¿Qué es la Ventilación Emocional? Definición y principios

La ventilación emocional es una estrategia que permite expresar plenamente los sentimientos y emociones. Esta permite sacar fuera aquello que sentimos y aliviar el estrés, la ansiedad y otros problemas de salud mental.

ventilacion-emocional

Una emoción es una reacción psicofisiológica que nos permite responder de manera adecuada acorde a las demandas del entorno. Así, frente a estímulos diversos como objetos, personas, lugares, sucesos o recuerdos importantes, se desencadena en nosotros una respuesta emocional determinada.

Además de su función adaptativa, las emociones también cumplen una importante función social, pues constituyen un elemento clave a la hora de comunicarnos con los demás e influir en su comportamiento. Además, los estados emocionales también son esenciales desde el punto de vista motivacional, ya que permiten potenciar y dirigir la conducta. En definitiva, gracias a las emociones podemos responder eficazmente a todo tipo de escenarios.

Una educación emocional deficiente

Uno de los errores más comunes en relación con las emociones tiene que ver con diferenciarlas en función de si son “positivas” o “negativas”. La realidad es que no podemos hablar de estados emocionales buenos o malos, pues aunque es cierto que algunas emociones son más agradables que otras, la realidad es que todas y cada una de ellas son necesarias y cumplen una función adaptativa. Por ello, nunca debemos ocultar, negar o tratar de eliminar las emociones que no son fáciles de experimentar.

Siempre que aparecen, estas contienen un mensaje o sentido que no debemos ignorar. Si utilizamos como ejemplo la tristeza, esta nos permite aislarnos del entorno para ayudarnos a reflexionar sobre el suceso doloroso que hemos vivido, facilitando el análisis constructivo de la situación. Además, estar tristes nos permite atraer a nuestros seres queridos, que tratarán de cuidarnos y ayudarnos a sobrellevar el sufrimiento. Si en lugar de aceptar y acoger nuestra tristeza intentásemos luchar contra ella, no haríamos más que empeorar nuestra situación inicial. Por ello, aunque estar triste no es una experiencia satisfactoria, en ciertos momentos es más que necesaria.

Esta falsa dicotomía que establece que hay emociones mejores que otras es algo que hemos aprendido desde nuestra niñez. Numerosas veces en la infancia hemos recibido mensajes como “no llores” o “no estés triste, no pasa nada”. Aunque probablemente fueron bienintencionados, en su momento no hicieron que invalidar el sentir emociones que, aunque poco agradables, son necesarias. Por ello, tenemos muy interiorizado el hecho de que sólo debemos exteriorizar aquellas emociones que son agradables (mal llamadas positivas): alegría, ilusión, amor… a la vez que ocultamos en nuestro interior las más desagradables, como la rabia, la culpa o la tristeza.

Por ello, son muchas las personas que ya en su edad adulta deben reaprender a manejar y expresar sus emociones. En este sentido, cobra especial importancia lo que en psicología se conoce como ventilación emocional, que consiste esencialmente en sacar fuera aquello que sentimos. En este artículo hablaremos acerca de la ventilación emocional y cómo esta puede ser de ayuda para las personas.

educacion-emocional-deficiente

¿Qué es la ventilación emocional?

La ventilación emocional se puede definir como una estrategia que permite expresar plenamente los sentimientos y emociones. Esta es ampliamente utilizada en psicología, pues sacar fuera aquello que sentimos es de gran ayuda para aliviar el estrés, la ansiedad y otros problemas de salud mental. Existen numerosas técnicas que favorecen la ventilación emocional, aunque la eficacia de cada una dependerá de la persona y sus características particulares.

Cuando no somos capaces de expresar y dar salida a los estados emocionales estos no desaparecen, sino que se quedan enquistados en nuestro interior. Cuando una emoción no es canalizada y se reprime, es probable que esta encuentre su salida por otros caminos, produciendo, por ejemplo, sintomatología física como dolores y molestias varias. Así, poner en práctica la ventilación emocional contribuye a reducir esa carga que llevamos por dentro y nos impide sentirnos bien.

Debido a las carencias en educación emocional que afectan a una gran parte de la población, es natural que al principio se haga difícil sacar fuera nuestras emociones tal y como las sentimos. Generalmente, nos han enseñado que expresar estados emocionales como la tristeza o el miedo nos hace débiles, vulnerables e incluso no merecedores de afecto por parte de los demás. Por ello, superar esa barrera puede requerir tiempo, paciencia y sobre todo mucha compasión hacia nosotros mismos.

que-es-ventilacion-emocional

Formas de trabajar la ventilación emocional

Como ya adelantamos, el trabajo de la ventilación emocional se puede llevar a cabo de muchas formas. A continuación, veremos algunas estrategias útiles para aprender a exteriorizar aquello que sentimos dentro.

1. Aprende a identificar las emociones

Aunque en la vida diaria experimentamos diversos estados emocionales, nuestro vocabulario de emociones suele ser bastante limitado. Solemos quedarnos en un “estoy bien” o “estoy mal”, sin profundizar demasiado en aquello que sentimos ni ponerle un nombre (“me siento triste”, “me siento enfadado”...). Así, un primer paso para poder expresar las emociones es saber discriminarlas. Para ello, es importante que sigas los siguientes pasos:

  • Tómate unos segundos para hacer un ejercicio de introspección y preguntarte qué estás sintiendo en el momento.
  • Identifica qué sensaciones experimenta tu cuerpo y qué pensamientos te vienen a la mente.
  • Si te cuesta diferenciar unas emociones de otras, en internet puedes encontrar listas de emociones en las que estas se encuentran claramente definidas. * Trata de encontrar la que más se ajuste a lo que estás experimentando.

2. Permítete sentir todo tipo de emociones

Muchas veces nos convertimos en el juez más severo con nosotros mismos, sin permitirnos experimentar ciertas emociones. Recuerda que tienes derecho a sentir todo el espectro de emociones, pues ello forma parte de tu naturaleza. Puedes experimentar rabia, tristeza, frustración, dolor…sin machacarte por ello. Piensa en cómo tratarías a un amigo que se siente de esta forma…¿Le fustigarías aún más? ¿O le darías comprensión o apoyo? Seguramente harías lo segundo, así que abraza aquello que sientes como un estado tan válido como la alegría, el amor o la gratitud.

3. Busca apoyo en personas que sepan escucharte activamente

Ventilar nuestras emociones es una tarea más sencilla si nos rodeamos de personas que nos ayudan a expresar lo que sentimos en lugar de juzgarnos por ello. Las personas adecuadas para ventilar con ellas tus emociones son aquellas que saben poner en práctica el arte de la escucha activa. Para saber si alguien cercano a ti puede cumplir este requisito puedes fijarte en indicadores como los siguientes:

  • Postura: Cuando hablas la persona muestra una postura abierta y dirigida hacia ti, con una leve inclinación, los brazos abiertos y relajados, etc.
  • Mirada: La persona mantiene el contacto visual cuando hablas sin distraerse con otros elementos del ambiente.
  • Preguntas: La persona hace preguntas acerca de lo que le estás contando para aclarar, matizar o ampliar algunos aspectos.
  • Validación: Frente a lo que le estás contando, la persona no juzga ni te culpa por cómo te sientes, empatiza contigo y no establece comparaciones entre tu malestar y el de otras personas. Además, refuerza tus palabras con coletillas y expresiones.
  • Parafraseo: El interlocutor te devuelve su impresión del mensaje que recibe mediante el parafraseo, reformulando la información con sus propias palabras.

4. Encuentra tu vía de escape

La expresión de las emociones se puede llevar a cabo por muchas vías distintas. Cada persona se siente más cómoda con un estilo u otro, así que trata de encontrar el tuyo. Por ejemplo, hay quienes se sienten poco cómodos con la expresión verbal de sus emociones, aunque saben ventilar a través del arte o el deporte.

5. Pon en práctica la autocompasión

Como ya adelantamos más arriba, es importante que adoptes una actitud amable contigo mismo. No pretendas cambiar la forma en la que te relacionas con tus emociones de la noche a la mañana, pues desaprender los patrones adquiridos en el pasado puede requerir tiempo. Recuerda que llevas reprimiendo tus emociones desde tu infancia, por lo que es natural que al principio te sea muy difícil sacar fuera tu mundo interior. Si te tratas con cariño y amabilidad, aprender a ventilar tus emociones será un proceso más fácil y llevadero.

como-trabajar-ventilacion-emocional

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de la ventilación emocional y la forma en la que esta puede ayudar a las personas. Vivimos en una sociedad con grandes carencias en materia de educación emocional, ya que desde la infancia se enseña que hay emociones “buenas” y “malas”. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Todas y cada una de nuestras emociones cumplen una función adaptativa, aunque algunas resulten más o menos agradables.

Por ello, tratar de reprimir aquellas emociones consideradas negativas tiene un impacto negativo en la salud mental, pudiendo llegar a ocasionar trastornos psicológicos e incluso sintomatología de tipo físico. En este sentido, aprender a ventilar las emociones constituye una estrategia muy interesante que puede llevarse a cabo de distintas maneras. Entre ellas podemos destacar aprender a identificar y discriminar las emociones que sentimos, adoptar una actitud compasiva con uno mismo, buscar vías de expresión emocional ajustadas a las preferencias personales y buscar refugio y apoyo en personas cercanas capaces de proporcionar escucha activa.

Teniendo en cuenta la educación emocional que la mayoría hemos recibido, es esperable que al principio expresar las emociones se haga difícil. Tenemos interiorizado que mostrar nuestras tristezas, miedos y enfados nos hace débiles, menos válidos e incapaces. Sin embargo, abrazar todo el espectro de emociones nos hace, sencillamente, humanos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies