8 consejos para reducir el Estrés Laboral (que funcionan)

El estrés laboral es un fenómeno muy extendido y presente en todas las profesiones. Algunas medidas pueden ayudar a combatirlo y preservar la salud física y mental.

consejos-reducir-estres-laboral

La sociedad actual vive centrada en la productividad, lo que hace que el trabajo ocupe una gran parte de nuestro tiempo cada día. La esfera laboral es un pilar esencial en la vida, por lo que no debería sorprender que todo aquello que vivimos a nivel profesional tenga un impacto notorio en nuestra salud mental. El estrés es uno de los grandes enemigos de la salud, y muchas veces este aparece a raíz de problemas relacionados con el trabajo. Así, una parte considerable de los individuos sufre el síndrome de “burn out”, o lo que es lo mismo, están quemados en el trabajo.

Las exigencias que plantea nuestra profesión, el ritmo acelerado de trabajo o las dificultades y conflictos con el jefe y los compañeros pueden generar elevados niveles de ansiedad. Si bien dosis moderadas de estrés nos ayudan a ser más productivos y rendir mejor, lo cierto es que niveles demasiado altos conllevan el efecto contrario. En definitiva, sufrir estrés laboral puede resultar desbordante, pues las demandas del entorno sobrepasan los recursos de afrontamiento de los que disponemos.

¿Qué es el estrés laboral?

Aunque es cierto que la vocación puede hacernos sobrellevar mejor los desafíos asociados al trabajo, la realidad es que muchas veces los inconvenientes pesan tanto que ni siquiera amar nuestra profesión nos libra de sufrir estrés laboral. Es decir, con o sin vocación este fenómeno es frecuente y muchas veces constituye una fuente de sufrimiento importante.

Por ello, se hace importante adoptar medidas que contribuyan a gestionar el estrés en el trabajo de manera adecuada. De esta manera, es posible preservar un estado psicológico saludable a pesar de la rutina, las reuniones, las citas y los imprevistos. Si te interesa saber cómo, continúa leyendo, porque en este artículo comentaremos las pautas más útiles para reducir el estrés laboral.

El estrés laboral es la respuesta física y emocional que se produce ante un nivel de exigencia percibida del entorno que desborda las capacidades y recursos del individuo para poder satisfacerlas. Así, se trata de un tipo de estrés con un marcado componente psicosocial. Este puede ocasionar efectos nocivos en la salud física y mental, reduce la productividad y da lugar a problemas secundarios, como el absentismo laboral.

Se trata de un fenómeno que afecta a todo tipo de trabajadores, con independencia de su categoría o tipo de profesión. La presencia de estrés laboral puede provocar consecuencias dañinas en la vida del individuo, que ve mermado su estado emocional, sus pensamientos, emociones e incluso estado de salud física. Entre los indicios más comunes de que una persona sufre estrés en el trabajo podemos destacar:

  • Taquicardias o ritmo cardíaco acelerado
  • Cefalea y mareos
  • Problemas digestivos
  • Tensión muscular y contracturas
  • Cambios de humor e irritabilidad
  • Insomnio
  • Dificultades para concentrarse
  • Tristeza
  • Ansiedad
  • Dificultad a la hora de tomar decisiones
  • Consumo de sustancias (tabaco, alcohol…)
que-es-estres-laboral

Cómo combatir el estrés laboral

Si sufres estrés laboral y te identificas con lo que estamos planteando, a continuación vamos a comentar algunas pautas que pueden ayudarte a manejar la situación y recuperar tu bienestar.

1. Busca apoyo en tus seres queridos

Atravesar un momento de dificultad solo se hace mucho más duro que si se hace acompañado de la familia o los amigos. Si estás sufriendo mucho estrés en el trabajo, es recomendable que puedas buscar refugio en las personas cercanas a ti. Hablar y tener un espacio de desahogo te ayudará a poder ventilar tus emociones y sentirte aliviado.

Tus allegados no podrán cambiar la situación que vives en tu trabajo, pero sí te ayudarán a transitar por estos momentos de forma más liviana. Recuerda que no tienes la obligación de ser “fuerte” y que tienes derecho a estar mal, incluso cuando posees lo que socialmente se considera un buen trabajo. Por ello, no debes temer abrirte con las personas de tu confianza ni avergonzarte por sufrir estrés, ya que esto no te hace peor profesional.

2. Aprende a desconectar y marcar límites

La cultura de culto a la productividad en la que vivimos hace que interioricemos que no tenemos derecho a descansar. Siempre hay algo urgente o importante que hacer, siempre debemos estar disponibles y, por tanto, nunca desconectados de nuestras obligaciones profesionales. No saber marcar límites entre la faceta personal y la profesional conduce a un desgaste que merma progresivamente nuestra salud. Estar siempre pendiente del móvil de la empresa o llevarte trabajo a casa no son medidas muy recomendables si deseas evitar el síndrome del burn out. En su lugar, es preferible que marques horarios firmes y sepas desconectar de verdad cuando llega tu día libre.

3. Aprende a gestionar tu tiempo de manera eficiente

Uno de los factores que más alimentan el estrés es la procrastinación. Gestionar el tiempo de manera ineficiente y postergar las tareas en favor de otras distracciones hace que el día se quede corto para abordar todos los aspectos pendientes. Por esta razón, reducir el estrés laboral es más fácil cuando la agenda está bien organizada, con una planificación realista de las tareas que sea viable cumplir en la práctica.

como-combatir-estres-laboral

4. Descansa bien

Un sueño de calidad será uno de tus mejores aliados para combatir el estrés. Un descanso deficiente perjudica notablemente la productividad, la capacidad de concentración y la habilidad para resolver problemas. Por ello, ir a trabajar habiendo dormido bien es un requisito esencial para poder sobrellevar los retos de la rutina sin sentirse desbordado.

5. Dedica tiempo a aquello que te produce satisfacción

En la vorágine de la rutina y las obligaciones, es fácil dejarse llevar y abandonar aquellas actividades que te resultan placenteras. Sin embargo, preservar un pequeño rato cada día para despejar la mente es crucial para manejar el estrés. Por ello, es recomendable que destines un momento para hacer cosas como entrenar, leer, ver una serie, quedar con un amigo, pintar, escuchar música, etc. Con 30 minutos es suficiente para poder recargar pilas y no sentirnos abrumados.

6. Aprende a delegar

Uno de los problemas más comunes asociados al estrés laboral tiene que ver con la dificultad para delegar. Creernos superhéroes capaces de abordarlo todo de una es un grave error, pues ello sólo contribuye a sobrecargarnos de trabajo y dañar nuestra salud. Reducir el estrés laboral es más sencillo si sabemos repartir tareas, dejar que otros asuman responsabilidades y no intentar cargarnos todo a las espaldas. Al principio, especialmente si eres muy perfeccionista, esto puede costar. Sin embargo, con el tiempo te darás cuenta del alivio que supone soltar las riendas en algunos aspectos de la vida y fluir un poco más sin tener “todo controlado”.

7. Redescubre tu motivación

Muchas veces, el estrés se vincula con niveles de motivación bajos. Sentimos que ya no podemos con todo, que no nos ilusiona desempeñar nuestra profesión y todo ello nos lleva a dejarnos arrastrar por la espiral de procrastinación y estrés. Por ello, es recomendable que intentes trabajar para recuperar tu motivación profesional.

Dependiendo de qué tipo de trabajo tengas, es posible que puedas redefinir tus objetivos, modificar la manera en la que desempeñas tus tareas, formarte en nuevas áreas e incluso darle un nuevo aspecto a tu espacio de trabajo. A veces, pequeños cambios pueden brindar resultados bastante notorios y hacerte sentir de nuevo esas ganas e ilusión del principio.

8. Acude a terapia psicológica

Si sientes que aún con todo lo anterior experimentas niveles de estrés laboral que te superan, es posible que necesites una ayuda extra. Acudir a un profesional de la psicología puede ser muy útil para que adquieras herramientas y estrategias que te permitan desenvolverte en el plano laboral de manera adaptativa y saludable.

Si bien hay aspectos que favorecen el estrés y son susceptibles de ser modificados, otros muchos son incontrolables (cultura organizacional, naturaleza del trabajo, personalidad del jefe…). En cualquier caso, contar con apoyo psicológico puede hacer que lidiar con la adversidad en el ámbito laboral sea menos angustiante.

consejos-evitar-estres-laboral

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de algunas pautas útiles para reducir el estrés laboral. El estrés en el trabajo es un problema frecuente que afecta a todas las profesiones y ocasiona severas consecuencias en la salud y bienestar de la persona. Por ello, es importante adoptar medidas que permitan mantenerlo controlado. En este sentido, es altamente recomendable poner límites y separar de forma clara el plano personal del profesional. Añadido a esto, se hace esencial delegar y no tratar de abarcar todo sin ayuda externa.

De la misma manera, sobrellevar el estrés es más sencillo si contamos con el apoyo de nuestros seres queridos e incluso de un profesional de la psicología. Además, puede ser de gran ayuda aprender a gestionar el tiempo disponible de una forma eficiente, evitando la procrastinación, pues esta sólo contribuye a incrementar el estrés ligado al trabajo. En algunos casos, redescubrir la motivación puede también ser de ayuda, pues muchas veces la monotonía nos hace llevar mucho peor los retos que nuestra profesión plantea. Reservar momentos en el día que nos permitan sentir placer es también altamente recomendable, pues ello nos permite recargar pilas y evitar el desgaste.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies