¿Para qué sirve el perdón? 3 beneficios de perdonar

El perdón es un proceso psicológico que nos permite dejar atrás el rencor y la venganza después de haber sido heridos por otra persona. Es un ejercicio de autocuidado que nos ayuda a avanzar en paz con nosotros mismos.

para-que-sirve-perdon

Todos nos hemos sentido heridos por las palabras o actos de otra persona en algún momento de nuestra vida. A veces se trata de un comentario dañino que nos hizo sentir mal, aunque otras pueden tratase de eventos verdaderamente traumáticos, tales como haber sufrido abusos o violencia en el pasado. En un principio, puede que la reacción más primaria sea la de sentir una enorme rabia y deseos de venganza.

Aunque estas emociones son normales cuando nos sentimos agredidos por otro individuo, lo cierto es que no perdonar a quienes nos dañaron puede ser muy destructivo para uno mismo a medio y largo plazo. Vivir aferrados a la ira puede generar una enorme angustia y una incapacidad para continuar hacia adelante en paz. Por ello, a pesar de que perdonar sea un ejercicio difícil, puede ser el mejor camino para superar un evento doloroso en el que nos hemos sentido heridos y traicionados por alguien en quien confiábamos.

Así, lejos de constituir un acto de debilidad, el saber perdonar es un indicador de la fortaleza y madurez emocional en una persona. Aunque no todo el mundo posee la misma facilidad para dar este paso, una vez que se consigue permite obtener numerosos beneficios para el bienestar propio. En este artículo vamos a detallar qué es el perdón y qué beneficios puede brindarnos el saber perdonar de manera adecuada.

¿Qué es el perdón?

Cada persona tiene un concepto diferente de lo que es el perdón. Sin embargo, muchas veces este es concebido de manera errónea. En primer lugar, debemos tener en cuenta que el perdón no es un acto inmediato, sino un proceso psicológico que puede llevar más o menos tiempo dependiendo del caso. Cuando logramos perdonar, dejamos atrás el deseo de venganza por los daños sufridos.

Además, experimentamos un cambio en los sentimientos que experimentamos hacia quien nos hirió, pudiendo pasar de la rabia y el odio a la compasión y la empatía. En cierta manera, perdonar significa entender los aspectos que pudieron llevar a esa persona a cometer su error, tales como su propio dolor emocional o ignorancia.

No obstante, el perdón también puede conllevar un proceso de duelo, por el cual sufrimos la pérdida de alguien o algo y vemos truncadas nuestras expectativas (esa persona que era nuestro amigo nos falló, esa pareja a la que queríamos nos engañó, alguien en quien confiábamos nos utilizó...). A diferencia de lo que se suele creer, perdonar también es una estrategia que nos permite establecer límites y protegernos de posibles daños futuros.

Así, perdonar no siempre significa retomar el contacto con quien nos dañó, pues a veces tomar distancia es la única forma de permitir que el sufrimiento no se repita nunca más. En algunos casos ni siquiera puede ser viable reconectar con esa persona, pues muchas veces el perdón llega cuando esta ha fallecido.

Cuando perdonamos tampoco debemos tener como fin hacer cambiar a esa persona, pues esa no es nuestra responsabilidad. Lo que necesitamos es retirarle el poder y la capacidad de volver a hacernos daño. En definitiva, saber perdonar puede ser la única manera de acabar con el propio sufrimiento y liberarnos para vivir nuestra vida de forma plena.

Lejos de lo que popularmente se piensa, perdonar no es sinónimo de olvidar. Dependiendo de la gravedad de los hechos, puede que nunca llegues a dejar atrás los recuerdos del pasado. Sin embargo, el perdón puede ayudar a reducir el impacto que estos tienen sobre uno mismo y brindar una sensación de paz. No perdonar es una decisión que perjudica más a la persona herida que a quien hirió. Vivir en el rencor es incompatible con avanzar y vivir una vida plena y satisfactoria. Por tanto, saber perdonar es un ejercicio de autocuidado más que de cuidado a los otros.

que-es-perdon

¿Qué hacer si hay dificultad para perdonar?

Es cierto que no todas las personas muestran la misma facilidad para perdonar. Si en tu caso encuentras dificultades para lograrlo, debes saber que la capacidad de perdón puede entrenarse con paciencia. En primer lugar, es necesario tratar de aplicar la empatía. Aunque la teoría puede sonar fácil, evidentemente no es tarea sencilla empatizar con alguien que nos ha herido. Sin embargo, tratar de entender la situación desde su punto de vista puede ayudarte a perdonar.

Reflexiona sobre cómo habrías actuado tú en esa situación. A veces nos mostramos muy críticos con los demás, cuando quizá nosotros habríamos actuado de la misma forma en su postura.Piensa en las veces en las que tú mismo pudiste herir a otros y fuiste perdonado. Todos podemos llegar a herir a los demás y por ello todos hemos estado en ambas posiciones.

Busca ayuda en otras personas si lo necesitas. Puedes acudir a un profesional de salud mental o, si lo prefieres, a una persona de tu confianza. No te aferres al papel de víctima. Cuando alguien nos hace daño, es fácil entrar en un bucle en el que sentimos que no tenemos el control sobre los eventos que nos suceden. Así, creemos estar sujetos a la voluntad de otras personas. Sin embargo, cuando alguien nos hiere, tenemos la posibilidad de tomar el control y decidir perdonar para continuar con la vida.

Date el tiempo necesario. Como ya comentamos, perdonar no es una acción inmediata sino un proceso que puede llevar tiempo. Cuando no somos capaces de avanzar y perdonar viviremos enganchados a la rabia y la amargura, que impregnarán nuestras experiencias vitales y nuestras relaciones. En otras palabras, no podemos disfrutar de todo lo que el presente nos puede ofrecer y perdemos el sentido vital y la conexión con nuestros valores esenciales.

¿Qué se debe hacer para perdonar bien?

Perdonar es una tarea compleja y es por ello por lo que muchas veces resulta difícil de llevar a cabo. No obstante, vamos a recopilar las pautas claves para perdonar bien.

  • Recuerda que perdonar es un proceso que lleva tiempo y no una acción instantánea.
  • Perdonar no significa olvidar ni reconciliarse con quien ejerció el daño, sino dejar ir y lograr la paz individual.
  • Identifica de forma concreta qué fue lo que te hirió y por qué, pues muchas veces nos enganchamos en el dolor y llegamos a olvidar qué fue lo que nos hizo tanto daño.
  • Perdonar es incompatible con el deseo de venganza. Date tiempo hasta que percibas que la rabia inicial se va paliando, pues sólo entonces será posible empezar a trabajar en el perdón.
para-que-sirve-perdonar

¿Para qué sirve perdonar?

Perdonar es un proceso duro, pero cuando se logra nos permite obtener importantes beneficios para nuestra salud. Veamos qué nos aporta el perdón a nivel físico, emocional y social.

1. Beneficios del perdón a nivel físico

Parece que el perdón puede beneficiarnos no sólo a nivel emocional, sino también en un sentido físico. Cuando perdonamos nos sentimos más relajados, por lo que baja nuestra frecuencia cardíaca y tensión arterial. Al encontrarnos menos ansiosos, se reducen los niveles de cortisol y descansamos mejor, por lo que dejamos de sufrir problemas de insomnio.

También experimentamos menor dolor físico y se alivian dolencias vinculadas al estrés, tales como las migrañas. Al reducir el estado de activación general del organismo, este también puede protegerse mejor, pues el sistema inmunitario funciona de manera más eficaz.

2. Beneficios del perdón a nivel emocional

Tal y como ya adelantamos, perdonar es un proceso con infinidad de beneficios a nivel psicológico. Perdonar es saludable para nuestra mente, pues reduce los estados depresivos, así como la ansiedad. Saber brindar perdón nos hace sentir mejor con nosotros mismos, mejorando nuestro autoconcepto y autoestima. Añadido a esto, perdonar nos hace personas más empáticas, pacientes y flexibles. Dejamos atrás la rigidez y la hostilidad, pasando a ser individuos mucho más tolerantes y amables con quienes nos rodean.

3. Beneficios del perdón a nivel social

Como no podía ser de otra forma, perdonar también reporta beneficios en el plano social. Al saber aplicar el perdón mejoramos la calidad de nuestras relaciones sociales, especialmente las que mantenemos con nuestra propia familia y pareja.

beneficios-perdonar

Conclusiones

En este artículo hemos hablado sobre el perdón, un proceso psicológico que nos permite dejar atrás el rencor y la venganza después de haber sido heridos por otra persona. Perdonar no es una tarea sencilla, pero eso no significa que sea imposible. Con frecuencia, se define el perdón de manera errónea y se asume que este implica olvidar lo sucedido y reconciliarse con quien ejerció el daño.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Perdonar es un ejercicio de autocuidado que nos permite marcar límites y desplazar el control de la situación hacia nosotros mismos. Así, dejamos de sentir rabia hacia quien nos dañó y empatizamos con su persona, pero podemos marcar distancias si lo necesitamos para evitar que el daño se repita en el futuro.

Aunque recordemos el evento que sucedió, somos capaces de avanzar en nuestra vida sin enquistarnos en él, de manera que nos reconectamos con nuestros valores vitales y continuamos en paz con nosotros mismos. Perdonar es un proceso que puede llevar tiempo, pero ser compasivos con nosotros mismos y aceptar nuestras emociones es de ayuda para elaborar el duelo que supone perdonar y dejar a un lado esas cosas o personas que se quedaron en el camino.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies