje emocional?

El chantaje emocional es una forma de maltrato psicológico que se da en el contexto de las relaciones íntimas y que se basa en la manipulación a través del miedo y del sentimiento de culpa, con una persona con el rol de chantajista que tergiversa las situaciones y, mediante el modo cómo manipula a la víctima para que esta se sienta culpable de los males de la relación, se auto exime de culpa al tiempo que logra lo que quiere de la víctima manipulada.

Así pues, el chantaje emocional puede entenderse como una forma de violencia en la que se dan dinámicas tóxicas entre el manipulador y el manipulado, el cual se siente obligado a hacer cosas que no desea, que le son incómodas o que le pueden suponer un perjuicio psicológico, solo por el hecho de la manipulación emocional que está sufriendo.

Este chantaje emocional se fundamenta en lo que en inglés se conoce como FOG, que hace referencia al conjunto Fear-Obligation-Guilty. Es decir, el chantajista juega con el sentimiento de miedo, obligación y culpa de la víctima para lograr lo que él quiere. Al mismo tiempo, como fog significa “niebla” en inglés, también apela a cómo esta forma de maltrato psicológico confunde a la víctima, incapaz de ver la realidad de lo que está ocurriendo en la relación.

El chantajista es insensible a las necesidades ajenas y a los sentimientos de los demás, por lo que actúa de esta forma manipuladora para conseguir aquello que quiere, lo cual no tiene por qué ser malo. Es más, muchas veces el chantaje emocional persigue sentirse querido, apreciado o deseado, pero evidentemente, las formas de lograrlo dinamitan la relación.

Todo esto lleva a que la víctima manipulada, por miedo a la posible ruptura o consecuencias de no caer ante las exigencias del manipulador, es forzada a actuar bajo presión, dejando que el chantajista tome el mando de su conducta y de sus sentimientos. De ahí que esta víctima no pueda actuar libremente, pues toda la manipulación determina su comportamiento.

Por tanto, podemos entender el chantaje emocional como una vía de comunicación irrespetuosa y agresiva en la que el chantajista quiere conseguir algo pero lo hace de una forma basada en la manipulación, influyendo en la voluntad de la víctima para que esta actúe no como desea realmente, sino cómo siente que debe hacerlo por el miedo, obligación y culpa.

que-es-chantaje-emocional

¿Qué clases de chantaje emocional existen?

Ahora que hemos entendido las bases psicológicas generales del chantaje emocional, llega el momento de centrarnos en el tema que nos ha reunido hoy aquí, que es el de descubrir qué tipos de chantaje emocional existen. Para ello, hemos recogido distintas clasificaciones para tener una visión lo más global y completa posible. Veamos, pues, cuáles son las clases de chantajistas emocionales y cómo pueden identificarse.

1. Chantaje emocional castigador

El chantaje emocional castigador es aquel en el que el chantajista utiliza el miedo como principal herramienta, amenazando con castigar a la víctima en caso de que no cumpla con sus exigencias. Por ejemplo: “ven a buscarme o les contaré a todos tus amigos tu secreto”.

chantaje-emocional-castigador

2. Chantaje emocional autocastigador

El chantaje emocional autocastigador es aquel en el que el chantajista también utiliza el miedo como principal herramienta, pero en este caso no amenaza a la integridad psicológica o física de la víctima, sino a la suya propia. Así es como manipula. Por ejemplo: “si no vienes a buscarme voy a hacerme daño”.

3. Chantaje emocional tantalizador

El chantaje emocional tantalizador es aquel en el que el chantajista, para manipular a la víctima y lograr que esta haga lo que él quiere, le hace promesas positivas. De este modo, espera que acepte hacer algo que no quiere por los posibles beneficios de esta acción. Por ejemplo: “si vienes a buscarme, esta noche te dejo elegir película”.

4. Chantaje emocional sufriente

El chantaje emocional sufriente es aquel en el que el chantajista no pide nada directamente, pero sembrando la duda en la víctima es como consigue que esta caiga en sus deseos. Es una forma muy sutil que, sin embargo, no deja de ser chantaje emocional. Sin llegar al punto de ser victimista, se queja sutilmente de su sufrimiento. Y es precisamente eximiendo (falsamente) de responsabilidad a la víctima que logra que esta haga lo que él desea. Por ejemplo: “no te preocupes, no hace falta que vengas a buscarme, aunque sea de noche y haga frío, puedo venir a pie”.

5. Chantaje emocional seductor

El chantaje emocional seductor es aquel en el que el chantajista es una persona que, la mayor parte del tiempo, es amable y detallista. Pero en cuanto tiene una necesidad que debe ser cubierta por su pareja, no dudará en manipularla. En ese momento, le tirará en cara todo aquello que ha hecho por ella para que esta se sienta culpable de no cumplir sus deseos. Por ejemplo: “¿De verdad no vas a venir a buscarme? Encima que yo vine aquel día a verte jugar un partido con tus amigos…”.

6. Chantaje emocional victimista

El chantaje emocional victimista es aquel en el que el chantajista utiliza el victimismo como su principal herramienta, quedando como los débiles de la relación y haciendo ver a la víctima que ella es el origen de todos los males. Por ejemplo: “no vienes a buscarme porque no me quieres”.

7. Chantaje emocional silencioso

El chantaje emocional silencioso es aquel en el que la mayor parte del tiempo la relación funciona bien, pero en momentos en los que el manipulador necesite algo, va a usar herramientas para desestabilizar anímicamente a la víctima. En este caso, buscan que se sientan mal consigo mismas para que caigan en sus deseos. Por ejemplo: “crees que eres una persona buena pero después eres incapaz de venir a buscarme”.

chantaje-emocional-silencioso

8. Chantaje emocional suplicador

El chantaje emocional suplicador es aquel en el que el chantajista utiliza la pena como herramienta para manipular a la víctima y, sobre todo, el hacerle creer que nunca le hace peticiones, aunque en realidad siempre está pidiendo cosas. Por ejemplo: “¿Puedes venir a buscarme? Ya sabes que nunca te pido nada”.

9. Chantaje emocional amoroso

El chantaje emocional amoroso es aquel que se da en el contexto de la relaciones de pareja, con uno de los dos miembros de la relación adoptando el rol de manipulador y otro, el de manipulado. Es uno de los principales desencadenantes de las relaciones de amor tóxicas, las cuales solo tienen un posible final si no queremos ver nuestro bienestar emocional hecho pedazos: la ruptura.

10. Chantaje emocional familiar

El chantaje emocional familiar es aquel que se da en el contexto de la familia, con una persona desarrollando comportamientos chantajistas con un miembro de su núcleo familiar. Esto puede ser entre hermanos, de padres a hijos, de hijos a padres, etc.

11. Chantaje emocional en la amistad

El chantaje emocional en la amistad es aquel que se da en el contexto de las relaciones entre amigos, con uno de ellos adoptando el rol de manipulador y otro, el de manipulado. Son amistades tóxicas de las cuales debemos separarnos por nuestro bienestar psicológico.

12. Chantaje emocional profesional

El chantaje emocional profesional es aquel que se da en el contexto de las relaciones laborales y en el ámbito del trabajo. Se puede dar entre compañeros, de superiores a subordinados o de subordinados a superiores. Está muy relacionado con el famoso mobbing, que es el acoso psicológico que se da en el contexto laboral.

13. Chantaje emocional gaslighting

El chantaje emocional gaslighting es una forma sutil de chantaje en la que el manipulador consigue que la víctima dude de su propio criterio, haciéndola creer que está “loca” o que se está imaginando cosas extrañas. Es una forma de manipulación psicológica de la percepción de su realidad donde el chantajista busca lograr el control absoluto de la relación.

14. Chantaje emocional mercantilista

El chantaje emocional mercantilista es aquel en el que el chantajista, cuando quiere obtener algo, subraya aparentes sacrificios que ha hecho en el pasado, pero no de una forma victimista, sino con rasgos más materialistas y agresivos, casi en forma de amenaza. Por ejemplo: “¿Te acuerdas cuando te invité a comer a mi casa? Bueno, pues ahora invítame a una copa”.

15. Chantaje emocional por apropiación

El chantaje emocional por apropiación es aquel en el que el chantajista logra crear un clima en la relación en la que la víctima realmente acaba creyendo que debe ser protegida por él. De este modo, aparecen dos roles, protector y protegido, con un protector que se siente capaz de controlar la relación y un protegido que no se queja y que cede siempre ya que cuestionar este fundamento sería dinamitar la relación.

chantaje-emocional-apropiacion
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies