¿Cómo manejar el miedo a la crítica? En 5 Consejos

Recibir críticas puede ser interpretado como un ataque personal. Sin embargo, las críticas bien hechas deben ser aceptadas para crecer y mejorar como personas, pues los errores son una gran fuente de aprendizaje.

como-manejar-miedo-critica

A todos nos gusta agradar a los demás, sentirnos aceptados por el resto y recibir halagos. Esto hace que nuestra autoestima se vea reforzada y por ello nos sentimos mejor con nosotros mismos, al percibirnos como individuos capaces y válidos. Sin embargo, hay momentos en los que tenemos que estar preparados para recibir críticas.

Esta otra cara de la moneda es más difícil de asimilar, pues para muchas personas ser criticado es sinónimo de recibir un ataque hiriente y humillante, por lo que reaccionan a la defensiva ante comentarios de este tipo. Cabe señalar que, en primer lugar, es importante tener en cuenta la manera en la que se ha hecho la crítica en cuestión.

Si bien hay críticas vacías que se realizan de manera irrespetuosa con el fin de hacer daño, hay otras que son constructivas y permiten a la persona que las recibe mejorar y aprender de sus errores. En este último caso es crucial aprender a encajar la crítica, pues hacerlo es de gran ayuda para crecer como personas. Por supuesto, habrá críticas con las que no estemos de acuerdo.

No obstante, incluso cuando consideremos que el mensaje no es acertado, debemos poner en marcha nuestras habilidades en comunicación asertivas para indicar al otro nuestra posición. Si eres de los que teme recibir críticas, no estás solo. Este problema es mucho más común de lo que parece y sus consecuencias llevan a que infinidad de personas se cohíban y eviten asumir riesgos por el miedo a las opiniones de los demás.

Una crítica nunca debe ser un freno en nuestra vida, sino un aliciente para avanzar.En este artículo vamos a hablar de los beneficios que puede brindarnos saber integrar las críticas de manera constructiva y qué pautas pueden ayudarnos para conseguirlo.

Beneficios de saber aceptar críticas

Vencer el temor a las opiniones de los demás empieza por exponernos a la crítica y aprender a responder a ella de manera asertiva. Cuando dejamos de percibir los comentarios del resto como ataques personales, comenzamos a extraer de ellos un aprendizaje que puede ser positivo para nuestro crecimiento y mejora como personas. Algunos de los beneficios que podemos obtener al saber aceptar las críticas son:

  • Autoestima estable: Saber integrar los comentarios recibidos de los otros nos ayuda a formar una autoestima sólida, que no se desmorona a la primera de cambio. Muchas personas con autoestima débil necesitan recibir halagos continuamente para sentirse válidas, por lo que una crítica es vivida como un ataque intolerable. Aprender a aceptar la crítica nos ayuda a sentirnos cómodos con nosotros mismos al margen de la opinión ajena.

  • Aprendizaje: Cuando recibimos una crítica constructiva y somos capaces de integrarla, esto nos ayuda a adquirir aprendizajes y mejorar en los aspectos que más nos cuestan.

  • Evitar ser dañados: Cuando la crítica es realizada con intenciones negativas, una actitud de aceptación nos permitirá seguir con nuestra vida sin que estos comentarios malintencionados nos afecten.

  • Autoafirmación: Cuando aprendemos a aceptar la crítica adquirimos el poder de ser los últimos jueces de nuestra conducta. Somos capaces de hacer autocrítica y corregir nuestros errores si consideramos que nos hemos equivocado, sin que ello suponga un daño a nuestro ego.

beneficios-aceptar-criticas

¿Cómo puedo superar el miedo a que me critiquen?

A continuación, vamos a comentar algunas pautas que pueden ser de ayuda para empezar a aceptar las críticas de manera natural.

1. No existe la perfección

Aunque pueda parecer una obviedad, lo cierto es que la idea de que debemos ser perfectos puede resultar muy tóxica e impedirnos aceptar cualquier tipo de crítica. Todos cometemos errores y nadie es perfecto, por lo que trátate a ti mismo de forma compasiva y date margen para cometer errores, pues estos son los que nos permiten aprender y evolucionar.

Adoptar una postura relajada y aceptar las equivocaciones como algo natural te ayudará a reaccionar ante las críticas de forma serena. Además, esto te permitirá experimentar y arriesgar sin constricciones y barreras autoimpuestas por miedo a lo que los demás puedan pensar. Lánzate, arriesga y haz lo que sientas sin bloquearte por temor al juicio ajeno.

2. Fallar es aprender

Como venimos comentando, arriesgar y salir de lo conocido es un paso importante para evolucionar como personas. Muchas veces, el miedo a la crítica y a lo que los demás puedan pensar nos bloquea y nos impide dar pasos hacia adelante. Esto puede resultar muy frustrante, pues nos obligamos a permanecer en un punto en el que quizá ya no nos sentimos cómodos y felices por el temor a salir de la zona segura y recibir comentarios ajenos.

3. Clarifica tus valores

El miedo a la crítica es normal, pero lo importante es impedir que este suponga un obstáculo para hacer aquello que deseamos. Algo que es de ayuda para avanzar aceptando los comentarios de los demás es tener clara la dirección en la que vamos en nuestra vida.

Es decir, tener un foco concreto, metas bien definidas y objetivos que sirven como brújula de nuestros actos. Cuando nuestros valores esenciales están claros, lo que los demás piensen no será vivido como un ataque a nuestra persona, sino como un comentario del que podemos (o no) extraer un aprendizaje constructivo.

4. Valora quién hace la crítica y cómo

Por supuesto, no todas las críticas deben ser integradas de la misma manera. Por desgracia, en nuestra vida recibiremos críticas procedentes de personas que hablan desde la ignorancia y el desconocimiento o que pretenden simplemente hacernos daño.

Es importante saber identificar cuándo estos mensajes dejan de ser constructivos y, en su lugar, se hacen con fines tóxicos. En ese caso, debes tener presente que la crítica no te aporta nada, pues la persona que la emite está haciendo un juicio sin una base detrás. Aprecia sólo aquellas críticas hechas desde el respeto y el conocimiento.

superar-miedo-criticas

5. Apóyate en un profesional de salud mental

Si crees que aceptar la crítica es algo que se te resiste y no puedes manejar por ti mismo, quizá necesites acudir a terapia psicológica con un profesional. Esto te permitirá adquirir herramientas para abordar esta cuestión.

¿Cómo hacer una buena crítica?

Aunque hasta ahora hemos hablado acerca de cómo aceptar las críticas, igualmente importante es saber hacerlas. Todos podemos situarnos en cualquiera de los dos extremos, pues a veces somos los que hacemos la crítica y otras los que la recibimos. Nadie es perfecto y todos cometemos errores, por lo que siempre debemos hacer críticas de manera constructiva, ejerciendo el mínimo impacto emocional en el otro y buscando siempre un cambio práctico.

Hacer una crítica siempre tiene que tener un fin funcional, por lo que más allá de eso cualquier comentario vacío e hiriente sobra y es innecesario. Por tanto, antes de emitir este tipo de mensajes analiza si lo que vas a decir va aportar un aprendizaje al otro o, por el contrario, sólo le harás sentir mal.

Toda buena crítica debe siempre ir dirigida a un hecho en concreto, por lo que siempre se deben evitar las generalizaciones e imprecisiones. Además, siempre deben emitirse con los llamados mensajes “yo”. Esto quiere decir que, en lugar de decir “Tú has hecho esto mal”, es preferible decir “Yo creo que tú podrías haber hecho esto de esta otra forma”. De esta manera, señalamos que nuestra crítica es eso, una crítica, y no una verdad indiscutible. Algunas pautas básicas para hacer una crítica de manera correcta son:

  • De una en una: Cuando se hace una crítica siempre debemos concentrarnos en un único aspecto a mejorar. No acribilles a la persona con mil cuestiones a la vez porque esto impedirá que se den cambios efectivos y generará un impacto emocional muy negativo en ella, pues se sentirá avasallada.

  • Elige el momento y el lugar adecuados: Una crítica debe hacerse siempre que el otro se encuentre tranquilo y en una disposición receptiva. Si el otro está pasando un momento de tensión o tristeza, por ejemplo, lo último que necesita es que le indiquen qué cosas podría mejorar. Además, también el lugar debe ser el indicado. Además de ser un sitio tranquilo y sin interrupciones, procura que sea privado para que la crítica no se convierta en una humillación frente a los demás.

  • Afectación directa: Sólo debemos hacer críticas sobre acciones que nos estén afectando personalmente de una manera directa. De lo contrario, caemos en críticas tóxicas que solo buscan hacer daño. Si, por ejemplo, criticamos que alguien vista de cierta manera, esto no es constructivo, pues su ropa no nos hace ningún daño a nivel personal.

  • No juzgues: Cuando se emite una crítica es importante ser objetivos y concretar la conducta que se desea cambiar. Nunca utilices la crítica como una forma de atacar al otro, pues lo que deseas es modificar un comportamiento, no a una persona. No es lo mismo decir “no has recogido la casa” que “eres un desordenado”.

  • Indica cómo te afecta esa acción: Es importante explicar al otro cómo nos repercute la acción que hemos criticado. De esta manera, comprenderá el por qué es positivo que pueda cambiarla. Por ejemplo, podemos decir: “que no recojas la casa me hace sentir frustrado porque llego de trabajar todo el día y veo todo desordenado”.

  • Empatiza: Es fácil criticar a los demás, pero muchas veces somos muy exigentes con los demás y muy poco críticos con nosotros mismos. Quizá tú mismo en la situación del otro habrías hecho lo mismo, así que trata de comprender qué circunstancias pudieron llevar a esa persona a actuar de cierta forma.

  • Reconoce tu parte de responsabilidad: En muchos casos podemos tener cierta responsabilidad en cuanto al comportamiento problema. Por ello, es esencial saber reconocer la parte que nos toca y ser humildes en este sentido, ya que esto ayudará a crear conexión con el otro y buscar una solución consensuada. Por ejemplo, podemos decir: “entiendo que te hayas habituado a no recoger, pues siempre termino haciéndolo yo por ti a pesar de llevar todo el día en el trabajo. Sin embargo, esta situación debe cambiar y podemos organizarnos para recoger ambos distintas partes de la casa”.

como-hacer-buenas-criticas
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies