¿Cómo superar el miedo a la soledad? En 5 consejos

Muchas personas experimentan gran temor a la soledad, lo que puede dificultar su capacidad para tolerar y disfrutar del tiempo que pasan en solitario. Algunas pautas pueden ayudar a gestionar este miedo e impedir que dañe el bienestar psicológico.

como-superar-miedo-soledad

Los seres humanos somos seres sociales y, como tales, necesitamos sentirnos queridos, acompañados y arropados por los demás. Aunque en ciertos momentos resulta saludable e imprescindible pasar tiempo en soledad para disfrutar de espacio e intimidad, la ausencia de compañía solo resulta placentera cuando es elegida.

En algunas ocasiones, puede resultar difícil balancear nuestra necesidad de tener cerca a los demás con la independencia. Así, sucede que muchas personas experimentan gran temor a la soledad, lo que puede dificultar su capacidad para tolerar y disfrutar ese tiempo que pasan en solitario. Lo cierto es que depender de los demás y sentirnos vinculados a ellos no es algo negativo, pues forma parte de nuestra naturaleza como personas.

Sin embargo, sí que podemos estar ante un problema cuando nuestro apego a los demás es tan fuerte que nos hacemos presos del temor cuando notamos que se alejan mínimamente de nosotros. Todos necesitamos compañía y saber que nuestros seres queridos están ahí, pero al mismo tiempo requerimos desarrollar independencia y capacidad para disfrutar de nuestra propia persona. De lo contrario, nuestro bienestar psicológico puede verse amenazado.

Aunque todos podemos atravesar miedo a la soledad en ciertos momentos de la vida, cuando este se convierte en una constante que nos impide disfrutar de la vida y sentirnos bien es importante tomar medidas. Por ello, en este artículo vamos a hablar acerca de algunas pautas que pueden ser de ayuda para superar el miedo a la soledad.

¿Por qué sentimos miedo a la soledad?

En primer lugar, es importante conocer cómo y por qué puede desarrollarse el miedo a la soledad. Este temor tan frecuente en la sociedad actual puede surgir como respuesta a múltiples aspectos que vamos a comentar a continuación.

1. Ansiedad

La ansiedad es un elemento muy relacionado con el temor a la soledad. Las personas que experimentan este miedo suelen sentir elevados niveles de ansiedad, pues se anticipan a posibles escenarios negativos y catastróficos que puedan suceder. Se encuentran en un estado permanente de alerta, pendientes de posibles señales que les avisen de que pueden ser abandonados por los demás. Esto lleva a la persona a posicionarse en escenarios claramente pesimistas y cargados de desesperanza hacia el futuro.

2. Tendencia al aislamiento social o a relaciones insatisfactorias

El miedo a la soledad puede ser tan poderoso que puede condicionar la forma en la que las personas se comportan y relacionan con los demás. Algunas de ellas pueden caer en el fenómeno de la profecía autocumplida: Creen de manera tan ferviente que están destinadas a la soledad que sus propias acciones les llevan a que esta creencia se haga realidad. La seguridad de que los demás les abandonarán hace que sientan una enorme desesperanza respecto a las relaciones, lo que favorece el aislamiento social y un estilo de vida claramente solitario.

En otros casos, el temor a la soledad puede llevar a la persona a utilizar a quienes le rodean como una herramienta para evitar estar sola. Esto puede generar conflictos en las relaciones sociales, lo que puede conducir a una red social debilitada o inestable, pues la persona no se involucra en relaciones de forma real, sino por puro interés.

3. Aspectos culturales

No podemos hablar de miedo a la soledad sin tener en cuenta el peso de los factores socioculturales. La sociedad en la que vivimos nos transmite continuamente la idea de que la soledad es algo siempre negativo. Se premia a quienes se rodean de numerosas personas y tienen pareja, mientras que se expresa lástima hacia quienes tienen un grupo de amigos limitado o están solteros. Sin embargo, en términos de relaciones sociales la cantidad no es relevante, sino la calidad.

miedo-soledad

¿Cómo puedo superar el miedo a estar solo?

Todas las personas podemos sentir miedo a la soledad en ciertos momentos. Sin embargo, de la misma forma podemos trabajarlo para evitar que este nos impida disfrutar de la vida y sentirnos bien.

1. Estar solo no es sinónimo que sentirse solo

Cuando se habla de soledad, es muy común confundir el hecho de estar físicamente solo en ciertos momentos con sentirse realmente solo. Sin embargo, ambas experiencias son radicalmente distintas. Un primer paso para manejar el miedo a la soledad es aprender a reconocer qué es lo que nos sucede: ¿Estamos rodeados de gente pero sentimos una gran soledad en nuestro interior o estamos solos en un sentido físico porque nuestra red social es muy limitada?

Responder a esta cuestión es clave, pues la manera de abordar el temor a la soledad será diferente. Cuando nuestro sentimiento de soledad se deriva de la ausencia de personas alrededor, es lógico sentir temor y ansiedad cuando estamos solos. Por ello, puede ser necesario llevar a cabo acciones para ampliar la red social y así volver a sentirnos seguros y arropados. En cambio, cuando el temor a la soledad surge aún estando rodeados de muchas personas, el problema puede ser mucho más profundo.

En estos casos, es posible que el estado emocional se encuentre dañado y esto haga que la persona se sienta vacía y distante de los demás a pesar de estar acompañada. Por todo ello, pasar tiempo en soledad no significa que no estemos siendo queridos o acompañados por nuestros allegados. Saber establecer esta diferencia puede ayudar a que puedas reconciliarte con los tiempos en solitario e incluso que puedas llegar a disfrutar de ellos.

2. No se trata de tolerar la soledad, sino de disfrutarla

Aunque estamos acostumbrados a escuchar un discurso en torno a la soledad cargado de negatividad, lo cierto es que pasar tiempo contigo mismo no sólo es positivo, sino también necesario. Intenta pensar en qué cosas podrías hacer durante el tiempo que no estás acompañado. Esos momentos pueden ser una oportunidad perfecta para encontrar actividades que te llenen, aprender alguna habilidad o simplemente profundizar en tu mundo interior sin ruido de por medio. Hacer un ejercicio de introspección puede ser difícil al principio, pero con el tiempo te permitirá ganar conciencia de tus emociones y pensamientos. Equilibrar la soledad con las interacciones sociales es clave para poder sentirse emocionalmente bien.

3. Mantén el contacto con los demás

Aunque puede sonar paradójico, tal y como comentamos antes el temor a la soledad puede hacer que una persona decida aislarse para prevenir ser abandonada. Muchas veces, el miedo nos hace estar alerta y anticiparnos a posibles escenarios negativos, lo que da lugar al fenómeno de la profecía autocumplida. Evitar caer en esta espiral de aislamiento social en la que se da por sentado que toda relación terminará en abandono solo se puede combatir manteniendo un contacto continuado con las personas de alrededor.

4. Atrévete a hacer cambios

Muchas veces el miedo a la soledad aparece cuando nos encontramos rodeados de personas que no nos aportan aquello que necesitamos. Sin embargo, no tienes por qué resignarte a vivir así. Recuerda que tienes un margen de actuación que te permite cambiar tu realidad. Por eso, no te quedes atascado en la zona “cómoda” donde en realidad no estás a gusto. Trata de renovar tus relaciones sociales y establece nuevos contactos sociales. Por ejemplo, puedes apuntarte a alguna actividad, voluntariado o curso, ya que en estos contextos es fácil coincidir con personas que comparten tus mismos intereses.

5. Busca ayuda profesional

En algunos casos, el sentimiento de soledad puede llegar a ser muy intenso y constante. En estos casos, la salud puede verse seriamente afectada hasta el punto de dar pie al desarrollo de problemas severos como una depresión. Antes de llegar a este punto, es importante que identifiques que algo no va bien y acudas a un profesional de la salud mental. Este podrá brindarte el apoyo que necesitas y darte herramientas para manejar el miedo a la soledad, de forma que este deje de ser un obstáculo para vivir y disfrutar de tu vida y tus relaciones plenamente.

superar-miedo-estar-solo

Conclusiones

En este artículo hemos hablado de algunas pautas que pueden ser de ayuda para superar el miedo a la soledad. El temor a la soledad se encuentra especialmente extendido en nuestra sociedad. Se trata de un fenómeno que puede surgir como respuesta a diversos factores, entre los que destacan los problemas de ansiedad o la influencia de la cultura, que siempre presenta la soledad con una connotación negativa.

Sin embargo, pasar tiempo en solitario no sólo es positivo sino también necesario para disfrutar de una buena salud mental. Manejar el miedo a la soledad requiere seguir algunas pautas. En primer lugar, es esencial discriminar el hecho de estar solo del sentirse solo. La distancia física de los demás no tiene por qué ser sinónimo de soledad y viceversa. Así, muchas personas que se encuentran solas están satisfechas porque se sienten arropadas mientras que otras que están rodeadas de mucha gente sienten un enorme vacío.

Además, la soledad no debe ser vista como algo que se deba tolerar, sino como una oportunidad para conocerse mejor a uno mismo y disfrutar. Combatir el miedo a la soledad implica mantener un vínculo sostenido con nuestra red social y hacer cambios en ella si no nos sentimos satisfechos. Por último, en ocasiones puede ser preciso recurrir a la ayuda de un profesional de salud mental para aprender a gestionar el miedo a la soledad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies